El precio de unas medallas de Lenin

El precio de unas medallas de Lenin

Quizá el aspecto más duro de la vida de un inmigrante es verse lejos de sus amigos y familiares e inmerso en una cultura diferente con la que a veces no es tan fácil encajar. En esas condiciones la soledad es a veces inevitable. Una soledad que hace construir unos lazos muy fuertes de amistad con quienes nos rodean, pues se convierten en “nuestra familia en el exilio”. En mi caso, uno de los miembros fundamentales de esta familia es Eka, una estupenda georgiana que siempre nos alegra con su sonrisa. Podría comentar muchos momentos juntos, como cuando nos fuimos toda la tropa a pasar un fin de semana a Saremaa y acabamos rodeados de cabras. En la foto nos veis a los tres: Eka, la cabra y yo.

El caso es que una tía de Eka tiene de herencia las dos medallas de Lenin que se muestran en las fotos. En su familia, como en la inmensa mayoría de las familias georgianas, pensar en Rusia o en el comunismo es tanto como recordar traumas de un pasado que llega a ser muy reciente, pues solo hace 10 años que Rusia bombardeó la capital georgiana. Por eso me mandó Eka unas fotos de esas medallas y me preguntaba una estimación de su valor. Yo de medallas rusas entiendo entre poco y nada, pero tiré de bases de datos para hacerme una idea del precio. Mi respuesta  (traducida) fue la siguiente:

La primera medalla no parece valer gran cosa. Solo la he visto venderse formando parte de lotes: este lote se vendió en 90 euros y este otro lote se vendió en 42 euros. Por lo tanto, supongo que esa medalla pueda costar entre 10 y 20 euros. Nada relevante como para venderla fuera de Georgia, en cualquier caso.

La segunda medalla es mucho más interesante. He visto varios ejemplares vendidos en subastas estadounidenses con remates más o menos altos: $1500, $1700, $1500 y $2115. Es decir, si la medalla está sin circular, un coleccionista pagaría por ella en torno a los 1.500 euros, mientras que un comerciante quizá pagase por ella 800 euros. Si envías la medalla a una casa de subastas es razonable obtener por ella unos 1.000 euros, si bien seguramente te lleve varios meses recibir el dinero.

Con esto ya veis la manera que tengo para hacer una estimación de precios razonables de manera más o menos rápida:

* El precio que pagaría un coleccionista viene a ser un 20% más de los precios en los que suele rematarse la medalla. En este caso pongamos que 1.500 euros o algo más sería razonable.
* El precio que obtendría el propietario en una subasta viene a ser un 20% menos de lo que se suele rematar la medalla. En este caso pongamos que 1.000 euros es razonable.
* El precio de venta a un comerciante dependerá del precio que este comerciante pueda sacar por ella menos el margen que quiera el comerciante para sí. En este caso yo creo que un comerciante intentaría venderla por 1.500 – 1.700 euros pero, como vender una medalla de Lenin no es un tema sencillo (yo no sabría a quién vendérsela), querrá obtener al menos un 100% de beneficio sobre la compra. Es decir, que razonablemente la comprará a la mitad del precio de venta.Que pague por ella unos 800 euros es razonable.

El tercer precio es el más complicado y para ello es necesaria cierta experiencia. No es lo mismo vender alfonsinas (cuyo margen por parte del comerciante es muy pequeño) que vender cosas rarísimas en las que a cualquier comerciante le costaría encontrar comprador. Igualmente, tampoco es lo mismo vender monedas de 20 que de 20.000 euros.

Luego están los que se quejan y los que ven como una injusticia esos precios. Pero digamos que yo los veo muy justos, puesto que cuanto más se trabajan unas monedas más dinero se gana con la venta. El que simplemente quiera ir al comercio de su ciudad a media tarde, deshacerse de la moneda y continuar su paseo para tomarse unas cañas, recibirá menos dinero pero ganará en comodidad. Otros se preocupan un poco más, gestionan el proceso con una casa de subastas y tardan más en recibir el dinero, por lo que es justo que reciban más. Y otros se lo trabajan mucho para buscar hasta debajo de las piedras a un coleccionista de medallas leninistas y ofrecerle la garantía de que esa pieza es auténtica, así que es justo que su trabajo se vea recompensado.

Pero los hay muy jetas que lo que pretenden es que yo busque al coleccionista final para que ellos saquen el máximo precio posible, trabajando gratis para ellos simplemente porque sí. Esto es algo que no haría ni por mi amiga Eka (quien no me lo ha pedido), así que mucho menos por los jetas que me llenan diariamente el correo electrónico. De todos esos jetas, los más graciosos son los que dicen: “yo lo quiero vender a lo máximo que se pueda, no tengo ninguna prisa en la venta”. ¡Cómo si dejar pasar el tiempo evitase tener que trabajar para ganar más dinero en la venta!

Seguid otros comentarios en Facebook.

19 Comentarios

  1. Yago Abilleira Crespo 6 meses hace

    ¿Una Medalla de la Orden de Lenin? Numerada y todo…telita. Si Eka es capaz de indagar en archivos y sacarle el pedigree hará subir su valor (sí, también soy un friki de la Segunda Guerra Mundial).

  2. Alfonso 6 meses hace

    buenas

    Curioso, quieres decir que al estar numerada se puede saber en que acción de guerra fue concedida y por que.

    Entonces seguro que sube su valor creo yo. me gusta tambien la segunda guerra mundial aunque no tenia ni idea de este tipo de cosas. Pero en mi familia nos gustan los objetos con historia de familia. Y puede ser muy interesante y sorprendente. Es como encontrarse con un carlista entre tus antepasados y no tener ni idea.
    un saludo

    • Yago Abilleira Crespo 6 meses hace

      Buenas
      Sí, justo. Supongo que al estar numerada se podrá recuperar la historia. Es lo que dices en el hilo, cuanto más trabaje el cendedor, más ganará
      Ahora bien, volviendo a la medalla, por el número de serie, yo diría que es de finales de los 80 (Afganistán y así). Seguro que Eka tiene recortes de prensa o así de cuando la entregaron. A mí me sonaba por verla el libros de historia bélica, pero se siguió usando hasta el final de la URSS. Y ojito al investigar, no es común, pero puede pasar que condecoraran al susodicho por ser un represor, hay que estar preparado para lo que sea.
      La otra medalla, como habrás descubierto, es una conmemorativa del centenario del nacimiento de Lenin y la daban a quien estuvo de servicio dicho día (se dieron unos 11 millones de ella en sus distintas versiones).

      • Autor
        Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

        No sabía que eras tan friki de la Segunda Guerra Mundial. Parece que hay bastantes momentos históricos que te atraen :)

        Por parte de la medalla, fue otorgada al padre de la tía de Eka. Supongo que sería relativamente sencillo poder documentar la historia de ese hombre durante la Segunda Guerra Mundial, que según me dijo es cuando se la otorgaron.

        No sabía el origen de la segunda medalla, aunque probablemente la tía de Eka si que lo sepa. Se lo comentaré.

        ¡¡Muchas gracias!!
        Adolfo

  3. Lanzarote 6 meses hace

    Un tema controvertido esto de valorar el precio de una moneda, entre otras cosas, por lo que dices, hay muchos precios
    1- el de compra
    2- el de venta, y entre estos los distintos precios que comentas, el de casa de subastas, el de venta particular o el de profesional
    3- el ficticio de venta que pone uno en una moneda propia que expone en el escaparate de ebay y espera a ver si suena la flauta

    La cantidad de veces que me han preguntado por el precio de una moneda, hoy mismo me ha pasado con un 2 reales sevillano que he catalogado en un grupo de facebook, y siempre he terminado mal parao, porque la casuística es siempre la misma, preguntan por precio al no tener ni idea de lo que tienen entre manos, y cuando les das uno… de repente el interlocutor es un experto de renombre y te busca una decena de precios por ahí diez veces superiores al que le has dado, convirtiéndote en una especie de estafador que lo que pretendía es comprarle la moneda a saldo. Ahora explícale tú que lo que ha visto por ahí es el precio del tipo 3, o simplemente que no es lo mismo el valor de una moneda como la suya en bC+ que S/C. Y ahora explícale qué significa eso. Total, resumido, que paso de valorar ninguna moneda, salvo que me lo pidiera una amiga con la que he vivido una experiencia con cabras, claro.

    Lo mejor que puede hacer con esa medalla es subastarla en casa de prestigio que aparezca en Sixbid.

  4. Ignacio 6 meses hace

    No creo que sean unos jetas por quererla vender al máximo precio. Simplemente desconocen el mundo de la numismática, donde han oido rumores dicen que aparentemente las monedas se valoran a ojo y los comerciantes (y coleccionistas) no son honestos y se aprovechan. Y ellos son listos, tienen internet y están alerta… :-)
    Obviamente lo que acabo de decir es una generalización y no creo que sea cierto, si bien es cierto que sí te puedes encontrar gente así.
    Quizás habría que mandarles a ver los programas de la casa de empeños y así la gente podría entender que
    -Un comerciante debe tener su margen, pues se tiene que buscar comprador para lo que compra, y hay veces que es fácil y otras no. Un comerciante debe conocer la pieza, asegurarse de su autenticidad y tasarla apropiadamente. Para ello debe conocer pieza y mercado. Puede parecer fácil pero no lo es. Ese es el valor añadido que alguien que no sabe no puede dar y por lo tanto, aspirar a vender al máximo precio.
    -Un coleccionista final siempre te puede pagar más. Pero como coleccionista final intentaría cuidarme bien de a quien compro. La tranquilidad no tiene precio. Hay que tener cuidado con la gente que te vende y “no sabe” lo que te vende, pues en esos momentos estás ‘solo’ y las ‘garantías’ pueden quedar en nada… eso puede justificar un margen no tan ajustado.

    En este caso concreto, yo no se de falsificaciones, pero como coleccionista final no pagaría 1500 a una persona que no puede darme todas las garantías que me da un comerciante que me la puede vender a 1700. Es un 9% de descuento solamente.

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

    Yo creo que somos muchos los que hemos pasado la fase de hartazgo de dar un montón de ayuda a quienes no lo merecen.

    Diría que en torno al 80% de las muchas consultas que me hacen todos los días son gente que preguntan y exigen una respuesta con una valoración por mi parte sin haber hecho ni la más mínima reflexión. En algunos casos incluso me piden que les dé mi opinión sobre la moneda que vende un tercero. Para esos casos tengo preparadas unas cuantas respuestas enlatadas (es decir, e-mails “pre-escritos”) que les envío; si lo que me preguntan no encaja con ningún mail pre-escrito, simplemente lo ignoro. Luego bloqueo la dirección de correo para que todo lo que me venga de ahí vaya a la carpeta de SPAM y listo.

    A quienes me escriben un correo razonablemente estructurado donde hay una pregunta de buena fe (generalmente es: “he heredado unas monedas y no sé qué hacer con ellas ni si pueden tener algún valor”) siempre se llevan una respuesta por mi parte. 30 segundos me lleva y a ellos les puedo ahorrar horas. Por desgracia, esos casos son minoría.

  6. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

    Por lo que dicen @Ignacio y @Lanzarote.

    La idea de que un objeto pueda tener “varios precios” y que esos precios dependan del valor añadido que se ofrezca con el objeto en cuestión. No es evidente entenderlo. Pero una persona razonable, a poco que reflexione, se da cuenta de que nadie pagaría lo mismo por una moneda que compra a un particular asumiendo el riesgo de que sea falsa, de lo que pagaría a un profesional que le ofrece factura y la garantía de que si en 15 años se considera falsa (o manipulada o lo que sea), él le devuelve el dinero sin problemas.

    Pero este post va más bien dirigido a coleccionistas. Los que empiezan muchas veces no se dan cuenta del desnivel que puede haber entre los precios que ellos pagan por las monedas y los que les pagarían a ellos llegado el caso. Creo que con este ejemplo las razones se hacen obvias.

    Saludos,
    Adolfo

  7. Alfonso 6 meses hace

    buenas

    la historia es lo que tiene, aunque siempre prefiero conocer la historia de mi familia aunque sea reprobable que no conocerla en nada.

    Por cierto que lo de tocar la flauta con un precio por internet me ha llegado al alma XD. Sencillamente porque ultimamente estoy viendo mucho de ese tipo de cosas. Vi una moneda de 100 pesetas de Juan Carlos que vale un par de euros en tienda ponerla por 60 euros. Mira que no creo que sea un experto y sin embargo me doy cuenta de las barbaridades que algunos particulares ponen por internet. Pero es que es por arriba y por abajo. Me interese un dia por unas monedas de plata y casi me las ofrecio agradecida porque muy pocos se interesaban y los que lo hacian le ofrecian 5 euros por 3 monedas de plata de 30 gramos de 900 cada una. Vamos que tambien hay gente que tratan de aprovecharse.

  8. gomez 6 meses hace

    quieres decir que cuando tu empezaste no querías saber que valían tus monedase verdad ? No fuera que te vendieran alguna y te tangaran. lamentablemente a parte del Estado de conservación aun no conozco a ningún comerciante, aficionado o coleccionista que desee coleccionar la “morralla chatarrera” porque carezca de total valor económico o histórico. Todos queremos tener buenas monedas .

    veo una actitud muy hipócrita por tu parte y siento decírtelo. que me guste tu blog porque es interesante y hay información relevante no significa que vaya comulgar con las ideas de que todo el que te pregunta es en sí una mala persona o un jeta, parece que ha muchos se os olvida como empezastteis

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Hola gomez.

      Desde luego que tienes una manera un tanto “directa” de presentarte como comentarista, pero lo acepto.

      Lo primero es que me alegro de que tengas un criterio propio y que no comulgues con todo lo que digo. Es lo normal. Yo expongo mis motivos y a quien convezca bien y a quien no… pues bien también: abrimos el debate y así aprendemos todos. En el blog nunca he fomentado el “borreguismo” sino más bien todo lo contrario.

      Probablemente hayas malinterpretado mis palabras: yo no digo que todo el que me pregunte sea un jeta. Eso es algo que matizo muy claramente en los comentarios anteriores. Cuando una persona me pregunta que quiere saber el precio de unas monedas que ha heredado y que le vale con una estimación gruesa (lo justo para saber si tiene algo interesante o no), o cuando me pregunta un novicio sobre cómo dirigir su colección o alguna duda que tenga, pues con gusto respondo y dedico mi tiempo. Ahora bien, cuando me viene el típico de “cuánto vale mi moneda y a quién se la puedo vender” o “dime qué opinas de la moneda que vende tan barata este tipo en eBay”… pues eso es de jetas. Y lamentablemente tengo eso todos los días. Y no, yo no hice eso cuando empezaba.

      Saludos,
      Adolfo

    • DLA 6 meses hace

      Hola, no estoy de acuerdo con tus opiones. Precisamente este blog, aporta una información muy didáctica e interesante al coleccionista novicio. Si “buceas” en sus muchas entradas encuentras respuestas a muchas cuestiones, que obviamente te hacen plantearte otras cada vez más complejas.
      Sus consejos te pueden evitar más de un disgusto.
      Efectivamente, todos queremos tener “buenas monedas”, o al menos piezas que nos agraden, y tambien para el coleccionista novel hay entradas dedicadas a ello, a que el precio de una moneda es “relativo” y que depende de quien la tenga.
      Tambien deja claro la ” inversión” que es la numismática, que nuestra colección es una afición y las aficiones cuestan dinero, aunque al menos en esta podemos recuperar parte del dinero. Pero esa ” mala inversión” en términos económicos nos puede servir para aprender historia, para disfrutar de nuestras monedas.
      Para quienes llevamos poquito tiempo, da ideas y muestra ejemplos de posibles tipos de colecciones según nuestro bolsillo, el tiempo que vayas a dedicarles y nuestro conocimiento. Obviamente, no te puede decir que monedas comprar o decirte cuanto pujar en una subasta por una moneda en concreto, pero de explica las claves de cómo hacerlo y que seas tu mismo quién decida.
      Tampoco es cierto que leyendo las entradas de tu blog no puedas saber si unas monedas que tienes en casa valen algo o no. Yo las encontré y tras leer varias entradas tenia claro que “sólo” eran un bonito recuerdo familiar y quizá el punto de partida de mi incipiente colección.
      ¿ Es poca la información que hay en el blog? Y encima gratuita. He pasado horas leyendo el blog, supone un gran apoyo didáctico y metodológico.

      Un saludo.
      PD. Adolfo, sólo animarte a seguir con esta bitácora.

      • DLA 6 meses hace

        Obviamente, me referia a que no estoy de acuerdo con a las opiniones de “gomez”, que mi comentario ha salido después del de Adolfo y no creo que haya confusión después de leer mi comentario, pero por si acaso.

        Un saludo

  9. Chema 6 meses hace

    Hola,
    La verdad es que en cuanto he visto la medalla numerada, lo primero que me ha venido a la cabeza es que si tienen la documentación que entregaban con la medalla, el precio aumenta hasta casi doblar (por lo que conozco) y da la posibilidad de buscar en archivos para ver por que y en que condiciones se entregó la condecoración.
    Un saludo
    Chema

  10. Zvezda 6 meses hace

    Hola Adolfo, nunca he comentado en tu blog, ja que no colecciono moneda, pero me entretienen bastante las historias que aquí se comentan.

    Mi ámbito de colección son las Medallas militares soviéticas y llevo unos 10 años con ella. A este respecto me gustaría hacerte un par de aclaraciones por encima:
    1.- Es imposible que la Orden de Lenin se le otorgara a ese hombre durante la Segunda Guerra Mundial ya que la numeración corresponde a las concesiones otorgadas entre a finales de los 60 y principios de los 70 ( 68-71).(Tipo 5, Variant 2, subvariente 1)
    2.- El historial de ese hombre se puede saber fácilmente pagando unos 20€ a alguien que tenga acceso a los archivos militares soviéticos.( Siempre que su concesión sea por motivos militares, cosa que en este caso dudo)
    3.- Algunas de las medallas de los remates que has enlazado son falsificaciones ( culpa de el comprador de no haber estudiado la medalla lo suficiente)
    4.-En coleccionismo de medallas que una pieza este “sin circular” ni sube ni baja el precio de una medalla más allá de 50+/- y muchas veces ni eso. Estos términos no suelen utilizarse y no suele haber mucho problema a no ser que los rayajos sean exagerados hasta el punto de desfigurar el gravado o se haya roto algun esmalte.
    5.- Respecto a la medalla de Centenario del Nacimiento de Lenin su precio seria de unos 5-10 € y muchas veces incluso te la regalan. Pero en esta pieza hay que tener cuidado porque hay algunas que se otorgaron a extranjeros ( no soviéticos) que si que valen bastante dinero.

    Este comentario no es para criticarte ni nada por el estilo ya que estoy deacuerdo con el contendio de la entrada. Lo digo simplemente para que se vea lo importante de estudiar las piezas que se coleccionan. Hay gente que se ha gastado 1000€ en piezas falsas y una medalla que por lo general vale 5€ podria haber resultado ser una pieza para extranjeros que valiera cientos de euros.

    Un saludo!

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Tremendo este comentario que completa muchísimo la información que yo he podido proporcionar. ¡Cómo se nota quién entiende!

      ¿Consideras que los precios que he indicado son razonables?

      • Zvezda 6 meses hace

        Hola Adolfo.

        Si, los precios son correctos. La medalla del Centenario del Nacimiento de Lenin estria entre los 5-10€. Respecto a la Orden de Lenin existen muchas variantes pero si contar las primeras ( las que no tienen suspension, o con numeración inferior a 100.000 y que valen de 2000 a 6000€) estariamos hablando de entre 1.500-1700 de promedio.

        Un saludo

  11. Víctor Manuel 6 meses hace

    ¡¡Como se esta poniendo el tema!!
    Pues que queréis que diga… El blog esta de p..a madre. Y tienes razón Adolfo, a los que trabajan sus monedas, le ponen interés, ya sea económico, histórico o por afición a ambas, a los que la buena fe se les ve de lejos… Pues a todos esos eres de gran ayuda y he visto como en otras entradas de hasta 600 comentarios preguntándote por una peseta del 63 negra, has contestado.
    Que seguramente no siempre estemos de acuerdo con algunas pautas, doctrinas o indicaciones es lo más normal. Si no, no existiría debate, intercambio de ideas e intercambio de anécdotas pasadas. Y de todo se aprende, nosotros con tus entradas y tu con algunos comentarios, que aquí hay gente muy muy experta. Pero de ahí, con buena tónica y ” buen rollo” sale un blog de p..a madre.

  12. j. mir 6 meses hace

    Tenemos dos debates aquí, el de las medallas y el de las valoraciones, a medallas no puedo jugar porque no se casi nada. Sobre valoraciones tampoco se mucho, pero no debe ser lo mismo estar tan expuesto como lo está Adolfo que debe recibir un bombardeo cada día, que otros a los que nos pueden llegar ocasionalmente. A mí me han pedido valoración en tres ocasiones, en dos eran amigos, las dos eran herencias y las dos valían en conjunto menos de 500 euros (aunque pesaban mogollón). La tercera fue echarle un vistazo a oro norteamericano, casi bullion, también amigos pero necesitados de dinero, y los 1200 euros que se sacaron les ayudaron en una situación apurada, para ellos 100 arriba o 100 abajo eran importantes. Si los dos primeros buscaban repartirse las perras entre hermanos y les salía a una cena buena, el tercero aliviaba una situación grave, a todos les ayudé con gusto por nada, aunque los dos primeros me ofrecieron elegir lo que me gustara y con el tercero no pagué el café (entre los tres menos de 20 euros que me tomé como detalles amables y no como pago).

    A mí no me han llegado pícaros, aunque los veo por ebay, y si “tontos” (lo digo en el sentido de desconocer el negocio) que simplemente buscaban que no les tomaran el pelo y que confiaron en mí para eso.

    Y estoy de acuerdo con Adolfo, cuando empecé solo me interesaba el precio por si me alcanzaba a comprarlo, no por si me alcanzaba a venderlo. Otra cosa es que ingenuamente pensara que si había comprado por 10 el comerciante lo aceptaría o me permitiría mejorarlo por valor de 10, como si fuera el amigo del patio con el que cambias cromos. Esa lección se aprende pronto pero desconcierta a quién quiere desprenderse de sus monedas sin saber (o lo que sea similar).

    Saludos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*