Entrevista a Fernando Ruiz-Beato

Entrevista a Fernando Ruiz-Beato

He tenido la suerte de poder entrevistar a Fernando Ruiz-Beato, uno de los mayores coleccionistas de billete internacional que hay en España. Fernando es abogado de profesión, ya jubilado,  y tiene cuatro décadas de coleccionismo notafílico a sus espaldas. Yo conozco pocos coleccionistas tan apasionados como él, pues no solo tiene billetes sino también vitolas de puros, monedas y otras colecciones. Es imposible hablar con él cinco minutos sin que sea obvia su pasión. Una pasión que ha sabido trasmitir a su hijo, a quien también conozco.

Sin más, os dejo con la entrevista. Estoy seguro de que os resultará interesante, pues se puede aprender mucho de quien tiene tanta experiencia.

Las imágenes que ilustran la entrada son cuatro billetes africanos: 5 somali de Somalia 1951; 1000 francos de los Estados de África Occidental 1977 (más sobre los billetes coloniales franceses); 100 shilling de Uganda 1963; y 1 libra de Zambia 1963. Son billetes subastados por Spink y no pertenecen a la colección personal de Fernando Ruiz-Beato.

Adolfo (A): ¿Cómo describirías tu colección?

Fernando (F): Mi colección de billetes empezó en el año 1975 y hoy en día se encuentra entre las mejores que existen no solamente en España, sino también en el mundo, incorporando a lo largo de estos 40 años billetes de bancos nacionales o bancos privados de todos los países y de todas las épocas, sin preferencias en cuanto a numeraciones, firmas o variantes.

A: ¿Por qué coleccionas billetes? ¿Qué hay en ellos que tanto te llame la atención?

F: De niño ya me gustaba coleccionar todo tipo de cromos de fútbol, de armas y especialmente me acuerdo y aun hoy conservo la colección de cromos de los Diez Mandamientos, que por su calidad tipográfica era espectacular.
Con motivo del fallecimiento de mi padre, de quien no dudo heredé la afición al coleccionismo, mi hermano se quedó con los sellos y yo me quedé con los billetes y las vitolas de puros y, aunque no suponían una gran cantidad de piezas, sí supuso un gran reto.
De repente descubrí que había colecciones que nunca se completaban, se acabó el ir a la tienda de Pirulo o al rastro a conseguir el cromo del futbolista que me faltaba a cambio de dinero o de “repes”. Esto era otra cosa: era una afición y un coleccionismo que me podía durar toda la vida y que por otra parte consideré de alto valor cultural, geográfico e histórico.

A través de los billetes de un país se puede descubrir y aprender la historia de el mismo a lo largo de su existencia, conocer países nuevos y la desaparición de otros. Considero que queda pendiente por hacer una gran labor educativa dirigida a nuestros niños en este sentido. LA NOTAFILIA ES CULTURA Y DE LA BUENA.

5 Somali 1951, Somalia

A: Bien podría pensarse que es necesario ser millonario para poder forjar una colección tan amplia. Obviamente esta colección ha debido suponer un esfuerzo económico importante, pero además del dinero ¿qué otro tipo de esfuerzos o sacrificios has tenido que hacer para forjar esa colección? ¿crees que han merecido la pena?

F: El coleccionismo de billetes, en un principio, no requiere ser millonario, solamente cuando te planteas unas metas muy elevadas te enfrentas a desembolsos importantes.

Afortunadamente en mi caso ha influido mucho la época en que empecé a coleccionar, ya que en esas fechas el coleccionismo de billetes no existía y billetes que pude comprar entonces, hoy no podría adquirirlos por el aumento de precio que se ha producido de los mismos. Como consecuencia de ello, aparece un nuevo concepto: la notafilia no solo es cultura y coleccionismo, sino que también es inversión.

Lo que ha requerido es dedicarle mucho tiempo, mucha búsqueda, muchos viajes y asistencia a ferias por todo el mundo; así como catalogar escanear y organizar la convención con la ayuda de la informática. En este sentido he tenido la suerte de tener un hijo ingeniero informático, que me ha elaborado un programa especial para ello.

Familiarmente he contado con la ayuda y tolerancia de mi esposa y finalmente ha merecido la pena todo ello porque tengo otro hijo que tiene auténtica pasión por el coleccionismo de billetes y eso supone una continuidad y conocimiento una vez que falte yo.

A: ¿La colección sigue aumentando? Si es así, ¿dónde encuentras billetes, porque entiendo que solo te faltarán auténticas rarezas?

F: Efectivamente sigue aumentando con respecto a las nuevas emisiones, que son fáciles de encontrar y asequibles económicamente, pero no ocurre lo mismo con lo que podemos denominar como billete antiguo, anterior a 1960.

Para encontrar este tipo de billetes tienes que acudir a ferias y convenciones en países extranjeros, como Maastricht (Holanda), que celebra dos al año, una en abril y otra en septiembre y a la que acuden más de 200 comerciantes expositores.

Próximamente iremos el día 6 de junio a Kansas City, donde se celebra la feria más importante de EEUU. El año pasado fuimos a Singapur y Hong Kong, mercados con gran incremento de coleccionismo de billetes.

De todas formas, en la actualidad, la adquisición de billetes raros se encuentra con la dificultad que supone que la mayoría de los comerciantes han roto sus vínculos con sus clientes, prefiriendo en cuanto llega a sus manos un billete raro, sacarlo a la venta a través de subastas y no por el método tradicional de ofrecérselo directamente a sus clientes. Yo, personalmente, no entro en ese juego, ya que considero que la subasta encarece indebidamente el precio de adquisición del billete.

A: Además de coleccionar billetes internacionales tengo entendido que también tienes algunas monedas y una extensísima colección de vitolas de puros. ¿Qué particularidades tiene coleccionar billetes con respecto a coleccionar monedas, vítolas o cualquier otra cosa?

F: Efectivamente el que es coleccionista le gusta coleccionar y si bien podrá optar por algo concreto no quiere decir que no picotee en algún tipo de objeto más. Yo por ejemplo tengo como primera colección la de los billetes, pero luego tengo otras colecciones menores en cuanto a su entidad, pero con el mismo nivel de coleccionismo e importancia como objetos coleccionables.

Colecciones como las monedas, los relojes, las vitolas, las postales, los sellos etc.…Son materia de coleccionismo de gran importancia. De todas maneras, os sorprendería la cantidad de materiales que son objeto de colección y, todos ellos, hoy en día, tienen una característica diferenciadora muy importante con el coleccionismo de billetes y es la del concepto de inversión, equiparable a cualquier otra inversión en bienes tangibles.

1000 Francs, 1977. Estados de África Occidental.

100 Shilling, 1963. Uganda

A: Me resulta curioso que la mayoría de los coleccionistas de billetes complementan su colección con una colección de monedas, aunque sea de menor entidad. Sin embargo, somos muchísimos los coleccionistas de monedas que nunca hemos adquirido billetes. ¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Crees que es mejor centrarse en la colección de billetes (o de monedas) o crees que es preferible que se complementen las colecciones de monedas y billetes?

F: No podemos olvidar que cuando un coleccionista de billetes empieza, hay ya coleccionismo de monedas y sin embargo muchos coleccionistas de moneda cuando empezaron, el coleccionismo de billetes no existía. Por eso hay más coleccionistas de billetes con monedas que coleccionistas de monedas con billetes.

Por otra parte, son colecciones coincidentes y muy compatibles, pero yo creo que si quieres tener una buena colección de algo requiere exclusividad, es un campo muy amplio de conocimientos el que se requiere para atender dos frentes y también, por qué no, un problema de diversificación de recursos económicos.

A: ¿Cuáles son las principales diferencias a la hora de coleccionar billete internacional con respecto al billete español?

F: Dentro del incremento de precios que se ha producido en la adquisición de billetes, hay que destacar que el billete español se encuentra sobrevalorado y, en la actualidad, no es objeto de coleccionismo preferido por la mayoría de los coleccionistas.

El mercado del billete español por unas razones o por otras ha estado muy monopolizado, lo cual hace presumir que próximamente saldrá a la venta muchos billetes españoles y con una bajada de precios significativa, sobre todo, en el billete clásico. Por lo demás, no existen marcadas diferencias entre el billete internacional y el español.

A: Cuando hablo con coleccionistas de billetes siempre suelen distinguir entre billetes anteriores y posteriores a 1960. ¿Por qué esa fecha? ¿Es muy distinto coleccionar billetes de los últimos 50 años que billetes anteriores?

F: Efectivamente el año 1960 es la fecha que marca la diferencia entre el coleccionismo e inversión.

Tampoco la fecha de 1960 hay que tomarla a rajatabla, sino que es más bien orientativa y derivada de que hay tres tramos en los que se encuentran catalogados todos los billetes, bajo la dominación World Paper Money: en el que el primero se refiere a billetes emitidos por bancos no nacionales; el segundo, por bancos nacionales hasta 1960 (de ahí la fecha); el tercero finalmente, de 1960 a la actualidad.

El hecho de que los billetes anteriores a 1960 suponga coleccionismo e inversión y que los precios de adquisición suban, está motivado porque si ya de hecho los bancos, cuando retiran los billetes, los queman o los prensan, además es que como hemos mencionado antes, no había coleccionismo de billetes, ni la estructura comercial derivada del mismo.

Todos nosotros tenemos todavía en algún cajón de nuestra casa alguna moneda de Franco. ¿Por qué? Pues porque no nos hemos molestado, dado su valor facial en ir al banco a cambiarlas cuando dejaron de tener validez, sin embargo, muy pocos o casi nadie se quedó billetes de 10.000 pesetas sin ir al banco a cambiarlos.

Esto supone que hay pocos billetes y sobre todo, anteriormente a 1960 y ello origina el alto precio de los mismos. Hemos hablado de un billete de 10.000 pesetas, prácticamente de ayer, pero ¿quién guardaba un billete de Zanzíbar de 1908 o un billete de España de 1000 pesetas de 1874.?

En resumen, lo que escasea, lo que no hay, es equivalente a valor y a un valor con revalorización propia, derivada de la falta de material y del incremento de coleccionismo.

1 libra, 1963. Zambia.

A: Una de las dificultades que tiene el coleccionar billetes es que son muy difíciles de guardar porque “cualquier cosa” puede dañarlos: humedad, fuego, calor, insectos, hongos… Se me hace difícil pensar en guardar miles de billetes de manera que se garantice que todos ellos quedarán intactos, además de seguridad que una colección así supone. ¿Cómo guardas tu colección?

F: Efectivamente no podemos olvidar que los billetes están hechos de papel como material sumamente degradable y que, por tanto, requieren unas condiciones para guardarlos que reúnan las mayores características de seguridad.

En primer lugar y fundamental, es el plástico en el que están guardados, bien sueltos o en álbum, ya que si el plástico es malo y con productos químicos inadecuados puede perjudicar el papel e incluso en determinadas circunstancias de calor pegarse al billete e ir restándole colorido.

Una vez que tengamos el material adecuado para la guarda y almacenamiento de los billetes, es importante guardarlos en un sitio en el que no haga ni mucho calor ni mucha humedad. Yo, personalmente, utilizo el mejor material alemán y guardo mi colección en una caja fuerte del banco con dispositivos absorbentes de humedad. Independientemente de ello tengo absolutamente escaneados todos los billetes y catalogados a través de un programa informático del que antes hemos hablado.

A: ¿Qué consejos darías a alguien que empiece a coleccionar billetes internacionales?

F: Independientemente de que dadas las características del coleccionismo del que estamos hablando es muy difícil aconsejar, lo cierto es que lo primero e imprescindible que hay que hacer es adquirir los tres tomos denominados World Paper Money o suscribirse informáticamente a los catálogos linzmayer a través de la web Banknote News, con el objeto de tener una visión completa y general del mundo del billete al cual nos vamos a incorporar a través de su coleccionismo.

A partir de ahí, se trata de tomar la decisión de coleccionar un país determinado, un continente, un tema concreto como billetes de trenes, pájaros, animales o uno muy recurrente que es coleccionar todos los billetes que han salido y salen de la Reina de Inglaterra.
En todas las ciudades españolas se celebran los domingos algún mercadillo de este material, destacando el que se realiza en la Plaza Mayor de Madrid. También se celebran en España entre 20 o 30 convenciones en distintas localidades y, poco a poco, acudir a ferias internacionales como Maastricht, Kansas City, Verona, París, Londres, Chicago, Berlín… y, por último, acudir a subastas como a las que celebra Cayón, Aureo, Martí Hervera, Vico… y, finalmente navegar, no por los mares del Sur, sino por internet, medio que, como no podría suponer otra cosa, se ha convertido en un medio de compra-venta de billetes.

Si bien, desde el punto de vista de coleccionista, no es comparable acudir a una feria y después de tres o cuatro horas mirando billetes, la satisfacción que te produce encontrar uno que no tienes, que navegar por internet, poner el billete y que te diga el ordenador directamente, quién lo tiene y a qué precio lo vende.

A: Si quieres puedes añadir cualquier otro comentario.

F: Finalmente me gustaría que toda la gente del mundillo del coleccionismo de billetes tuviéramos conciencia en trasladar y potenciar esta afición entre los más jóvenes por las características culturales que tiene y por qué no, por las posibilidades económicas o de inversión… Hace falta una gran labor de difusión ya que, coleccionar los cromos de Cristiano Ronaldo es importante, pero, es mucho más importante coleccionar una pequeña parcela de la cultura de un país y de su historia.

Seguid otros comentarios en Facebook.

6 Comentarios

  1. Óscar 5 meses hace

    Hola
    Dice Don Fernando Ruiz, que tiene escaneada toda su colección y catalogada con un programa informático. ¿podríamos disponer del nombre del mismo? (Aunque me supongo que está hecha por su hijo “a medida”)… tal vez nos sirva para los coleccionistas de monedas.

    Por otro lado, Adolfo, creo que no tienes ninguna entrada sobre programas informáticos para escanear y catalogar nuestras colecciones, sería interesante que en el futuro pudieras hacer una…si es que te apetece y lo ves interesante.

    Muy buena entrevista. Gracias por compartirla.

    Saludos.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Me alegro mucho de que te haya gustado la entrevista.

      Por parte del software, por lo que yo entiendo su hijo le preparó un software específico. No tiene que ser nada del otro mundo: una base de datos con una pequeña interfaz gráfica para hacer consultas y mostrar los billetes. También se puede hacer fácilmente con un CMS (como Drupal).
      Sinceramente, nunca me he puesto a mirar el software disponible para registrar nuestra colección. Yo creo que la mayoría de los coleccionistas no usan más que una simple tabla de Excel. Luego están las iniciativas, tipo Foronum, donde se pueden compartir los datos entre coleccionistas.

      A ver si alguien puede dar más información al respecto.

      Saludos,
      Adolfo

      • Jesús 5 meses hace

        Buenas tardes Adolfo y Oscar

        Primero, gran entrevista. Yo tampoco soy muy amante de los billetes, pero al ser un mundo tan relacionado con las monedas, siempre es interesante conocer el punto de vista de grandes coleccionistas. Y desde luego aunque no te gusten los billetes, la colección de Fernando tiene que ser para verla y quedarte con la boca abierta :o.

        Y respecto a vuestros comentarios, yo antes utilizaba un excel para catalogar mi colección. Pero por el foro que todos conocemos se comenzó a discutir sobre un programita freeware… e incluso el desarrollador del software encontró el hilo y atiende a reportes de bugs o sugerencias de mejora. Yo comencé a utilizarlo y la verdad es que ahora mismo no podría volver al excel. Es un programa ligero, a nivel técnico es sumamente simple, pero estámuy optimizado para colecciones numismáticas y además es multiplataforma.

        http://opennumismat.github.io/es/open-numismat/

        Aquí lo podéis encontrar, yo personalmente os lo recomiendo. Saludos!

        • J. Mir 5 meses hace

          Lo he probado, es apto para inaptos, buena herramienta.

          Enhorabuena por la entrevista.

  2. Óscar 5 meses hace

    Gracias a ambos.
    Lo mirare, Jesús.

  3. DRINFEAL 5 meses hace

    Hace seis años inicié mi primera colección, relojes de bolsillo antiguos. Mi paso por esa afición consistió en quemar etapas rápidamente, resultó que soy un coleccionista completista.

    Cuando empezé a vislumbrar su agotamiento me planteé pasarme a la Numismática y he acabado en una de sus ramas: Medallística.

    Durante estos años he sido un ávido lector sobre todo lo referente al coleccionismo (así descubrí tu blog, Adolfo) y estas entradas entrevistando a coleccionistas de tamaña envergadura son una delicia y nos hacen reflexionar. Gracias.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*