La estrategia definitiva para ganar monedas en subastas

La estrategia definitiva para ganar monedas en subastas

En los foros nos podemos encontrar estrategias más o menos sesudas para comprar monedas en subastas. Básicamente he visto cuatro, con sus respectivas combinaciones:

  • Pujar nada más que la subasta ha sido publicada. Esta estrategia se basa en la idea de que el primer pujador tendrá ventaja porque a igualdad de puja, será él quien se lleve la moneda.
  • Pujar en el último minuto. Esta estrategia proviene de eBay y se reproduce ahora en las subastas tradicionales por la aparición de las “subastas on-line”. Consiste en “no enseñar tus cartas” hasta el último minuto, en el que se realiza la puja con la esperanza de que los demás pujadores no tengan tiempo de reacción. También creen que de esa manera se puede evitar que otros pujadores se piquen con sus pujas y suban el precio; esto no es así porque igualmente hay piques en el último minuto.
  • Pujar un euro más. La inmensa mayoría de los coleccionistas pujan números redondos. Y las casas de subastas suben el precio de las monedas en números redondos (e.g. 120, 130, 140). Por eso algunos pujadores hacen órdenes de “un euro más” y pujan, por ejemplo, 121 euros. De esta manera quedarán por encima de quien puje 120. Claro, que también los hay que pujan “dos euros más” y pujan, por ejemplo, 122 euros para quedar por encima de quien puja 121. Y así.
  • Controlar la sala. Estos son “el último de la fila” en las subastas en sala. Se colocan en la última fila de asientos para ver al resto de pujadores sin ser vistos y pujarán más o menos dependiendo de quién esté pujan “contra” ellos. Algunos incluso saben -o creen saber- quiénes son los expertos en ciertas series y siempre pujarán más que ellos, entendiendo que si el experto puja es porque la moneda no está saliendo cara.

Viendo todo esto, ahora viene mi consejo para la estrategia definitiva. Es tan bueno que lo puedo resumir en tres palabras:

DÉJATE DE HISTORIAS

En mi opinión, todas estas estrategias y cualquier otra que pueda aparecer, por sesuda que parezca, supondrá más una pérdida de tiempo que otra cosa. Por eso mi propuesta es seguir una de estas dos estrategias, dependiendo de tu perfil de comprador.

Si eres un comprador que va a pujar por monedas muy raras y salen varias en la subasta pero no te podrías hacer con todas (e.g. si estás interesado en onzas en calidades magníficas, salen 35 en la subasta, y tu presupuesto es “solo” 50.000 euros). Entonces:

1.- Estudia muy bien moneda por moneda.
2.- Busca asesoramiento, o al menos habla con el director de la casa de subastas para saber su opinión sincera sobre las piezas.
3.- Define una estrategia de precios para cada una de las monedas, definiendo el máximo precio al que estaría dispuesto a llegar por cada una (ese máximo precio dependerá también de tus compras anteriores, puesto que el presupuesto es limitado).
4.- Puja en vivo, ya sea en sala u online, sin que te importe lo más mínimo ni quién está pujando ni quién se lleve las monedas.

Quien siga esta estrategia comprará pocas o ninguna moneda si la subasta es muy exitosa y los precios suben mucho. En ese caso, todo el “trabajo” anterior no habrá servido de nada (o esa sensación te quedará, pero probablemente lo hayas disfrutado). Pero que no se quede triste: es preferible haber perdido el tiempo a comprar una moneda 15.000 euros por encima de su precio razonable. Cosas peores he visto.

Si eres un coleccionista normal, como lo soy yo y como es el 99% de los coleccionistas, la cuestión es mucho más sencilla:

0.- Ten estudiado un conjunto de monedas más o menos amplio que te gustaría adquirir en el medio plazo.
1.- Cuando salga una subasta, hacer un listado de las monedas que os interesan y el precio máximo que pagaríais por ellas.
2.- Cuando te venga bien, pujar por las monedas de la lista de acuerdo con ese listado (y si no te lo permite, pujar por menos monedas o dejar pasar la ocasión). Pero sin andarse con historias: si por una moneda estarías dispuesto a pagar 120 euros, pues pujas 100 euros, que con la comisión te la llevarás por unos 120.

Quien siga esta forma tan sencilla de pujar tendrá las mismas posibilidades de llevarse las monedas que cualquiera que siga las sesudas estrategias descritas más arriba. No creo que varíe ni un 5% el precio final de la pieza ni la probabilidad de llevársela. Y habrá ahorrado un montón de tiempo que podrá dedicar a disfrutar de sus monedas, aprender su historia, compartir afición con otros coleccionistas… entiendo yo que eso es de lo que se trata. Ni qué decir tiene que las monedas que buscamos este tipo de coleccionistas suelen aparecer de manera periódica, así que si no se compran ahora ya se comprarán a la siguiente. Paciencia.

El último apunte es que para las compras privadas la estrategia es muy semejante. Si se tiene un conjunto de monedas estudiadas y se va a una convención, raro será que no haya algún ejemplar interesante para comprar. Por poner el ejemplo anterior, si el coleccionista está dispuesto a pagar 120 euros por una moneda y el comerciante pide 200 por ella, pues con dar las gracias se acaba la conversación al respecto. Si el comerciante pide 130 euros, entonces no será complicado llegar a un acuerdo en el precio si ambas partes tienen buena voluntad.

 

Las imágenes que ilustran la entrada son el euroset que va a de emitir la FNMT con motivo de la World Money Fair que acontece este fin de semana en Berlín. La tirada se limita a 2000 ejemplares y se podrán comprar en la tienda de la FNMT a partir del día 5 de febrero. Como publican en Numismática Visual, esta cartera nos permite ver la moneda de 2 euros conmemorativa de 2019, dedicada a las murallas de Ávila.

26 Comentarios

  1. Gerardo 5 meses hace

    Yo usaba la táctica del “euro más” pero debo reconocer que, con las subastas on-line, esta táctica ha perdido sentido. cuando ofertabas 121, muchas veces te la llevabas a ese precio, ganándole a otros pujadores que habían pujado 120. Pero ahora, llegas a la subasta on-line como adjudicada a 121 y eso no evita que otro puje 125 y te la quite.
    Te falta otra táctica, que yo sigo y con buenos resultados. Que no es sino esperar al cierre de la subasta y, de lo que haya quedado sin adjudicar llevarme lo que me interese al precio de salida. Así, casi siempre, me llevo algo, no pierdo la cabeza y voy aumentando mi colección.
    Creo, respetuosamente, que equivocas los términos. No tienes 4 estrategias para obtener monedas, sino que tienes una estrategia que se basa en 4 tácticas. Táctica es un método empleado con el fin de obtener un objetivo. Como dicen los militares, la táctica te hace ganar combates y la estrategia ganar las batallas o las guerras. En mi caso, mi estrategia está basada en las dos tácticas que menciono.
    Por ejemplo Rommel era el mejor táctico del ejercito alemán, y en cambio, Von Manstein era considerado el mejor estratega del ejercito alemán.
    Saludos.

    • Yago Abilleira Crespo 5 meses hace

      Amén a la repesca (compra tras la subasta de lotes no asignados). Precio fijo, seguridad de adjudicación e inmediatez de la compra.

    • Jesús Ch. 5 meses hace

      La repesca es algo en lo que hay que mirar siempre, a veces se encuentran cosas bastante interesantes… pero ojo, que no se haya adjudicado una moneda en una subasta que se ha vendido el 85% del catálogo no es precisamente una buena señal… chollos no hay en repesca, y algunas veces comprar a precio de salida no es sinónimo de comprar barato!

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Puede ser que me haya equivocado entre táctica y estrategia. En muchos deportes usan estas palabras indistintamente. Lo cual no es correcto, por supuesto.

      En cuanto a comprar en la repesca, es algo que yo también hago bastante.

      Saludos,
      Adolfo

  2. antonio carulla escanilla 5 meses hace

    Yo, como coleccionista modesto, hago varias pujas por las monedas que me interesan con poco mas del precio de salida (20 % max.). Si pillo alguna, bien, sino, también. Tampoco es cuestión de pagar mucho mas de lo que valen. Al final de la subasta siempre encuentro algo que me interesa de lo que queda por vender, y a precio de salida.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Fiarse del precio de salida no es demasiado buen criterio en algunas casas de subastas.

      Hay ciertas casas en las que el precio de salida sigue cierta lógica, pero hay otras donde sacan a 10 euros los que vale 200… y en la página siguiente ves que una moneda que vale 150 euros la sacan a 200.

      Saludos,
      Adolfo

      • Gerardo 5 meses hace

        Eso hacen en Cayón. Sacan todo a “precio de derribo”. No sé si es una táctica (en este caso si) que aplican para “animar el cotarro”. Lo cierto es que a mi me desconcierta y lo que consiguen con ello es que casi nunca participe en sus subastas.

  3. Jesús 5 meses hace

    Pues la mía es sencilla:
    1. Me hago un listado de todo lo que no tengo y lo que me interesa
    2. Pongo un límite de dinero
    3. Realizo una selección sobre toda esa lista con lo que realmente quiero y/o me interesa
    4. Miro el total de dinero que cueta de la selección
    5. Si el precio es superior a mi límite, lloro un rato desconsoladamente y vuelvo al punto 3
    5. Si el precio es inferior o igual al límite, lloro un rato desconsoladamente pq no me lo voy a llevar todo.
    6. El día de la subasta, pongo el límite de dinero en una esquina de mi hoja de cálculo y de ahí voy descontando lo que me voy gastando
    7. Hablo con el banco.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Muy razonable la metodología, salvo por lo de llorar desconsoladamente.

      Que si no entran unas piezas en tu colección hoy, otras entrarán mañana. No hay que tomárselo con lágrimas.

      Saludos,
      Adolfo

  4. Óscar 5 meses hace

    También hay otra estrategia.
    Yo generalmente añado a favoritos, aquellas monedas por las que estoy interesado pujar y conseguir… Cada una de ellas, tiene un presupuesto asignado. Según se va sucediendo la subasta, en ocasiones, puedes observar como ciertas piezas que has seleccionado, se escapan del presupuesto asignado…ésto no es del todo malo, pues, sí por ejemplo, hemos perdido 4 piezas, podremos distribuir el presupuesto de las mismas y concentrarlo en otra moneda con un valor económico más elevado (siempre y cuando hayamos “echado el ojo” a una de estas piezas “más características”).
    Tampoco, evidentemente hay que comprar por comprar, pero sí que es cierto, que en momentos determinados (por lo menos en mi caso) o bien se antojan monedas de valor asequible o bien y monedas con “precio alto”.
    Estás últimas, en mi caso las intento conseguir, pues pasarían a representar la parte de mi colección encargada a “monedas características de la numismática española”.

    Volviendo al caso anterior, en el que supongamos que no hemos conseguido ninguna de esas cuatro monedas, tenemos también la opción de ser pacientes (a veces yo no lo soy) y guardar el presupuesto para futuras subastas, compras…o almacenarlo y aumentarlo para conseguir una de esas piezas más características.

  5. Jesús Ch. 5 meses hace

    Mi táctica es muy similar a la de Óscar (y no tan radical como la del tocayo xDD). Me hago una lista de las cosas que me interesan, veo cuanto presupuesto tengo, y en función de como vayan las pujas, pues podré tomar un camino u otro (p. ej. una moneda con la totalidad del presupuesto, o dos, cada una de ellas con la mitad de este).

    Yo suelo pujar en los directos si voy a estar disponible, pero tengo todo muy clarito, y a la hora de la subasta tengo un folio (o excel) con el número de lote y la puja máxima… si me superan, tengo buen autocontrol y no me caliento, y si un lote estaba marcado como max: 100, de ahí no paso… y si me superan en todas, pues no es una mala noticia porque a la siguiente subasta podré aspirar a algo que no me puedo permitir en una normal :)

    Saludos!

    PD: Cambio mi nombre público que veo que hay un tocayo comentando, para no confundir a la gente!

  6. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

    Yo creo que lo de tener un precio máximo y no calentarse para subirlo es muy buen principio. Si nos sobra dinero del presupuestado, pues se guarda para la siguiente oportunidad, que sin duda llegará más pronto que tarde.

  7. Andres 5 meses hace

    Hola, soy un coleccionista novel. Alguien puede decirme como enterarme de subastas de monedas?
    Gracias

  8. Numismática Llamas 5 meses hace

    Hola, buenos días. Primero de todo presentarme, soy David Llamas y en un futuro no muy lejano llevaré las riendas del negocio que fundó mi abuelo y mi padre(que estrés y cuanta faena pero que bonito y gratificante trabajar en ello). Bueno al lío que escribiendo me enrollo demasiado.
    Adolfo te sigo siempre pero por falta de tiempo nunca puedo escribir, pero tu labor es inmensa y debo aplaudirte.
    En este caso estoy muy deacuerdo con lo que dices, sobretodo en el aspecto de que si no consigues una pieza ya habrá tiempo, pero que nos quiten lo bailado de ese tiempo que hemos disfrutado viéndolas (como dice mi padre, coleccionar es una carrera de fondo, sin prisa que monedas nunca se acabarán).
    Por otro lado, yo no creo en tácticas, para mí no existen, ya que si hay alguien interesado en una pieza en concreto como tú, o pagas lo que vale o no la consigues.
    Yo lo que si que hago es seguir una estrategia o modo de actuar todos los meses y siempre me llevo algo para mi colección. Juega en mi favor que tengo un presupuesto más que aceptable y que colecciono tanto monedas romanas imperiales, reales de a 8, Centenario y algún que otro oro.
    Mi modo de actuar:
    1) Ver lo que tengo en mi Numismática y en el stock y si hay algo interesante me lo quedo (no os penséis que gratis, que mi padre me hace pagarlo aunque el precio es bueno jeje).
    2) Miro en las 4 o 5 tiendas Numismáticas en España que realmente tienen precio de mercado y emiten factura ( esto último fundamental).
    3) Si aún tengo presupuesto, veo la subasta y me hago un listado de lo que me interesa. Como sé que todas no me las voy a llevar porque no soy rico, de ese listado al final selecciono 2-3 piezas que más me gusten y a ver si me llevo una al menos. Eso sí, no ando con especulaciones. Por ejemplo si me obsesiono con un denario de Nerón por decir algo y creo que vale más menos 300 euros, pues no me importa pagar 320 más la comisión ya que, como me inculcó mi padre, la moneda no tiene un precio fijo, el precio lo marcas tu dentro de una lógica de mercado claro está y, lo que pagas de más, en este ejemplo 50e, eso se olvida rápido cuando disfrutas de la pieza.

    Ánimo con la colección, la mejor estrategia es el tiempo, no correr y peinar todos los mercados ya sean numismáticas, subastas y convenciones.

    Saludos cordiales.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Hola David.

      No nos conocemos, pero tenemos algunos amigos en común que me habían hablado de ti.

      Me alegro mucho de que te animes a comentar en el blog. Aunque bastantes comerciantes leen el blog son pocos los que comentan. Vuestra opinión es especialmente relevante porque muchas veces es complementaria con la opinión de los coleccionistas. Si, además de comerciante, se es coleccionista, pues mejor que mejor.

      Por parte de lo que comentas, no puedo estar más de acuerdo. Lo de ver antes las tiendas de comerciantes autónomos o las subastas es más una cuestión de gustos. Pero la factura es fundamental para no tener problemas cuando las monedas se vendan.

      Por otro lado, me da la sensación de que muchos comerciantes ponen un precio bastante caro en sus páginas webs pero luego en el “cara a cara” sus precios son sensiblemente menores. Tengo que hablarlo con algunos de ellos a ver por qué hacen eso.

      Saludos,
      Adolfo

      P.D.: un catedrático de mi departamento en Estonia también se llama David Llamas.

      • Luis 5 meses hace

        “Por otro lado, me da la sensación de que muchos comerciantes ponen un precio bastante caro en sus páginas webs pero luego en el “cara a cara” sus precios son sensiblemente menores.”

        Esto sólo lo hacen los comerciantes que no enfocan la venta por internet como un canal potente de ingreso. Los que siguen ganando el dinero mediante los canales tradicionales, de tipo “presencial”, y tienen la web como un añadido más o menos exótico del que tampoco esperan gran cosa. Sin embargo todos los que enfocan la venta por internet como algo MUY REAL, que puede ser y de hecho suele ser el verdadero motor del negocio, ya te digo que ponen precios razonables, de mercado, a sus monedas mayormente porque si no lo hacen así no venden un clavel. Que a base de pelotazos no se come hoy en día que no existen coleccionistas tontos.

        Esto lo escribo no sólo como aclaración sino también, un poco, como aviso a navegantes. Siempre se puede negociar un poco los precios de tienda virtual pero lo que molesta mucho al comerciante y es una forma excelente de ser calificado de “jeta” es plantearle un 40% de descuento a un comerciante serio, que ya tiene sus piezas a precio de mercado por aquello de que, como dice Adolfo: “luego en el “cara a cara” sus precios son sensiblemente menores”. Yo lo aguanto una vez, al segundo intento sin compra bloqueo al coleccionista, si se puede, o le requiero que no me vuelva a contactar. Y os aseguro que no hablo por hablar, intentonas de ésas suceden, pocas afortunadamente, pero ocurren.

        Como siempre debe imperar el sentido común: si una moneda figura en una tienda virtual a un precio bastante mayor que el de su precio de mercado cabe la posibilidad de que el comerciante se avenga a rebajarla sustancialmente y desde luego no se va a enfadar si le piden una rebaja grande que deje la pieza más o menos a mercado. Pero si la moneda ya está a precio de mercado o un poquitín por encima (no más del 10%), intentar pillar un 35-40% de descuento sólo va a llevar a situaciones desagradables.

        • Autor
          Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

          Excelente aclaración, Luis. Muchas gracias.

  9. Gregorio 5 meses hace

    Adolfo

    Excelente artículo como de costumbre. Tengo una larga experiencia por haber participado en todo tipo de subastas ( en varios países tanto presenciales como en a través de plataformas en línea o dejando pujas).

    Creo que no hay métodos de puja que sean más adecuados que otros cuando se trata de monedas que puedes conseguir con alguna facilidad. Si pierdes esta puedes esperar unos meses o incluso unos años y la conseguirás de nuevo incluso en mejores condiciones.

    Las tácticas de puja sólo son valederas cuando se trata de monedas que son absolutamente imprescindibles para tu colección y que sabes que sabes que es muy posible que no vuelvas a ver.

    En estos casos existen tácticas de puja que considero pueden llegar a ser exitosas. Y hay muchas más que las que has enumerado. He visto de todo. Pero creo que eso no se refiere al tema de tu artículo.

    Estoy de acuerdo lo mejor es poner una puja máxima y si se gana bien y si se pierde bien también.

  10. Numismática Llamas 5 meses hace

    Hola Adolfo.

    Sí, seguro que tenemos amigos en común, entre ellos el bueno de Toni Sendra porque con él he comentado la inmensa labor que haces, que no sabría ponerle un adjetivo porque es increíble lo que haces por esta comunidad, ese afán por ayudar y esas ganas por transmitir lo que es la numismática. No me queda mas “remedio” que aplaudirte y darte las gracias.

    Cuando vengas a Valencia, pásate por mi local, almorzamos (típico valenciano) y charramos que seguro que tenemos muchas historias y anécdotas que contarnos, por no hablar que ya sólo con comentar sobre monedas nos tiramos un día entero de lo más ameno.

    Siento no poder comentar más por el blog, afortunadamente tenemos mucha faena pero prometo intentar participar más porque me encanta ayudar y compartir experiencias y hablar en entradas que me parecen espectaculares.

    Volviendo al tema que nos ocupa esta entrada, lo del tema de facturas es indispensable. Mi padre y yo siempre las hacemos primero porque es una obligación legal y, segundo, porque todo coleccionista tiene que tener constancia de lo que ha invertido, de poder demostrar en caso de robo lo que tenemos (0jalá no nos pase a ninguno ya que aunque nuestro seguro nos lo cubra, pensar en perder mi colección y esas piezas que tanto me ha costado conseguir las pierda me pone enfermo) y que la procedencia de nuestras piezas sea legal. Seguro que me olvido de algún factor más pero pienso que éstos que he comentado son los más esenciales.

    Por otro lado, como habéis comentado yo tampoco entiendo que en la web sea un precio y en el cara a cara otro. Yo particularmente tengo mis ideas…interpreto que la explicacion está, o bien en querer engañar a lo más noveles o porque son profesionales que se van a jubilar y les da igual todo. Yo por mi parte, esto me indigna y me produce rabia porque a los que saben como dice Luis no le vas a “vender la moto”, todos sabemos los precios de mercado..y a los más noveles no se les puede engañar, esto puede provocar que se sientan estafados y no quieran meterse en este mundillo tan apasionante. Siento mostrar rabia por esto, sé que no puedo hacer nada por evitarlo más que yo hacer lo que debo y trabajar en la dirección correcta (vosotros también ayudais a que esto no ocurra, gracias).

    Luis muy deacuerdo con lo que dices, yo intento que nuestros precios sean de mercado (alguna cosa seguro que se me escapa) y fastidia ese regateo que, después de tirarse uno tiempo en clasificar una pieza acorde al mercado, te pidan descuentos descomunales. Nosotros con nuestros clientes les hacemos descuento porque nos nace, les buscamos piezas, se las guardamos hasta que puedan disponer de dinero pero no me gustan que me exijan cuando están marcadas bien de precio.

    Bueno no me quiero liar con temas comerciales, estoy aquí como coleccionista y deciros que calma, que piezas siempre salen y que nunca os desespereis con conseguir algo ya. Como he dicho antes, tenemos muchos años para coleccionar y el mejor aliado es la paciencia, disfrutad de lo que consigais y sino encontráis la moneda a un precio justo ya llegará. Yo llevo desde los 10 años coleccionando, y quiero dar las gracias a mi padre por sus consejos, gracias a él no he pagado sobrepecios y luego he encontrado la pieza igualmente (ya sabemos que cada moneda es diferente pero interpreto que me entenderéis). Mi consejo es que miréis, valoreis, os cercioneis que os emiten factura, que el que os venda sea de confianza ( cuánta falsificación y que daño hace en este mundo) ya sea en subastas, numismáticas, convenciones, mercadillos…pero insisto, paciencia que todo llega. Creo que no me dejo en el tintero nada, hay tanto para hablar….

    Suerte a todos y ánimo con nuestras pequeñas joyitas.

    P.D. : Adolfo que casualidad lo de tu catedrático, pocos hay con mi nombre, no es muy común, lo que si que te aseguro es que no soy yo jejeje.

    Cordiales saludos.

  11. Carlos Gahete 5 meses hace

    Como bien habéis comentado, quizás el sentido común es la mejor estrategia para confeccionar nuestra colección. Estudiar las monedas, el mercado y marcarse unos límites. Si obtenemos la moneda bien, y si no a la próxima.

    Muy de acuerdo con los comentarios de Jesús y David.

    Adolfo, me sumo a los elogios por el gran trabajo que haces con este blog, y durante tantos años. Y enhorabuena de nuevo, porque has comenzado el año con unas cuantas entradas muy interesantes, de las que hacen afición.

    Saludos.

  12. Jose A. 5 meses hace

    Interesante post Adolfo :)

    Yo imagino que hago como muchos, cuando llega una subasta que me interesa, hago una preselección y voy iterando sobre la misma. De ahí que valore las webs que te permiten marcar tus favoritos, listas de seguimiento… si se pudiera adjuntar comentarios ya sería fantástico.

    Suelo ir por las épocas que me interesan y meter en favorito todas las que me pudieran cuadrar, a partir de ahí voy repasando y eliminando las que se pasan de presupuesto, si he metido varias iguales pues me voy quedando con las que mas me guste, y así varias veces hasta que dejo las que de verdad voy a pujar por ellas.

    Después suelo pujar por varias y rezar para no ganarlas todas :p Pero por suerte eso nunca sucede y acabo ganando entre ninguna y una o dos, así que lo que sobra pues para el mes siguiente y por supuesto, para mirar la repesca.

    Un saludo!

  13. Fremen 5 meses hace

    Hablando de subastas, siempre me he preguntado por qué ninguna casa opta por un modelo de “subasta contínua”. No para las grandes piezas, quizá, pero sí para esa gran cantidad de monedas que oscilan entre los 20 y los 200 euros.

    A lo que me refiero es a que, en vez de tener una subasta con muchas piezas que finalizan en un mismo día, podrían repartir esas monedas a lo largo del mes, sacando a subasta cuatro o cinco piezas cada día, aunque el plazo de prepuja bien podría ser el mismo que el de las subastas actuales. A mí, al menos, me permitiría realizar más pujas, ya que ahora mismo hay piezas que se me escapan aún finalizando en un precio inferior al que hubiera pagado por ellas, porque estoy pendiente de otra pieza posterior que luego puedo acabar “pescando” o no.

    Bueno: no voy a enseñar a mi padre a hacer hijos. Digo yo que si nadie lo hace, será porque no es rentable. Pero a mí meresultaría un modelo atractivo: algo así como la inmediatez de e-bay con la garantía de una empresa seria detrás.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Las casas de subastas buscan ofrecer subastas que tengan cierta coherencia, ya sea una colección temática u ofrecer monedas de todos los periodos para que todos los aficionados tengan dónde elegir. Poner media docena de monedas al día sería como vender monedas sueltas: no atraería la antención de nadie.

  14. Fremen 5 meses hace

    Pues la mía la atraerian, desde luego. Pero bueno, entiendo que mi estado de «conexión permanente» no debe ser significativo entre los aficionados a la numismática. Como ya dije, no pretendo saber más que quienes gestionan sus propios negocios.

  15. jesus sanz 5 meses hace

    Como los recursos son limitados, yo creo que la palabra adecuada es autocontrol, es fácil de decir pero no tan fácil de hacer, el coleccionista normal, del monton, no puede competir con los coleccionistas potentes, la vida es asi y no hay que amargarse, eso si ha veces si una moneda es de mucho interés para mi, si es cierto que me caliento y hecho el resto, pero eso es pocas veces, por lo expuesto anteriormente.
    Siempre he tenido claro que con buena picha bien se j.., pues con mucha pasta cualquiera forja una buena colección , ahora eso si para tener los conocimientos las horas y años de estudio no te los quita nadie y en eso no hay dinero que lo compre.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*