Shekel de la Primera Guerra Judeo-Romana

Shekel de la Primera Guerra Judeo-Romana

shekel Primera Guerra Judía

Periodo: Edad Antigua

País: Judea

Ceca: Jerusalén

Denominación: Shekel

Año: 69

Calidad: EBC+

Peso: 14.09 g.

Casa de subastas:  Áureo & Calicó

Fecha: 16 de octubre de 2019

Precio de salida: 4.000 euros

Apunte histórico

El tiempo en el que a Jesucristo le tocó vivir fue realmente difícil. Por aquél entonces Judea estaba controlada por Roma y los judíos se sentían como un pueblo ocupado y oprimido. Eran un pueblo extremadamente religioso y nacionalista, donde el poder social era prácticamente equivalente al poder religioso. En esta sociedad aparecieron todo tipo de sectas y de grupos políticos a cada cual más intransigente.

Uno de esos grupos eran los zelotes, una facción nacionalista radicalizada que buscaba la independencia política por medio de la violencia. Estos zelotes cobraron gran relevancia durante la Primera Guerra Judeo-Romana, que fue una revuelta ocurrida en Judea en el año 66 buscando la independencia judía. Es muy conocido que los judíos se levantaron contra Roma, consiguiendo vencer a la Legión XII Fulminata (lo comentamos aquí). Posteriormente Nerón envió a Vespasiano, que por entonces era uno de sus mejores generales, al mando de cuatro legiones para sofocar la revuelta. Vespasiano dio el mando a su hijo Tito una vez que él fue nombrado emperador y Tito sometió a Jerusalén a un durísimo sitio a partir del año 71 que acabó con la rendición incondicional de la ciudad, con su saqueo por parte de las legiones y con el Templo de Jerusalén destrozado.

Lo que no es tan conocido es el papel que jugaron los zelotes en todo esto. Digamos que ellos eran «la facción dura» o «los revolucionarios más enérgicos» del pueblo judío. Sin embargo, poco antes del sitio de Jerusalén debilitaron enormemente la resistencia judía (más). En el año 68 en Jerusalén se enfrentaron los zelotes, liderados por Juan de Giscala, con otras facciones judías, lideradas por Ananías ben Ananías, de quien se había dicho que había contactado con los romanos en busca de una paz pactada. Los zelotes se hicieron fuertes en el Templo de Jerusalén y pidieron ayuda a los edomitas, otra tribu judía que fue en su rescate. Al llegar los edomitas hubo una auténtica guerra civil entre judíos en la propia Jerusalén, en la que Ananías resultó muerto. Los zelotes reprimieron duramente a la población judía realizando una auténtica matanza antes de que los romanos llegasen. Ni qué decir tiene que todo esto no hizo más que facilitar la tarea de Tito.

Durante estos años de revueltas los judíos acuñaron en Jerusalén monedas de plata. Estas piezas de un shekel se han convertido en la moneda más icónica del pueblo judío. Es un buen ejemplo de cómo el poder político y religioso estaba ligado en dicha sociedad. En el anverso muestra un cáliz junto con la leyenda «shekel de Israel» en hebreo antiguo; en el reverso se representan tres granadas (otro símbolo que muestra el poder religioso) con la leyenda «Jerusalén la Sagrada». Este ejemplar indica que está acuñado en tercer año de la revuelta. El año en el que Jerusalén vió una guerra civil entre judíos y zelotes más un sitio por parte de Roma; un año en el que corrió mucha sangre en la ciudad sagrada.

Aquí tenéis un podcast dedicado a la primera guerra judeo-romana; en este blog ya hablamos brevemente de una moneda semejante.

Apunte de mercado

Una vez mostré un shekel semejante a este a un colega judío y llamó inmediatamente su atención, preguntándome rápidamente cuál era su historia. Baste esto para ilustrar cómo los judíos actuales están muy interesados en estas monedas, pues las consideran parte de su historia. En cuanto a su calidad, es obvio que una moneda del siglo I prácticamente sin circular y tan bien centrada es algo excepcional. Bien es cierto que no son monedas que circularon demasiado y que se suelen encontrar en buena conservación, pero este ejemplar es verdaderamente atractivo.

Si hacemos una búsqueda podemos ver que los shekels de los tres primeros años son relativamente comunes. La rareza aumenta en los años cuatro y cinco de la revuelta, ya que estando Jerusalén sitiada no había mucha plata para acuñar. En cuanto al precio de mercado, podemos tomar como referencia este shekel rematado en $16.500, este otro rematado en $13.000 y este otro rematado en $18.000. Así pues, un remate que ronde los 15.000 euros sería razonable.

Sobre la subasta

Áureo & Calicó suele organizar una subasta bastante potente en los meses de octubre y este año no ha sido menos. De hecho, se parte la subasta en tres sesiones que acontecerán los días 16 y 17 de octubre, más la subasta online del día 15.

En la subasta hay muchos ejemplares potentes, aunque creo que destacan más las rarezas que las monedas de una calidad exquisita. Por poner algunos ejemplos de la variedad que aparece en la subasta se puede citar esta acuñación sueva, el precioso 2 escudos toledano de Felipe II o la media onza segoviana de Felipe III como ejemplares sueltos. En cuanto a las series, la que más me ha llamado la atención por las rarezas que aparecen son los reinos cristianos medievales. Hay auténticas rarezas dentro de las monedas episcopales catalanas; si vamos a Castilla, las monedas de Alfonso VII que aparecen son también muy interesantes por lo raras que son. También las hay que destacan por su calidad, como este florín de Pedro III que más parece un florín italiano por la buenísima labra que tiene. Hay que destacar que muchas de las monedas medievales que aparecen tienen un pedigree inmejorable puesto que pertenecieron a la colección Vidal Quadras, una de las colecciones de referencia en la numismática española. Muchas de esas piezas ex-Vidal Quadras salen tiradas de precio, pero que nadie se preocupe que seguro que atraen pujas.

También quisiera destacar que me ha sorprendido la colección de moneda portuguesa. Aparecen muchas piezas en oro y algunas verdaderamente raras. Algunos ejemplos son el San Vicente de don Sebastián o los 2 cruzados y 4 cruzados de Felipe III de Castilla (Felipe II de Portugal). De Juan V aparece esta rarísima dobra y estos 12.800 reis brasileños. Finalmente, hay un piezón de 20.000 reis de María I que quita el hipo a cualquiera.

Por cierto, hay varios ejemplares que aparecen como «ex-colección Manuela Etcheverría» (uno, dos y tres). Esta mujer no era ninguna persona famosa ni una coleccionista millonaria. Fue una mujer que tenía una colección interesante pero no suficiente como para dedicarle un catálogo monográfico. Pero su hijo al heredar las monedas quiso homenajearla indicando explícitamente la procedencia de cada moneda, a lo cual Áureo & Calicó accedió.

En Imperio Numismático también están comentando esta subasta.

Descripción del vendedor

(67-68 d.C.). Judea. I Revuelta (66-70 d.C.). Shekel. (S.GIC. 5630 var) (BMC. XXVII, 7). 14,09 g. Muy bella. Pátina. Rara. EBC+.

Fuente

 

Seguid otros comentarios en Facebook.

4 Comentarios

  1. Carlos 4 semanas hace

    Entrada muy interesante, que junta dos de mis aficiones favoritas : la numismática y la história.
    El contexto histórico que envuelve la moneda, és para mi otro incentivo para coleccionar monedas.

  2. David Fernando 4 semanas hace

    Muy buena entrada , tengo la moneda moderna del sheckel de esta antigua que es muy representativa. Desconocía que era unas granadas la imagen quizá tenga un significado particular . Respecto a las guerras de facciones si es algo muy recurrente en la historia de este pueblo. Y el ligazón nacional con su tradición en lo religioso es lo que los identifica como nación milenaria sobreviviente algo de lo que pocos pueblos pueden hacer gala a lo largo de los siglos. Ya algo hable personalmente del tema cuando visitaste mi ciudad y de la fuerza de esa ligazón.

  3. Braulio 3 semanas hace

    Al final se remato bastante bien de precio…4800 euros. , bastante alejado de los 15000 euros estimados segun subastas anteriores

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Quizá mi estimación haya sido demasiado optimista, pero 4.800 me parece un precio bastante comedido para el remate. Creo que ha sido buena compra para quien se la haya llevado.

      En los primeros lotes hubo algunos fallos en el software de pujas online. Quizá haya sido por eso porque los remates del resto de la subasta han sido altísimos.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*