A las convenciones españolas hay que ir por la mañana

En el grupo de Facebook “La Taberna de la Numismática y la Notafilia”, que tantas buenas conversaciones está dejando últimamente, encontré una publicación donde simplemente se decía: “Antequera… deprimente”; iba acompañado de las siguientes imágenes:

Cualquiera que vea estas imágenes pensará que la convención de Antequera del 23 de septiembre fue un auténtico fracaso: casi todas las mesas vacías, muy pocos comerciantes, casi ningún coleccionista… Algo impropio de una convención que es la más relevante de Andalucía junto con las que se organizan en Sevilla

Nada de eso: hubo muchos comentarios de coleccionistas que habían estado en la convención y que quedaron encantados. Por privado también me han dicho varios que estuvieron allí y que hubo muchos coleccionistas, muy buen ambiente y bastante comercio. Un éxito de convención, vaya. La diferencia está en que el coleccionista que tomó esas fotos fue por la tarde, mientras que el resto fueron por la mañana. 

Y es que hay una regla no escrita en las convenciones españolas: se va por la mañana. Exclusivamente por la mañana.

Lo he visto mil veces. Una convención llena de comerciantes a las 9.00, que es cuando se les permite el acceso; a las 10.00 empiezan a llegar coleccionistas y se llena hasta las 14.00, cuando se cierra el salón; luego van todos a comer; y por la tarde no vuelven ni la mitad de los comerciantes y prácticamente ningún coleccionista. 

Los que vuelven por la tarde muchas veces solo lo hacen porque su tren sale algo más tarde y prefieren estar en la mesa charlando con otros coleccionistas que en una cafetería. Saben que no van a vender prácticamente nada (he visto a comerciantes literalmente dormidos en su mesa). Los coleccionistas solo van si tienen la tarde libre y quieren quedarse charlando con otros amigos como quien está en un café. Lo que fueron a comprar ya lo compraron por la mañana.

Esto hace que algunas convenciones solo se hagan por la mañana. Por ejemplo, las de la AENP en Madrid. Carlos Alcaraz comenzó organizando una convención de mañana y tarde para pasar a hacerla solo de mañana. Las opiniones que me han llegado es que fue todo un acierto; a mí también me lo parece. Por eso mismo, la convención que organiza Alcaraz para el 4 de noviembre de 2023 también será exclusivamente por la mañana (ya dedicaré una entrada al evento).

En mi opinión, a las convenciones españolas solo se va por la mañana porque no hay muchos motivos para quedarse por la tarde. No hay convenciones de 200 mesas como en Maastricht o de 800 mesas como en la WFM. Cualquier coleccionista en las cuatro horas que está abierta la convención por la mañana puede mirar con detalle todas las mesas, hablar con quien tenga que hablar y cerrar los tratos que tenga que cerrar. Así se ha generado la cultura de que por las tardes no hay nada que hacer.

Esa cultura puede cambiar. No es que los españoles tengamos algo en nuestros genes que nos obligue a no volver a una convención después de comer. En la Feria de Vigo se organizó una subasta vespertina y, según me ha dicho todo el mundo, hubo mucha afluencia. 

Esperemos que pronto alguien organice en España un evento lo suficientemente interesante no solo para que los asistentes se queden por la tarde sino, ¿por qué no?, para que se queden un par de días. Un evento al nivel de otros que se organizan internacionalmente. ¡Hace falta una convención importante en España!

Por cierto, si queréis enteraros de dónde y cuándo se organizan convenciones estad atentos al calendario numismático. Ahí incluyo todas las convenciones de las que tengo constancia, junto con las subastas de los patrocinadores del Blog, las quedadas que hacemos los mecenas y algunos otros eventos de corte académico. 

Aquí dejé más consejos sobre las convenciones para los mecenas.

17 comentarios en “A las convenciones españolas hay que ir por la mañana”

  1. Hacen falta convenciones de maña y tarde e incluso de dos días como se organizan en otros países. Para llegar a ello hace falta que los organizadores y comerciantes se lo crean. Si ellos lo hacen los aficionados y por ende compradores aparecerán, también es importante que estos eventos no compitan con otros actos que puedan darse en esas poblaciones y restar publico objetivo. Pero para triunfar hay que invertir y eso hoy día cuesta. Recuerdo cuando la Taberna puso una humilde mesa en la Feria de Càlig, que nada tiene que ver con la numismática y mira por donde a pesar de la lluvia que causo un cierre repentino por la tarde fue cuando más publico asistió y más ventas se realizaron.
    Si nosotros los coleccionistas nos lo creemos porque los comerciantes no quieren creérselo …

  2. Yo soy un poco escéptico respecto a las innovaciones en materia de convenciones. Me explicaré basándome en mi experiencia, bastante dilatada, en este campo:
    — Aunque parezca contra-intuitivo es mejor que se celebren en viernes que en sábado. Tengo bien comprobado que acude bastante más gente lo viernes por la mañana que los sábados por la mañana. Y ya por la tarde para qué hablar: los viernes por la tarde son un poco tristes pero los sábados por la tarde son directamente para echarse a llorar.
    — Convenciones de dos días. Plantean un triple problema:
    1.- Suponen un costo mayor para el comerciante. Al menos un 50% más a un coste ya de por sí dilatado: taxis, transporte de larga distancia, hotel, mesa, dietas, etc. Luego se debe vender más. Si luego la organización de la convención no logra movilizar un número suficiente de coleccionistas, el riesgo de perder dinero es mayor que en una conve de un solo día.
    2.- Ocupan 48 horas del comerciante en lugar de sólo 24. Para un comerciante profesional, cuyo negocio suele estar muy enfocado en la venta on-line, supone una merma de tiempo importante que, sino se ve compensada con un buen beneficio, resulta difícil de soportar.
    3.- Muchos comerciantes ponen mesa en mercadillos locales. Una convención de viernes-sábado forzaría a escoger a los comerciantes de mercadillo de sábado, una de sábado-domingo a los de mercadillo de domingo (por ejemplo la plaza mayor de Madrid). O vas a una o vas a otra. Y no creo que estén los tiempos para vestir santos desvistiendo a otros.

    Añadir finalmente que cualquier innovación, si se quiere que se prolongue en el tiempo, debe ser tal que, en última instancia, genere un mayor beneficio pecuniario a los comerciantes que pongan mesa en esa convención. Si sólo y EXCLUSIVAMENTE sirven para entretenimiento de los coleccionistas o mayor gloria de ciertas casas de subastas, no resultarán atractivas para los comerciantes, los cuales las verán más como una molestia que como un acierto. Si, por el contrario, se consigue un mayor beneficio para todos, entonces se habrá conseguido un avance importante.

    Como ejemplo de innovación equivocada puedo citar el corte en la convención que sucedió en la primera convención de Numismática Alcaraz en Barcelona: a las 12:30 o 13:00 (no recuerdo bien) pararon la conve para que un señor diera una charla sobre billetes. Los comerciantes tuvimos que estar de brazos cruzados y en silencio durante un espacio de tiempo que en cualquier conve es puro «prime time». Incluso una persona, creo que vinculada con la organización aunque no estoy seguro, llego a inquirir, molesta, «si los comerciantes no podíamos parar de vender un rato». Toma ya, te gastas un transporte, un hotel y una mesa para que luego te echen en cara que intentes ganar lo máximo posible… eso en una convención donde os aseguro que nadie se hizo rico. Sin duda los coleccionistas quedaron muy contentos con el entretenimiento gratis, no así los mosqueados comerciantes, hasta el punto de que me consta que más de uno no volvió a esa convención: entre que tampoco era muy para allá en flujo de público y las ideas «geniales» de la organización, mejor desistir.

    1. Buenas noches Luis,
      Soy Carlos Alcaraz, el de las convenciones, no el tenista. Dado que has mencionado la primera de las convencines que he organizado, me gustaría poder contestar a tu comentario.
      En los primeros puntos, en los que enfocas que si el comerciante no ve beneficio es complicado que se movilice, estoy de acuerdo contigo, de ahí que sea tan complicado encontrar ese equilibrio en el que sea un win to win para todo el mundo. También estoy de acuerdo en que, a día de hoy, y con la movilización de comerciantes actual, más los mercadillos de fin de semana de muchos lugares, no es viable alargarla más de un día.
      En cuanto a la convención, si, también estoy de acuerdo en que el corte fué un gran error, que no la charla, lo que quiero decir es que tendría que haber sido capaz de haberlo hecho de otra manera, mejor, tal vez, en otra sala quien sabe, estoy seguro que para Jaime, mi mala organización de esa charla también fué incómodo y me vuelvo a disculpar con él. Pero que haya un aporte cultural o diferente que complemente una convención sigo pensando que es adecuado, en la segunda por la tarde se hizo una subasta de Ibercoin, en la tercera hubo durante toda la mañana una magnífica colección de billete certificado expuesta. Si no se prueban las cosas, es imposible saber si acertarás o no, lo importante es escuchar las opiniones después para tratar de mejorar donde se ha fallado.
      En cuanto a la afluencia, lo siento, pero en este punto no puedo coincidir contigo. Hubo cola desde 30 minutos antes de que se abriera la puerta de la sala y se mantuvo el flujo de coleccionistas toda la mañana y parte de la tarde.
      Al mediodía hicimos una comida los comerciantes y, en general, estaban muy contentos (no se si viniste a comer) pero si viniste lo escucharías, de echo fué tal la euforia del día, que me llevó a realizar la segunda convención solo unos meses después y con poco margen de la de ANE y aprendí que en Barcelona no han de hacerse en verano las convenciones.
      Para acabar, porque me estoy alargando mucho…lo de «hacerse rico en la convención» no se que decirte, se de comerciantes que esa convención es en la que más han vendido, tal vez suerte, tal vez llevar el género acertado o que viniera el comeccionista adecuado, yo me muevo por convenciones y repitiendo ciudad, una puede ir muy bien y otra no tanto, pero lo que se, es que prácticamente todos los que pusieron mesa han repetido y para la de este año hemos tenido que cambiar de salón por uno más grande.
      A aquellos que decidieron no repetir les animo a hacerlo y, sobretodo, a que me llamen y me digan que cosa o cosas se podrían hacer para mejorar las convenciones, se trata de sumar entre todos para que el sector siga avanzando y sin comunicación entre nosotros eso es muy complicado, llevo (con la que se hará en noviembre) 4 convenciones, entiendo que tengo mucho margen de mejora y aprendizaje, asi que estaré encantado de que charlemos y hagamos unas mejores convenciones.

  3. Voy a dar mi punto de vista de un modesto coleccionista de ciudad de menos de 50.000 habitantes. Para ir a las convenciones de Sevilla o de Antequera le tengo que «dedicar» una hora de viaje en coche. Luego está el ver en donde se aparca y se come. Para mi, ir un viernes por la mañana es IMPOSIBLE, lo veo bien para los comerciantes, en su estupendo horario y para la gente con tiempo libre, jubilada y que le sobre el dinero, pues vale, pero gente como yo me es IMPOSIBLE. Dicen muchos comerciantes que trabajar en SÁBADO les viene mal, y más si ponen mesa en un mercadillo un domingo, uyy que pena, que tienen que trabajar para ganar dinero (en tono irónico). Nada, no hay problema, simplemente a gente como yo, que somos unos miles en Andalucía, pues nos vamos los sábados con la familia a otro sitio y ya está, que los comerciantes se lo pasen muy bien un viernes por la mañana en horario de funcionario. Que después no se quejen si sólo compramos por internet, o simplemente NO COMPREMOS NADA. Sólo recordar que las convenciones y ferias numismáticas sólo son unas pocas en todo el año, y se pierden el hacer marketing y darse a conocer.

    1. Juan Francisco Huerta Espada

      Yo he presenciado las tres convenciones organizadas por Carlos Alcaraz y puedo decir bien alto que han sido un éxito y está lo va vorver ser sin duda .

    2. Totalmente de acuerdo Celso. No entiendo como las convenciones no se organizan en sábado.

      Al ser un viernes por la mañana la mayoría estamos trabajando y eso es algo innegable, por lo que lógicamente no es viable ir. Más aún si el evento es en otra ciudad con todo lo que ello implica…

      Creo que nunca lo entenderé.

      1. Hola Tomás

        Yo también pensaba lo mismo que tú: parece más lógico que se hagan en sábado ya que en teoría puede ir más gente que el viernes por obvias razones laborales. Sin embargo después de comparar un buen número de convenciones en sábado con otro buen número de convenciones en viernes ya no lo tengo tan claro pues la realidad es que las convenciones de viernes siempre están más concurridas que las de sábado. Y ya por las tardes ni te cuento: en las de viernes hay alguna gente, no mucha pero alguna hay, sin embargo en las de sábado no se ve casi nadie. Son mortalmente aburridas. Creo que juegan más factores que el intuitivo «la gente trabaja versus la gente no trabaja» a la hora de comparar sábado y viernes de cara a celebrar convenciones. Lo que no termino de tener claro es cuáles son esos factores.

        Desde el punto de vista del comerciante cabe decir que a igual beneficio es mejor viernes que sábado. Por dos razones:
        — Los viernes no tiene nadie mercadillo. Los sábados hay gente que sí. Esto obligaría a esos comerciantes a no acudir a las convenciones de sábado.
        — El transporte de larga distancia es más caro los sábados y, lo peor, hay menos disponibilidad horaria sobre todo a primera hora de la mañana. Esto dificulta mucho el coger el primer AVE del día para estar en un sitio antes de que empiece la convención. Es decir, un comerciante no puede llegar a la convención a las 10:30 (es demasiado tarde) porque el primer AVE no sale hasta las 07:30. Sin embargo el viernes el primer AVE sale a las 6:15 y ahí sí llegas más o menos bien. Y claro, si vas en coche o en un AVE vespertino te tienes que ir el día antes lo que encarece la convención en una noche de hotel y una cena adicionales. Una noche de hotel de nuevo más cara que entre diario al ser considerada de fin de semana.

  4. Adolfo Ruiz Calleja

    Se ha montado un debate acalorado que pone encima de la mesa cosas interesantes, aunque quizá no sea el mejor lugar para hacer una crítica a algo que se hizo en una convención hace dos años (lo entiendo como un ejemplo y creo que está contestado por Carlos).

    El aspecto nuclear de lo que indica Luis es que muchas veces las innovaciones en las convenciones no las paga el que innova. Me explico:

    En una convención se juntan, fundamentalmente, tres roles: el organizador, los comerciantes y los coleccionistas. Para que el organizador gane dinero deben ir comerciantes a poner sus mesas; para que los comerciantes ganen dinero deben ir los coleccionistas a comprar o vender mercancía (dejo aparte a las casas de subastas o a las instituciones que ponen una mesa solo para promocionar su marca o sus productos).

    El organizador puede hacer muchas innovaciones en una convención y que las acaben pagando sus clientes, que son los comerciantes. La que apunta Luis es una de ellas que salió mal; aunque la convención en su global creo que salió muy bien: yo fui al año siguiente y estaba llena, este año van a cambiar de sede porque el anterior hotel se les ha quedado pequeño. Tan descontentos no debieron quedar los comerciantes.
    Hacer una convención de 2 días es una apuesta arriesgada que realiza el organizador de la convención y que paga él (el coste del local y la seguridad se duplica) y los comerciantes (por todo lo dicho por Luis).
    Así que ya vemos que el coste de innovar se reparte entre lis distintos actores. ¡¡Pero mal irá al negocio si no se innova!!
    En otros casos saldrá bien y la innovación repercutirá positivamente en todos.

    Por cierto, que otras innovaciones no son tan dramáticas y son igualmente bienvenidas. Cosas que he visto en el extranjero y no en España: ofrecer snacks saludables a los comerciantes, hacer una página web del evento, organizar charlas en una sala paralela a la convención, hacer un concurso entre los coleccionistas asistentes, recoger los datos de todos los asistentes (para identificarlos en caso de un robo), cobrar la entrada aunque sea un precio simbólico…
    ¡Mirad si nos queda por innovar!!

  5. Antes de dar mi opinión, quiero aclarar que no tengo ninguna relación con el señor Luis, quien escribió el primer comentario en esta entrada. Cada comerciante o coleccionista tiene su propia perspectiva, y desde el punto de vista del beneficio económico, es complicado determinar el éxito de una convención. Personalmente, tiendo a culpar al organizador cuando la asistencia de público es baja (o en ocasiones nula) y a mí mismo cuando, a pesar de tener público, no logro vender nada. Además, la falta de ventas a menudo es relativa, ya que en algunas ferias puedes encontrar las piezas adecuadas y los coleccionistas adecuados, lo que puede compensar las pérdidas de tres ferias donde no vendiste nada. También debes considerar los contactos que puedes hacer allí para futuras ventas o compras.

    En mi experiencia personal, la feria que mencionó mi tocayo resultó ser muy fructífera, tanto en términos de ventas como de diversión. Vi a viejos amigos como Juan Huerta e incluso tuve el placer de conocer en persona a Pepe Botella, confirmando mis sospechas de que en persona es mucho menos atractivo que en las fotografías. También conocí a Carlos Delgado, a quien llevaba tiempo con ganas de ponerle cara. Con todos ellos pasamos una mañana muy agradable.

    En cuanto a las innovaciones, considero que son dignas de agradecimiento y necesarias para alcanzar el éxito. Algunas funcionarán y otras no, pero desde mi perspectiva, las convenciones que hemos tenido en España en los últimos años han sido bastante pobres en este aspecto, al menos en comparación con las que se organizan en otros lugares de Europa.

    Para concluir, quiero expresar mi agradecimiento a aquellos que dedican su tiempo a estas iniciativas, y quisiera destacar especialmente a Cuadrado y a Carlos Alcaraz, a quienes frecuento más, independientemente de si las cosas van mejor o peor.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Gracias Luis por tu comentario. Muy sensato y también muestra una gran experiencia como comerciante en convenciones.

      Aquí hay que añadir un par de cosas importantes:

      * El anterior Luis es un comerciante que escribe desde un pseudónimo, a menudo haciendo reflexiones muy interesantes. Él no se llama Luis (lo digo para que alguien no vaya buscando luises por las convenciones).
      * Las convenciones españolas suelen tener un claro sesgo hacia los billetes, especialmente las que citas de Cuadrado y de Alcaraz. Estos dos organizadores trabajan bastante el tema del billete y por eso atraen a ese tipo de comerciantes y de coleccionistas. Es normal aunque es curioso que el billete, mucho menos coleccionado que la moneda, tenga más representación en las convenciones que se organizan en España «de Madrid hacia al norte».
      * El anterior Luis no trabaja el billete, sino que exclusivamente trabaja la moneda. Por eso seguramente venda más en convenciones como la de Sevilla, la de Antequera o la de Vigo. Como en tantas cosas en la vida, la percepción de cada uno depende de cómo le haya ido a él particularmente. Es normal.

      Saludos,
      Adolfo

  6. Buenos días a todos!

    Reconozco, a juzgar por las opiniones vertidas aquí, que mi percepción acerca de la subasta de Carlos Alcaraz ha pecado de subjetiva. Cosa que lamento y de hecho pido sinceras disculpas por ello. Me alegro mucho de que las convenciones de Carlos Alcaraz estén siendo un éxito ya que es una muy buena noticia para este mercado, por no hablar de que Carlos Alcaraz, un comerciante honesto, creativo y de muy buen trato, se lo merece. Lo del buen trato, algo MUY importante para mí, ha quedado especialmente claro en su respuesta a mi, debo reconocer, poco meditada intervención (debería haber descrito el fallo sin identificar al «culpable»); una respuesta amable, honesta, inteligente y bien desarrollada con la que estoy totalmente de acuerdo.

    Reitero mis disculpas y agradezco tanto a Carlos Alcaraz como al resto de participantes en este post el haberme ayudado a tener una visión más completa de las convenciones de Carlos.

    1. Hola de nuevo Luis,

      Muchas gracias por este último mensaje, de verdad.
      Por mi parte, seguiré esforzándome en cada convención y trataré de aportar mi granito de arena para que nuestro sector siga avanzando.
      Espero que nos veamos pronto!

  7. Gracias Adolfo por la mencionar a la Taberna de la Numismática y Notafilia en el encabezamiento de esta interesante entrada.

    Este debate se inició en el grupo por el post-comentario de un tabernero (miembro del grupo), que expresó su opinión sobre una convención pasada.
    Estos hilos son muy enriquecedores .

    Tenemos la suerte que el grupo de facebook que arriba menciono y humildemente administro junto con los compañeros Natxo Locales, Alex Sobrepera y la colaboración de José Antonio Pérez Checa, estaremos muy presente en la IV Convención del día 4 de Noviembre de 2023 y organizada por Carlos Alcaraz.

    En la imagen publicitaria de la convención aparecen los logotipos de AZ subastas, ARS NUMMIS y la Taberna de la Numismática y Notafilia.

    Es una clara apuesta del organizador de dar visibilidad a un grupo de facebook donde sus miembros son muy activos y apostar por las redes sociales .

    Las redes sociales han permitido evolucionar a internet, permitiendo que existan nuevos conceptos de interacción donde cada usuario es parte valiosa de una comunidad, creando contenidos y difundiendo estos contenidos a otros usuarios.

    Según los datos se dice que Facebook es la red social por excelencia, es el segundo sitio (a nivel mundial) más visitado detrás del poderoso Google, y la primera red social mundial.

    Tradición & Evolución.

    Para finalizar y con todo el cariño os recomiendo que a las personas que escribís activamente en redes sociales, que cuando lo hagáis en este blog, uséis el nombre completo para que no exista dudas de saber si el que escribe es un Luis u otro Luis. 😉

    Un saludo 🍺

    Pepe Botella El Tabernero.

  8. Supongo que los coleccionistas que acuden a convenciones son todos jubilados, pero para los que tenemos que ir a trabajar es imposible estar ahí un día entre semana por la mañana. Yo por lo menos tendría que gastar un día de vacaciones, cosa que no pienso hacer.

    Los comerciantes hacen sus cuentas y me parece bien, pero luego que no se quejen si la gente compra por Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio