Una onza cara de rata falsa

Una onza cara de rata falsa

El pasado mes de julio un coleccionista preguntó en el grupo de Numismática Antigua sobre una onza cara de rata que le habían ofrecido. Aquí os dejo las fotos que adjuntó:

8 escudos falso

Cualquiera que haya visto algunas caras de rata, rápidamente se da cuenta de que la moneda es falsa. De hecho, nos costaba menos notar que la moneda es falsa que explicar porqué la consideramos así. Eso se debe a que una vez que se controla un dominio se piensa por patrones, pues se obtiene rápidamente un juicio o solución global del problema procesando los detalles de manera inconsciente. Por eso muchas veces los expertos no son los mejores maestros, pues a ellos les cuesta ser conscientes de su propio proceso cognitivo. Yo lo sufro a menudo cuando le pido una receta a mi madre, pues para ella métricas del estilo: “un poco de sal” o “tomate según veas” son perfectamente comprensibles. Pero con ellas si no me sale el pollo salado me sale soso.

Sea como fuera, podemos comparar la moneda de la imagen con una moneda auténtica subastada por Áureo & Calicó en marzo de 2015. Para mostrar la rareza de estas cara de rata, basta ver las pocas que aparecen en subasta y que este ejemplar está en una calidad MBC+, además de haber sido rematado por 5.500 euros. Son piezas raras y muy queridas -sobre todo en el mercado estadounidense- cuyo precio se dispara en cuanto sube de MBC+, razón de más para ser muy cautos a la hora de comprar la moneda en una transacción privada. Son las típicas monedas que siempre hay que comprar con factura y a un comerciante honesto y solvente.

8 escudos Mexico 1765

Comparando la moneda falsa con la subastada por Áureo & Calicó vemos varias diferencias. La primera de ellas es el color de la moneda (lo cual es un claro signo de falsedad). Bien es cierto que la resolución de las fotos es de baja calidad y que la luz del fondo puede modificar significativamente el color que se aprecia, es posible notar que esa cara de rata no tiene el típico color rojizo de la ceca de México. Ese tono de amarillo chillón tiene que encender todas las alarmas a la hora de comprar una onza mexicana.

Adicionalmente, el campo está liso, los relieves están redondeados y el desgaste no es uniforme. Más precisamente, en el busto de Carlos III se puede ver que el cabello está muy marcado (casi parece repasado), mientras que el traje tiene un desgaste muy evidente; características que no suelen presentar las monedas que circulan. En el reverso también se observa algunos detalles muy extraños, como la forma de los castillos y los leones. La gráfila, por el contrario, está muchísimo más marcada que en las monedas auténticas.

8 escudos canto falso

 

 

En cualquier caso, nadie debería comprar monedas de esta clase sin tener mejores fotos y sin haber visto el canto (uno y dos); independientemente de quién sea su proveedor. De hecho, viendo el canto de la supuesta moneda, su falsedad es evidente pues éste se parece al de una moneda auténtica de la misma forma en que un huevo se asemeja a una castaña.

 

 

 

Para que quede claro os dejo un par de fotos de una cara de rata de México perteneciente a un amigo mío (incluyo una foto del canto de la pieza).

8 escudos México

8 escudos México

8 escudos México canto

7 Comentarios

  1. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Podéis ver los comentarios relacionados con entrada en Facebook aquí: https://www.facebook.com/aruizcalleja/posts/1570292833022778

  2. lanzarote 3 semanas hace

    Coincido, siempre sigo que para detectar una falsa bien hecha me guío más por mi subconsciente que con el consciente, ya que trabaja mucho más rápido y ve cosas que no logro entender :).

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Una vez escuché a un coleccionista muy experimentado decir que si una moneda de entrada te da la impresión de que es falsa, mejor que no la compres. La razón es que se corre el riesgo que después tu cerebro no haga otra cosa que auto-convencerte de que el chollo que tienes delante es de verdad.

    Saludos,
    Adolfo

  4. Yago Abilleira Crespo 3 semanas hace

    Últimamente (y no quiero decir que éste sea el caso) estoy viendo por los grupos sobre moneda falsa a algunos “cholleros” algo sensatos que quieren saber si el piezón que les ofrecen por cuatro duros es bueno o no. Como bien se tiene repetido en este blog, la primera alarma debiera de saltar con el precio.
    No quiero criticar a los grupos sobre moneda falsa (me encantan, por eso los sigo) ni a sus usuarios (vitales para que funcione el grupo), pero me da la sensación de que hay mucho listo que busca un chollo a base de la opinión gratuita de los expertos. Cierto que algún caso genera dudas y debates, pero en muchos otros se nota que son falsas desde la pantallita del móvil, sin aumentar ni nada. No se trata pues de gente experta, si no de “cholleros”, novicios o vagos ya no lo sé.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Efectivamente, hay mucho chollero que ya no solo quiere encontrar chollos sino que quiere encontrarlos con el conocimiento ajeno. Todavía me falta por conocer a uno que lo consiga. De estos he visto en Facebook, en foros, en mercadillos… siempre los ha habido.

      Pero juegan su papel: generan contenido y de vez en cuando me inspiran alguna entrada, como ésta. También hay veces que pasan historias que acaban siendo “de Enrique”. Animan los grupos también, aunque cuando en un grupo hay demasiados novicios que no dicen más que tonterías, los más experimentados se acaban cansando. No falta tampoco quien proporciona “misinformación” deliveradamente con tal de confundir más al pardillo.

      Todo esto hay que tomárselo como parte del panorama. No deja de ser divertido :)

  5. Ignacio 2 semanas hace

    Hola Adolfo,
    No tengo facebook, pero me gustaria ver las fotos, hay algun link valido?
    Gracias

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Para algunos de los enlaces de Facebook es necesario una cuenta (para otros no porque es público). Sea como fuere, las fotos a las que me refiero son las que ilustran la entrada.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*