Subasta de Tauler & Fau, 29 y 30 de noviembre de 2017

Subasta de Tauler & Fau, 29 y 30 de noviembre de 2017

Consideraciones preliminares

Esta empresa vuelve a hacer lo mismo que hizo en primavera, donde organizó primero una subasta presencial y al mes siguiente una on-line en dos sesiones. En esta ocasión ocurre lo mismo: tras la subasta presencial en octubre viene una subasta por on-line de dos sesiones con un total de 1248 lotes. Creo que es una forma estupenda de mantener enganchados a los coleccionistas medios, pues quienes no busquen calidades excelentes seguro que encuentran alguna pieza que encaje en su colección.

Como novedad, la subasta de Tauler & Fau tiene ahora un temporizador y, además de mostrar el precio de salida de las monedas, se muestra el precio de libro en cada momento. Es decir, en todo momento se sabe “por cuánto va la puja”. Esta información puede ser útil para muchos coleccionistas que pujan por muchas monedas y luego no saben si se llevarán 1 o se llevarán 30. Más de uno ha tenido que dormir en el sofá una semana después de explicar a su mujer que el gasto se debe a que subestimó ciertas monedas. También estoy seguro de que conseguirán que algunos pujadores se piquen y aumenten la puja más de lo que lo hubieran hecho en una puja a ciegas. Por último, también habrá pujadores que esperarán al último minuto para “no enseñar sus cartas”.

Otra novedad que ha introducido esta casa de subastas es una pasarela de pago virtual para los adjudicatarios de las subastas (más). Esta pasarela de pago lleva funcionando desde septiembre y permite el pago inmediato de las compras nada más finalizar la subasta. Hasta la fecha es la única empresa en España que lo tiene implementado.

“…tras la subasta presencial en octubre viene una subasta on-line de dos sesiones con un total de 1248 lotes… es una forma estupenda de mantener enganchados a los coleccionistas medios…”

Quisiera decir un par de cosas más antes de pasar a describir los lotes: La primera es que sigo estando gratamente sorprendido por esta casa de subastas. Hace un año no tenían ni sede y ahora ya van por la quinta subasta; esto esconde un esfuerzo realmente notable. En segundo lugar, Tauler & Fau tiene una página de Facebook que se mantiene activa continuamente. Además de noticias variadas, allí podéis encontrar juegos y algunas ofertas. Por ejemplo, en octubre hicieron un juego en el que los ganadores obtenían un descuento del 40% en las comisiones de la subasta.

Subasta en dos sesiones

El comentario general de la subasta es que el lote se constituye de monedas bastante corrientes y en una calidad media bastante baja, pero siendo piezas dignas. Yo creo que es un buen nivel para una subasta on-line y más teniendo en cuenta que en muchos casos los precios de salida son realmente atractivos. La parte dedicada a la moneda antigua comienza con 32 lotes griegos muy variados tanto en cecas como en módulos y diseños. Entre ellos se incluyen 11 dracmas partos y alguna pieza cartaginesa. Les siguen 72 moneda íberas entre las cuales hay alguna moneda bonita y no tan corriente, como el dupondio de Mérida o el as de Lugo. Roma comienza con 76 denarios republicanos que me llaman poco la atención. Son monedas en una conservación corriente y no hay rarezas; bien es cierto que los precios de salida acompañan a las monedas, así que son muy aptos para quien quiera hacerse con algún denario sin rascarse demasiado el bolsillo. Incluso hay un par de lotes de denarios (uno y dos) que seguro que agradan a revendedores. Con el Imperio Romano la subasta adquiere más color. Se comienza con tres denarios distintos de Julio César en baja calidad (de nuevo aptos para quienes no quieran gastarse demasiado) y la colección prosigue con varios cobres y platas interesantes. Quizá la pieza que más me llame la atención sea este sestercio de Claudio.

La Edad Media se pasa rápido y sin demasiadas piezas que destacar. Hay un único tremis visigodo, que además es bastante corriente. Le siguen 23 platas andalusíes, siendo casi en su mayoría dirhams del Califato bastante corrientes aunque en una calidad bonita. Los reinos cristianos están muy poco representados, con solo 14 monedas. Entre ellas hay alguna pieza que bien puede dar una alegría a un coleccionista medio, como los reales de Enrique IV o el cuartillo de Jaén (más sobre las monedas de Jaén).

Carlos IV, 8 reales. 1790. Lima.

La Monarquía Española representa el grueso de la colección, con 272 lotes en la primera sesión y 146 en la segunda. ¡Que se anden con cuidado quienes pujen porque las fechas en las que acaban los lotes de la primera y de la segunda sesión son diferentes! La subasta comienza con algunos cobres y platas de módulo pequeño de los Reyes Católicos y de los Austrias. Hay algunas platas bonitas de los Reyes Católicos y algunos cobres que destacar, como los 4 maravedís segovianos de 1597 o varios cobres a molino de Felipe IV (el de Coruña es el más raro). No obstante, los Austrias se acaban más o menos pronto pues se ven representados por poco más de 50 monedas.

Con los Borbones la colección empieza a coger más ritmo. Ya con el principio de la monarquía empiezan a verse platas de mayor módulo, incluyendo varios columnarios y alguna pieza rara como el duro de Guatemala de 1753. Cabe destacar también la onza pelucona de Fernando VI. Es con Carlos III cuando la colección se detiene. Tras un par de cobres y unas platas pequeñas, hay 27 monedas de 8 reales de Carlos III, así como 21 medios escudos y dos onzas. Es una pena que la onza limeña de 1762 haya estado colgada. Mayor es todavía la representación de Carlos IV, donde hay una estupenda colección de duros en calidades medias.

 

 

En total se ofrecen 103 duros de Carlos IV (ilustran la entrada algunos de ellos) lo que supone una excelente oportunidad para quien quiera hacerse con un 8 reales de este monarca si no busca una calidad exquisita.

Carlos IV, 8 reales.1793. México.

La segunda sesión comienza con Fernando VII, quien se ve representado casi en exclusiva por una colección de platas. Entre ellas se encuentran 46 duros que, de nuevo, vuelven a ser una buena oportunidad para hacerse con alguno. Pasando a Isabel II, hay bastantes cobres en calidades medias. Se pasa más tarde a una buena representación de platas en distintos módulos, de nuevo con calidades medias. También hay bastantes duros a pesar de que los de esta reina son más raros.

El Centenario de la Peseta tiene un mismo carácter que los reinados anteriores. Se ofrecen ejemplares en calidades bajas y medias, así como alguna pieza corriente del siglo XX en alta calidad. Hay varios lotes de duros que seguramente gusten a los revendedores de mercadillo y varias alfonsinas que llamarán la atención a quienes quieran invertir en oro “con un aspecto histórico”.

Entre las 228 monedas extranjeras aparecen muchas monedas tamaño duro. Por su rareza podríamos destacar los 8 reales de Colombia de 1820 o los de Chile de 1849. También es curioso ver 32 dólares estadounidenses. Todas ellas son piezas muy comerciales que seguro que se venden sin problemas.

Carlos IV. 8 reales.1808. Potosí.

Carlos IV. 8 reales. 1803. Lima.

La subasta vuelve a España con 109 billetes. Son todos ellos del siglo XX y no hay billetes locales de la Guerra Civil. De hecho, son todos billetes bastante asequibles que seguro que pueden dar una alegría a quienes estén comenzando a coleccionarlos. Se cierra la subasta con 10 lotes de medallas, otros tantos de libros y una curiosa reproducción del siglo XIX de los rodillos de acuñación de un cincuentín.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*