8 escudos 1702, Mexico, tipo galano

8 escudos 1702, Mexico, tipo galano

8 escudos 1702 Mexico Royal

Periodo: Edad Moderna

País: México (Imperio Español)

Reinado: Felipe V

Denominación: 8 escudos

Ceca: México

 

Peso: 26,97 g.

Calidad: S/C

Casa de subastas:  Áureo & Calicó

Fecha: 8 de marzo de 2018

Precio de salida:  90.000 euros

 

Apunte histórico

El año pasado hablamos de una onza macuquina que fue rescatada del pecio de Florida de 1715. Aquí tenemos otra onza de este mismo pecio, pero en este caso es una de las pocas consideradas “galanos“, un tipo de 8 escudos que solo se acuñó en México.

Muchos comerciantes actuales llaman a estas monedas redondas y con una forma muy definida (lo podéis comparar con la otra onza mexicana que antes mencioné) “de presentación real” (o “Royal“, en inglés). Algunos incluso indican que fueron acuñados para ser presentados a la realeza. Sin embargo, hasta donde yo sé no hay ni una evidencia histórica que indica que estas monedas fuesen acuñadas para ser presentadas ante el Rey de España. De hecho, Glenn Murray publicó un libro donde incluye su investigación sobre los 8 reales de Potosí llamados “de tipo real” y su conclusión es que eran encargados por los comerciantes de metales preciosos que querían revenderlos por un precio más alto al intrínseco. Por tanto, aunque el mercado numismático los denomine “de tipo real”, los coleccionistas no deben olvidar que estas monedas no tienen nada que ver con el rey.

Apunte de mercado

Los 8 escudos galanos son probablemente las monedas más impresionantes -y desde luego las más caras- de todas las monedas acuñadas en las provincias españolas de ultramar. Son piezas verdaderamente bonitas. La mayor parte de los especímenes que ha llegado a nuestros días proviene del mismo pecio. Conocemos 8 escudos galanos de 13 fechas distintas. Algunas de esas fechas presentan ejemplares que son considerados únicos, mientras que del resto se conocen muy pocos ejemplares (como es el caso de 1702). Si se contasen todos, no hay más de 50 ejemplares en total.

En cuanto al precio de este ejemplar en cuestión, la mejor referencia es esta pieza rematada por la misma casa de subastas en 2015 por 210.000 euros. En la Colección Caballero (2009) se vendió un ejemplar semejante por 150.000 euros más comisiones. Sin embargo, todos los 8 escudos galanos en calidad sin circular de la Colección Caballero se remataron por encima de los 190.000. Por lo tanto, considero que el ejemplar que sale ahora a subasta bien merece un remate de al menos 200.000 euros.

Finalmente este ejemplar se remató en 210.000 euros.

Descripción del vendedor

1702. Felipe V. México. L. 8 escudos. (Cal. 87) (Cal.Onza 377). 26,97 g. Acuñación para presentación real. Procedente del Tesoro de la Florida. Bellísma. Brillo original. Extraordinariamente rara. S/C.

Fuente

Seguid otros comentarios en Facebook.

Nota

Esta entrada es una traducción de un texto que publiqué en mi blog en inglés Historical Coin Market. Mi intención es cerrar dicho blog en inglés y por ello dejo aquí esta información, para que no se pierda.

3 Comentarios

  1. Yago Abilleira Crespo 5 meses hace

    Una pena que cierre HMC. Cosas que pasan.
    En cuanto a la pieza, a mí me aslatan las dudas, pero como no colecciono onzas, pues me dan igual mis dudas.

  2. Víctor Manuel 5 meses hace

    Hola Adolfo. Tengo otra duda de las mías jeje.
    Dices en la entrada de que no hay evidencias claras que estas monedas fuesen hechas para presentárselas a las autoridades de la época (virreyes o reyes) y si unas cuantas más de que eran mandadas hacer por comerciantes para cobrar un poco mas por ellas.
    Bien, basándote en esa teoría (completamente legítima), ¿no debería de haber tropecientas piezas más acuñadas así?. Me explico, si un comerciante saca mas rédito por una pieza redonda, el de al lado querra lo mismo y el de al lado y el de al lado de el de al lado. Así pues siguiendo esa teoría supongo que habría muchas mas piezas por la simple y llana razón de la codicia humana.
    Por otro lado, la teoría de presentación real (pese a que dices que no hay pruebas fehacientes de los hechos), me resulta un poco más lógica dado exclusivamente por los escasísimos ejemplares conocidos.
    Espero no haber soltado ninguna chorrada. Gracias como siempre Adolfo.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Chorrada no, es una duda razonable.

      Vamos a ver: la inmensa mayoría de los que compraban las monedas de oro o de plata lo que querían era comprar oro y plata. El cómo estuviera de bonita la moneda les daba exactamente lo mismo. Por lo tanto, la inmensa mayoría de los clientes finales no daría ni el más mínimo valor a la calidad de la acuñación. Pero habría unos poquísimos clientes caprichosos que querrían unas monedas bonitas y estarían dispuestos a pagar algo más por ellas a los comerciantes de oro/plata. Así que esas monedas se harían para esos poquísimos clientes finales que las apreciaban, no para el grueso de la población.

      En otras palabras: solo unos pocos comerciantes querrían unas pocas monedas redondas porque no podrían vender más.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*