Subasta Gaspar de Portolà vol II y otras de enero y febrero de 2018

Subasta Gaspar de Portolà vol II y otras de enero y febrero de 2018

Las primeras subastas del año generalmente son subastas pequeñas que no traen ni grandes colecciones ni piezas de una gran relevancia. Desde luego que no es el caso de 2018, donde algunas de las casas de subastas han empezado con artillería pesada para los coleccionistas más pudientes. Creo que las monedas que salen a subasta este enero (un mes donde tradicionalmente no hay subastas potentes) son un claro ejemplo de lo mucho que están creciendo las subastas numismáticas. Por supuesto que también hay otras casas que sacan piezas más corrientes y seguramente se guarden las mejores balas para más adelante. Como hay mucho publicado, voy a dar un repaso rápido a estas subastas, deteniéndome nada más que en el segundo volumen de la colección Gaspar de Portolà, pues a mi juicio es la colección más interesante de cuantas se presentan.

SUBASTA DE PLIEGO, 22 DE ENERO

El año subastil en España lo abre la casa sevillana Pliego. Se trata de una subasta de 345 lotes donde hay dos apartados sorprendentemente bien representados: monedas centroeuropeas de tamaño duro (41 lotes) y billetes españoles del siglo XX (230 lotes, dos tercios de la subasta). De todos los demás apartados no hay más que unas poquitas piezas sin que destaque ninguna de ellas de manera individual ni como serie colectiva.

Los dos apartados mejor representados no pueden ser más distintos. Los duros centroeuropeos son piezas comunes en calidades bonitas pero no extraordinarias. Es una colección variada que seguramente guste a los coleccionistas que se centren en esta serie pero que no quieran complicarse la vida. Lo que no sé es qué tal se venderán estas piezas, pues no parece una serie muy seguida en España. En cuanto a los billetes españoles, la inmensa mayoría de ellos son del siglo XX (no hay ningún billete clásico del Banco de España). Los más interesantes son los 11 ejemplares del Banco de Málaga. Piezas raras en una calidad muy baja. En cuanto a los billetes del siglo XX, hay muchos ejemplares en calidades bajas y medias; se presentan bastantes series correlativas, distintas series de un mismo tipo y numeraciones diversas. Hay unos 100 billetes de la Guerra Civil, muy corrientes y baratos todos ellos pero que quizá gusten a quienes están empezando.

SUBASTA DE TAULER & FAU, 23 DE ENERO

Al día siguiente Tauler & Fau organiza una subasta exclusivamente por correo el día 23 de enero. Se trata de una subasta pequeña (571 lotes) sin monedas de gran relevancia, pero muy adecuada para que su clientela no se olvide de ellos. Tauler & Fau lleva un ritmo de una subasta cada dos meses en su primer año. ¡Jacobo es un fenómeno! Aunque ya digo que la subasta no trae grandes piezas, voy a repasar brevemente los mejores ejemplares que se ofrecen.

En la Edad Antigua destaca el único oro presentado: una estátera de Filipo II. Además, hay algunas platas que pueden agradar a los coleccionistas medios. Con el Imperio Romano hay un denario de Julio César y otro de Marco Antonio. Pero, personalmente, me gustan más los de la dinastía Severa pues son denarios corrientes en una conservación bonita (ejemplo). También hay algún denario íbero curioso, como este de Bolscan. Sin embargo, la pieza más sorprendente viene con los cobres: una spintria de la época de Tiberio (más sobre estas fichas eróticas).

8 reales. Carlos III. Santa Fe de Nuevo Reino. 1762.

La Edad Media se pasa rápido. Al-Ándalus se ve representado por cuatro platas curiosas, especialmente la almorávide. En la parte medieval castellana hay algún velloncito que se deja querer (ejemplo) y por la Corona de Aragón un curioso carlino napolitano.

En la Monarquía Española lo que más me ha gustado han sido los cobres de Carlos III. También hay bastantes reales de a 8 -incluyendo algún columnario (ejemplo)- que se venderán sin problemas. También son dignas de mencionar algunas platas de los Austrias (ejemplo) o los vellones a molino de Felipe IV (ejemplo y más sobre estas piezas). El Centenario de la Peseta no tiene monedas muy sorprendentes, pero supongo que pueda encajar a quienes estén empezando con este periodo.

La colección se cierra con un apartado de monedas extranjeras que, curiosamente, es el más amplio de toda la subasta. La mayoría de esas monedas son piezas de plata tamaño duro o medio duro en conservaciones bajas y medias. Son monedas bastante comerciales que supongo que no tengan problemas en vender. El broche lo ponen 24 billetes con algunas emisiones locales y algún que otro ejemplar bonito, como las 25 pesetas de 1936.

SUBASTA DE ÁUREO & CALICÓ, 24 DE ENERO

El día 24 de enero Áureo & Calicó organiza una subasta por correo. Se trata de una subasta con 2426 lotes, de los cuales 1062 son monedas extranjeras y 156 son lotes de conjunto que encantarán a los revendedores de mercadillo. Es curioso que dentro de la moneda extranjera haya una buena representación de la Alemania Oriental y de Tailandia, dos países que no se suelen ver en las subastas españolas.

Por lo demás, hay 150 lotes de moneda antigua, otros tantos de moneda medieval, unos 750 de moneda española y alrededor de 100 lotes de billetes. La tónica general es que son monedas muy comerciales y en calidades medias. Muchísimas de ellas podrían aparecer perfectísimamente en una subasta en sala, así que la mayoría de los coleccionistas tendrán dónde dirigir sus pujas sea cual sea lo que coleccionen. Por falta de tiempo no entro en más detalles: que cada cual se mire las series que más le gusten.

SUBASTA DE ÁUREO & CALICÓ, 25 DE ENERO: COLECCIÓN GASPAR DE PORTOLÀ

Como dije al principio, creo que la colección Gaspar de Portolà es la más interesante de cuantas se subastas este mes de enero. Se trata del segundo volumen de esta colección, que se centra en los 8 reales y los 8 escudos de acuñación mecánica (es decir, no macuquinas) en las colonias españolas sudamericanas. El primer volumen de la colección se subastó en noviembre 2012 y constaba de 407 ejemplares de las cecas de Potosí, Lima y Santiago. Ni qué decir tiene que se vendieron como churros. Aquí podéis ver el catálogo, aquí mis comentarios sobre la subasta, aquí mis comentarios sobre los remates y aquí subí las fotos de ese primer volumen.

Este volumen se centra en las cecas de Colombia: Cartagena de Indias, Popayán y Santa Fe de Nuevo Reino; y en la de Guatemala. En total se subastan 230 ejemplares, de los que 106 son 8 reales y 124 son 8 escudos. Una colección con rarezas y con una calidad media muy alta, si bien muchas veces no se busca la excelencia en las piezas que se presentan. Tampoco faltan monedas más corrientes así que cualquiera que coleccione onzas o duros coloniales podrá pescar en esta subasta.

8 reales. Fernando VII. 1811. Popayán.

 

 

“Los cinco duros de Guatemala con el busto de Carlos IV también son dignos de citar, en especial el de 1811 por la rareza de la fecha”

En las cecas colombianas son mucho más raros los duros que las onzas, por lo que a pesar de ser menos, me resultan más interesante en general las platas. Vaya de ejemplo el tremendo columnario de Santa Fe (primera imagen), tan raro como todos los columnarios de esa ceca. Los cinco duros de Popayán con el busto de Carlos IV también son dignos de citar, en especial el de 1811 por la rareza de la fecha (segunda imagen y aquí una referencia que se remató en $11.000 hace dos años). A pesar de que en esta colección no hay muchas monedas acuñadas a martillo, en este segundo volumen se ofrecen 4 duros de Cartagena y 11 de Santa Fé. Son monedas raras pero que no tanto como las anteriormente citadas. Supongo que el coleccionistas quisiera tener una mayor representación de las platas colombianas y por eso las incluyó.

Los oros colombianos me llaman menos la atención que las platas. Es una colección completista con una calidad media bastante buena pero tampoco hay piezas que puedan relucir como excelentes en cuanto a su calidad. Popayán es una ceca sencilla en lo que a 8 escudos se refiere así que se presentan casi todas las fechas de esta ceca (por algún extraño motivo falta la onza de 1799, que es bastante corriente). En cuanto a Santa Fe de Nuevo Reino, aparecen todas las fechas corrientes y faltan algunas de las raras. Por ejemplo, hay cinco ejemplares de caras de rata, que vienen a ser la mitad de las fechas en las que se acuñaron en esta ceca. Curiosamente la onza colombiana que más me ha llamado la atención es la de 1748 (tercera imagen), la única que es macuquina. Puede parecer raro que se encuentre en esta colección pero seguro que la razón es la que da la casa de subastas en su descripción: este ejemplar figuraba en la portada de todos los catálogos de macuquinas de Colombia, hasta el punto que Restrepo la llamaba “la superior”. ¡Eso es algo que todo coleccionista de moneda colombiana querría tener!

8 escudos. Fernando VI. Santa Fe de Nuevo Reino. 1748.

A Guatemala le ocurre lo contrario que a Colombia: las platas son corrientes y los oros son muy raros (eso también hace divertido mezclar ambas cecas en una sola subasta). Por lo tanto, en este caso las 5 onzas me han sorprendido mucho más que los 84 duros. Eso sí, estos duros conforman una buena colección tremendamente comercial. Entre esos duros hay 32 columnarios, escasos como todos los de esta ceca. Entre ellos hay ejemplares muy bonitos, como el de 1758 (cuarta imagen). Realmente no se puede pedir más calidad a las platas de Guatemala. Es de destacar también que hay 7 monedas reselladas en Guatemala; suponen rarezas que sabrán apreciar los coleccionistas más especializados. Entre ellos hay un redondo de Potosí resellado (quinta imagen) que considero muy interesante y muy vendible.

 

 

“estos duros conforman una buena colección tremendamente comercial”

8 reales. Fernando VI. 1758. Guatemala.

Las cinco onzas de Guatemala suponen un precioso broche a la colección Gaspar de Portolà. Están seleccionadas para mostrar cuatro reyes distintos y tienen una calidad muy buena para ser esta ceca (por ejemplo la de 1801, que se muestra en la última imagen). Obviamente faltan muchas de las onzas de Guatemala, pero la extraordinaria rareza de todas ellas y el altísimo precio que suponen hace que tener cinco de ellas ya sea un logro que pocos coleccionistas pueden alcanzar.

Redondo de Potosí resellado.

 

 

“Ejemplar muy interesante y muy vendible”

SUBASTA DE CAYÓN, 31 DE ENERO

Cayón ha organizado una subasta para el día 31 de enero. Esta empresa prefiere que no comente sus subastas, así que con gusto me ahorro las dos o tres horas de trabajo que me llevaría hacer un comentario crítico. Ya hay quien habla de esta subasta por aquí y por aquí, si bien yo no estoy de acuerdo con todo lo expuesto en esos enlaces.

NUMISMÁTICA HERRERO, 8 DE FEBRERO

Herrero no había organizado una subasta desde el pasado mes de mayo y había leído rumores sobre malas noticias relacionadas con esta empresa. Por eso me alegro especialmente de que vuelva a organizar subastas con normalidad y espero que todo vaya excelente en su sede. Tras este tiempo sin venta pública, Herrero ha organizado una subasta muy buena. Considero que es la mejor que ha hecho en los últimos años. Haré un repaso más o menos breve.

La numismática antigua se representa con 169 monedas entre las que destacan las 68 piezas íberas. En ellas hay monedas muy raras, como los dos cuadrantes de Arekorata (uno y dos) o los ejemplares de Arse. Tampoco faltan ejemplares hispano-cartagineses, incluyendo un espectacular doble shekel que sin duda es la joya de este periodo. Estas se acompañan de bastantes monedas escasas que seguro que los coleccionistas de moneda íbera saben apreciar. El problema es que estos coleccionistas no son muchos últimamente y que la calidad de las piezas no acompaña al precio, así que no sé qué tal se venderán. Con la República Romana vemos 46 denarios, bastante de los cuales tienen una calidad alta aunque no llegan a la excelencia. Así que son adecuados para los coleccionistas exigentes “que no se pasan con la exigencia”. En cambio, en el Imperio Romano son mucho más interesantes los cobres. Hay sestercios interesantes de los antoninos (ejemplo) y, en otro rango de precios, centionales interesantes (ejemplo).

 

8 escudos. Carlos IV. 1801. Guatemala.

 

La moneda medieval seguramente sea la peor representada en esta subasta. Se ofrecen 100 lotes. Solo 4 son visigodos, siendo monedas escasas pero ni grandes rarezas ni en gran calidad. Más interesante es la moneda andalusí, en especial las platas. Hay algunos ejemplares sencillos pero bonitos (ejemplo) y otros de los reinos taifas no tan fáciles de encontrar (ejemplo). De los reinos cristianos las únicas monedas interesantes son las de Enrique IV, en especial los cuartos de real: uno de Cuenca rarísimo y otro de Toledo más raro todavía.

Son las monedas de la Monarquía Española las que hacen a esta subasta más interesante. Se comienza con bastantes cobres raros de los Reyes Católicos. Luego se pasa a Juana y Carlos, donde solo hay dos lotes pero muy buenos: 2 reales de México preciosos y 2 ducados de Zaragoza (una pena que no acompañe la calidad a este último). Por la parte de los Austrias destacan varios duros segovianos (ejemplo). Pero lo mejor viene con los Borbones y concretamente con Felipe V . De este rey hay tres onzas tremendas: Madrid 1729, Sevilla 1729 y México 1733; acompañadas por dos duros peninsulares que me gustan más todavía: el de Madrid de 1711 y el estupendísimo sevillano de 1729. Toda una andanada de buenas piezas que no puede dejar indiferente a nadie. Con Carlos III aparece un medio real de 1770 con ensayadores FF. Se trata de una pieza inédita cuya existencia me sorprende. Cabe destacar de este mismo reinado un cara de rata mexicano de 1762. Ya más adelante se encuentra un 320 reales de José I del año 1811 y una onza de Guadalajara de 1821. Por lo demás, entre las piezas de los Borbones hay muchas monedas raras (e.g. los 2 reales de Guatemala de 1765 o el real de Guadalajara de 1815), variantes de otras existentes (e.g. “GRAITA” en la leyenda de un 4 reales de Durango). No es cuestión de citarlas todas, pero animo a los coleccionistas de los Borbones a que echen un vistazo a este periodo, especialmente si están buscando rarezas para su colección.

Por lo demás, no hay mucho más que destacar. El Centenario de la Peseta no trae nada realmente sorprentende pero sí monedas bonitas y algunos errores, como es propio en esta casa. La colección se remata con 113 monedas extranjeras, 57 medallas y 36 billetes. Entre ellos no veo lotes especialmente relevantes ni series que asombren en su conjunto.

CATAWIKI

Catawiki sigue con sus subastas de monedas semanales, a las cuales nunca está de más echar un vistazo. Por ejemplo, esta semana hay un curioso documento de la Ceca de Lima y bastantes monedas muy comerciales, como esta onza de Santiago de 1799 o este duro limeño de 1797.

 

Seguid otros comentarios en Facebook.

11 Comentarios

  1. j. mir 11 meses hace

    En crudo:

    ¿Se puede saber quién es Cayon para decir lo que puedes o no puedes comentar?

    Y más crudo

    ¿Se puede saber quién eres tu para hacerles caso?

    Manda huevos no poder opinar de algo que es publico, guste o no guste la opinión. Estamos yendo hacia un lugar que no me gusta nada.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 11 meses hace

      Me he explicado mal, o me has entendido mal.

      No me han dicho que no pueda comentar. ¡Por supuesto que puedo comentar lo que me dé la gana! Siempre y cuando no entre en injurias ni nada así, algo que no he hecho nunca en el blog ni pretendo hacer.

      Lo que ocurre es que yo cuando hablo de una subasta lo que hago es enviar un mail notificando del hecho a la casa de subastas en cuestión. Esto lo hago con todas las subastas, independientemente de que sean patrocinadoras del blog o no (aquí he hablado de empresas patrocinadoras y de empresas que no lo son, tratando a todas con el mismo respeto). Lo normal es que las empresas me den las gracias, o incluso me hagan algún comentario (de nuevo, independientemente de que patrocinen el blog o no). Incluso hay algunas que prefieren no decir nada y yo lo respeto. En el caso de Cayón me rogaron que no les volviese a enviar correos, por lo que entiendo que prefieren que de ellos no se hable o, en caso de que así sea, no ser conscientes de ello.

      Escribir una entrada como ésta me lleva mucho tiempo. Hacer un comentario de tres párrafos sobre una subasta significa mirar 3000 lotes y sintetizar en tres párrafos lo más interesante. De mi trabajo ellos se benefician porque reciben publicidad gratuita (os aseguro que lee más gente mi blog que los enlaces que he citado) y yo no pido nada a cambio. Ni siquiera pido que me den las gracias. Pero al menos no sentirme despreciado.

      Dicho esto, es obvio que cualquiera puede aprovechar los comentarios de esta entrada para decir lo que quiera sobre esa subasta.

      Saludos,
      Adolfo

  2. j. mir 11 meses hace

    No sé. Imaginaté que tienes un blog sobre futbol y que un club te dijera que no comentes sus partidos, ¿le harias caso?

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 11 meses hace

      No lo veo comparable porque hablamos de un entorno enorme como el fútbol y de un pueblo pequeñísimo, como es la numismática.

      Es más como si alguien cogiera el catálogo de la tienda de muebles del barrio y comentara con sus vecinos los diseños de los muebles. Luego va a la tienda de muebles a decir: “mira, hemos estado comentando tus muebles y esto es lo que hemos dicho”. A lo que responden: “bueno, me estás molestando, ¿puedes marcharte?”.

      • j. mir 11 meses hace

        No discutiré más, pero sobre tiendas de barrio no hay un conglomerado de espacios de difusión y debate: webs, blogs, foros, face…, así que a quién no se puede comparar con la tienda de muebles es a Cayón. En cambio sí que pienso que todo este mundo ha creado una capacidad de acceso a la información brutal, y los grandes popes han perdido esa aura de sumo sacerdote y en ocasiones hasta se les ven las costuras, que son humanos vaya, y que eso a algunos les molesta.

        En alguna subasta USA hacen una cosa que me encanta, exponen las piezas que prevén subastar con su descripción y dan un tiempo al planeta numismático para sugerir correcciones y/o indicar errores antes de confeccionar el catalogo definitivo, ese es la actitud (no pido que se haga aquí porque la logística para eso debe ser un poco bestia y además se harían la puñeta unas casas a otras, que se nota que a veces pasa). Total que sigo gruñón y como ayer vi la peli de Churchill, más aun.

  3. Gregorio 11 meses hace

    Un pequeño error se te ha colado de manera involuntaria. Al comentar los duros de la venta de Aureo y Calicó en la subasta Gaspar de Portolà hablas de los 5 duros de la Guatemala cuando en realidad se trata de la ceca de Popayán.

    Valdría la pena hacer una mención especial del duro de 1762 de Santafé. Los columnarios de esta ceca son los más raros de todos ( sólo se saben de 4 fechas ) siendo este uno de los más raros.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 11 meses hace

      Efectivamente, escribí “Guatemala” cuando debería haber escrito “Popayán”. Ya está corregido.

      El columnario de Santa Fe es tremendo. La mejor pieza de la subasta sin ningún tipo de dudas. Lo que pasa es que para no extenderme no hice un comentario pormenorizado, sino que puse un enlace a un artículo donde hablaba de los columnarios. La verdad es que no sé si la fecha de 1762 es de las más raras, son todas rarísimas y la diferencia de precios la da la calidad, creo yo. Y ni qué decir tiene que este duro tiene muchísima calidad.

  4. óscar 11 meses hace

    Hola Adolfo, como siempre, árdua labor la tuya con tu blog y como de constumbre, interesante.
    Con respecto a la subasta de numismàtica Herrero, aunque no aparezcan piezas de gran caldo, desde mi punto de vista, cabe destacar la presencia de las siempre bienvenidas y difíciles medallas del admirante Vernon, en especial, las referidas a la toma frustrada de Cartagena de Indias. Precisamente los dos lotes que se subastan, están en una más que aceptable conservación.
    El resto de ellas, tienen menos importancia a nivel de “anécdota histórica”, pues cómo sabemos, se centran el la toma de Portobello. En relación a la toma de Cartagena, siempre se pueden encontrar posibles rarezas, como la del lote 720, en el que aparece nuestro querido Blas de Lezo arrodillado, (en anverso) a los pies del admirante inglés, que ciertamente, nunca logró doblegar al gran marino guipuzcoano, y ni mucho menos, hacerse con Cartagena. Sin embargo, es en este mismo lote, donde se presenta una confusión interesante, o tal vez sea producto de querer presentar dos grandes victorias en forma de medalla, antes de comprobar el verdadero resultado de la segunda, con fecha de 1741. En dicho reverso, debiera presentarse la victoria falsa de Cartagena, y no la de Portobello de 1739, ya que, Blas de Lezo no tuvo presencia en la misma y sí fue vinculante para la victoria de la segunda, 3 años después.

  5. Antonio 11 meses hace

    Buenas tardes Adolfo , un placer ,como siempre el leerte en tu blog.

    Respecto a la subasta de Cayon , bueno, que se le va a hacer . Yo quisiera comentar que veo un monton de monedas, adquiridas no hace mucho tiempo, en otras casas de subastas. No se si son ellos mismos los que las han comprado por escasez de monedas nuevas o es algún particular que piensa que va a hacer el agosto en tan corto espacio de tiempo con clientes de USA, no se , no se. Tambien comentar que la calidad media no es ,digamos, extraordinaria como nos quieren hacer pensar en algunas descripciones un tanto “rebuscadas” , eso si, hay algunas piezas difíciles de ver pero ,lastima de estado que no es sobresaliente.

    Agradeceria comentarios a ver coincidimos en las percepciones de esta subasta.

    Saludos a todos.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 11 meses hace

      Lo de que aparezcan monedas en subastas que ya se vieron hace poco es algo bastante habitual: http://blognumismatico.com/2015/11/26/tantas-monedas-raras/

      Muchas veces ocurre que las piezas potentes pasan por 2-3 subastas antes de reposar en las manos de otro coleccionista durante décadas. Por eso muchas veces las monedas potentes que vemos en una subasta ya “nos suenan” de otras. Esto no pasa con tanta frecuencia en las subastas temáticas, pues muchas veces son colecciones que llevan muchos años en una misma familia.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*