Comentario a «El Oro del Imperio Español en Europa», de Rafael Tauler