Aparición de óxido en las monedas de 5 y 10 céntimos 1940-1945

Aparición de óxido en las monedas de 5 y 10 céntimos 1940-1945

Hace unas semanas me escribió un tal Enrique el siguiente correo (no lo modifico):

Hola buenas tardes Adolfo

Me gusta mucho tu blog y por eso me he animado a escribirte sobre esta moneda.
Tengo una moneda de 5 ctmos del Estado Español de 1941 sc muy bonita y que está metida en carton como el resto de mi coleccion, dentro de un album Pardo del que tu has hablado bastantes veces en tu blog.
el otro dia fui a mirarla ya que hacía bastante tiempo que no lo hacía y descubrí lo que te mando en la foto.
Me gustaría que me dijeras y te lo agradecería que es? y que puedo hacer? y si el problema es como estan guardas.
Esta moneda lleva en ese carton y dentro de la hoja del album 16 años.

un saludo

10 céntimos 1941

5 céntimos 1941

Lo primero que tengo que decir es que yo no he hablado muchas veces de los álbumes Pardo, ni los he recomendado nunca. Yo recomiendo los álbumes de Leuchtturm que vende Luz del Faro, uno de los patrocinadores de este blog. Sea como fuere, parece que Enrique tenía las monedas de aluminio de Franco en cartones de mylar adhesivos y éstos metidos en un álbum con compartimentos. Como hablamos con detalle en su día, creo que esta solución es muy versátil y muy buena para guardar monedas no muy caras, como es este caso.

Sin embargo, tras 16 años en el álbum la moneda presenta ese aspecto. Esto se debe a que han aparecido oxidaciones superficiales en la pieza. Un problema de muy difícil solución, por no decir imposible. Mucho me temo que esa moneda ya no se la va a poder considerar nunca en perfecto SC, como estaba antes.

Tras intercambiar algunos correos con Enrique, éste se mostraba sorprendido y preocupado de que le ocurriese lo mismo al resto de su colección. Tenía todas las piezas guardadas de manera similar y lo último que quería es que el óxido apareciese en una tras otra. Me mandó una foto de otras monedas (una de ellas la dejo aquí) para que viese que las demás están tan preciosas como el día que las compró.

Alfonso XIII, 1896

El aluminio es un material que se oxida con mucha más facilidad que el oro, la plata o incluso el cobre. No es un material nada bueno para fabricar monedas, pero en la España de los años 40 no había para más. Las monedas en cuanto pasaban por cuatro manos ya estaban hechas un asco, y a día de hoy es relativamente complicado conservarlas adecuadamente. Pasa lo mismo con otras monedas de esa época en otros países. Por ejemplo, en la imagen de abajo podéis ver monedas de 10 y 20 céntimos de la Francia de Vichy (el cospel es de zinc) que están oxidadas y hechas polvo.

10-20 céntimos 1941

No se puede curar, así que hay que prevenir. La prevención es semejante a la de los billetes: guardar las monedas con materiales adecuados (cartones de mylar deberían ser suficiente); guardar el álbum en un lugar seco y no muy caliente; revisar periódicamente la colección para evitar desastres.

A esto hay que añadir que al comprar una moneda de aluminio hay que fijarse bien que ésta no tenga óxido. Hay comerciantes que ofrecen buenos precios en las monedas de aluminio, y luego resulta que las piezas están en SC pero con oxidaciones. Estas oxidaciones pueden ser evidentes para los aficionados que ya lleven un tiempo, pero no son tan obvias para quienes están empezando. Así que mirad bien los aluminios antes de comprarlos. Como podéis ver en las dos primeras imágenes, ladeando un poco la pieza se suelen ver bastante claras las oxidaciones superficiales; fijaos también en el canto, que a veces ahí es donde se encuentra el óxido.

Tengo que agradecer a mi buen amigo y maestro Elío García Castrillo la mano que me ha echado con esta entrada.

6 Comentarios

  1. Juan 5 meses hace

    Buenos dias. Si las fundas son de hace tantos años igual tienen plastificantes con cloro y eso no ayuda a conservar bien las monedas. Igual interesa sustituirlas.
    Aprovecho para felicitar al Adolfo por el blog. Muchas gracias por todo tu trabajo.

  2. Xulio Arribas González 5 meses hace

    Muy buena la entrada ya comentado lo de los Al en otras ocasiones en el foro…. pero y del zinc… como quitamos atenuamos o minizamos ese øxido blancuzco y polvoriento….

    Tengo dos de 5 y 10 cts de Nulles bastante caras… que me vinieron por el andverso con «leves oxidacioes»… segun subastador…

    Haber si me podeis echar una mano….

  3. Xulio Arribas González 5 meses hace

    Aclaración: Nulles guerra civil española, moneda oficial

    • José Manuel Gomez Diaz 2 meses hace

      El zinc es muy delicado… Yo con las monedas del mundo baratas que quiero limpiar, en un 80 o 90% de los casos el vinagre me sobra. Y a veces, cuando son de cobre y cogen un color feo, las meto en vinagre y bicarbonato con… Tachan tachan!!…1 TROZO DE TUBO DE COBRE NUEVO, porque las tiñe y quedan limpias y brillantes jajaja

      Evidentemente estos experimentos los hace uno con chatarrilla que da pena ver y también da penilla tirar.

      Pero el caso tuyo, por el material y por ser piezas con valor económico, no te sabría decir.

      Por cierto, hace ya unos meses de tu comentario. ¿Cómo te fue?

      Saludos

  4. José Manuel Gomez Diaz 2 meses hace

    Hola buenas,
    En primer lugar enhorabuena por tu blog, es súper interesante.
    En cuanto a la conservación de las monedas, yo aporto mi experiencia por si a alguien pudiera serle útil o por si alguien encontrase mi método erróneo.

    El oro no lo cuento porque creo que aguanta lo que sea y además tengo muy pocas monedas de ese material (soy pobre jejeje).

    Las de plata tipo duro, proof y valiosillas las guardo en cápsulas quadrum, las cuales a su vez las meto en un maletín de aluminio (nada numismático, es más bien para herramienta, pero es enorme y creo que aísla bien. Dentro del maletín siempre tengo 7 u 8 bolsas de sílice adheridas a la pared para que no toquen las cápsulas.

    El resto de monedas las encartono con cartones Leuchtturm y van por cajas, todas ellas de hojalata, a excepción de 1 que es para monedas más corrientillas que es de madera. En cada caja meto 3 o 4 bolsas de sílice de forma análoga al caso anterior. Y a su vez, todas estas cajas van dentro de un mega baúl de madera en el que meto 10 o 12 bolsas de sílice (sí, pongo sílice hasta en la fabada jeje).

    Vivo en Asturias y el clima es normalmente húmedo. Y cuando no es húmedo es súper húmedo. En el despacho enchufo el deshumidificador 1 día sí y 1 día no, y tras el segundo día funcionando, a vaciar el depósito del agua.

    Hasta ahora creo que me ha ido bien con este sistema, es un poco latoso para coger 1 moneda en concreto pero, no sé el porqué, los álbumes no me apetecen.

    Por último, quisiera lamentarme acerca del uso del PVC para almacenar monedas. Mismamente hace unos días adquirí una colección de 2 álbumes en Catawiki y en las fotos todo parecía ok. Cuál fue mi sorpresa cuando, al abrirlos, comprobé que un 30 o 40% de las monedas estaban verdes ya que las hojas eran de ese material y las monedas no iban en cartones. No me quedó más remedio que limpiarlas, pues de lo contrario no me las querría ni quedar. En fin, una lástima.

    Perdón por el ladrillo que os acabo de soltar y ánimo con la numismatica, es una bonita afición.

    Saludos

    Jose

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 meses hace

      Muchas gracias por tu comentario, Jose. Gracias por compartir tu experiencia.

      Me alegro mucho de que te guste el blog, está claro que no eres un coleccionista novicio :)

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*