Los nuevos billetes emitidos en Bolivia en 2018

Los nuevos billetes emitidos en Bolivia en 2018

Bolivia está cambiando los billetes que tienen en circulación. En 2018 han introducido nuevos billetes de 10, 20 y 50 pesos. Los de 100 y 200 pesos los introducirán en enero y abril de 2019 respectivamente. Como estuve allí el pasado noviembre y diciembre aproveché para grabar un vídeo explicando esas novedades notafílicas. Aquí os lo dejo:

 

 

Y ya que estoy, os dejo también un texto que escribí durante mi viaje por Perú. La foto me la tomaron en las Islas flotantes de los uros (en el Titicaca) al día siguiente:

Lo más gracioso que me ha pasado en Perú fue cuando me fui a cortar el pelo en una peluquería en el centro de Arequipa. Allí trabajaban unos cuantos jóvenes, en su mayoría inmigrantes, y hacían cortes bastante modernos.
Me atiende un salvadoreño, me pide que me siente y me trae un catálogo de… ¡¡futbolistas!! La idea es que usase a los futbolistas de modelos para elegir el corte de pelo que quería. ¡Impresionante quiénes son los modelos masculinos del siglo XXI!! Le dije que yo solo quería un corte de pelo sencillo, más bien corto y ya está. Entonces pasa unas páginas y me apunta a uno, que al parecer era el más sencillo que tenía. Vi el pelo razonablemente normal y dije que bien. Pero luego vi la cara: ¡¡Sergio Ramos!!
“Mierda”, pensé.
Nada más empezar a meterme la máquina por el costado aparece un tipo en chandal tembloroso y le dice al salvadoreño que si tenía “lo suyo”. El peluquero le mira y le dice que sí, pero que se vaya ahora porque estaba trabajando. Así que el de chandal se va y el peluquero sigue trabajando como si nada.
No pasan ni cinco minutos cuando vuelve el del chandal con los mismos temblores. A ver si se lo podía dar ya. El peluquero le dice que le espere fuera y que ya se lo dará, que está trabajando. Sin más, me sigue cortando el pelo del cogote.
Al poco de comenzar a recortarme la barba el salvadoreño avisa a un compañero suyo: “Colombia, ven un momento”. Le dice que corte la mitad de lo que hay en el baño y que se lo dé al tipo de chandal que está fuera. El tal Colombia, obediente, se mete en el reservado y el de Salvador sigue con mi mejilla izquierda. Colombia volvió a interrumpir cuando me recortaba el pelo de la mejilla derecha, para preguntar a quién se lo tenía que dar. Y yo pensando: “pues al del tembleque, ¿¡a quién va a ser!?”. El Colombia le da al otro la cajetilla de tabaco en la que guardaba la mercancía y se vuelve a meter a atender al siguiente cliente.
Las gestiones en la venta de fármacos dio cierta tregua y el salvadoreño pudo concentrarse en mi bigote sin mayor distracción. Pero en cuanto empezó a meter la tijera en la parte de arriba de mi pelo volvió a aparecer el yonqui del chandal con su tembleque: “que esto es muy poco, que para lo que te he pagado tan poco no puede ser”. El salvadoreño le dice que así le había llegado y que él ni la había visto. “Pero es que no puede ser tan poco, que no es casi nada. Míralo, como no es casi nada”. El salvadoreño le dice que se vaya, que ahora está trabajando y que le deje un rato. Así que el yonqui se fue con su tembleque de nuevo.
Hasta que volvió a aparecer cuando me estaba engominando el pelo. Esta vez vino sin tembleque, así que entiendo que el fármaco ya había hecho su efecto. “Que esto no puede ser así, que esto no era lo acordado, que era poquísimo lo que le habían dado y que el salvadoreño decía haber revisado el lote”. Y yo, que ya estaba hasta los webs de la parafarmacia en la que me había metido, intervine por primera vez en la conversación:
“Oye, si quieres puedes ir a hablar con él, haces las gestiones y luego ya acabas de cortarme el pelo”
Fueron palabras mágicas: el del chandal desapareció y afortunadamente no le he vuelto a ver. Ni al salvadoreño tampoco.

6 Comentarios

  1. Victor 3 semanas hace

    Yo me levanto y me voy con el pelo a medias…. A saber lo que me pueden pegar con las cuchillas…. Un familiar mio va con su propia cuchilla al peluquero

  2. Alfredo Chàvez Macìas 3 semanas hace

    Buena pràctica: La de llevar tus propias cuchillas….
    En Tabasco, hace 50 años conocì en la capital, Villahermosa, una peluquerìa de las de antes, con docenas de cajones etiquetados con el nombre del cliente, cada una con sus navajas, sus màquinas manuales, sus jabones, talco, peines y cepillos.
    Ahora es pràctica extendida que las navajas cuenten con hojas desechables.
    La inmigración està de moda. Los Èxodos Venezolano y centroamericanos van a dejar una fea cicatriz en nuestra hispanoamèrica.

    • Victor 3 semanas hace

      Lo único bueno de eso, que es una tristeza, es que vamos camino de cambiar “nuestra hispanoamérica” por “nuestro mundo”
      Feliz año

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    La cuchilla era desechable. Me fijé bien en que me la sacaba de la funda.

    Por parte de los éxodos centroamericanos, en prácticamente toda sudamérica han llegado oledas de venezolanos estos últimos años. En Uruguay había bastantes (estuve allí el año pasado); este año en Perú y en Bolivia he visto que habían muchos. Lo peor es que no son bien recibidos por mucha gente. Existe la típica tensión social que ocurre con la inmigración, lo cual es especialmente triste en pueblos que son hermanos.

    Saludos,
    Adolfo

  4. Eduardo Salazar 2 semanas hace

    No puedo dejar de comentar la entrada. Dos cosas, me sorprende que Arequipa sea una ciudad donde se establezcan inmigrantes extranjeros. Es (o era, por lo visto) mas bien una ciudad grande, con economía boyante, muy bonita tanto la ciudad como los alrededores, donde se establecen “migrantes” del propio Perú, de otros departamentos más pobres como Puno . No me sorprende que hayan venezolanos, ya que ahora hay más de medio millón de ciudadanos del país de Bolívar establecidos en Perú. Pero salvadoreños? Raro, raro. Sobre las impertinencias mientras uno trabaja y aparece el otro “cliente” pero del negocio alterno… pfffff… entre mala educación y tráfico de sustancias me da muy mal rollo… a qué peluquería fuiste? :D
    Es una pena que en Perú, un país tradicionalmente de emigrantes, hayan brotes “xenófobos” contra los inmigrantes de origen venezolano ahora, como hace unos años los hubo con los haitianos. Así es el ser humano, miedo a lo desconocido (ya que Perú desde el siglo XIX no era país receptor de migrantes) y pobreza, es el caldo de cultivo perfecto para movimientos de esa índole.
    Por cierto, cuéntanos también algo bonito de tu estancia en Arequipa y en Perú (aparte de los videos de las cecas), porque al final parece que entre comer roedores y traficar en las peluquerías, mi país de nacimiento es una especie de far west post moderno.
    Un saludo,

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Arequipa es una ciudad estupenda. Muy bonita, con muchísima historia y con muchísima vida en sus calles. Yo me metí a una peluquería de apariencia normal y me encontré con ese mercadeo. Supongo que eso pueda ocurrir en cualquier parte.

      En lo que a la inmigración se refiere, ahora por desgracia está toda Sudamérica llena de inmigrantes venezolanos. Además vi colombianos, argentinos y algún español viviendo en Arequipa. Escuché también comentarios despectivos hacia los inmigrantes venezolanos por parte de peruanos. Es tremendo lo rápido que se olvida el pasado. Eso en Europa está en auge. España siempre ha sido uno de los países más tolerantes con los extranjeros pero empieza a haber intolerancia. No sé si es miedo, complejo de superioridad o amnesia histórica. Pero es un tema que me preocupa.

      En cuanto a cosas bonitas de Perú… ¡¡hay muchísimas!! Por algo es el país con más turismo de toda Sudamérica. Es precioso, está lleno de historia y la gastronomía es exquisita. Especialmente Cuzco me encantó. Creo que es la ciudad más bonita de cuantas he visto en América. Os comentaré más detalles cuando escriba una entrada sobre las cecas que he visto en Lima, Cuzco y Arequipa.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*