Reflexión sobre las subastas de septiembre de 2017

Reflexión sobre las subastas de septiembre de 2017

Acabamos de volver de vacaciones y tenemos un auténtico aluvión de subastas numismáticas en España. En total hay cinco subastas anunciadas por cinco casas diferentes (sin contar las subastas de Catawiki, que ahora se publicitan también en SixBid): Pliego, Jesús Vico, Martí Hervera y Soler & Llach, Aureo & Calicó y Tauler & Fau. Estas son muchísimas subastas para un mes de septiembre, donde tradicionalmente solo Áureo & Calicó organizaba una subasta pequeña para ir calentando motores de cara al curso numismático. Además, todas estas subastas tienen como denominador común una calidad media o baja de los lotes ofrecidos, lo cual ha despertado la furia de los coleccionistas (que siempre buscan cualquier excusa para volcar críticas despiadadas en las redes sociales). Como si estas empresas vendiesen velloncitos de Alfonso X en vez de centenes por gusto y placer.

Reflexión

    Septiembre suele ser el mes de arranque del curso numismático y al igual que julio o enero no es el mes más propicio para hacer grandes subastas. Por eso las subastas organizadas son de moneda baratita y accesible, donde no se esperan grandes subidas. No es que las monedas que presentan estas empresas sean “lo mejor que han podido conseguir”, como dicen algunos, sino que las mejores balas se las guardan para subastas posteriores. Estoy seguro de que en octubre y en noviembre habrá muy buenas subastas, como todos los años. Por ahora tenemos unas subastas de “nivel de mercadillo”, como dicen otros, que no van a sustituir a las subastas de más calidad que estas casas venían haciendo. Más bien se trata de una extensión de las subastas de mayor nivel con la que pretenden vender monedas a un público más amplio; por ejemplo, a unos coleccionistas que no pueden gastar mucho en sus piezas pero que aun así prefieren comprar en subastas.

    Lo interesante es ver por qué ahora (y de repente) hay tantas casas que organizan este tipo de subastas. A mí se me ocurren varios motivos:

    • La competencia ha aumentado, por lo que cada vez es más complicado encontrar monedas de alta calidad: Hemos visto cómo ha surgido con fuerza la casa de subastas Tauler & Fau y también cómo se ha internacionalizado totalmente el mercado de moneda antigua y española (las monedas que en España se venden “de manera natural”). Sin ir más lejos, este agosto Heritage ha subastado unas cuantas monedas españolas de alta calidad a unos precios de remate escandalosos.
    • La falta de alternativas de inversión hace que temporalmente muchos prefieran no vender sus monedas: Muchas familias prefieren no vender su colección de monedas para invertir el dinero en el banco a un 0,15% de interés.
    • Existe un interés por parte de las casas de subastas de acercarse a un público más diverso, haciendo subastas dirigidas a coleccionistas menos pudientes: Ya digo que a todos les gustaría vender monedas de 50.000 euros para arriba, pero probablemente tengan que vender también otro tipo de piezas para cubrir los costes de su negocio.
    • Los mercadillos y las convenciones caen en picado: Cada vez hay más coleccionistas que prefieren comprar simplemente en subastas (lo cual también tiene sus desventajas). Esto hace que muchas de las monedas que tradicionalmente se vendían en mercadillos (o eBay) encuentren en las subastas un nuevo canal de venta. Un canal mucho más cómodo para el vendedor, si bien tiene que pagar las comisiones de la casa de subastas, claro está.
    • Hay una tecnología que permite hacer subastas a un precio muchísimo menor que hace unos años: Este punto es importantísimo y diferencial del momento que vivimos con respecto a hace tan sólo unos pocos años. Hasta hace poco una subasta solo era viable económicamente si vendía cientos de miles de euros mientras que actualmente, se pueden hacer subastas rentables que vendan muchísimo menos pero que alcancen a un público igualmente amplio. Obviamente las cifras concretas que hacen a una subasta rentable o no dependerán de la estructura de costes de cada empresa, pero claramente son cifras mucho menores ahora que antes.
    • Se han reducido mucho las comisiones de este tipo de subastas “de bajo coste”: Al tener menos gastos, las casas de subastas pueden aplicar menor comisión a sus cedentes llegando incluso al 0% en el caso de Jesús Vico. Esto puede haber animado a muchos a enviar monedas “no tan buenas” para una subasta de bajo coste. Ahora bien, al observar la subasta organizada por Vico parece claro que con esa reducción de comisiones no han conseguido atraer grandes piezas para su subasta de septiembre. Adicionalmente, se corre el riesgo de que el resto de subastas entren al trapo para concluir con una “guerra de comisiones” que no creo que sea positiva para el sector.

    Hecha esta reflexión, en la que invito a los lectores a completarla con su punto de vista en los comentarios, voy a describir de manera muy breve las subastas que antes enumeré. Tratándose de subastas sin piezas de especial relevancia tampoco comentaré los resultados en una entrada futura, pues son muy previsibles en prácticamente la totalidad de los lotes. Es importante que cada cual se fije en las series que colecciona en caso que le interese pescar algo. Voy por orden cronológico.

    Pliego

    La casa sevillana Pliego organiza la primera subasta del curso el 14 de septiembre. Es una subasta de 435 lotes de los cuales casi la mitad son billetes españoles del siglo XX en calidad media o baja. En lo que respecta a las monedas, hay algunos oros que destacan; principalmente por el metal del que están hechas estas piezas. Entre esos oros se pueden ver tres ejemplares visigodos y un medio castellano de los Reyes Católicos en baja calidad. Más interesantes son algunos oros isabelinos (corrientes pero bonitos), la onza sevillana de 1704 y, sobre todo, la siguiente dobla de la banda de Burgos y de Toledo.

     

    Jesús Vico

    Jesús Vico organiza otra subasta el 18 de septiembre. Se trata de una subasta de 983 lotes con una calidad media bastante aceptable en general, aunque varía mucho según las series presentadas. Del mundo antiguo los 24 ejemplares griegos y los 43 denarios repubicanos resultarán atractivos para los coleccionistas de estas series. Llegando al Imperio Romano ocurre un efecto extraño, y es que en la medida que avanzan los lotes se van volviendo más interesantes (cuando generalmente sucede al revés puesto que los primeros emperadores suelen ser los más coleccionados). Hay monedas bonitas de la dinastía de los severos, alguna cosa curiosa en la anarquía militar y luego una buena representación de follis, no con tanta calidad como los que han aparecido últimamente en esta casa, pero aun así muy interesantes (la siguiente imagen muestra un follis de Santa Elena acuñado en Antioquía).

    Martí Hervera y Soler & Llach

    Martí Hervera y Soler & Llach también organizan otra subasta el 18 de septiembre con un total de 3385 lotes. Son muchas las monedas ofertadas, sin embargo, su calidad es baja casi sin excepción. Como dije anteriormente, hay que entender esta subasta como una extensión de las subastas tradicionales de esta empresa y, quizá en este caso, como un experimento pues es la primera vez que organizan una subasta en septiembre. Yo invitaría a todos los coleccionistas que no pretendan gastarse mucho dinero en adquirir ejemplares a que echasen un vistazo a esta subasta, pues hay monedas y billetes de todas las épocas. Creo que la serie mejor representada vuelve a ser los follis, pues hay una amplia colección de piezas curiosas. Sin embargo, el lote que más me ha llamado la atención es un juego de caja, balanza y ponderales para pesar moneda de oro española del siglo XVIII. No me resisto a reproducir las instrucciones que tiene la caja sobre cómo pesar las monedas (ya veis que se podía sisar 4 granos por cada onza de oro):

     

    “ESPLICACION PARA PESAR MONEDA DE ORO”

    “Los granos y pesos de esta Caja van marcados del modo siguiente:

    La onza con esta (V000), la media onza con (0000), el de 4 duros con (00), el de 2 con (0) y el de 1 con (1/2). Los granos, el de 16 con (0000), el de 8 con (00), el de 4 con (0), el de 2 con (2) y el de 1 con (1).

    Cuando las monedas sean cortas se las pondrán á la onza 4 granos, á la media y 4 duros dos, á la de 2 y á la de 1 uno, y si con estos cae la balanza por poco que sea á la parte de ellas, se darán por buenas.

    El grano de oro vale cinco cuartos y un maravedí.”

    Áureo & Calicó

    Áureo & Calicó es la siguiente empresa en organizar una subasta, en esta ocasión para el 21 de septiembre. Es una subasta de 2600 lotes con el carácter de las subastas por correo de esta empresa: monedas corrientes en calidad media con algunas piezas interesantes (aunque sin destacar demasiado) en muchas de las series.
    Dentro de las monedas antiguas destacan los denarios, tanto republicanos como imperiales. No es que haya tremendas rarezas o piezas que quiten el hipo, pero sí monedas ejemplares muy interesantes para los coleccionistas medios. La pieza de Trajano que veis a continuación es un buen ejemplo de lo que estoy diciendo.

    Sin embargo, el repaso a la moneda griega e ibérica se me hace menos interesante pese a la cantidad de lotes íberos. En la Edad Media se da un breve repaso al oro visigodo y andalusí sin que haya alguna pieza especialmente sorprendente. Entrando en los reinos cristianos hay bastante moneda curiosa; entre ellas destaca claramente el Enrique de la Silla Alta sevillano. Sin embargo, podría haber otras  otras que seguramente agraden a los coleccionistas especializados, como este dinero del Condado de Forcalquier.
    Entrando en la Monarquía Española nos encontramos con mucha moneda pequeña desde Felipe II a la Guerra de los Segadores. Al respecto, hay una muy buena representación de vellones y platas pequeñas de Felipe II, Felipe III y Felipe IV. Hará bien en echar un vistazo todo aquél que busque monedas no tan fáciles de encontrar y que esté dispuesto a sacrificar (en parte) la calidad de los ejemplares adquiridos. A partir de Carlos II la colección de moneda española se vuelve tremendamente comercial: hay monedas bonitas en los tres metales que se venderán sin ningún tipo de problemas. El resto de la subasta sorprende en dos aspectos: En primer lugar, incluye una colección de 186 monedas baratas de Canadá  y es algo que yo nunca había visto en España. En segundo lugar, hay 237 lotes de conjunto que se convertirán en una delicia para revendedores de eBay y mercadillos.

    Tauler & Fau

    Tauler & Fau organiza la última subasta del mes de septiembre el día 27. La subasta contiene 934 lotes, lo que creo que es un logro en sí mismo puesto que para ser una casa que acaba de empezar ya ha conseguido organizar tres subastas amplias en muy pocos meses. La verdad es que me cuesta bastante hacer una síntesis de esta subasta porque presenta una colección que mantiene una calidad media casi constante en torno al MBC, con una horquilla de precios que oscila entre los 30 y los 100 euros de salida. Tampoco hay apenas series que destaquen por encima de otras, ya que hay una representación bastante interesante de la numismática clásica y española. La parte menos representada quizá sea la moneda medieval. En cuanto a la numismática española, como digo hay una bonita representación de monedas en calidades medias y precios de hasta 100 euros de salida, con algunos pocos oros que exigen una salida algo mayor. Los lotes más destacados de la subasta se pueden consultar aquí. Es todo un detalle por parte de la empresa recopilarlos en un archivo de fácil acceso. Finalmente, lo que más me ha llamado la atención de ésta subasta ha sido la moneda romana, donde aparecen incluso cinco denarios de Julio César que veis aquí.

    8 Comentarios

    1. Yago Abilleira Crespo 2 semanas hace

      ¿De verdad que la gente se ha quejado? ¿Qué pretenden, que se subaste la “Caballero” todos los meses?
      Yo estuviera viendo la Martí Hervera, pues está en los enlaces de este blog, y me ha parecido que es para gente de la calle, para el coleccionista medio, vamos. Es un modo de iniciarnos en esto de las subasta. De hecho, si no fuera por unos imprevistos económicos, me habría animado a pujar por varios lotes. Vi cosillas, como el “Tipo María” sevillano de Carlos II o el 8 reales “imitación indígena” de Felipe V, por no hablar de unos lotes interesantes.
      No sé, yo creo que la gente habla por hablar. Yo agradezco este tipo de subastas.

    2. Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Y si hubiese una Colección Caballero todos los meses también se quejarían porque las subastas serían muy elitistas y se olvidan del coleccionista de a pie y…. la cuestión es quejarse.

      Ahora que la tecnología permite vender moneda barata a través de subastas, pues bien está que se haga. Así todos los coleccionistas pueden elegir si comprar en subastas o si comprar en privado.

      Saludos,
      Adolfo

    3. Curial 2 semanas hace

      Será una buena oportunidad para testear al mercado nacional. Cinco subastas de sopetón de una calidad media y baja que no atraerá mucho interés extranjero veremos qué tal andan los remates. La verdad es que entre la abundancia de oferta, la vuelta de las vacaciones y que todos sabemos que van a venir los platos principales muy poco después, me temo que alguna casa tenga resultados poco espectaculares. Esperemos que no sea así. Por mi parte apuntaré a alguna pieza, no demasiado alto pero para matar el gusanillo y hacer fondo de armario de la colección.

    4. Gerardo 2 semanas hace

      Por primera vez en muchísimo tiempo no voy a pujar por ninguna pieza en ninguna de estas subastas:
      Marti, Aureo y Pliego. Las otras que mencionas aún no las he mirado.
      Creo que Pliego es el paradigma de que para organizar una subasta con pocas piezas y de poca calidad, mejor no lo hagas y esperes a acumular más moneda.
      Cordiales saludos

    5. Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      @Curial, no creo que atraigan muchas pujas internacionales pero los precios de remate de la inmensa mayoría de las monedas que se presentan son muy predecibles. No sé hasta qué punto estas subastas pueden ser un termómetro del mercado nacional.

      @Gerardo, Pliego es una casa que no conozco tanto como a otras. Pero me da la sensación de que le ocurre como a Lavín: son casas pequeñas, con pocos medios, fuera del eje Madrid-Barcelona y que simplemente organizan subastas pequeñas para una clientela que ya conocen desde hace mucho tiempo. No creo que les compense esperar un año para intentar hacer una subasta de más nivel. Probablemente no quieran dar ese salto.

      Saludos,
      Adolfo

    6. Patxi 2 semanas hace

      Como siempre, genial.

      Adolfo, desde el correo me sale el enlace roto. No sé si es un problema puntual o del correo o del enlace generado desde el post.

      • Autor
        Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

        Ha sido un problema puntual. Mi ayudante cometió un pequeño error que es normal cuando se está empezando.

        Mis disculpas por ello.

        Saludos,
        Adolfo

    7. Fran 2 semanas hace

      Pliego cae en picado, hace muchos años hacía subastas muy dignas con piezas buenas e interesantes, yo por mi parte para este tipo de subastas prefiero ebay, ahora que no compra nadie yo estoy pillando chollos e incluso como algunas otras veces alguna pieza inédita, cosa que en las subastas profesionales no puede ser, ya que está todo mirado, remirado y superclasificado, salud

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *