Improntas de monedas

Improntas de monedas

Para los coleccionistas de mi generación hablar de improntas de monedas es como para un adolescente hablar de los chistes de mariquitas de Arévalo: es algo que no tiene la más mínima utilidad a día de hoy pero que son interesantes para entender a las generaciones anteriores. Así que aprovecho unos estupendos comentarios en el grupo de Facebook de Numismática Medieval por parte de Pedro, Manuel Mozo, Miguel Ángel Cebrián y otros coleccionistas que llevan décadas con nuestra afición, para comentar qué es eso de las improntas de monedas.

Imagen 1: Impronta de una dobla de 35 maravedís de Pedro I

Para comenzar, echad un vistazo a la impronta de una dobla de 35 maravedís de Pedro I que se muestra en la Imagen 1.

Por mucho que ahora nos pueda sorprender, estos eran los documentos que se utilizaban para describir gráficamente las monedas. Por entonces la fotografía era muy cara y, especialmente la fotografía macro, resultaba muy complicada. Por eso no se podían permitir hacer fotografías a cientos o miles de monedas, como se hace hoy en día.

Imagen 2: Prensa para improntas de monedas

La segunda imagen muestra una plancha para hacer improntas de monedas. Lo que se hacía era colocar dos hojas de papel calcográfico entre las dos tablillas de la plancha. En medio de esas dos hojas se colocaba la moneda y al ejercer la presión la impronta de la moneda quedaba grabada en las hojas. La moneda no se dañaba al no ser que fuese una moneda fina (e.g. medieval) que tuviera una rajita; en ese caso realizar la impronta resultaba muy peligroso.

Imagen 3: Dobla de 35 maravedís de Pedro I

Estas improntas eran las que usaban los estudiosos, con las que se confeccionaban catálogos, con las que se identificaban qué monedas pertenecían a tal o cual colección e incluso se publicaban para la venta pública de las buenas monedas. Si la impronta estaba bien hecha, en ella se grababan los relieves de la moneda y esto era suficiente para poder identificar la pieza, ver sus símbolos y leyendas. Ahora bien, el estado de conservación y el color es totalmente imposible de detectar. No hay más que comparar la impronta de arriba con la fotografía de una moneda similar, que se representa más abajo. Nos queda, por tanto, un documento gráfico bastante rudimentario. Bueno para una época porque era lo mejor que se podía hacer, pero no para la actualidad.

Por esto mismo, sorprenden especialmente las palabras de Manuel Mozo:

[…]desgraciadamente, gracias a la ineptitud de múltiples asociaciones, fundaciones y demás, muchas de nuestras monedas míticas siguen siendo conocidas gracias a improntas similares realizadas entre 1910 y 1934. Una verdadera pena institucional y patria.
Yo por mi parte siento verdadera vergüenza de ello. He hecho todo lo posible por sacar a luz algunas de esas piezas, con fotografías dignas del siglo XXI pero es enfrentarse a un muro. Y los gobiernos regionales nacionales, y lo digo abiertamente con razón de causa, no hacen absolutamente nada por evitarlo. Muy al contrario: siguen dando a fondo perdido dinero nacional a instituciones a las que no se les obliga absolutamente a nada. Solo recogen el dinero, se reúnen una vez al mes para no hacer nada (desde 1935) y no promueven ni una sola actividad, manteniendo los elementos custodiados totalmente bloqueados ni siquiera para poder ser fotografiados. Una vergüenza patria.
[…]
Este tipo de instituciones están pasando de “herederos en herederos” (sean familiares o adeptos) que siguen propugnando esas mismas causas y maneras de gestionar dichas instituciones. Es de verdad una pena. Solo serían los gobiernos los que podrían desbloquear esas situaciones … y no lo hacen. La cultura y los bienes patrimoniales no dan votos, en este país.

10 Comentarios

  1. Pedro Joaristi 3 semanas hace

    No hablemos del peligro de un daño adicional a la moneda si esta de previo presenta una rajadura o hoja…

  2. dracmasydenarios 3 semanas hace

    Me ha recordado que de pequeño ponía las pesetas bajo un papel y daba con un lápiz blando de lado y salían las monedas como si fuesen fotocopias, recuerdo las de 25 pesetas como dejaban un montón de polvillo de grafito en la zona del agujero. Lo cierto es que el resultado era bueno y me lo pasaba genial

  3. Juan Manuel 3 semanas hace

    Buenas tardes Adolfo me gustaria saber si vienes a la conveccion de Sevilla hotel Melia lebreros. Aunque escribo poco sigo todo tus videos y el block sigue. asi crack…

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Hola Juan Manuel.

      Tengo ganas de ir a la convención de Sevilla, pero esta no va a ser la ocasión. El fin de semana pasado estuve en la de Burgos y el último de este mes iré a la de Madrid.

      Espero poder ir pronto porque me han dicho que está muy bien y, de hecho, sé de muchos comerciantes que van a asistir.

      Saludos,
      Adolfo

  4. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Ha habido varios comentarios sobre esta entrada en Facebook. Los podéis ver aquí: https://www.facebook.com/aruizcalleja/posts/2700214386697278

    Por lo sorprendente, rescato los tres dibujos (que no improntas, sino dibujos a mano alzada) que ha publicado Víctor Corizzo. Se los regaló un amigo suyo argentino. Aquí os los dejo:

    dibujo de moneda

    dibujo de moneda

    dibujo de moneda

    Con ellos vuelvo a mi comentario anterior: es una forma de buscar la creatividad a partir de la colección de monedas.

    Saludos,
    Adolfo

  5. J. Mir 3 semanas hace

    Las publicaciones de improntas ayudan mucho para conocer piezas que quedaron escondidas en algun lugar, por ejemplo la colección Vidal-Quadras es una fuente inagotable. En cambio, los dibujos, por ejemplo los publicados por Heiss, siempre generan un punto de incertidumbre por no poder asegurar que el dibujante fuese absolutamente fiel al original.

  6. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Como ejemplos de las dudas que suscitan los dibujos de monedas, estuvimos debatiendo sobre la existencia o no del octavo de real de los RRCC aquí:
    http://blognumismatico.com/2017/03/03/octavo-de-real-de-los-reyes-catolicos/#comments

    Luego resultó que sí que existía: http://blognumismatico.com/2018/11/21/octavo-de-real-de-los-reyes-catolicos-2/

    • J. Mir 3 semanas hace

      Claro, pero si hubiera habido una impronta, discutiriamos sobre si se conservó o no, però no sobre si extistió o no.

  7. Víctor Manuel 2 semanas hace

    Hace años compré un catalogo de Cayon y entre sus hojas, encontré varias improntas, sobre todo de las piezas que coleccionaba el dueño anterior del catalogo, reales de los RR.CC. y a nombre de éstos.
    Son muy chulas, desde luego que parecen fotografías y hasta me he permitido el lujo de catalogarlas y compararlo con algunos apuntes que también venían dentro del libro.
    Por cierto, muy a mi pesar pienso que esa colección fue mal vendida, dado que el libro lo pude comprar en un puesto de la famosa cuesta Moyano de Madrid que acababa de comprar todos los libros que tenían relación numismática a peso… Si los familiares hicieron eso con los libros, que no harían con las monedas :-(

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*