LOS 8 ESCUDOS “CARA DE RATA”

LOS 8 ESCUDOS “CARA DE RATA”

Este texto, de mi autoría, fue publicado originalmente en la revista Detección & Monedas.

Hace unos cuantos años pregunté a un conocido comerciante qué tipo de monedas son las que más recomendaría coleccionar. Su respuesta fue clara: a quien pueda permitírselo le recomendaría que coleccionase onzas caras de rata. Con el paso del tiempo no he podido más que darle la razón. Son monedas que llaman muchísimo la atención. No gustan a todo el mundo, pero tienen un diseño muy llamativo que a nadie deja indiferente. Además, cuentan con una magnífica salida comercial pues son muy queridas en Estados Unidos. De hecho, desde que este comerciante me lo dijo los precios de remate de las caras de rata no ha ido más que en aumento.

No obstante, el coleccionismo de caras de rata no es para todo el mundo. El primer filtro es el precio: los ejemplares corrientes en una calidad razonable ya cuestan 3.000 euros o más. El segundo filtro es el tiempo: no es fácil encontrar estas monedas y en las subastas los precios suelen dispararse debido a los pujadores extranjeros. El tercero es que son monedas que tienen que gustar y no a todo el mundo gustan lo suficiente como para invertir en ellos ese dinero. Hay que tener en cuenta que quien se plantea coleccionar caras de rata es porque tiene poder adquisitivo para poder coleccionar prácticamente cualquier otra serie española o antigua. Hay quienes prefieren hacerse con otro tipo de piezas que onzas, más aún cuando es prácticamente imposible encontrar caras de rata en riguroso SC.

Figura 1. 8 escudos México, 1760

Figura 2. 8 escudos Sevilla, 1787

El diseño del busto cara de rata se lo debemos al salmantino Tomás Francisco Prieto, quien es considerado unánimemente como el mejor grabador y medallista español del periodo ilustrado. Tanto es así que actualmente la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre otorga un premio anual en su honor al mejor diseño de medallas. Ahora bien, el coleccionista debe saber que no todas las onzas de Carlos III son caras de rata. También hay otros bustos, como el del toisón (un ejemplo se muestra en la Figura 1) o el llamado “busto propio” (Figura 2), siendo este último muchísimo más corriente que los caras de rata.

Concretamente, las onzas caras de rata se acuñaron entre 1762 y 1772 en siete de las cecas que acuñaban moneda de oro en tiempos de Carlos III: México, Lima, Santa Fe de Nuevo Reino, Santiago de Chile, Guatemala, Madrid y Sevilla. La ceca de Popayán no acuñó moneda con el busto de Carlos III hasta 1772, haciéndolo ya con el llamado “busto propio”. Hasta entonces seguía empleando el busto de Fernando VI. En cuanto a la ceca de Potosí, en tiempos de Carlos III no acuñó moneda de oro hasta 1778.

Tras esta introducción al coleccionismo de las onzas caras de rata, en el resto de la entrada pasar describir los tipos que hay. Para cada una de las siete cecas que acuñaron caras de rata describiré los tipos de onzas que existen con este diseño. Algunas de estas cecas también acuñaron caras de rata en otros módulos pero, por ahora, quedarán fuera de nuestro análisis. Ilustro el texto con imágenes de la casa de subastas Áureo & Calicó. Desde aquí muchas gracias a esta empresa.

MADRID

Los caras de rata acuñados en la orilla este del Atlántico son todos de extraordinaria rareza. Concretamente los 8 escudos cara de rata de Madrid solo se acuñaron en 1760 en una cantidad ínfima. Fue una moneda diseñada por el mismísimo Tomás Francisco Prieto y ensayada por Juan Rodríguez Gutiérrez y Pedro Cano (JP). Luego esta moneda se utilizó como modelo para las acuñaciones americanas a partir de 1762, para la onza de Sevilla que se describe a continuación y para los medios escudos peninsulares hasta 1771. Por lo tanto, se podría decir que éste cara de rata no es una moneda pensada para su circulación sino más bien una prueba y modelo de diseño.

No es una sorpresa que el mercado reaccione de manera positiva a un ejemplar tan raro y con tanta trascendencia histórica. La moneda que se representa en la Figura 3 fue rematada por Áureo & Calicó en 2014 por 110.000 euros.

Figura 3, 8 Escudos Madrid, 1760

SEVILLA

En 1762 se acuñaron unos poquísimos ejemplares de 8 escudos siguiendo el diseño que dos años antes se había definido en Madrid. Estamos de nuevo ante una moneda rarísima con marca de ensayador JV. El ejemplar que se representa en la Figura 4 se considera de extrema rareza (fue subastado por Ars Classica en 2012).

Figura 4. 8 escudos Sevilla, 1762

MÉXICO

La ceca de México tenía una larga tradición en la acuñación de moneda de oro. Cuando llegó el diseño cara de rata a la ceca ya venía acuñando moneda con el busto de toisón de Carlos III (Figura 1). A partir de 1762 y hasta 1771 acuñaron las famosas caras de rata, mostrando dos siglas de ensayadores: MM (1762-1765), que se muestra en la Figura 5, y MF (1763-1771), que se muestra en la Figura 6.

Dentro de la rareza de estas monedas, las onzas caras de rata de México son las más comunes. Además, hay bastantes monedas distintas para quien quiera adentrarse a coleccionarlas por fechas. En la colección Rudman (Heritage, agosto de 2015) -que es la principal colección de referencia en lo que a oro mexicano de los Borbones se refiere- había un total de 13 onzas caras de rata distintas, incluyendo variantes de sobrefecha. Espero que nadie malinterprete mis palabras, pues si bien no es muy complicado (aunque sí caro) encontrar un cara de rata mexicano bonito, hacer una colección por fechas y tipos sería una tarea titánica (y carísima). Encontrar ejemplares como el 1765 MM que se muestra en la Figura 5 es realmente complicado.

Para cerrar la ceca de México os dejo una rareza curiosa en la Figura 7. Se trata de una imitación indígena de un cara de rata. Una moneda falsa de época que me resulta más que simpática.

Figura 5. 8 escudos México,1765

Figura 6. 8 Escudos México, 1771

Figura 7. 8 escudos México,1770 imitación indígena

LIMA

La ceca de Lima, al igual que la de México, acuñó muchas caras de rata en relación a otras cecas. Así, son piezas que se suelen encontrar con cierta frecuencia aunque, de nuevo, buscar calidad es muy difícil y muy caro. En Lima se acuñaron caras de rata de 1762 a 1772, siendo los ensayadores siempre JM.

No obstante, en Lima se puede hablar de dos bustos diferentes. Un primer busto con una nariz más pronunciada (Figura 8) y otro algo más chato (Figura 9). El primer busto se acuñó de 1762 a 1768 y el segundo de 1768 a 1772. Por tanto, en el año 1768 aparecen ambos bustos. También hay que tener en cuenta que en el año 1772 también se acuñaron onzas limeñas con busto propio, mucho más corrientes que las caras de rata.

Figura 8. 8 Escudos Lima, 1768

Figura 9. 8 Escudos Lima, 1769

SANTA FE DE NUEVO REINO

Las onzas caras de rata de Santa Fe pueden ser consideradas de una rareza semejante a las anteriores cecas. Yo diría que, por lo general, se suelen encontrar en mejor calidad aunque cuando aparecen ejemplares potentes se siguen pagando igual de bien. En este caso se acuñaron caras de rata de 1762 a 1771, siendo las de 1772 de busto propio. Se pueden encontrar tres tipos de ensayadores: JV (1762-1769), V (1769) y VJ (1770-1771); estos ensayadores se representan en las Figuras 10, 11 y 12 respectivamente. No conozco onzas de 1770, pero me extrañaría que no existiesen ejemplares puesto que sí conozco 4 escudos y 2 escudos.
AÑADO (30/09/2018): Sí que existen onzas cara de rata de 1770.

Figura 10. 8 Escudos Santa Fe, 1763

Figura 11. 8 Escudos Santa Fe, 1769

Figura 12. 8 Escudos Santa Fe, 1771

Hay bastantes variantes de cuño para las onzas caras de rata de esta ceca pero yo no recomendaría a los coleccionistas meterse en ellas. Intentar completar una colección por fechas ya me parece una tarea titánica, como para encima meterse con variantes de cuño. También hay que apuntar que, contra todo pronóstico, los 8 escudos de 1769 V son relativamente corrientes. A pesar de ello se pagan muy bien porque hay muchos coleccionistas de onzas que las coleccionan por tipos y 1769 es el único año con ensayador V.

SANTIAGO

Con esta ceca ya empezamos a hablar de palabras mayores. Las onzas caras de rata de Santiago son realmente raras y cualquier fecha que tenga una calidad bonita (digamos por encima de MBC+) verá cómo su precio se dispara. En esta ceca se acuñaron onzas con un único busto entre 1764 y 1772. Hubo dos ensayadores: J (1764-1767) y A (1767-1772), que se muestran en las Figuras 13 y 14. Es curioso que en los 8 escudos 1767 la A del ensayador aparece invertida, tal y como se muestra en la Figura 15.

Hay que tener en cuenta que en Santiago se acuñaron onzas con el busto de Fernando VI hasta 1763, por lo que las caras de rata se comenzaron a acuñar un par de años más tarde que en las cecas anteriores. También hay que saber que en el año 1772 se comenzaron a acuñar las onzas con busto propio, siendo éstas muchísimo más corrientes que las caras de rata de ese mismo año (si bien son más raras que las onzas de busto propio de los años siguientes).

Figura 13. 8 escudos Santiago, 1764

Figura 14. 8 escudos Santiago, 1770

Figura 15. 8 escudos Santiago, 1767

GUATEMALA

Guatemala era una ceca muy pequeña, bastante aislada y llena de dificultades que acuñó oro en unas cantidades mínimas. Por eso todos los caras de rata de esta ceca son extraordinariamente raros. Carlos Jara la estudió con profundidad y gracias a él podemos saber por qué aparecen tan pocos ejemplares y todos ellos tan distintos.

En esta ceca se acuñaron onzas caras de rata con cuatro fechas diferentes: 1761, 1765, 1768 y 1770. Parece increíble que para tan pocas fechas se tengan un total de tres tipos diferentes. El primero de ellos es probablemente el cara de rata más extraño. Viene a ser una suerte de un busto imaginario de Carlos III representado como una suerte de joven Fernando VI. Dice Carlos Jara que se acuñaron un total de 250 monedas, de las que solo se conoce una que haya llegado a nuestros días. Ese único ejemplar conocido se representa en la Figura 16. Perteneció a la Colección Caballero de las Yndias (Áureo & Calicó, 2009), al igual que las otras dos onzas que ilustran esta ceca.  El segundo tipo (Figura 17) es un cara de rata tipo crudo y se da tan solo en el año 1765. Jara estima unas 1.300 piezas acuñadas. El tercer tipo se mantiene en 1768 (880 piezas acuñadas) y 1770 (250 piezas acuñadas), presentando un retrato con una nariz más pronunciada (Figura 18). Es curioso también que solo aparezca el ensayador en el primer tipo, siendo una P rectificada sobre una J.

Ni qué decir tiene que un cara de rata de Guatemala está solamente al alcance de los bolsillos más potentes. Sería la pieza estrella de prácticamente cualquier colección, pues los ejemplares que se conocen de cualquiera de los tipos se cuentan con los dedos de las manos.

Figura 16. 8 Escudos Guatemala, 1761

Figura 17. 8 Escudos Guatemala, 1765

Figura 18. 8 Escudos Guatemala, 1768

9 Comentarios

  1. Javier 3 semanas hace

    Fenomenal entrada.

  2. Víctor Manuel 3 semanas hace

    Ya has hablado en otras ocasiones de este tipo de busto, pero la verdad es que esta vez has hecho una entrada fantástica. Desde aquí mi enhorabuena por ella. Creo sinceramente que sera de gran utilidad tanto ahora como en un futuro para consultar.
    Dicho esto, te formulo una pregunta.. ¿Las onzas llamadas “Cara de Perro”, se pueden comparar en grado de rareza?. Creo recordar que sale a subasta en breve y el precio de salida no es para nada asequible.
    Gracias.

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Me alegro de que la entrada esté gustando. Esta fue publicada en Detección & Monedas hace un año o así. Ya os adelanto que hay una segunda parte dedicada a los caras de rata en otros módulos, que son por lo gneeral más raros todavía que las onzas.

    @Víctor Manuel, las onzas con busto “cara de perro” son los 8 escudos de México de 1747 que se acuñaron con el primer busto de Fernando VI. Efectivamente, saldrá una a subasta en el mes de octubre (comentaré esta subasta pero no esta pieza concreta): https://www.sixbid.com/browse.html?auction=5251&category=165042&lot=4385298

    Esta moneda es muy buen ejemplo de cómo la demanda afecta al precio de la moneda, y no solo su oferta. Digamos que como rareza, es tan rara como un cara de rata de México de una fecha concreta. Es decir, bastante rara pero se ve con cierta frecuencia en subastas. Haciendo una búsqueda en acsearch.info se encuentran unas 10 piezas sin problemas.
    Ahora bien, como es la única moneda con ese busto, su demanda es muy alta. Mucho más alta que la pelucona mexicana de Felipe V de 1747 (ese mismo año en México se acuñó moneda con el busto de Felipe V y con el “cara de perro”) porque hay más fechas que tienen la misma ceca, ensayadores y busto. Eso hace que las caras de perro sean más caras que las peluconas de 1747 mexicanas, a pesar de que las segundas son más raras.

    Saludos,
    Adolfo

  4. Victor 3 semanas hace

    Buenas Adolfo. Una entrada muy ilustrativa pero…. ¿ Por qué se considera una “cara de rata la onza de la figura 16? Si el busto es una “invención”

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Fundamentalmente porque es una onza de Carlos III que coincide con la fecha de las caras de rata. De hecho, en la Colección Caballero la describían como “peculiar tipo cara de rata”. Por cierto, se remató en 140.000 euros y de esto hace 9 años.

      Saludos,
      Adolfo

  5. Gregorio 3 semanas hace

    Un simple comentario al margen de tu excelente artículo. La “cara de rata” de 8 escudos de 1.770 es bastante rara pero existe. Puedes ver un ejemplar vendido en la extraordinaria subasta de la Colección Eldorado el pasado mes de enero subastada por 4.400 dólares por Stack’s Bowers (Lote # 11172) graduado AU 58 PCGS.

  6. Gregorio 3 semanas hace

    Se me olvidó precisar que hablaba de la ceca de Santafe de Bogotá.

  7. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Muchas gracias Gregorio, es todo un lujo poder contar con un experto en moneda colombiana dentro de los comentaristas del blog. Ya está la entrada actualizada.

    Mi error se debe a que este artículo lo escribí hace más de un año (dejo un tiempo desde que se publican los artículos en Detección & Monedas hasta que los publico yo en el blog). En ese momento no encontré caras de rata de Santa Fé de Nuevo Reino en las subastas. En la Colección El Dorado aparecieron dos: 1770 y 1770/69. Ambas con ensayadores VJ.

    https://www.sixbid.com/browse.html?auction=4449&category=125590&lot=3657468
    https://www.sixbid.com/browse.html?auction=4449&category=125590&lot=3657467

    Saludos,
    Adolfo

  8. francisco 3 semanas hace

    Echaba de menos algo sobre los “tipo cruz” Adolfo ;-)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*