50 pesetas de 1957 conmemorativa de los 25 años de Paz

50 pesetas de 1957 conmemorativa de los 25 años de Paz

Hace ya años que comentábamos las reproducciones mal hechas de las 50 pesetas de 1957 conmemorativas de los 50 años de Paz. Que yo sepa, de esta moneda sólo existen dos ejemplares: el que subastó Cayón primero en 2008 (30.000 euros de salida) y luego en 2012 (27.500 euros de salida) sin encontrar comprador; y el que tuve el gusto y placer de sostener en la palma de mi mano izquierda. A estos se les puede añadir la prueba de anverso que se expone en el museo de la FNMT. Sin embargo, es de sobra conocido que circulan un buen puñado de burdas copias de esta moneda, las cuales dieron para dos capítulos de Pasarse de Listos (uno y dos).

Cuál es mi sorpresa cuando veo en el grupo de Facebook Moneda Española: Reproducciones y Falsificaciones, un hilo donde se llevaban las manos a la cabeza de que NGC certificase uno de esos bodrios. Ese bodrio lo encontró en un anuncio de eBay donde se pedían $1999 por la pieza. El anuncio decía lo siguiente (traduzco yo mismo del inglés):

“No citada por el Standard Catalog of World Coin. Una reacuñación integrante, probablemente hecha de manera fraudulenta en la ceca. Las publicaciones numismáticas estiman el número actual de estas acuñaciones Proof en 25 piezas que se venden por todo el mundo entre 500 y 5.000 euros. El ejemplar presente está entre los mejores conocidos de esta rara, coleccionable, y en cierta forma controvertida emisión que conmemora el 25 aniversario de paz.”

 

Leyendo esta descripción me queda bastante claro que el vendedor sabe de sobra que esta pieza de auténtica tiene poco valor pero se quiere lavar las manos con palabras ambiguas y cosas que dicen otros que ha dicho aquél. También es curioso ver que ese mismo ejemplar fue subastado el año pasado en Heritage, rematándose en $950 (de ahí están sacadas las fotografías del ejemplar). Sea como fuere, lo más relevante es que la moneda está certificada por NGC, la cual se supone una casa de certificación seria con renombre mundial. Queda claro que el certificado es auténtico y, lo que es más grave, que no es algo puntual. De hecho, han certificado un total de 13 ejemplares catalogándolos entre MS-66 y PF-70. ¡Impresionante!

Esto ya da para una reflexión interesante y es que NGC no parece entender demasiado de moneda española. Tampoco les culpo puesto que es una empresa que se centra en la moneda estadounidense y la numismática española queda fuera de su círculo natural de competencia (lo de si es lícito garantizar la autenticidad de una moneda que apenas se conoce y cobrar por ello es tema aparte). También hemos visto errores en comerciantes españoles cuando trabajan piezas extranjeras que no conocen demasiado bien. Pero el coleccionista debe ser consciente de ese problema: hay que fiarse de la opinión de quien sea un verdadero experto en la materia. Mucho me temo que los mayores expertos en moneda española siguen estando en España.

Pero el hilo de Facebook en cuestión tuvo una segunda parte interesante gracias a la contribución de Joan Egea. Él dijo lo siguiente y dejó las fotografías que se muestran a continuación:

“En la Plaza Real de Barcelona yo pude adquirirla [la reproducción de los 25 años de Paz], en níquel, plata y cobre (3 ejemplares) a finales de los años 90, a un par de señores muy mayores que vinieron una sola vez y que no había visto nunca por allí, vendieron entre 15 y 25 mas o menos, aquí las tengo aún guardadas, su versión era que habían trabajado en la FNMT y que las hacían ellos pero efectivamente hay ligeras diferencias con las originales de la foto del Museo de la RCM y que recoge Aledón en su libro. Pero eso si, metal, peso y diámetro coinciden plenamente.

[…] Insisto Ricardo en que sabíamos muy bien lo que comprábamos, níquel y en mi caso también plata y cobre, ya que solo tenían una de estos otros metales, todas forman parte de mi colección de variantes, errores e inventos que fueron tratados en mi amplia tesis final para la obtención del Diploma Universitario de la U.N.E.D. en Numismática y que fue publicada posteriormente en su totalidad por capítulos en la revista D&M ( Detección y Monedas ).

[…] las piezas de níquel ( canto liso y canto estriado ), para mi los cospeles no ofrecen duda en que son originales de la F.N.M.T. […]. La de cobre y la de plata nos dijeron que fueron unas pruebas hechas con los cuños para probar el troquel de ambas caras.
Estas dos personas -yo al menos- nunca mas las he vuelto a ver por Barcelona, pusieron una pequeña mesa plegable en una esquina ya que entonces no decían nada y allí que vendieron sus piezas, pienso que no mas de 20 o 25 tal vez, cada una iba envuelta por separado en un papel fino como de celofán para que no se tocasen unas con otras, al destaparlas eran auténticos espejos en sus fondos y bien mateados todos los relieves.”

Las palabras de Egea inmediatamente me hicieron recordar los errores fraudulentos de la FNMT que acabaron con tres pájaros enjaulados a principios de los 80. No me extrañaría nada que algunas de las “obras” de estos pájaros, o de otros del mismo agüero, fuesen estas falsificaciones de los 25 años de Paz. Sea como fuere, éstas piezas no tienen el más mínimo interés numismático, pues no son más que unas fantasías contemporáneas hechas con malos propósitos.

A ver si la próxima vez que pase por Barcelona puedo quedar con Egea e inspeccionar esas reproducciones. Ya os contaré si lo hago.

 

Seguid otros comentarios en Facebook.

6 Comentarios

  1. Domitilo Tristán Jover 3 semanas hace

    Buenas Adolfo. Te pasas en sacar conclusiones acerca de estas piezas. De estas piezas no se sabe absolutamente nada y me pregunto si algun día daremos con la verdad. Por lo tanto no se puede asegurar que son engendros creados fuera de la F.N.M.T o dentro de la misma ceca. Que tienen un aspecto algo distinte a las piezas de Franco que todos conocemos queda claro, el fondo espejo y el mate relieve no son carácteristicas que solemos ver en las monedas de Franco. No obstante el grabado a la perfección y el hecho que son piezas acuñadas en níquel a mi personalmente me hace pensar que estas piezas efectivamente salieron de la F.N.M.T ya que para acuñar “monedas” en níquel, un metal durísimo, se necesita maquinaria adecuada y profesional. Esto es simplemente mi opinion para la que no tengo prueba alguna. Si hablas con Egea me gustaria si le hicieras saber que tengo interés en recibir sus articulos publicados en la revista D&M ( Detección y Monedas) e incluso en su tésis si todavía le queda un ejemplar. Pagaria porsupuesto cualquier gasto que tuviera. Para mi estas piezas aunque probablemente fueron acuñadas con fines de lucro, asumiendo que salieron de la F.N.M.T., sí tienen valor numismático. Lo que obviamente no estaria preparado a hacer es pagar un dineral por estas piezas. Yo me compré creo que una o dos de estas piezas en una numismática valenciana a un precio de 150 a 175 euros.

    Saludos,
    Domitilo Tristán Jover

    P.S. Habia visto y leido el tema al que te refieres de Egea en el que habló de esos señores sentados en una mesita en Plaza Real de Barcelona. Estos señores son los únicos que podrian dar respuesta acerca del origen de estas piezas. Lamentablemente no se sabe quines son. Sobre la certificación (y no la falsificación como mencionas en el segundo párrafo al principio de este tema) de la NGC ya sabes lo que opino. Son unos inaptos en certificar moneda española. Con las monedas de la Guerra Civil Española cometen errores tremendos.

  2. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Muy fino tu comentario.

    En la entrada me limito a reproducir el texto y las imágenes proporcionadas por Egea. Yo no puedo garantizar la autenticidad de las mismas. Ahora bien, esas imágenes muestran unas reproducciones de esas 50 pesetas de las que yo no había oído hablar.

    Yo creo que tiene bastante sentido que estas monedas hayan salido de la FNMT, pero por supuesto que no puedo concluir tal cosa con seguridad. Ahora bien, en mi opinión no tienen ningún tipo de valor numismático.

    Saludos,
    Adolfo

    P.D.: ya está corregida la errata. ¡Gracias!

  3. Javier 3 semanas hace

    Interesante, y aunque yo personalmente desconozco sobre la presente pieza, hay algo en lo que si difiero. Si se revisa el número de monedas certificadas por NGC claramente se ve lo siguiente,
    1. Dentro de los 8 países de origen que más han certificado, se encuentra México, con un gran porcentaje de monedas españolas (coloniales).
    2. El número de monedas españolas certificadas por NGC no es menor como se puede ver en su censo (tanto modernas decimales como del sistema de reales y escudos). El decir que su negocio son las monedas norteamericanas es imperfecto, pues aunque son una parte principal de su negocio, indudablemente tienen gran presencia en monedas de todo el mundo. De hecho tienen oficinas fuera de los EUA.
    3. Tienen garantía de autenticidad. Esto significa no que no cometan errores, sino que si se demuestra que alguna de las monedas que certifican no es verdadera ellos la compran al precio de mercado como si fuera verdadera.
    4. Tienen una gran cantidad de monedas y medallas que de entrada aclaran que no son elegibles para certificación. Dentro de estas se encuentran emisiones que no son oficiales.
    5. Tienen un magnífico sistema de atención al cliente, si de verdad existen dudas sobre la originalidad de las piezas y se les contacta, contestarán inmediatamente. Ellos saben que su prestigio es lo único que cuenta en este negocio.
    Por cierto, no trabajo ni tengo relaciones de interés con NGC. Pero tanto NGC como PCGS son empresas muy serias al respecto. En lo que si adolezco, es conocimiento específico sobre esta moneda, y sobre eso, no puedo opinar.
    Muchas gracias por el Blog, disfruto mucho leyéndolo.

  4. Alfredo Chàvez Macìas 3 semanas hace

    Pues las imágenes de Heritage y las otras, están muy bonitas; que esas piezas salieron de la FNMT o de un lugar con la misma tecnología, con los mismos cuños y con excelentes cospeles, ni dudarlo. Que los certificadores, aquí (México) y en China cometen grandes errores, eso está comprobadisimo. Que las leyes del mercado son las que imperarán.

  5. Pesetasfranquistas 3 semanas hace

    Gracias Adolfo, como siempre

    Algunas ideas más aportar a la discusión:
    – La certificación de NGC de piezas de la Dictadura Franquista adolece en algunos casos de buenos criterios; todos conocemos/tenemos ejemplares certificados que, personalmente, son erróneos o fantasíosos, o como mínimo nos llevan a discrepar profundamente de su dictamen. Pero que la excepción no haga la regla: ésta empresa también certifica miles de piezas con las que sí estoy de acuerdo, o en gran medida, ens sus graduaciones dictadas (aunque para mí no tienen sentido alguno y no las consumo). Desconozco si el ratio de equivocaciones es mayor para el periodo de Dictadura Franquista que en otros periodos, o sólo fruto de dónde pongo yo el ojo.
    – No obstante, éstas falsificaciones/imitaciones/reproducciones también han pasado por comerciales Españoles, llegándola a dar por buena: en Aureo 2005, piezas Selección, se listó un ejemplar si bien posteriormente se retiró; y es habitual verla en el escaparate de muchos comerciales de firma reconocida, que cuando la ofrecen (¿cómo original?, no lo sé, pero en cualquier caso no claramente como Réplica).
    – Yo, y en mi opinión, no me convence el tema de que éstas piezas se fabricaran en la FNMT, me parece más un bulo sin contrastación: tanto el anverso como el reverso son fantasiosos, no estan hechos con los troqueles originales de las piezas conocidas. Y para mí ese punto es fundamental pues ya te está diciendo que no procede de via oficial. Para mí pudieran ser más bien el resultado de un joyero espabilado y una prensadora moderna. No dudo de la historieta de la Plaza Real, dudo de la información de los supuestos vendedores: si yo quisiera engatusar a alguien con mercancía similar también me inventaría que he trabajado y sacado éstas piezas directamente de la fábrica para obtener mayor crétido frente al potencial cliente.
    – Por último, coincido, no tienen ningún valor numismático, más allá de catalogarlas como Réplicas. Prefiero mil veces tener una buena fotografía a mano de una pieza original que un ejemplar de éstos en mi monetario.

    Un saludo,

  6. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    No es mi intención desprestigiar a NGC. Lo que quiero decir es que son una empresa que se centra en EEUU y que conoce muy bien la numismática norteamericana (llegan a niveles de detalle realmente increíbles). Ahora bien, no parece que conozcan la numismática española tan bien cuando el error con estas monedas es generalizado.
    Tampoco es algo de lo que les culpe: nadie puede saber de todo y por eso las empresas se especializan en cierto tipo de monedas. Los errores son mucho más frecuentes en las monedas que no conocen. Lo mismo pasa con las empresas españolas, es más fácil que se equivoquen cuando son monedas que ellos no suelen trabajar.

    Saludos,
    Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*