1 peseta, 1953

Periodo: Edad Contemporánea

País: España

Emisor: Banco de España

Denominación: 1 peseta (muestra)

Año: 1953

Calidad: SC

Casa de subastas: Ibercoin

Fecha: 8 de febrero de 2024

Precio de salida: 350 euros

El último billete de peseta

La emisión de papel moneda en España en el siglo XIX definía que el mínimo valor que podía tener un billete eran 25 pesetas. Esto era un valor muy elevado en la época, equivalente a una moneda de oro de 8,06 g. (pureza 900 milésimas), que a día de hoy cuesta unos 430 euros como oro. Es decir, tradicionalmente en España los billetes se entendían como un medio de reserva de valor y no como un objeto de uso cotidiano.

Esto cambió con la Guerra Civil. Desapareció el circulante. Como respuesta, tanto la España franquista como la España republicana (sobre todo esta última) se vieron inundadas de papel moneda con denominaciones mucho más bajas. El papel es mucho más barato que el metal, especialmente en tiempos de guerra. Resultaba más sencillo y barato fabricar billetes que fabricar monedas y por eso los billetes cubrieron buena parte del cono monetario. 

La situación no mejoró demasiado cuando acabó la Guerra Civil. En Europa se desataba una guerra todavía más cruenta que mantuvo al alza el precio del metal. En 1940 España era un país paupérrimo que no se podía permitir retomar el cono monetario tradicional, a pesar de que Franco siempre quiso volver al duro de plata como forma de mostrar la grandeza nacional. La realidad es que en 1940 España no era capaz ni de emitir pesetas en níquel. Así que se decidió emitir billetes con esa denominación con el fin de proporcionar circulante a la economía española

Se hicieron diversas emisiones de billetes con valor de una peseta: junio de 1940, septiembre de 1940, mayo de 1943, junio de 1945, junio de 1948, noviembre de 1951 y julio de 1953. En apenas 13 años se hicieron siete emisiones masivas, con decenas de millones de ejemplares cada una, que proporcionaron circulante a España. Eran billetes pequeños de una calidad mediocre que quedaban inservibles tras circular durante unos cuantos meses, por lo que buena parte de las emisiones sirvieron para reemplazar los billetes que se retiraban. Estuvieron todos en circulación hasta que se retiraron el 17 de diciembre de 1971.

1 peseta, 4 de septiembre de 1940.

Nos podemos fijar, por ejemplo, en el billete que encabeza esta entrada. Se trata de una muestra del billete del 22 de julio de 1953. Este billete es una muestra del último billete con valor de una peseta y también fue el de mayor tirada. Según el Banco de España se emitieron 516 millones de ejemplares desde una primera emisión sin serie hasta una última con serie 2A; es decir, se supone que dieron dos vueltas completas al alfabeto. A pesar de ello, nunca se ha visto un ejemplar con serie posterior a 1G. Los coleccionistas entienden que el resto de series no fueron fabricadas o, de haberlo sido, no fueron emitidas.

El diseño se debe a José Luis López Sánchez-Toda, un grabador experimentado que ya había hecho muchos diseños para la FNMT. Es un diseño sencillo que solo utiliza dos tintas, para reducir así el coste de producción de los billetes. En el anverso nos encontramos un retrato de don Álvaro de Bazán, descrito por su título de Marqués de Santa Cruz en vez de por su nombre; en el reverso se muestra una galera española, como las comandadas por don Álvaro de Bazán, invicto en los mares.  

No sé si tendrá algo que ver, pero como curiosidad, el Palacio del Marqués de Santa Cruz está en manos de los descendientes de don Álvaro. A pesar de ser de su propiedad, ellos lo alquilaron a la Armada Española en 1949, y por 90 años, por el simbólico precio de una peseta al año. Quizá el diseño de este billete sea un homenaje a la familia, otorgándoles el privilegio de incluir el nombre del Marqués de Santa Cruz precisamente en el billete de una peseta. En cierta forma me recuerda a las emisiones de denarios republicanos

Otra curiosidad es que José Mota hizo un vídeo humorístico, ya bien entrado el siglo XXI, en el que Tomás (un personaje que encarna a un anciano tacaño) se retracta de haber gastado su dinero en una gaseosa La Pitusa. El chiste lo hizo añorando, justamente, un billete de una peseta de 1953. Más allá de la burla, esto muestra el enorme impacto social que tuvo este billete, pues seguía siendo reconocido por la sociedad española más de 40 años después de que se retirase.

La enorme tirada de este billete, y del resto de billetes con valor de peseta, hace que sean muy accesibles para los coleccionistas. Resulta fácil encontrar billetes de peseta sin circular, o conjuntos de billetes correlativos, por pocos euros. Eso anima a entretenerse coleccionando todas las series de estos billetes. También están quienes buscan errores o quienes los quieren certificados en una alta calidad; estos últimos deberían estar dispuestos a pagar en torno a 100 euros por cada ejemplar. Por último, están las pruebas de emisión (como la que encabeza la entrada), mucho más raras y más llamativas para los coleccionistas. 

1 peseta, 15 de junio de 1945.

La próxima subasta de Ibercoin

Ibercoin organiza una nueva subasta de billetes para el día 8 de febrero de 2024. Es una subasta centrada en el billete español que recorre su historia en algo más de mil lotes.

Como suele ser habitual en este tipo de subastas, los billetes clásicos son los más llamativos, interesantes y costosos. En esta la estrella es, sin duda, la pareja de 1.000 pesetas de Cabarrús en calidad AU58. Esta joya viene escoltada por varios billetes clásicos, como las 25 pesetas de 1899 en AU55, las 100 pesetas de Mendizábal o las 50 pesetas de Bravo Murillo. Ya entrando en el siglo XX hay varios billetes alegóricos, algunos de ellos en parejas certificadas, y luego una larga sucesión de billetes del Banco de España.     

Cualquier interesado en los billetes del Banco de España encontrará ejemplares interesantes. Se ofrecen muchos baratos, pero también piezas raras en alta calidad y certificadas. Por ejemplo, las 1.000 pesetas de 1931 en MS65, las 500 pesetas de 1938 en MS65, las 50 pesetas de 1951 serie D sin firma del cajero. No faltan pruebas, números bajos, parejas correlativas e incluso lotes para revendedores (uno, dos, tres y cuatro). 

Este artículo ha sido patrocinado por Ibercoin. Podéis seguir a Ibercoin en su web, en Facebook y en Instagram.

En podcast

He publicado un podcast con un contenido semejante a este artículo:

Descripción de Ibercoin

1 Peseta. 22 de Julio de 1953. MUESTRA y numeración 0000000. (Edifil 2023: 465M). Apresto original, previamente montado. SC-.

Fuente.

2 comentarios en “1 peseta, 1953”

  1. También hay en esta subasta un precioso ejemplar de 1000 Pesetas. 10 de Mayo de 1907. Sin serie y sello en seco GOBIERNO PROVISIONAL DE LA REPUBLICA / 14 ABRIL 1931.Muy raro, especialmente sin ninguna reparación. MBC+. PMG25 .

  2. Adolfo Ruiz Calleja

    Me ha escrito un lector del Blog para indicarme que él tiene un ejemplar de la serie 1H. Rarísimo. Se ve que la última serie del billete es 1H:

    1 peseta 1953 serie 1H

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio