Los reales de Enrique IV de La Coruña

Los reales de Enrique IV de La Coruña

La ceca de La Coruña

Alfonso IX estableció en 1208 la Casa de Moneda de La Coruña. Probablemente él no sospechaba que iba a ser una de las principales cecas de la Península y, sin duda, la más importante de Galicia. Se mantuvo activa hasta finales del siglo XVII, acuñando monedas para los reyes castellanos de las Dinastías Borgoña, Trastámara y Austria. Además, en La Coruña se acuñaron monedas para Alfonso IX de León, para el Duque de Lancáster y para Fernando I de Portugal (como ya vimos).

La situación geográfica de La Coruña no es especialmente privilegiada para el comercio terrestre. Estando en una esquina de la Península Ibérica, muy remota por aquellos tiempos, es de esperar que pocos fuesen los comerciantes de metales preciosos que se dejasen caer por allí. Por eso es una ceca que acuñó fundamentalmente moneda de vellón, entiendo yo que para facilitar el comercio en Galicia.

Con Pedro I se comenzó a acuñar plata. Las emisiones argentíferas fueron muy pequeñas si se comparan con las de otras cecas castellanas. Se forjaron a nombre de Pedro I, Enrique II (v.gr. Figura 1, lote 152), Fernando I de Portugal, Juan I, el Duque de Lancáster, Juan II (v.gr. Figura 2, lote 154), Enrique IV (v.gr. Figuras 3, 4 y 5, lotes 159, 161 y 162) y los Reyes Católicos. Hoy en día son rarísimas casi todas.

Enrique II. Real de La Coruña

Juan II. Sexto de real de La Coruña.

La moneda de oro es más escasa todavía: se reducen a unos poquísimos ejemplares de Pedro I, Juan II, Enrique IV y los Reyes Católicos. Entre todas las monedas coruñesas de oro que han llegado a nuestros días seguramente no lleguen a 20 ejemplares.

Vemos, entonces, que la ceca de La Coruña tiene su cumbre en la segunda mitad del siglo XV. Aunque el volumen de emisiones era pequeño si se compara con otras cecas castellanas, la variedad no lo era. En época de Enrique IV se acuñaron tres módulos en oro: castellanos y medios castellanos (según Pablo Núñez, aunque no aporta fotografía); dos módulos en oro: real y medio real; y siete denominaciones en vellón: cuartillos, dineros, medios dineros, blancas, medias blancas, maravedís y medios maravedís. Curiosamente esta también fue una época de constantes reclamaciones por parte de los monederos coruñeses.

Los reales de La Coruña de Enrique IV

De acuerdo con Pablo Núñez, Enrique IV acuñó reales en La Coruña de dos tipos distintos. Los primeros fueron los de tipo «hEN». Estas monedas, de un gótico pleno, incluyen cuatro veneras en el reverso como marcas de ceca.

En ellas se distinguían dos variantes que se diferencian en la forma de la orla del anverso. Hay una variante con ocho medios compases y 8 medios picos de la que se conocen cinco ejemplares. La segunda variante tiene ocho medios compases en la orla del anverso.  De ella sólo se conocía un ejemplar y ahora Tauler & Fau presenta un segundo (lote 162):

Enrique IV. 1 real de La Coruña. Cuatro veneras en reverso, ocho lóbulos en la orla del anverso.

Además, en esta misma subasta se presenta un moneda inédita que supone una interesantísima aportación al corpus numismático gallego. Se trata de una variante del real de Coruña con una sola venera (lote 161). Curiosamente, el único ejemplar conocido de medio real coruñés de Enrique IV tiene sólo una venera en el reverso.

Enrique IV. 1 real de La Coruña. Una sola venera en reverso.

Un segundo tipo de reales son los de busto. En este caso la marca de ceca se define por una venera en la parte alta del reverso. Sin embargo, hay múltiples variantes dependiendo del anverso. La primera de ellas es la dirección a la que mira el busto de Enrique IV. Se conoce una variante (con dos ejemplares conocidos) donde el monarca mira hacia la izquierda. En todos los demás mira hacia la derecha.

Dentro de los reales coruñeses en los que Enrique IV mira hacia la derecha se distinguen diversas variantes dependiendo de su traje. Hay dos ejemplares en el que el traje tiene roeles, mientras que hay cuatro ejemplares (uno de ellos con los castillos y leones invertidos) en el que el traje tiene veneras. La moneda que se presenta ahora (lote 159) representa otra aportación al corpus numismático, puesto que el traje tiene una gran venera en el centro, entiendo yo que a modo de marca de ceca «extra».

Enrique IV. 1 real de busto de La Coruña.

Las monedas de La Coruña se pagan bien

En esta entrada sólo he entrado en detalle en las monedas de plata de Enrique IV pero supongo que sea suficiente para ilustrar lo extremadamente raras que son las acuñaciones en oro y plata de La Coruña. Tenemos, además, otro factor que no me comprendí hasta que el año pasado fui a la convención de Lugo: a igualdad de rareza, las monedas de La Coruña se venden más caras que las de otras cecas castellanas.

Esto se debe a que los gallegos son muy amantes de su tierra (no me extraña, viviendo en un lugar tan hermoso). Muchos son los gallegos que sólo coleccionan moneda Gallega y, obviamente, se especializan en la ceca de La Coruña. Esto no se ve tanto en la meseta castellana o en Andalucía. Vemos, así, cómo el sentimiento nacionalista -más arraigado en unas zonas que en otras- tiene como consecuencia que ciertas monedas sean más demandadas y, por tanto, se paguen mejor.

Todo esto me hace que sea incapaz de estimar un precio razonable para estos ejemplares. Ya habéis visto que son monedas de una rareza extrema, además tienen una conservación magnífica y son altamente demandados.

La próxima subasta de Tauler & Fau

Tauler & Fau organiza una subasta «Selection» el próximo 24 de noviembre. La subasta se compone de 328 lotes escogidos con una calidad muy alta. Algunos de ellos son rarísimos.

Hay monedas de todas las épocas así que creo que cualquier coleccionista que busque incorporar un buen ejemplar a su colección tendrá dónde elegir. Los lotes destacados por Tauler & Fau los podéis ver en esta página especial, donde se incluyen fotografías preciosas de los ejemplares, donde se realza toda su belleza. Me gustan especialmente los de la Edad Antigua porque con estas fotos se puede apreciar todo el volumen de las piezas.

A partir de estas fotos hice el siguiente vídeo:

Además, Tauler & Fau incluye el vídeo de 15 ejemplares. Entre ellos están algunos de los que más me gustan personalmente: el tetradracma de Bagadat, los 8 escudos «cara de perro», el tremendo 8 reales sevillano de 1709 o el 8 reales de Cuzco de 1837. También me gustaría citar la selección de denarios republicanos. Muy bonitos todos ellos.

Podéis seguir a Tauler & Fau en su página web, en Facebook, en Instagram o en Youtube.

En Imperio Numismático también están comentando esta subasta. Además, ha suscitado varios hilos en Facebook: uno, dos, tres, cuatro

2 Comentarios

  1. Yago Abilleira Crespo 2 semanas hace

    Excelente entrada, como de costumbre. De momento el precio del medio real del lote 161 ya está subiendo.
    Hay una cosa de la ceca de La Coruña que igual se te escapa…precisamente al ser un puerto importante tiene sentido hacer allí una casa de moneda. Primeramente, para el comercio grande, reconventir otras monedas o trozos de plata en moneda castellana. En segundo lugar, para el vellón sobre todo, desde La Coruña se organizaron muchas expediciones militares por mar y, claro, a los soldados hay que pagarles.
    Recuerdo que en una excavación (completamente legal) que hicieron unos amigos arqueólogos apareció un 2 maravedís de Burgos de Carlos II (un chasco, lo esperaban de Felipe III). Habría que curiosear en museos, pero en Galicia no creo que quedara mucha moneda coruñesa.

    Por otro lado, es una pena el poco fomento que se hace del turismo histórico de la Coruña, y potencial tiene: Ceca propia, ataques vikingos, Armada Invencible, Drake, ataques franceses, Batalla de Elviña cuando la Guerra de Independencia,…la tira de cosas y no se utiliza para nada. Otras ciudades con menos se lo montan mucho mejor.

  2. Lucio Zavala 2 semanas hace

    Son hermosas monedas. Creo que el formato del diseño heráldico está muy bien logrado, realza muy bien los detalles de los elementos.
    Me llama la atención que en el real de busto la efigie del rey se vea tan definida a pesar de lo básico de la acuñación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*