Diferencias entre invertir en oro e invertir en plata

Diferencias entre invertir en oro e invertir en plata

ESTA ES LA ENTRADA NÚMERO 1000 DEL BLOG NUMISMÁTICO

En este artículo voy a describir las diferencias entre invertir en oro e invertir en plata. Lo estructuraré en tres secciones: la primera describe las diferencias de valor intrínseco de los metales; la segunda cómo se comportan estos metales en los mercados bursátiles; y la tercera las diferentes formas de comprar estos metales. Obviamente, estos aspectos no son independientes,pero trataré así el artículo para facilitar su lectura.

EL VALOR DEL ORO Y EL VALOR DE LA PLATA

Como subrayé mucho en un artículo anterior, el oro no debe ser entendido como una materia prima, puesto que su uso industrial es mínimo. El oro es un metal precioso que se utiliza casi exclusivamente como reserva de valor. Se puede entender como una divisa internacional que permite a individuos y a estados preservar valor y poder adquisitivo en el largo plazo. En la actualidad hay grandes minas de oro que se dedican prácticamente en exclusiva a extraer este metal. Un metal que, una vez extraído, separado, fundido y hecho lingotes -con el enorme impacto ambiental que este proceso supone- será almacenado en cajas fuertes en la otra punta del mundo. Una de las tareas más absurdas que hace el ser humano a día de hoy.

Por el contrario, la plata sí que puede entenderse como una materia prima pues tiene grandes usos industriales. Por ejemplo, se usa plata en la fotografía analógica (por la fotosensibilidad del nitrato de plata), en los paneles solares (por ser un excelente conductor) o en la medicina (por ser anti-bacteriana). Por supuesto que también se usa en la joyería. Se ve que algunas de esas industrias «van a más» (paneles solares o medicina) y otras «van a menos» (fotografía analógica). También se utiliza la plata como reserva de valor, pero ese uso es proporcionalmente mucho menor que en el caso del oro. Por parte de su minería, la plata tiene la extraña característica de que el 70% de la producción mundial se obtiene como elemento residual de minas de otros metales. Es decir, solo el 30% del suministro anual de plata proviene de minas cuyo principal producto es la plata.

«El oro no debe ser entendido como una materia prima, puesto que su uso industrial es mínimo…Por el contrario, la plata sí que puede entenderse como una materia prima pues tiene grandes usos industriales.»

Este aspecto es realmente importante, especialmente para quien quiera invertir un dinero significativo en oro o en plata. Son dos metales preciosos muy conocidos y utilizados históricamente como divisas y reservas de valor. Sin embargo, su uso actual no es semejante. Por lo tanto, una inversión en oro y una inversión en plata no pueden ser comparadas alegremente. La plata no es «como el oro pero más barato»: el oro es una divisa internacional mientras que la plata es una materia prima con mucho uso industrial. Antes de invertir un buen dinero en cualquiera de estos dos metales yo animaría a quien me lea a que profundice en este aspecto por su cuenta.

EL MERCADO DEL ORO Y DE LA PLATA

La relación entre el valor del oro y de la plata ha variado significativamente a lo largo de la historia. Por dar tres datos que cualquier coleccionista de monedas conoce tenemos que en la época colonial la relación entre el oro y la plata en España era que el oro valía 16 veces más que la plata (en otros países europeos era 15,5 veces más); a principios de siglo XX, con la Unión Monetaria Latina, la relación entre el oro y la plata era de 15,5 veces; actualmente la relación entre el oro y la plata es de 83,7. Solo con esto, se puede ver que en cuanto la plata dejó de utilizarse como divisa perdió valor muy significativamente con respecto al oro. Y no hay nada que haga sospechar que esta tendencia vaya a revertir.

Es más: si dijimos que en el largo plazo el precio del oro evoluciona según la inflación -lo cual hace que un inversor en oro ni gane ni pierda poder adquisitivo en el largo plazo-, se tiene que el inversor en plata en el largo plazo ha perdido poder adquisitivo. Esto es algo que se puede comprobar fácilmente: basta con preguntar a los abuelos qué se podía comprar en 1966 con 100 pesetas y compararlo con lo que podemos comprar hoy con los poco más de 5 euros que nos pagarían por ellas a día de hoy. Otra forma de verlo es tirar de hemeroteca y ver precios durante el siglo XX para hacerse una idea.

Imagen 1. Gráfico Oro Plata 100 años

La imagen muestra la evolución de los precios del oro y la plata durante los últimos 100 años. Se puede ver que se comprueba lo anterior: el precio del oro ha aumentado más que el precio de la plata en el largo plazo. También se pueden ver que el precio de cada  uno está claramente correlado con el otro: cuando sube el oro sube la plata, y cuando baja el oro baja la plata. Es cierto que, en términos generales, el precio del oro está correlado con el de las materias primas, pero es obvio que la correlación que tiene con la plata es altísima. Otra cuestión muy clara es que el precio de la plata es mucho más volátil que el del oro. Cuando sube, la plata sube con más fuerza; y cuando baja, la plata baja con más fuerza. La plata llega a hacer picos increíbles, como hizo en los años 70 o a principios de nuestra década.

Este comportamiento histórico creo que sería de esperar que siguiese en el futuro. No se me ocurre ninguna razón por la que vaya a dejar de hacerlo. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el oro es una reserva de valor mientras que la plata tiene un importante uso industrial. Esto hace que la tendencia a largo plazo del precio de la plata se verá afectada en buena medida por las industrias que hagan uso de este metal, así como potenciales disrupciones tecnológicas que permitan a estas industrias utilizar metales más baratos. En cambio, el oro seguirá siendo una reserva de valor que razonablemente mantendrá su poder adquisitivo en el largo plazo. Resulta paradójico que un metal que no se utiliza más que para acumularlo se vaya a comportar mejor que otro con claros usos industriales. Otro sinsentido más del mundo en el que vivimos.

Imagen 2. Moneda plata niue búho ateniense, 2018, 1oz

Imagen 3. Moneda plata arca de Noé

También hay quienes dicen que las minas de plata están a punto de agotarse y que queda poca plata en el subsuelo (más). No sé si será cierto, pero todavía no he visto a nadie que se base en datos reales para afirmar tal cosa. Como dije antes, la plata se extrae en su mayor parte como un componente residual de la extracción de otros metales, como cobre o zinc. Por eso es tremendamente complicado entender los procesos de extracción de la plata y el impacto que la minería pudiera tener en ellos. Estoy seguro de que la inmensa mayoría de quienes se aventuran en la Web a afirmar cosas así no han hecho el complejísimo estudio que tal afirmación requeriría.

Hace dos años y medio publiqué una entrada en la que comentaba las diferentes formas de comprar oro. Esta misma reflexión se puede realizar para la inversión en plata. Veámoslo:

  • Comprar oro y plata a través de ETFs. Igual que existen ETFs que replican el precio del oro, existen ETFs que replican el precio de la plata. Estos son buenos vehículos de inversión para quienes quieran especular con el precio del oro o de la plata en el corto plazo, puesto que las comisiones de compra/venta de los ETFs son menores que el coste de comprar o vender metales preciosos físicos. Yo siempre recomendaría adquirir un ETF que esté respaldado por oro o plata físico, y buscar aquél que tenga una comisión menor.
  • Comprar acciones de empresas con una alta exposición al oro o la plata. Sin duda que las empresas con mayor exposición son las mineras. Ahora bien, hay que tener mucho cuidado con ellas porque las mineras son empresas muy opacas, muy difíciles de analizar, que muchas veces actúan en países con pocas garantías y muy intensas en capital. El típico negocio donde nadie metería ni un euro al no ser que sea un profesional que sepa muy bien lo que está haciendo. Dicho esto, creo que invertir en ciertas minas de oro puede ser una inversión sensata. Por poner un ejemplo, una minera de oro es la primera posición de uno de los inversores más afamados que hay en España. Pero no diría lo mismo de la plata. Casi todos los grandes productores de plata no tienen en la plata su principal negocio, lo que hace realmente complicado encontrar una minera fiable con una alta exposición a este metal.

Imagen 4. Moneda plata panda, 2018

  • Comprar monedas bullion. El año pasado dediqué una entrada sobre el coleccionismo de oro y plata bullion desde el punto de vista del inversor. En resumidas cuentas, la compra de moneda bullion de oro será preferible porque la moneda no costará mucho más que su valor intrínseco en oro y porque en el muy largo plazo es de esperar que el oro se revalorice más que la plata. Pero a favor de la plata se puede decir que hacerse con monedas bullion de plata es mucho más divertido. Por el coste de una onza australiana nos podemos hacer con 50 onzas de plata bien bonitas (¡eso da para hacer varias series para cada uno de nuestros hijos!). Así que no es de extrañar que algunos inversores (ejemplo) se quieran hacer una colección de monedas de plata, entendiéndola como una inversión y como un entretenimiento.

Lo que nunca habría que hacer es comprar «chatarra», ni de oro ni mucho menos de plata. Quien quiera invertir en metales preciosos físicos que se haga solo con monedas o lingotes con un alto contenido del metal. Mi recomendación es que merece la pena adquirirlas a un profesional porque sus márgenes de compra-venta no son muy altos y así estaremos seguros de que el día que queramos vender las piezas no nos llevaremos sorpresas desagradables.

CONCLUSIONES

El oro es una divisa internacional que se utiliza en todo el mundo como reserva de valor; su precio ha cubierto la inflación a lo largo de los siglos y no es demasiado volátil. La plata es una materia prima con uso industrial; su precio no ha cubierto la inflación desde que se dejó de usar como divisa y, además, es tremendamente volátil. Por eso yo creo que la inmensa mayoría de los ahorradores deberían considerar una inversión en oro mucho antes que una inversión en plata. No soy el único que opina así.

Yo consideraría una inversión en plata en dos supuestos. El primero es que se busque especular y ganar dinero en los próximos años si la plata da «un buen tirón». Quien busque esto debe tener mucho cuidado porque es difícil: sabiendo que la plata seguramente sea una inversión regulera a largo plazo hay que acertar muy bien el momento en el que se compra y se vende para poder ganar dinero. De hecho, muchos de quienes animan a invertir en plata (ejemplo) hablan de que ahora es un buen «momento» para invertir. Es decir, están intentando predecir el «cuándo» invertir y no en el «en qué» invertir. Hay que tener muchísimo cuidado con esto y saber llevar la contraria a la masa. Todavía recuerdo la que se lió en 2011, con la plata en máximos históricos y todos queriendo comprar más y más (yo vendí toda la poca que tenía). Dicho esto, mi opinión es que es muy probable que en los próximos pocos años veamos un incremento considerable del precio de la plata. No hablo de un pico tremendo como el de 2011, pero sí que suba algo de precio. Diría lo mismo del uranio, del cobre y de prácticamente cualquier otra materia prima (esto es simplemente mi sensación y no una recomendación de compra ni nada por el estilo).

El segundo motivo por el que consideraría muy razonable una inversión en plata es porque al inversor le gusten las monedas bullion de plata.  Hacerse con monedas de una onza y completar varias series bonitas de distintos países puede ser muy agradable y vistoso (e.g. la onza de Niue de la primera imagen o la de Armenia de la segunda). Hay quienes hacen varias de estas series por un módico precio con la intención de que algún día las repartirán entre sus hijos. También hay quienes compran una moneda de un kilo y la usan como decoración (e.g. el panda de 1 kilo de la cuarta imagen). Saben, además, que esa plata es un capital que siempre tienen ahí y que, si vienen mal dadas pueden disponer de él.

16 Comentarios

  1. Luis S. 7 meses hace

    A por las 2000.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

      ¡Desde luego!

  2. Pedro 7 meses hace

    Buenas Adolfo, si me permites aportar mi granito adicional….otras dos maneras de invertir en metales preciosos….en el mercado de futuros (con mucho apalancamiento y riesgoso) y con acciones de compañias que proveen equipo a las mineras….recuerda que en la fiebre del oro de California los que REALMENTE se enriquecieron fureon los vendedores de picos y palas….un ejemplo de compañia (sin que esto se tome una recomendación de compra) sería CATERPILLAR.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

      Muchas gracias por tu comentario.

      Efectivamente, está el mercado de futuros. Pero mucho cuidado con él porque puede dar muchos sustos a quien se meta sin saber muy bien lo que está haciendo.

      Lo que no se me había ocurrido es las empresas de maquinaria industrial para mineras. La tal «Caterpillar» parece tener una volatilidad tremenda. Habría que estudiarse ese sector.
      Hay empresas relacionadas con las materias primas que no son mineras. Un ejemplo que está ahora de moda (por la pasta que ha hecho perder a muchos) son las navieras petroleras (e.g. Teekay). De nuevo, hay que estudiarse muy bien estos sectores antes de meterse en ellos.

      Saludos,
      Adolfo

  3. Yago Abilleira Crespo 7 meses hace

    Desde la ignorancia pregunto. He visto la web de Andorrano y veo que van un poquitín más baratos los lingotes que las monedas. La diferencia es mínima pero, ¿hay alguna ventaja por comprar bullion en lingotes o es igual que en monedas? Quiero decir si a la hora de vender me van a dar más por un lingote o una moneda. Ya sé que hay algunas (pocas) monedas bullion que se revalorizan, supongamos que tengo mala suerte y eso no me ocurre. Gracias.

  4. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

    Es una pregunta muy buena. No estaría de más hacérsela al personal de Andorrano Joyería.

    Yo no recomendaría a ningún inversor particular comprar lingotes de oro muy grandes (e.g. 1 kg.) porque luego no se va a poder «vender por partes». Los lingotes de 1 onza los vende Andorrano un poquillo más barato que las monedas bullion de una onza. Lo que no sé si a la hora de venderlo sería más fácil vender una onza panda (o mapple o filarmónica…) que un lingote. Probablemente sea así porque a los inversores en oro les va a dar igual que sea un lingote a que sea otra cosa, mientras que hay gente que solo quiere onzas pandas (o mapple…).

    Fíjate también que en el caso de las monedas de 1 kg. Andorrano Joyería las compra pagándolas más caras que los lingotes de 1 kg. Supongo que la estética de las piezas haga más fácil su venta.

    Saludos,
    Adolfo

    • Yago Abilleira Crespo 7 meses hace

      Yo me había decidido por las onzas, pues me parce un tamaño perfecto.
      Por un lado, las monedas te «obligan» a comprar una al año, para ir haciendo las series (aunque sean filarmónicas, que era mi opción) y así vas ahorrando, que es el objetivo. Además, las monedas tienen ese «algo más» que los lingotes no tienen.
      Por otro lado, el lingote va precintado, y eso supongo que facilitará su venta.
      Todo tiene sus pros y sus contras.

      Pero bueno, si el personal de Andorrano quiere decir algo, se escucha, por supuesto.

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

    He preguntado a Jesús, de Andorrano Joyería y me ha respondido lo siguiente:

    «Lo primero que hay que tener claro es que el oro es el mismo siempre estamos hablando de una onza de oro puro aunque a algunas monedas se les añada luego aleaciones.

    Partiendo de ahi, el segundo punto que se tiene que valorar es el reconocimiento. No es lo mismo que el fabricante sea una empresa sólida con reconocimiento internacional, que una fundición que hace lingotes sin contrastar o que una ceca de un país. Está claro que todos podemos sospechar de los gobiernos, pero en principio debemos pensar que cumplen con unas leyes y unas normativas.

    La principal diferencia entre una moneda bullion y una onza de un fabricante reconocido es el momento de la recompra. Para un ojo “experto” es más fácil identificar una moneda que un lingote dentro de su blister. Estamos hablando de que si la facilidad máxima es 100, la moneda es 99 y el lingote es 98. Es poco, pero la diferencia existe. Para el ojo “inexperto” esa diferencia aumenta y aunque pueda parecer que un lingote, por el simple hecho de llevar un “certificado” es más reconocible, no es así pues para hacer todas las comprobaciones necesarias hay que romper ese blister que suelen llevar afectando al valor de la pieza. Digamos que un lingote sin blister se suele pagar entre 0,5€ y 1€ menos por gramo.»

    Queda claro, entonces.

    • Yago Abilleira Crespo 7 meses hace

      Pues muchas gracias. La información es muy buena, y no es algo que se suela comentar.

    • Yago Abilleira Crespo 7 meses hace

      Una cuestión de la que me di cuenta y me gustaría añadir: Los lingotes tienen el número de serie estampado, mientras que las monedas no (salvo algunas de tirada muy limitada). Ese pequeño detalle provoca que los lingotes tengan sus ventajas (rastreo en caso de robo) e inconvenientes (lo podría rastrear el abogado de con quien tengamos un pleito u otros interesados).

  6. Francisco 7 meses hace

    Tambien habria que preguntarles porque venden más cara una onza Krugerrand (.9167) que una onza Maple Leaf (.9999)

    • Jesús 7 meses hace

      Las dos llevan el mismo oro, no hay que equivocarse.

      Una onza Maple .9999 pesa 31.15g, y todo es oro
      Una onza Krugerrand .9167 pesa 33.98g de los cuales 31.15g son oro

      Saludos!

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

      Como te dice Jesús, la cantidad de oro es la misma y el precio también es el mismo. Tiene sentido.

  7. JL 7 meses hace

    Estoy de acuerdo con gran parte de lo que escribes en esta entrada (¡enhorabuena por las 1000!). Tengo la misma impresión que tú con las materias primas en general, demasiado infravaloradas en los últimos años. Sobre las opiniones acerca de que la plata se está acabando, puedes ver el gráfico 22 de este artículo. La producción seguirá subiendo hasta 2030 y desde ese momento bajará https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0921344913002747

  8. David Diaz 4 meses hace

    Gran artículo y bien explicado, yo me gustaría añadirle algo, llevo muchos años invirtiendo en oro desde el 2014, compraba y lo tenia guardado en casa, la verdad que tenerlo en casa me da un poco de miedo, por varias razones, así que busque otra manera de tenerlo y estar seguro, me gustaría que le echaras un vistazo
    http://bit.ly/2VHloM3 creo que puede ser interesante, yo ahora mismo lo tengo todo ahí y dispongo de el oro o el dinero según el caso que necesite en cualquier momento. Lo recomiendo para los tiempos que corren en este momento.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 meses hace

      Hola David.

      Por lo que veo, esto es lo mismo que un fondo de oro con respaldo físico.
      Habría que ver el volumen que maneja el fondo. Es un punto importante para entender la liquidez del mismo.

      Un saludo y muchas gracias por el aporte,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*