Subasta de Áureo & Calicó, 18 y 19 de octubre de 2017

Subasta de Áureo & Calicó, 18 y 19 de octubre de 2017

Las subastas de septiembre de 2017 dejaron miles de remates pero sin monedas relevantes que mencionar. No era difícil predecir que el mes de octubre iba a ser diferente. Comienzo con ésta una serie de tres entradas en las que describiré las subastas publicadas en España para el mes de octubre. Al realizar las descripciones de manera cronológica comienzo ahora por la subasta de la casa Áureo & Calicó, que acontecerá los días 18 y 19 de octubre. Se trata de una triple subasta: en sala, por correo y la Colección Javier Verdejo. Voy con la descripción.

Subasta en sala

Como siempre, la subasta en sala -que se realiza el día 18 de octubre- realiza un recorrido cronológico a través de la historia de la numismática. La colección comienza con unas pocas monedas griegas del mismo estilo que suelen aparecer en las últimas subastas de esta casa: monedas relativamente corrientes pero muy bonitas. Se pasa después a una amplia selección de 91 denarios republicanos aptos para coleccionistas medios (son ejemplares curiosos pero que no tienen el punto de excelencia que se alcanza en otras series). De hecho, nada más empezar el Imperio Romano la colección se vuelve más interesante en cualquiera de los metales. Se tienen algunos sestercios y dupondios notables, como éste de Vespasiano; denarios muy solicitados de los últimos momentos de la República y los primeros emperadores; y 26 áureos en los que hay de todo: desde algunos realmente baratos (ejemplo), a otros raros de los siglos I y II (ejemplo) y otros en excelente estado de conservación, sobre todo a partir de Antonio Pío (ejemplo). También se puede subrayar la buena presencia de monedas de alta calidad de cecas orientales, especialmente de Antioquía. El resto de la colección de moneda antigua no tiene muchas monedas de especial relevancia. Hay 9 piezas del Imperio Bizantino y 20 ibéricas donde únicamente destaca, por lo raro, el as de Halos.

La Edad Media comienza con 19 ejemplares visigodos a los que se les suman 3 ostrogodos. Ocurre lo que pasa con esta serie últimamente: se mezclan monedas corrientes que se ofrecen baratas porque no están de moda, junto con auténticas rarezas, de las muchas que hay en esta serie y que valen 10 veces más que las corrientes. Lo sorprendente es que entre esas rarezas se encuentran cinco tremémisis inéditos (!!): Suintila de Tarraco, Chintila de Barbi, Chintila de Córdoba, Chintila de Eliberri (imagen abajo) y Tulga de Tucci. Ni qué decir tiene que estas novedades al corpus numismático no significa que hasta la fecha no haya habido publicados ningún tremis de esa ceca y rey, pero sí que esa variante concreta no se publicó antes. La llegada del Al-Andalus se celebra con 25 monedas que incluyen 19 oros. Entre esos oros hay ejemplares realmente bellos, como esta dobla almohade o esta otra nazarí. Otras piezas tremendamente interesantes son el dínar bilingüe o el dirhem ex-Tonegawa.

Chintila, tremis de Eliberri

Llegando a los reinos cristianos, hay 106 ejemplares que los representan y entre ellos vuelven a destacar los oros (lo cual es mucho más difícil en estas series que en las anteriores). En la Corona de Aragón cabe destacar por encima de todas las demás el impresionante ducado de Juan II (siguiente imagen) y el rarísimo medio principat de Fernando II. Además hay dos mancuses, uno de ellos bilingüe, y varios florines sin tanta relevancia. En el resto de las piezas también hay algunas cosillas interesantes, sobre todo en vellón (un ejemplo y otro). En Castilla destacan dos oros rarísimos en una calidad más que buena para lo que se puede encontrar en este tipo de ejemplares: un Enrique de la Silla de Segovia y una dobla ecuestre de Alfonso de Ávila de Sevilla. Un buen ejemplo para ilustrar la diferencia entre esta subasta y la anterior de esta casa es que en septiembre salía un Enrique de la Silla de Sevilla (muchísimo más corriente) al mismo precio de salida que el que sacan ahora de Segovia. Además de los oros hay que destacar el real de Oporto de Alfonso V, una pieza muy interesante que muestra la relación entre Castilla y Portugal.

Juan II, ducado de Aragón

La Monarquía Española empieza muy fuerte, con una extraordinaria colección de los Reyes Católicos tanto en oro como en plata. Las 28 piezas que componen esta serie merecerían individualmente mención, pero para sintetizar yo creo que no nos podemos perder el medio castellano de Toledo (izquierda), el excelente de Burgos, el real de Zaragoza y el cuarto de real segoviano anterior a la Pragmática. Posteriormente, llegando los Austrias hay muchas monedas interesantes, pero es complicado hacer una síntesis puesto que no destaca una serie concreta por encima de las demás. La ceca mejor representada es, sin ninguna duda, Segovia. En la ciudad del acueducto se acuñó este tremendo 2 escudos de 1610 (derecha), el 4 escudos de 1611 y el cincuentín de 1628, aunque no está tan bonito como las dos piezas anteriores. Hay también muchas monedas de cecas europeas, especialmente de Carlos I y Felipe II. Esto me hace sospechar que la empresa espera buena afluencia de pujadores extranjeros. Además se puede destacar un redondo de Potosí con un resello de Guatemala y varias piezas de la Guerra dels Segadors, como estos 5 reales.

Reyes Católicos, medio castellano de Toledo

Felipe III, 2 escudos de Segovia 1610

Entrando en los Borbones, la colección se vuelve más aburrida pero mucho más comercial -principalmente para los coleccionistas locales-. A nivel de conjunto creo que lo más interesante es la colección de duros hasta Fernando VII, sobre todo en lo que a columnarios se refiere. Hay también muchos oros un tanto “sosos”, especialmente de Carlos IV, y algunos curiosos, especialmente con Carlos III. En cuanto a cobres, la verdad es que me han gustado los cobres de Isabel II, pues aunque no tienen una extraordinaria conservación de manera individual, sí que se ha conseguido una colección que mantiene una alta calidad constantemente. A título individual sin duda hay que destacar los rarísimos 2 escudos segovianos de 1719. También me ha gustado el grano mexicano de 1769, por lo inusual que es.

Llegados a este punto, la colección se detiene para que aparezca una serie de 129 monedas españolas con resellos. Yo animaría a todos los coleccionistas de monedas españolas a que los echen un vistazo, pues a partir de esta colección se puede dar una auténtica clase de historia de la época colonial. Al ser monedas manipuladas y cuya finalidad es la circulación aparecen siempre muy desgastadas e incluso maltratadas. En cuanto a la colección en sí, aparecen ejemplares raros (como los de dominica, siguiente imagen) pero no las grandes rarezas de los resellos sobre monedas españolas. Creo que es una buena oportunidad para los coleccionistas de moneda colonial que quieran añadir alguna rareza o curiosidad a su colección. No sé cuánta demanda habrá de estas monedas porque últimamente no veo muchos coleccionistas animados con ellas,  pero lo que es seguro es que se venderán puesto que los precios de salida son tremendamente golosos.

Dominica, moco de 1 1/2 bits acuñada sobre un fragmento de una moneda española

La subasta se reanuda con El Centenario de la Peseta, donde no hay demasiado que destacar. Todo es bastante común salvo quizá la variante UNA-LIBRE-GRANDE (más sobre ella) y la peseta de 1933 con reverso girado (más sobre ella). En la numismática extranjera hay lotes muy curiosos e inusuales en las casas de subastas españolas. Destacan las monedas brasileñas, los oros cubanos y la moneda francesa. Personalmente, las monedas francesas me han gustado bastante pues traen algunos ejemplares medievales muy agradables (ejemplo). Las medallas y los billetes no tienen mucho que destacar en esta subasta. Como curiosidad, también se incluyen 10 matrices para sellos de lacre.

No quisiera acabar la descripción de esta subasta sin reconocer la honestidad de la que hace gala Áureo & Calicó a la hora de indicar la procedencia de las monedas. Por ejemplo, se indica explícitamente que algunas piezas fueron subastadas por la misma casa hace pocos meses, como es el caso del el as de Halos y del 4 escudos de 1611. Lo que es más sorprendente, y más honesto, es el caso de los 2 escudos de 1610 (ilustrados párrafos arriba en la imagen de la derecha), pues indican que fue subastado por Heritage el pasado enero. Es un buen ejercicio de transparencia y más teniendo en cuenta que el remate de Heritage fue $19.000, mientras que el precio de salida de la pieza ahora es de 20.000 euros. Creo que de nada sirve ocultar a los potenciales compradores este tipo de información porque hoy en día cualquiera es capaz de acceder a bases de datos de remates y es de esperar que cualquiera que vaya a pujar por esas cantidades haya hecho un análisis previo. Por lo tanto, creo que publicando la procedencia de las monedas Áureo sólo gana credibilidad. Esperemos que esta práctica poco a poco se generalice.

Subasta por correo

Con respecto a la subasta por correo no diré gran cosa, sólo quisiera llamar la atención sobre la gran cantidad de denarios republicanos que aparece. Esto me hace sospechar que a la empresa le ha llegado una amplia colección de denarios republicanos en calidades bajas y que ha “rescatado” los mejores para la subasta en sala. También hay un buen puñado de moneda Romana Imperial, así como 107 lotes de conjunto de los que sin duda disfrutarán los revendedores. El resto de piezas os dejo que las echéis un vistazo por vuestra cuenta.

Subasta especial Verdejo

La subasta especial Verdejo acontecerá el día 19 de octubre y se trata de la colección personal de Javier Verdejo, un aficionado a la numismática muy conocido en nuestro país que nos dejó el año pasado. Aunque coincidí con él en Barcelona, no tuve la suerte de poder hablar con él; pero sí he leído algunos de sus artículos. Como autor creo que hace el tipo de contribuciones que suelen hacer los aficionados a la numismática: profundizar mucho en temas concretos, contextualizar algunas monedas que aparecen o recopilar documentos sobre algún tema. Es un trabajo tedioso e interesante que requiere una seriedad importante, si bien no pretende avanzar en los aspectos teóricos o historiográficos. Es normal.

Teniendo en cuenta el perfil del coleccionista no es de extrañar que sea una colección que busca más las rarezas y las monedas inusuales que las piezas de gran calidad. Verdejo quería tener un museo en su casa, no quería tener una grandísima inversión. Y lo consiguió. Concretamente, su museo versaba sobre dos temas: monedas de 2 reales y monedas de la ceca de Segovia.

La colección de 2 reales comienza con los Reyes Católicos y avanza hasta Luis I, apareciendo tanto moneda de Castilla como de Aragón (módulo de “2 rals“). Pocas son las monedas de gran calidad en esta colección, aunque alguna hay. Por eso las que destacan son las monedas más raras. Yo quisiera hacer notar una por encima del resto: la bamba para circular en las Islas Canarias (imagen de abajo). Las bambas son piezas rarísimas y no es nada corriente que salgan a subasta, por lo que me alegra ver una de ellas. También aparecen otras monedas de tremenda rareza, contabilizando 13 como posibles únicas. A quien quiera profundizar en las monedas de módulo de 2 reales le invitaría a estudiar con detalle esta colección, si bien analizar pieza por pieza sobrepasa lo que se puede escribir en esta entrada.

Reyes Católicos, 2 reales de Granada. Resello Bamba para circular por las Islas Canarias

La colección de la ceca de Segovia me parece bastante más rara. La colección arranca con Enrique IV y finaliza con Isabel II, pero lo hace de manera desigual. Con Enrique IV se incluyen platas; casi todas corrientes, pero entre ellas destaca el cuarto de real. Se entra después en la Monarquía Española mostrando un montón de vellones de los Reyes Católicos y los Austrias. Hay muchas variantes pero la inmensa mayoría están en calidades bastante bajas, como es lo habitual en este tipo de series. Quizá lo más interesante sea la gran cantidad de curiosidades que aparecen en la colección: un recorte de riel, una moneda en plancha cuadrada, pruebas de punzones, pruebas de la Escuela de Grabadores… Entrando en los Borbones hay menos piezas pero alguna con una calidad más que aceptable (ejemplo). Sin embargo, de nuevo me parecen las curiosidades lo más interesante de la colección: resellos, pruebas de cuños, variantes raras que conocía y otras que no conocía (como la última imagen), piezas incusas o desmonetizadas, resellos carlistas Es sorprendente que no aparezca ninguna moneda de Isabel II aunque sí que aparecen De Isabel II hay algunas monedas raras, como la variante RYENA (más), algunas medallas y más curiosidades. Finalmente, se venden incluso los monetarios del coleccionista.

Fernando VII, 8 maravedís Segovia 1820. Variante canto estriado

Creo que el común denominador de las series que componen la Colección Javier Verdejo es bastante evidente: son monedas en calidades bajas o medias, aptas para quien quiera profundizar en temas concretos o hacerse con alguna rareza, y van a ser muchísimo más queridas en nuestro país que fuera de nuestras fronteras. Esto último me hace sospechar que la familia haya guardado las monedas más interesantes para el mercado internacional.

Seguid otros comentarios de esta entrada en Facebook aquí.

8 Comentarios

  1. Dosmundos 1 mes hace

    La colección de resellos es un ejemplo excelente de los peligros de esas monedas. Hay muchas falsificaciones y inventos, algunos descritos en el catálogo, otras desafortunadamente pasan por buenas, como si la casa de subasta no se hubiera atrevido decirle la cruel verdad a su cliente…
    Es la colección de alguien que ha sido engañado por años!

  2. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    He modificado la entrada porque en la colección Verdejo sí que aparecen monedas de Isabel II y yo decía lo contrario.

    Saludos,
    Adolfo

  3. j. mir 1 mes hace

    Pues a mi la Verdejo me ha hecho llorar de emoción por la parte que domino.

  4. Glenn Murray 1 mes hace

    No puedo hacer otra cosa aquí que lamentar la perdida de mi queridísimo amigo desde hace 30 años, Javier Verdejo Sitges. Es la persona que me introdujo a las monedas segovianas hace ya tres décadas cuando me interesé por buscar las maneras de recuperar la Ceca desde el olvido y el más absurdo abandono, siendo yo entonces coleccionista de monedas de Potosí y Lima. Mis publicaciones están llenas de fotos de monedas suyas y a él le debo todo por ser mi principal fuente de inspiración en la lucha por la rehabilitación del Real Ingenio de la Moneda de Segovia. La biblioteca de la Asociación Amigos de la Casa de Moneda de Segovia se ha formado mayoritariamente con libros que Javier nos ha donado. Su viuda, Lidia, es un encanto de persona, y aunque no entiende nada de la numismática, siempre nos animaba a reunirnos, fotografiar monedas y hablar de mis próximas publicaciones. La colección de Javier está lleno de cosas raras e inéditas que son, en mi opinión, lo que hay que comprar ahora, no solo como curiosidades, sino como inversión. Adiós Javier, y mucha suerte Lidia con esta subasta… que caigan las monedas en manos de gente que las sepan apreciar, como hizo Javier.

    • WF 1 mes hace

      Buenas,

      Estaba preguntándome si era justamente la colección de este paisano mío, asturiano, y psiquiatra de profesión. Es una pena su óbito, realizó unos cuantos artículos sobre monedas y resellos (además de un librito sobre vales y jetones asturianos de principios de S. XX y la Guerra Civil), e influyó en varios comerciantes locales, que lo recuerdan buscando rarezas entre la “chatarra”., así como más de un coleccionista.
      Sea esta colección un homenaje a su investigación, que aunque no académica, no por ello es menos interesante, y a un coleccionista .

      No sólo coleccionaba monedas, también fotografías y postales, que de hecho se expusieron en el concejo donde residía:
      http://ocio.lne.es/agenda/noticias/nws-268772-un-concejo-color-sepia.html

      Un saludo,

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      A los precios de salida serían una inversión extraordinaria :)

      Estoy seguro que muchas monedas superarán el doble en los remates.

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    He borrado varios comentarios a este respecto. Es mejor no ponernos a hablar de esas cosas…

    Y como comentario general: NO ES TAN GRAVE

    Si Cataluña sigue formando parte de España, la vida sigue. Y si Cataluña pasa a ser un país independiente, pues la vida sigue también. No hay que enfadarse ni tomarse las cosas de manera tan seria y tremenda: pasado el subidón o la decepción inicial, seremos todos igual de felices con Cataluña dentro de España como fuera de España.

    Saludos,
    Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*