Consejos que el novicio no seguirá y que el experto ya no necesita

Consejos que el novicio no seguirá y que el experto ya no necesita

En el foro de Imperio Numismático me encontré el siguiente texto escrito por Sovereign. Es obvio que se trata de un texto improvisado, pero creo que es una buena recopilación de consejos para quienes empiezan, así que aquí lo dejo para que tenga mayor visibilidad. A continuación cito en los recuadros cada uno de los consejos de Sovereign seguidos de mi apreciación respectiva. Espero vuestra opinión en los comentarios, así como nuevos consejos que daríais a quienes empiezan.

Cito cada uno de sus consejos y a continuación doy mi opinión sobre el mismo. Espero vuestra opinión en los comentarios, así como nuevos consejos que daríais a quienes empiezan.

Centrarme sólo en 2-3 series. El presupuesto es limitado, y comprar esta o aquella por hermosas, bien conservadas o buenas de precio que parezcan sólo sirve para tener una colección dispersa y sin coherencia. Es mejor dedicar ese dinero, limitado, a formar una colección con sentido.

Yo estoy de acuerdo en que es bueno forjar una colección que tenga cierta coherencia. Pero esa colección puede incluir una sola serie o muchas. Por ejemplo, hay muchos coleccionistas que buscan tener una colección “que cuente la historia ibérica”, abarcando monedas desde los griegos hasta la actualidad.

Compro sólo en A, B y C (un comerciante especializado en una de mis series, y dos casas de subastas), todos de mi ciudad, donde tengo la oportunidad de examinar personalmente las monedas y puedo recogerlas en mano y evitar costes de envío, enojosos si después de pujar por varias piezas te acabas quedando sólo una. Claro que esto sólo vale para los que vivimos en Madrid o Barcelona. Concentrar tus compras en pocos comercios especializados te permite conocer bien a tu vendedor y que te vean como un cliente asiduo.

Para quienes empiezan, me parece un consejo estupendo siempre y cuando vivan en Madrid o Barcelona. Pero pasado un tiempo es muy probable que se conozca a más comerciantes, a más coleccionistas y que la colección se vuelva más especializada. En ese caso se hará necesario ampliar horizontes y habrá que tratar con más comerciantes.

“…evitar lo que llamo el Síndrome de Stendhal numismático…”

1 Peseta.1869. Gobierno Provisional.

Las plataformas online X e Y y el resto de casas de subastas, sólo para piezas extraordinarias y/o por debajo de mercado: Entre dos piezas de precio y calidad similares, aplico la regla anterior. Ya no compro en ebay y catawiki; si vuelvo será sólo a vendedores con buenas referencias y, sobre todo, cuando tenga más tablas. Las sigo sólo para hacerme una idea de precios.

Excelente consejo para quienes comienzan (salvo lo de no comprar en Catawiki, pues es un patrocinador de este blog). Bien es cierto que seguir a comerciantes a quienes no se vaya a comprar supone dedicar bastante tiempo y hay quienes no pueden hacerlo.

Fijarme un presupuesto mensual máximo inamovible y no acumulable al mes siguiente: No comprar otra sólo por cubrir el mes, sólo si la pieza la hubiera comprado de todas formas de haber sido la primera. Recordad que hablo de novatos, cuando ganes en experiencia, seguridad y contactos la puedes ir relajando.

Esto ya es algo muy personal y cuestión de cada cual. Entiendo que al principio se siente mucha euforia al comprar monedas y está bien marcarse un presupuesto. Una vez que esta euforia pasa, que cada cual administre sus gastos dependiendo de su bolsillo y de lo que tiene en casa.

Sea cual sea la serie que se coleccione, empezar por los tipos más abundantes: que se puedan encontrar en buena calidad y a un precio asequible. Ya se irá subiendo. De esta forma, si te engañan (sea en el precio o sea porque es falsa), al menos que sea por un desembolso pequeño y tómatelo como el precio de la experiencia.

En esto no estoy tan de acuerdo, especialmente teniendo en cuenta el comentario de centrarse en unos pocos comerciantes en quienes se confía. Yo creo que si confiamos en ciertos comerciantes y uno de ellos nos ofrece la posibilidad de adquirir una moneda rara o alguna más abundante, suele ser mejor hacerse con la más rara.

Es mejor dedicar 100 euros a una moneda común en buena calidad que a 2 raras en calidad mediocre: No comprar una pieza mediocre sólo porque sea barata: ese dinero estará mejor invertido más adelante en otra pieza en mejor conservación.

Absolutamente de acuerdo. Sobre todo si las monedas mediocres han sido manipuladas o tienen alguna tara importante.

No pagar cualquier precio: ¿Cuántos años piensas dedicarle a esto? ¡Pues ya saldrá otra! ¡Si será por monedas!

Otra vez que estoy totalmente de acuerdo.

“…Con el tiempo, conoceré las series que me gustan, sabré en qué precio se mueven y entonces compraré…”

Alfonso XII. 10 Céntimos. 1877. Barcelona.

Sospechar de las amigablemente baratas.

¡Por supuesto! Pero vuelvo a lo de antes: estos “cantos de sirena” no deberían ocurrir si nos centramos en unos pocos comerciantes serios.

Estudiarte las series que vayas a coleccionar y descartar las que no conozcas: Pasarme horas viendo catálogos de subastas (con sus remates) hasta hacerme una idea de precios y calidades. Inevitablemente, tu gusto te decantará hacia una serie u otra. Céntrate en ésa. Algo que yo hago con las subastas online es guardarme en favoritos las monedas que me interesan, aunque no acabe pujando por ninguna. Con el tiempo, conoceré las series que me gustan, sabré en qué precio se mueven y entonces compraré. No hay prisa.

¡Excelente consejo! Pero entiendo que las “subastas online” son las subastas publicadas online, incluyendo las que después se realizan en sala.

Con cabeza fría: Dejar pasar el calentón y, algo común en los novatos, evitar lo que llamo el Síndrome de Stendhal numismático: te gustan todas, las comprarías todas, porque tienes pocas y quieres que tu colección crezca rápido, y acabas comprando mal, deprisa y caro.

Lo de que todas las monedas llamen la atención es muy típico entre novicios. Con el tiempo nos vamos calmando, pero al principio hay que “echar un freno consciente”.

y leer este foro (u otros), fijarte en los que saben y tener la humildad de aprender.

Hay que leer muchísimo. Por un lado, hay que tener contacto con la comunidad numismática allá donde se encuentre: blogs, Facebook, foros, mercadillos, convenciones, subastas… por otro, hay que adquirir conocimiento numismático y para ello no hay nada mejor que artículos, libros y catálogos. Esto supone mucho tiempo y requiere un esfuerzo importante. Así que poco a poco.

La peseta de 1869 y los 10 céntimos de 1877 que ilustran la entrada salen en la próxima subasta de Martí Hervera y Soler & Llach.

 

 

Seguid otros comentarios de esta entrada en Facebook.

13 Comentarios

  1. óscar 10 meses hace

    Yo añadiría algún punto de vista más:
    En plataformas cibernéticas (no me refiero a ventas de casas de subastas online) comprad habitualmente a aquellos vendedores con larga trayectoria demostrada y con buenas valoraciones. Intentad, en la medida de lo posible, siempre estar protegidos por medios de pagos seguros (PayPal…)

    Aunque se recomienda saber qué tipo de monedas se desea coleccionar, y sus peculiaridades, a veces el conocimiento viene a posteriori de comprar la pieza. Personalmente, no será la primera vez que me he “enamorado” de una moneda y después de obtenerla he indagado sobre ella…ésto, de todas maneras, solo lo recomiendo cuando se tenga una experiencia más generalizada con la numismática, pues aunque no se conozcan ciertas piezas, sí puede intuirse la rareza de las mismas o la originalidad de ellas…

    Sed conscientes, de que con la compra de las monedas, el desembolso tiene que estar vinculado también a una buena protección y conservación de las mismas. (Cápsulas, bandejas, cartones…) Y saber qué tipo de materiales son los más idóneos para ello (Adolfo posee muy buenas entradas en su blog a este respecto)

    No limpiar monedas hasta que uno sepa hacerlo, es mejor dejarlas de esa guisa hasta poder enfrentarnos a ellas.

    Si no se está muy seguro de la veracidad de la moneda, y salvo que sea muy peculiar, comprar otra. En caso de ser una pieza de capricho( por rareza, por fecha…) Preguntad antes a gente que sepa de la originalidad de la misma, si uno no se ve con la seguridad suficiente como para saber si es buena o no.

  2. Gerardo 10 meses hace

    Ay, que bien me hubieran venido estos consejos de “novicio”.

  3. Roger Miguel 10 meses hace

    Hola a todos , muy buenos consejos , aunque muchos no se aplican a nosotros que vivimos en paises de Latinoamerica y casi no hay comercio numismatico grande , aqui si dejas pasar una moneda que este en muy buen estado , puede que nunca la buelvas a ver .
    De todas formas exelentes consejos para los que estamos empesando a forjar una buena coleccion de monedas . Saludos

  4. Lanzarote 10 meses hace

    Un tema controvertido. Por lo general, la mayoría (que no todos) los coleccionistas cuando tienen cierta experiencia suelen llegar a unas conclusiones parecidas:
    Menos es más: primar la calidad a la cantidad.
    Centrarse en pocas series, especializarse (tus conocimientos le dan siempre un valor añadido a tu colección, pues eliges mejor las compras)

    Pero no siempre se llega a ese destino, y lo importante igual no es llegar, sino el camino.

    A mí la mayor lección que me han dado es ésto fue precisamente un novicio, conocido en el foro Imperio como Harpomarx, que se aficionó tarde, hizo una colección magnífica en muy poco tiempo, y luego la vendió y se retiró de la afición. Su colección consistía en denarios y duros españoles del Imperio de calidad, piezas preciosas, que enamoraban.

    Pues eso, compra sólo monedas que te enamoren. Y si el dinero no te alcanza para una moneda que te enamore, no lo gastes, ahorra e igual al siguiente año te da para comprarla. Las prisas son la peor consejera.

  5. Ángel Gordo Gómez 10 meses hace

    Hola.
    Bueno,no es que lleve muchos años en esto de la numismatica, entiendes e por esto,todo,no sólo coleccionar y juntar piezas.
    Dicho esto,nunca se sale de novicio,pues hay aspectos y consejos que se les da a los “novicios” que siempre estarán con nosotros,por mucha experiencia que tengamos.
    Yo me quedo con el estudio de la moneda y principalmente con la acuñación,ese estudio te evitará el 90% de los errores que puedas cometer.
    Mi satisfacción más plena ha sido de 4 años para acá,que fué cuando realmente empecé a estudiar,hasta llegar a dar mis propias conclusiones sobre lo estudiado.
    Decir que tener monedas en mano es primordial.
    El tipo de colección es lo menos importante,pues llegará un momento y a mi ha llegado que nunca estarás satisfecho con ninguna opción y al final lo que pensabas para tu colección,no está nada garantizado,osea el caminante hace camino al andar y la meta no se sabe.
    Necesitamos mucho tiempo para lo que he dicho,pero ya digo que el principio es el estudio y el final nunca se sabe.
    Saludos y espero que me entendáis.

  6. óscar 10 meses hace

    Opino, que a veces hay que arriesgar, o por lo menos hay ocasiones en las que se presenta una oportunidad determinada y está en uno ser atrevido o ser paciente (pero hablo en referencia a hechos con unas características muy concretas) Hace relativamente poco, encontré un doble excelente de los reyes católicos con ceca de Sevilla. Era una moneda preciosa y llevaba muchos meses ahorrando para un tipo de pieza importante. Resulta que la moneda en cuestión estaba relativamente abaratada porque tenía un orificio en la parte de las leyendas, que había sido utilizado seguramente para pasar una cadena y hacer de la pieza una medalla.
    La moneda en sí, a pesar de la circulación que tenía (las sevillanas son más abundantes que las de otras fechas) gozaba y goza de un gran carisma. El arte de los rostros del anverso, no es muy común que digamos. Además, el orificio no interfería en la lectura completa de las leyendas, y estaba tapado posteriormente con oro y bastante bien disimulado. Ésto, hizo que el precio de esta moneda bajase mucho. Ya que, por lo general, quienes están dispuestos a gastarse un buen dinero en estas joyas, normalmente, buscan variantes muy correctas en conservación y no suelen coger piezas que tengan alguna pequeña “tara”…pues seguramente coleccionen este tipo de circulantes…pero para mi, ésto fue una verdadera oportunidad. Sin duda alguna, hoy por hoy sería muy difícil o costoso conseguirlas en buen estado. Por otro lado amo tanto a las monedas de los Austrias que no me gustaría tener que sacrificar la compra de alguna de ellas…así que antes de que me la “quitarán de las manos” me arriesgué y me hice con el doble excelente. Yo estaba convencido de que era original y no una falsificación, y que la reducción del precio se debía a dos factores; uno, que tenìa una pequeña tara y, dos, que me supongo, que el vendedor (norteamericano) no había encontrado comprador para su moneda, y tuvo que bajar más aún su precio.

    ¿Me arriesgué? Sí, pero no del todo. Me fie de mi intuición y de haber tenido experiencia con más monedas….La suerte hizo, poco después que se confirmarán mis teorías, por lo menos en lo relativo a su veracidad. La colgué en varios foros, y al final encontramos esa variante de busto
    …todos coincidimos en que era “buena”, o mejor dicho, en que es “buena”
    Así que, no es todo blanco y negro como ya sabemos, a veces los grises existen y se presentan de muchas formas distintas.

  7. Julian 10 meses hace

    Hay tantos tipos de coleccionistas, casi como aficionados, que generalizar es peligroso, pero la mayoría de los consejos me parecen acertados.

  8. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 10 meses hace

    Hola a todos.

    Veo que la entrada está gustando mucho, tanto a quienes acaban de empezar como a quienes llevan más tiempo y ven reflejadas las conclusiones de su experiencia en los consejos de más arriba.

    Estoy de acuerdo con casi todo lo dicho menos con el último comentario de Óscar, el cual me parece un tanto “peligroso” y más para alguien que empieza.
    Yo no aconsejaría a nadie que compre una moneda agujereada (será dificilísima de vender más adelante), ni que compre una moneda sin estar seguro de su autenticidad (como dices más arriba) y mucho menos a un comerciante americano que no conozca. Por tu comentario queda claro que no eres un novicio, así que seguramente tengas tu propio criterio. Pero a quienes empiezan yo siempre les recomiendo adquirir monedas sin tara y a comerciantes conocidos.

    Saludos,
    Adolfo

    P.D.: dentro de un rato salgo para una excursión de un par de días por el desierto de Uyuni. Estaré desconectado hasta que vuelva.

    • Joan 10 meses hace

      El salar de Uyuni… muchos recuerdos. Estuve hace años.

  9. Yago Abilleira Crespo 10 meses hace

    A mí me gustaría añadir otro consejo:

    -Disfruta de tus monedas: Míralas con lupa, aprende a apreciar los detalles de su cuño, las especificaciones de su ceca, el por qué de tal o cual detalle. No se trata de completar el album de cromos de fútbol, si no de entender lo que tienes. Esto no sólo requiere dinero, si no también tiempo.

  10. Víctor Manuel 10 meses hace

    ¡Buenas noches!, excelente articulo. Como decía otro usuario en otro comentario, que bien nos hubiese venido estas indicaciones y consejos hace años.
    En mi caso particular, la gente allegada y conocidos del mundillo me toman por loco, solo por el hecho de intentar en esta maratón sin linea de meta que es el coleccionismo de monedas, acaparar monedas de todos los países y todas las épocas.
    Seguramente aquel coleccionista que hoy no valora o simplemente no le gusta determinado país para su colección, es más que probable que al cabo de unos años se interese.
    Además, y esto lo digo como opinión súper personalísima, cualquier moneda de cualquier época que este en una condición de mbc+ para arriba no debería de ser menospreciada.

  11. Manolo 10 meses hace

    Hola, no sé si este tema se ha tratado anteriormente, supongo que sí. Hace poco adquirí un par de monedas de plata. Una de ellas tenía un poco de moho verde y se lo quité con un bastoncillo de las orejas. Ya sé que no es recomendable, pero no puedo ver ese color verde en mis monedas. Ahora después de 2 años están ambas con moho. Las guardo en álbumes de la marca BBB con sus hojas de plástico originales, cada una en su hueco correspondiente. La pregunta es, ¿es bueno guardar monedas de plata en hojas de plástico? ¿Hay alguna manera fácil de limpiar el moho verde? Gracias

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 10 meses hace

      Lo del verde tiene mala solución. Lo mejor es eliminarlo con un bastoncillo, como has hecho, pero no es fácil deshacerse del moho y que no vuelva a aparecer. Lo mejor es no comprar monedas con “cáncer” verde.

      Por parte de la conservación, creo que lo mejor son las bandejas: http://blognumismatico.com/2015/07/12/bandejas-para-conservar-monedas/

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*