1795 plug dollars

1795 plug dollars

Estados Unidos comenzó a acuñar dólares en 1794 siguiendo la metrología de los 8 reales españoles. Esas primeras emisiones son conocidas como «flowing hair dollars«. El mejor ejemplar que existe ostenta el récord de ser la moneda más cara jamás vendida y lo pude ver el pasado febrero.

Una de las mayores incógnitas en el proceso de acuñado de esas primeras emisiones se debe a los llamados plug dollars, que se dan sobre todo en las monedas de 1 dólar de 1795. Estos dólares tienen un pequeño «tapón» (o «pegote», no sé cómo llamarlo) de plata añadido antes de la acuñación de la moneda y perfectamente visible. En esos ejemplares alguien puso un pequeño tapón sobre el cospel antes de acuñarlo que quedó unido al resto del cóspel una vez que el troquel hizo su función. Veamos el mejor ejemplar conocido, valorado por PGCS en $500.000.

1795 silver dollar plug

Rápidamente se ve una especie de circulito en el reverso con una tonalidad diferente. Ése es el tapón añadido al cospel antes de acuñarse.

No hay muchos dólares de 1795 que presenten esta característica y son rarísimos los medios dólares 1795 que la tienen. Además, solo existe un ejemplar de 1 dólar de 1794 que presenta ese tapón. ¡Y es justamente la moneda más cara del mundo! Aquí os dejo el detalle de esa pieza para que se vea bien (fuente y otra fuente):

1794 silver dollar plug

La pregunta que queda por responder es por qué añadieron esos tapones a los cospeles. Se han venido a dar dos teorías:

Se añadieron para ajustar la ley del cospel. Según la legislación de la época, las monedas de 1 dólar debían tener un fino de 892,4 milésimas. Sin embargo la ceca estaba empleando un fino de 900 milésimas. Quizá añadirían un tapón con menos pureza para compensar el extra de plata que está presente en el resto del cospel.

Se añadieron para ajustar el peso del cospel. Es normal que algunos de los cospeles tengan menor peso del que deberían y nada más sencillo que añadir un pequeño tapón para ajustarlo en la ceca.

Yo creo que sería muy sencillo salir de dudas, pues bastaría con hacer un análisis metalográfico al tapón de una moneda: si su ley es significativamente inferior a 892,4 milésimas significa que lo añadieron para ajustar la ley; en caso contrario lo añadieron para ajustar el peso. Sea como fuere, parece que la hipótesis de que lo añadieron para ajustar el peso es la seguida por la mayoría de los estudiosos de las primeras acuñaciones estadounidenses.

A todo esto se añade ahora una novedad: existe un ejemplar de 1 dólar de 1795 (concretamente con la pareja de cuños B-5 BB-27, para que veáis lo fino que hilan los gringos) que presenta dos tapones en lugar de uno. Esta moneda se publicó por primera vez este verano pues fue subastada por Heritage el pasado 10 de agosto. Alcanzó un precio de $48,175. No me parece demasiado para lo que les gustan a los gringos estas cosas. Aquí os lo dejo.

1795 silver dollar double plug

1795 silver dollar double plug

1795 silver dollar double plug

4 Comentarios

  1. Juan Carlos Monzon Espiga 4 años hace

    Interesante articulo Adolfo. Hemos debatido muchas veces sobre las variantes de acuñación, bien por rectificaciones de fecha, ensayadores, letras, etc. o bien por errores de acuñación, defectos del abridor del cuño o licencias que se daban incluso en las ordenes de acuñación grabando la leyenda «hasta donde cupiese de ella». Y siempre me has dicho que esas variantes no interesan a casi nadie y que no son apreciadas por los coleccionistas. Mi experiencia me confirma que tienes razón. Ahora bien, cuanto admiro a los estadounidenses por la forma que tienen de tratar sus monedas y el coleccionismo de ellas. Suplen la falta de historia pasada coleccionando de sus monedas modernas (que abarcan tan solo un par de siglos) hasta el mas minimo detalle. Como comentas en tu articulo, hasta los diferentes cuños tienen registrados, aun diferenciándose en pequeñísimos acabados. Debemos aprender de ellos, como ya ocurrio con las conservaciones, a las que no se les daba importancia y a donde han llegado…
    Respecto a las dos explicaciones que das para «los pegotes», pienso que la primera no tiene mucho sentido ya que si a un cospel acabado con una pureza de 900 milésimas y un determinado peso, le añadimos un pegote, incluso de un metal vil, la cantidad de plata sigue siendo la misma y de la misma pureza. Conseguiríamos tan solo que el cospel sea algo mas pesado. Seria necesario quitarle algo de plata al cospel para poder reducir la pureza, lo que no veo que se haya hecho.

  2. dani_v8 4 años hace

    Muy ilustrativa la entrada, desconocía los plug dollars.

  3. Óscar 4 años hace

    Enhorabuena por tu Blog, Adolfo.
    Me supongo que la pureza va en consonancia con el peso. Así, se constituye una moneda distinta, con más peso y por lo tanto a la hora de analizarla, con menos pureza, ya que se le ha añadido nuevo metal y ya forma parte del cospel, siempre que el tapón tenga liga baja, claro está.

  4. Alfredo Chàvez Macìas 4 años hace

    En las piezas de 8 Reales de la ceca de Oaxaca (1858-1893) es rara una pieza que no tenga rayas de ajuste. Proceso inverso para disminuìr su peso. Esto de los «tapones» añadidos es frecuente en la elaboraciòn de panes y galletas para diferenciarlas. Yo mismo lo hago cuando «marco» unas bolitas de masa de maìz que relleno con queso como un ingrediente del mole de olla que hace mi esposa.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*