Reales de a 8 recuperados tras la Batalla de Rande

Reales de a 8 recuperados tras la Batalla de Rande

Los lectores habituales del blog ya conocéis a Yago Abilleira, pues ha colaborado en esta entrada y en esta otra. El otro día hablaba con él y me comentó una anécdota que creo que muestra muy bien por qué la numismática es una ciencia auxiliar de la historia. A pesar de que los coleccionistas generalmente utilizamos la historia para contextualizar y entender nuestras monedas, los historiadores lo hacen al revés: utilizan la numismática para entender hechos históricos. Por eso, hay hechos que se hacen triviales para un numismático pero son de difícil comprensión para un historiador que no sepa demasiado de monedas (de igual modo, es frecuente encontrarse con errores numismáticos en obras literarias a pesar de que cuiden los aspectos históricos de las mismas). El buen ejemplo que nos trae Yago tiene que ver con la recuperación de la plata tras la Batalla de Rande. Espero que os resulte interesante:

En Octubre de 1702 ocurrió la Batalla de Rande en la gallega Ría de Vigo, durante la cual se hundió o fue apresada la Flota de Nueva España de 1699 y su escolta francesa. Hablando sobre ello con un buen amigo historiador surgió una cuestión que yo daba por sentada, pero mi amigo no.

8 reales México Carlos II

Tras el combate y cuando los ingleses y holandeses se fueron, la Corona recuperó ingentes cantidades de plata que las gentes de la zona habían ocultado en los momentos de caos previos al combate. Mi amigo historiador mostró su extrañeza por tal éxito de la burocracia española, preguntándose si es que la gente era tonta o demasiado honrada para devolver la plata que tenían. Yo le miré y le respondí algo semejante a: “¡Hombre! Los galeones traían pesos… ¡y mexicanos!”, dando el debate por concluido. Hasta que vi que mi amigo puso una cara semejante a si le hubiera respondido en lenguaje élfico, por lo que tuve que ponerme a explicarle ciertas cosas:

-En aquel entonces, el pueblo llano ni veía las monedas de plata. Debido a las políticas monetarias de Felipe III, Felipe IV y Carlos II había un enorme exceso de moneda de cobre. Esto, unida a la fuga de plata hacia el extranjero a cambio de moneda falsa de cobre, provocó que la gente humilde sólo pudiese usar el mal llamado vellón. Además, si las deudas con la Corona se pagaban en plata tenían un descuento de casi la mitad. Por ello resulta complicado que la gente tuviese plata en casa; quizás algún real o medio real como ahorro, incluso puede que algún afortunado tuviese una moneda de 2 reales. Pero, desde luego, una pieza de a 8 estaba totalmente fuera de su alcance. También hay que indicar que en aquel entonces en Castilla se acuñaban las Marías, por lo que un peso mexicano valía 10 reales, lo que los hacía totalmente inaccesibles para la gente sencilla. Alguien que pagase con esa moneda ya levantaría no pocas sospechas.

-Como bien sabemos los coleccionistas, las monedas mexicanas tienen una cruz de puntas redondeadas exclusiva de dicha ceca. Ya no se trata de distinguir un peso madrileño de uno sevillano viendo la ceca o el ensayador, cosa complicada con los altísimos índices de analfabetismo de aquella época. Aquí tenemos unas piezas con un diseño distinto a las que se acuñaban en Castilla, Aragón o Navarra [como ejemplo, no hay más que comparar el duro mexicano y el segoviano de Carlos II que ilustran esta entrada]. Y no sólo eso, pues los pesos de los galeones estaban recién acuñados y brillarían. Eran piezas que llamaban la atención y que pregonaban su auténtico origen a los cuatro vientos.

8 reales 1697, Segovia

-A esto hay que añadir que esto es España, donde proliferan los chivatos, bien porque esperan una recompensa a cambio de la información o simplemente porque el vecino salió ganando y el denunciante no (motivo muy habitual de denuncias). Realmente, los lugareños que aprovechasen la confusión previa al combate, lo iban a tener muy complicado para quedarse con lo acaparado. Tendrían que tener mucha paciencia, buenos contactos de confianza, e irse lejos para ello, pues Vigo no tenía ni por asomo el tráfico marítimo de Sevilla o Barcelona.

Por ello no me sorprende que la Corona recuperase tras la Batalla de Rande varios miles de pesos. Muy poco provenía de los naufragios, casi todo fue recuperado en tierra.

¿Y vosotros? ¿Alguna vez la numismática os permitió aclarar una duda histórica?

13 Comentarios

  1. Yago Abilleira Crespo 1 semana hace

    Gracias por publicarlo Adolfo. Espero que guste la entrada. Saludos

    • Victor 1 semana hace

      A mi me ha parecido estupenda!!
      Por el detalle histórico, la cara del “amigo”…y por supuesto la explicacion con el colofón de que Spain is different

  2. Eduardo Salazar 1 semana hace

    Muy buena entrada…. Ayer justo me comentaba un familiar que entre la “herencia” de una señora, sus nietos encontraron lo típico, un par de anillos, pulseras… Y una moneda de oro! Me lo dijo como sorprendida porque cuando fueron a la joyeria el joyero (honesto) les dijo que la moneda tenía más oro que el resto de alhajas, y yo le dije “claro, si las monedas son de 900 milésimas y las joyas de 18k o menos” y efectivamente, puso cara de sorpresa y yo “que las monedas son de 900 milésimas y 18k es 750 milésimas” venga a explicar la diferencia entre kilates y milésimas y que el oro “puro” de 24k es casi una gelatina y por eso necesita de cobre o bronce para la dureza y eso determinaba las milésimas.. Porque claro, ella se pensaba que el oro es para las joyas y que la moneda hasta sería de “fantasía”…. Me describió la moneda, una libertad sentada, y por lo que les pagaron me parece que era de 50 soles de 1950s…. Saludos

  3. Jesus 1 semana hace

    Lo que no pudo ocultarse sirvió para financiar levantamientos populares en el Mediterráneo, según nos cuenta el célebre profesor Pierre Aronnax, en su conocido relato “20.000 leguas de viaje submarino”, en el que los buzos de un avanzado navío sumergible, el “Nautilus”, recuperan un inmenso tesoro en la bahía de Vigo.

  4. J. Mir 1 semana hace

    Hay varias, pero hay que acudir a buenos historiadores, una muy espectacular aclarada por Crusafont.
    Cuando Pere el Cerimoniós (1336-1387) atacó a Jaume III de Mallorca (1324-1343/46) apoderándose de sus estados, y finalmente matándole en batalla, lo hizo con la excusa de que había batido moneda en Perpinyà, capital del Condado de Rosselló en donde, según las disposiciones testamentarias de Jaume I y tratados posteriores, debía de correr obligatoriamente solo la moneda de Barcelona. Hay que contar que en Mallorca se batía y corría la moneda mallorquina sin problemas.

    El suceso está bien documentado porque el Ceremonioso lo explica ampliamente en su crónica (con otros relatos en que se pavonea de ser un falsificador de moneda honrado) y porque se gestó un proceso jurídico meticulosamente detallado, por el cual se concluyo que se le debía confiscar el reino al mallorquín. Además, de todo ello se remitió copia a otros soberanos que, posteriormente, le pidieron explicaciones por sus actos.

    Durante mucho tiempo, se creyó que todo había sido una superchería jurídica urdida por el Ceremonioso que no era especialmente escrupuloso, ni un gobernante caracterizado por su ética personal (imprescindible leer su crónica) aunque bastante eficaz en alcanzar sus objetivos y un impulsor de la historia imprescindible que también viajó hasta Atenas para contemplar el Partenón, después de guerrear con todo lo que se movía a su alrededor, menos con Francia (era listo).

    Bueno, hacia los años 80, Crusafont descubrió unos grossos torneses a nombre de IACOBVS y con TVRONVS:MAIORICAR, y más adelante unos florines, con REX MA-IORICA, que coincidían con algunos de los detalles presentes en los procesos. Todo lo cual demostró que efectivamente se habían batido las monedas de las que se había acusado a Jaume.

    También demostró, que una vez confiscada la Corona de Mallorca, Pere siguió batiendo florines en Perpinyà como si nada hubiera pasado antes, con una frescura espatarrante, y que ese episodio es el germen de la acuñación de los florines catalanes o de Aragón.

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 semana hace

    Me alegro mucho de que os guste la entrada, y gracias a Yago de nuevo por ella. Gracias también a los comentaristas por los apuntes.

    Mir, muy bueno el relato… daría para una entrada estupenda!!

    Por los demás, queda muy claro que la Numismática nos proporciona una muy buena cultura general en campos muy diversos.

    Yo sigo con mi viaje por Peru. Estoy esperando ahora a que me traigan un chupe de camarón acompañado de un zumo de papaya arequipeña :)

    Saludos,
    Adolfo

  6. Fernando 1 semana hace

    De la batalla de Rande los ingleses y holandeses se llevaron una miseria porque la mayor parte del cargamento había sido transferido a tierra en días anteriores. De aquella plata surgieron las famosas piezas inglesas con la palabra “VIGO” con la intención, nuevamente, (acordaros de Cartagena de Indias y la famosa medalla del Almirante Vernon) de alardear de una acción que fue un fracaso en varios sentidos. Además de llevarse un pírrica cantidad, ese ataque le dio vía libre a Felipe V para ordenar que se confiscasen todos los bienes de todos los barcos ingleses y holandeses que estuviesen en puertos españoles. No hay que olvidar que cuando se produjo la Batalla de Rande, Inglaterra y España no estaban en guerra.
    Según el registro del botín desembarcado en Londres, el total ascendió a 4504 libras y 2 onzas de plata y 7 libras y 8 onzas de oro.

  7. Eduardo Salazar 1 semana hace

    Así es Fernando, con esa plata acuñaron las monedas con el busto de la Reina Anna y la leyenda VIGO debajo del mismo, de forma similar a como hicieron después con un cargamento de plata de LIMA.
    Adolfo, pásalo bomba en Perú, te escribí por Messenger, un saludo.

  8. RogerMiguel 1 semana hace

    Hola Adolfo , Que sabes de la colecion de monedas y billetes El dorado , quien la forjo y desde cuando se comenzo , he buscado en la internet sobre esta majestuosa colecion y no hay casi nada de ella , solo aparece la venta de las monedas y billetes que contenia la misma.
    Saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 semana hace

      Lo normal en esos casos es qye el coleccionista prefiera ser anónimo. Por eso, no creo que haya ningún tipo de información pública sobre el.

      Saludos,
      Adolfo

  9. Roger Miguel 6 días hace

    Ya averigue todo sobre esta magestuosa colecion , subastada desde enero de 2018 hasta agosto por la firma Satcks
    Se trata de una colecion que se forjo desde 1960 hasta la fecha en que su propietaria la Sra Lia Meissner lamentablemente fallecio , creo que en 2012, ella recidia en Colombia pero su colecion integra estaba guardada en un banco en Estados Unidos , la colecion de monedas y billetes de Colombia tubo que trasladarse hasta alli por cuestiones de seguridad ( muy parecido a lo que sucedio con la Colecion Caballero de Yndias ).
    La senora Lia Meissner era una gran conocedora de la numismatica Colombiana y logro poseer casi todas las monedas de oro , plata y demas metales corrientes , que se hicieron en este pais dese las macuquinas hasta la fecha y casi todos los billetes de este pais desde su creacion , increible Adolfo , ya vemos como la tenacidad , paciencia y ezfuerzo de un colecionista al final lo premian con una magnifica coleccion como esta. Si bien es savido que ella poseia un alto nivel economico.
    La colecion fue subastada por sus hijos en la ciudad de New York.
    Pude averiguar casi todo esto leiendo el boletin Monedas de Colombia.
    Un saludo desde Cuba.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 días hace

      Muy interesante, muchísimas gracias por el aporte.

  10. Roger Miguel 6 días hace

    Disculpen la firma de subasta se llama Stacks Bowers Galleries

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*