Conservación de una moneda con resellos

Conservación de una moneda con resellos

Enrique me escribió el siguiente correo (no modifico el texto):

Buenas Adolfo

Te escribo para hacerte una consulta en referencia a como catalogar el estado de conservación de una moneda. He mirado los diferentes artículos que de forma directa o indirectamente tienes publicados en tú web de numismática con respecto a esta temática y me sigue surgiendo la misma duda. Te pongo en conocimiento, tengo varias monedas que las he ido comprando por el tema de los resellos, mundo muy variado y no tan estudiado, donde podemos ver perfectamente el proceso histórico devaluatorio del circulante en la época de los Austrias, sobre todo bajo el reinado de Felipe IV. Esas monedas de cobre en general están muy circuladas, pero lo que me interesa no es tanto la moneda en si, como el resello que es lo que busco, bien claros y fáciles de identificar. Aquí está la duda, tengo una moneda de 4 maravedís, acuñada bajo los Reyes Católicos, resellada por dos veces bajo Felipe IV, 150 años después. Imagínate tras tanto tiempo circulando la moneda está casi completamente lisa, aunque se ve con lupa, la imagen del león rampante y algo de leyenda que te permite distinguir el tipo de moneda que es, sin duda como moneda no le doy más que un MC (Mal Conservada), pero lo que a mi me interesa no es tanto la moneda sino los resellos, XII y VIII maravedís de 1636 y 1655, que se ven bien, claros, algunos de ellos para mí hermosos/nítidos, si sólo me fijo en esos resellos le doy la conservación en mí opinión de un MBC. ¿Qué predomina en el estado de conservación? ¿la moneda? ¿los resellos? o ¿se puede catalogar ambas cosas por separado indicándolo previamente?. No se, si te ha pasado o conoces algún otro caso, y si es posible me gustaría saber como resolviste la situación, si lo ves bien.

Un abrazo

Lo primero a decir es que las monedas reselladas se suelen encontrar con mucho desgaste, puesto que fueron piezas recogidas de la circulación (en este casi circulando 150 años) y se resellaron precisamente para que siguieran circulando. Más aún en el caso de los cobres que nadie los utilizaba como reserva de valor. Ya estuvimos hablando del coleccionismo de monedas con resellos aquí y también entrevisté a un experto en la materia.

Con respecto a la pregunta de Enrique, efectivamente esta moneda, como moneda, no tiene ningún valor. Tan solo tiene valor por los resellos que porta. Además, son resellos muy nítidos que dan un buen valor a la pieza. Por lo tanto, sería injusto decir que esta moneda está en MC, pero tampoco sería adecuado decir que es un MBC+, que bien podría ser la calidad de los resellos. Por eso lo que suele hacerse es separar y hacer explícito tanto el estado de conservación de la moneda como el del resello. En las subastas anglosajonas lo indican como “countermark” (resello) y luego “host coin” (moneda anfitriona), dando así los dos grados (ejemplo). En las subastas españolas hay veces que también hacen la distinción (ejemplo) aunque no es tan común.

8 maravedís resello

Ni qué decir tiene que el precio de esta moneda se ve afectado mucho más por la conservación de los resellos -que son lo interesante en esta pieza- que por la conservación de la moneda anfitriona. No es una pieza cara a pesar de estar cargadísima de historia. Es la ventaja que tienen los coleccionistas de los cobres de los Austrias (uno y dos). Por cierto, quienes quieran conocer estos resellos, aprender a catalogarlos fácilmente y conocer su historia deberían pasarse por esta estupendísima web.

8 Comentarios

  1. Óscar 3 meses hace

    Lo bueno de estas monedas es que no hay dos iguales. Como la mayoría de las piezas originales estaban acuñadas a martillo, a veces solían darse fallos en el proceso de acuñación, que en ocasiones, a día de hoy, incrementan el valor de las mismas, o nos ayudan a descifrar mejor, los procesos de este tipo de acuñaciones. Los “defectos” más repetidos son los conocidos repintes, algunos de ellos muy curiosos. Los errores más difíciles de encontrar, son los que hacen referencia a las acuñaciones incusas… Esas, verdaderamente están muy bien cotizadas, y son dificilísimas de ver.

    En cuanto a la consideración de un EBC o MBC…o cualquier otro estado de conservación, tenemos que tener en cuenta que el grado de valoración de estas piezas, no es el mismo que con otro tipo de monedas contemporáneas (suele estar por debajo de éstas), no obstante, podemos encontrar alguna moneda que destaque sobremanera. Para estas graduaciones, es importante ver muchas monedas… La experiencia, nos confirmará la rareza de una moneda en cuanto al grado de conservación se refiere. No es lo mismo un EBC de un ochavo de los Reyes Católicos, que un EBC de un 8 maravedís de Isabel II.

    También tenemos que destacar que en ciertas monedas, el precio aumenta si el cospel no tiene ningún tipo de resellos. No olvidemos, que la gente estaba obligada a llevar sus monedas a la ceca pertinente para establecer este tipo de resellos, con “castigos” en caso de que no se llevarán. Muchas de estas monedas, no sufrieron “contramarca”, por lo que al sobrevivir a este tipo de imposición real, también se pueden considerar piezas curiosas…

    La cotización de una moneda resellada, (de cobre, del periodo de los Austrias) se basará en una serie de aspectos:

    1) la frecuencia de ese tipo de resello, que aumentará el precio cuanto menor sea la misma.
    2) el estado de circulación tanto del resello como de la moneda original. A mejor estado, mayor valoración.
    3) la visibilidad de la fecha del resello, ceca y valor. Si se ven todas las marcas del resello, se identificará mejor, por lo que también aumenta el precio.
    4) rareza del resello: a veces nos encontramos con marcas no catalogadas en ese tipo de resello, como cecas con arte no visto hasta la fecha (en el caso de acueductos), puntuaciones dentro del resello que acotan ceca en posiciones distintas, o en mayor o menor cantidad, coronas de los resellos poco conocidas, etc…cecas con misterio todavía sin descrifrar, como la de Burgos con posición especular.

    5) otras valoraciones: resellos equivocados sobre cospel original, pruebas de grabador o de acuñación, entre las que nos encontramos contadas joyas.
    6) resellos falsos o resellos originales en monedas falsas.

    Es un mundo verdaderamente apasionante.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 meses hace

      Magnífico el comentario. ¡¡Muchísimas gracias!!

  2. J. Mir 3 meses hace

    Añadiría la variante de la moneda base. En los resellos americanos, filipinos y algún otro, este es un elemento que afecta al valor de manera clara y, probablemente, algunos resellos falsos han sido aplicados sobre monedas raras (normalmente en no muy buen estado) exprofeso para revalorizarlas.

    Seguramente en los cobres castellanos de los Austria, dada la enormidad de variantes sobre las que se aplicaron y el mayor desgaste habitual de la calderilla, este aspecto puede no ser tan importante.

  3. Óscar 3 meses hace

    De nada Adolfo, gracias a ti por tus excelentes entradas…

    Imagínate, por ejemplo, Mir, un 8 maravedís de 1617 con marca de ensayador (de la que ya se ha hablado alguna vez) y que estuviera resellada con contramarca falsa, eso podría hacerla más interesante para algunos, pero para otros menos, porque, puede ser que quisieran esa pieza rara, impoluta, virgen e inmaculada… Es difícil a veces concretar este aspecto… Depende del coleccionista…

  4. J. Mir 3 meses hace

    Creo que no hablamos de lo mismo, yo me referia a un resello falso, más o menos, actual. Supongo que en los cobres deben ser raros estos mostrencos, pero en plata hay bastantes. Por supuesto que los falsos de época son muy interesantes.

  5. Óscar 3 meses hace

    Ah…ok. En los cobres es infrecuente encontrarse resellos falsos contemporáneos, ya que no aportarían más valor, seguramente, que una plata resellada… No es tan raro ver resellos falsos de época, sobre todo los de 1636, con el número del valor normalmente muy tosco, o los resellos de los anagramas PVS/ RX de 1658/9.

    Son monedas de todas formas (los resellos) muy particulares… De vez en cuando se ven piezas muy, muy singulares…como los resellos atípicos de a 8 de 1656,con ceca de Madrid, sobre cortadillos de Felipe III o IV, cuando la pragmática era de 1654/5.

  6. Óscar 3 meses hace

    Mir, a lo que íbamos, que me desvío del tema… Resellos actuales de este tipo de moneda, que yo sepa, no existen…la verdad, creo no haber visto nunca uno. Me supongo que a algún falsificador, le habrá dado alguna vez, por emular los resellos típicos considerados como pruebas de punzón, o de grabado, donde se repite el valor del resello, o la misma fecha del mismo, hasta la saciedad…esos sí serían un gran potencial a la hora de ser falsificados (espero no estar dando ideas…a algún desaprensivo)
    En cuanto a las monedas originales que portan esos resellos, lo más actual que he podido ver, son reproducciones de la Escuela de Grabadores de Madrid, muy bien cotizadas.

  7. J. Mir 3 meses hace

    Claro, es normal que no estas piezas no sean objeto de falsificación moderna, no creo que compense

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*