10 céntimos 1938, prueba no adoptada

Periodo: Edad Contemporánea

País: España

Época: Segunda República

Valor: 10 céntimos

Material: cobre

Calidad: MS61 EBC/EBC+

Casa de subastas: Silicua

Fecha: 30 de marzo de 2022

Precio de salida: 900 euros

Una prueba inédita de los 10 céntimos de 1938

A principios de 1937, y ante el asedio constante de Madrid por parte del ejército insurgente, el gobierno de la República Española se trasladó a Valencia. Una de las primeras medidas que desde allí adoptó, con fecha 7 de marzo de 1937, fue el traslado de la ceca de Madrid a tierras valencianas. Llevaron así a la retaguardia una fábrica puntera de vital importancia para la economía de la república.

Los billetes del Banco de España se fabricaron en Valencia, mientras que las monedas se fabricaron en Castellón de la Plana. Así, tenemos que en Castellón se hicieron las famosas pesetas de 1937, los 50 céntimos de 1937 y los 25 céntimos de 1938. Las circunstancias de la Guerra hicieron que estas acuñaciones fueran en metales no nobles y que su calidad técnica fuese muy deficiente. Por eso nos encontramos tantas variantes de los 50 céntimos de 1937. En aquel momento la calidad de acuñación era lo de menos; lo importante es que las monedas pudieran circular y que supusieran una alternativa a los billetes locales. 

El 15 de abril de 1938 las tropas insurgentes tomaron Vinaroz, un pueblo a unos 80 kilómetros de Castellón. El frente se acercaba, lo que hizo que el gobierno republicano volviese a trasladar la casa de moneda a un lugar más seguro: la localidad de Aspe, en Alicante. A partir del 24 de julio batieron las monedas de 25 céntimos de 1938 y también, las entonces novedosas, 5 céntimos de 1938 en hierro. A finales de ese mismo año trasladaron también la fabricación de billetes a Aspe.

La mala calidad técnica de todas estas acuñaciones contrasta con sus bonitos diseños; unos diseños con una clara intención propagandística. Estos diseños no fueron únicos; las nuevas monedas vinieron acompañadas de una serie de pruebas, algunas de las cuales vieron la luz mientras que otras se quedaron solo en pruebas no adoptadas. Ya vimos una en esta bitácora hace tres años; ahora Silicua ofrece una buena colección: 10 céntimos 1937, 25 céntimos 1937, otra de 25 céntimos 1937 más las dos que ilustran la entrada: 5 céntimos y 10 céntimos de 1938.

Estas dos pruebas son muy interesantes porque se hicieron en los últimos momentos de la contienda y nunca llegaron a ver la luz. En ambos casos presentan unos diseños muy sencillos que fuesen fácilmente aceptados por toda la zona republicana. La moneda de 10 céntimos se fabricó en pequeñísimas cantidades y nunca llegó a circular; hoy en día es una de las monedas más raras del siglo XX español. De la moneda de 5 céntimos solo se conocen pruebas, cuyos ejemplares se cuentan con los dedos de una mano.

De la moneda de 10 céntimos no se conocía ninguna prueba hasta ahora que Silicua ha presentado una. Supone una contribución muy interesante para la numismática española del siglo XX; no es fácil que aparezcan novedades de épocas tan recientes. Pero la numismática siempre consigue sorprendernos. También es curioso que se anuncia como el ejemplar de portada de un futuro libro escrito por Javier Ovelleiro y Pablo Núñez. Ya os mantendré informados sobre esa publicación en cuanto ésta vea la luz.

Segunda República. 5 céntimos 1938, prueba no adoptada.

La próxima subasta de Silicua

Silicua ha organizado una nueva subasta para el 30 de marzo de 2023. En mi opinión, es la mejor subasta que ha realizado Silicua si descontamos sus especiales de los meses de agosto. En ella encontramos monedas muy interesantes de tres temáticas distintas:

Además de las monedas que he citado cabe destacar un tremis suevo a nombre de Valentiniano III. Este es un ejemplar tan raro como cualquier otra acuñación sueva.

Podéis seguir a Silicua Subastas en su web, en Facebook y en Instagram.

Descripción Silicua

1938. II República (1931-1939). 5 céntimos Prueba no adoptada. A&C 5. Hierro. RARÍSIMA. Sólo conocemos otros dos ejemplares: Ex Hispania y Ex Prim. Encapsulada por NGC en MS 63. Muy bella. SC. Est.3500.

Fuente.

12 comentarios en “10 céntimos 1938, prueba no adoptada”

  1. Extraordinaria colección de PRUEBAS NUMISMÁTICAS…que nos hacen pensar…Distintos metales, cospeles equivocados, diferentes diseños… ¿Por qué se acuñaron estas pruebas?…Las circunstancias de la guerra, se nos dice…Estas pruebas son un testimonio evidente de las turbulencias que determinaron la realidad social que se vivió en España en los años 1937, 1938 y … Sin ninguna duda, cabe resaltar el valor de estas pruebas y de todas las pruebas numismáticas, incluidas las que se acuñaron en la ceca de Madrid en los años 1975 y 1980 porque en ellas también convergen historia y numismática y… la liberad del ser humano.

  2. No soy un experto en la materia… pero esta prueba está documentada como tal??! porque parece raro que no se conociera su existencia ni venga en catálogos… podría ser una falsa de época???

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Aparecen monedas y pruebas inéditas de cuando en cuando. Es más extraño que aparezcan inéditas del siglo XX porque es un siglo más trabajado, pero tampoco es algo tan tan raro. Hay muchas pruebas de esa época, ésta es una más.

      No tiene sentido que sea una falsa de época porque las monedas de 10 céntimos de la Segunda República no circularon, y menos con este diseño, que no se llegó a fabricar en masa.

      Saludos,
      Adolfo

  3. Buenas tardes,
    Tanto el artículo de Adolfo como la propia subasta de Silicua son muy interesantes.
    Me llama mucho la atención de esta subasta una moneda de una peseta de 1937 de Euzkadi en un metal diferente al habitual, bronce en vez de níquel(hace unos meses se subastó otra de dos pesetas en ese metal, y hay más subastas en el pasado). ¿Alguien sabe de dónde salen estas variantes? En los catálogos siempre vienen las de níquel.
    https://www.silicua.com/es/lote/FEB23-2681-2681/254-619-monedas-contemporaneas
    Gracias
    Saludos

  4. Prueba, muestra, ensayo… como ya ha quedado dicho, son estudios y análisis que conducen a la acuñación de una moneda definitiva. Dada su función, de las pruebas que se hacen se desconoce el número de ejemplares que se acuñaron . Y, cumplido su cometido, el destino de estas pruebas es la fundición….. Y surge la pregunta que a los coleccionistas nos intriga. Si su destino es la fundición ¿Cómo es que algunas han llegado a manos de los coleccionistas? Si alguien puede contestar…Eternamente agradecidos.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Teniendo en cuenta el contexto bélico en el que se hicieron estas pruebas es normal que hayan salido sin permiso de sus dueños. Tampoco sé si en ese momento habría alguna orden de fundir las pruebas.

      En otras palabras, la gestión de las pruebas de acuñación no sería ninguna prioridad para la República en 1938.

  5. Buenas tardes,
    Menuda sorpresa esta prueba de 10 céntimos, inédita. Me llama mucho la atención, ya con ganas de conocer más información y ver qué documentación la acompaña. Por este motivo, he visitado la subasta de Silicua, pero únicamente se menciona que aparece en futuro libro, una manera original de marketing pero, bajo mi punto de vista, no suficiente para documentar su origen. Lo que he observado en las fotos del lote es que hay diferencias entre el anverso de la moneda encapsulada y el detalle ampliado, diría que son diferentes.
    Independientemente, de ello, esperemos salga pronto más información.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Son monedas muy complicadas de documentar. Como dije más arriba, en la época no se documentaba nada. Lo que menos importaba a la República en 1938 eran cosas como ésta.

      1. En mi opinión, si se documentan muchas cosas. Prueba de ello es el traslado de obras de arte del Museo del Prado al extranjero, así como el celo que puso la republica en proteger monumentos y archivos en Madrid durante el asedio y bombardeo de la ciudad. Otra cosa es el caso que existía en el frente.
        La FNMT si dispone de numerable documentación y pruebas de esa época. Prueba de ello es el magnífico catálogo que realizó D. José María Aledón La Peseta catálogo básico 1997, el autor estuvo años recaudando información e imágenes en los archivos y otras dependencias del museo de la casa de la moneda.
        Para mí si una prueba no viene registrada en este catálogo, es una pieza de fantasía por muy buenas palabras que empleé el vendedor.
        Es como si mañana apareciera un goya inédito y el vendedor justificara que se realizó durante la guerra de independencia y por eso no esté registrado. Mientras no cuente con certificaciones independientes de expertos ajenos a la venta, toda explicación del vendedor es papel mojado.
        Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio