Las colecciones temáticas

Las colecciones temáticas

Una colección temática es la que cuenta una historia. Puede describir con cierta profundidad un periodo concreto (v.g. la Guerra Civil o el Trienio Liberal), la historia de cierto lugar (v.g. Ceuta, Madrid, Sevilla, Murcia o la Hispania Antigua) o abordar un asunto histórico que se prolongue en el tiempo (v.g. la presencia del Agnus Dei, fichas coloniales, mujeres en las monedas o resellos políticos). Hay otras colecciones que no tienen un tema central en ellas, bien sea porque son un batiburrillo de monedas variadas o porque el coleccionista simplemente quiere tener una muestra selecta de muchos periodos históricos sin un nexo evidente.

Personalmente una colección temática me resulta interesante cuando cuenta una historia distinta. Las hay que están muy vistas, como las colecciones de El Centenario de la Peseta o de Isabel II. No digo que no sean divertidas de montar, ni que sean sencillas si en ellas se busca la calidad de los ejemplares. Pero desde el punto de vista temático no deja de ser “otra colección más de Isabel II”. A día de hoy una colección así solo destacará si su calidad es excelente y tiene monedones que no se ven más que cada muchos años, como la O’Callaghan.

as de Castulo

A la hora de buscar esa temática los coleccionistas de monedas suelen tirar por tres caminos diferentes. El primero es coleccionar monedas de un periodo concreto; el segundo es coleccionar un módulo o unos módulos; el tercero es coleccionar una ceca, que generalmente coincide con la ciudad que cada cual siente como propia. Es curioso también que los distintos tipos de temáticas no se distribuyen de manera igual en las distintas épocas de la numismática. Quienes se centran en los Borbones suelen buscar monedas por reinados o por módulos, mientras que los coleccionistas de los Austrias, en la moneda medieval o en la moneda íbera se suelen centrar más en las cecas (en este último caso es típico tener un as de cada ceca). Una prueba de la diferencia entre las formas de coleccionar la tenemos en los catálogos de la Colección Isabel de Trastámara: las monedas de los Borbones se ordenan por módulos mientras que las de los Austrias los ordenan por cecas.

Lo que ocurre es que quienes empiezan a coleccionar generalmente lo hacen guiados por su entorno más cercano. Eso es normal y muy recomendable, pero tiene como contrapartida que el coleccionista tenderá a imitar lo que hacen sus mentores. Por eso, invitaría a quienes comienzan a que inspeccionen esos tres caminos para encontrar una temática donde se encuentren cómodos (¡ojo! ¡vuelvo a repetir que no es obligatorio que la colección sea temática!). Basta con echar la imaginación para  abrir nuestras posibilidades. Por ejemplo, si yo tuviese que coleccionar un periodo concreto sin duda me centraría en la Castilla medieval; si tuviese que coleccionar un módulo probablemente serían monedas de 2 escudos; y si tuviera que coleccionar una ceca, a mí me resultaría muy interesante una colección de monedas de la ceca de Toledo.

Luego podemos ir un poquillo más allá e intentar vislumbrar cómo sería esa colección y si nos sentiríamos cómodos o no. Si pienso en una colección de la ceca de Toledo, sería una colección que abarcaría un periodo muy amplio, donde hay monedas de un rango muy amplio de precios y con la que se tendría una excelente representación de las monedas acuñadas a martillo en la Península Ibérica. El amplio rango de precios es importante porque me permitiría mantener el interés de la colección en un hipotético futuro donde mi capacidad de gasto descienda (hipotecas, hijos, jubilación…). Ese rango de precios es mucho más amplio en una colección de la ceca de Toledo que en una colección de monedas de 2 escudos. Sin embargo, la colección de 2 escudos sería mucho más sencilla de realizar y requeriría mucho menos tiempo a la hora de contextualizar históricamente cada moneda.

as de Cesaraugusta

Pero todavía hay más. Se puede ir un paso más allá e inspeccionar otras temáticas para nuestro museo particular que atiendan a otro tipo de criterios. Para ello una opción sería fijarse en los diseños de las monedas, algo que es muy típico entre los coleccionistas filatélicos pero no entre los numismáticos. Conozco a una persona que colecciona monedas de dictadores. Otro me escribió hace poco diciéndome que colecciona monedas en las que se representen faros. También los hay que coleccionan monedas con animales. Otras dos que me parecerían muy bonitas, pero que no conozco a nadie que las coleccione, serían monedas con el gorro frigio y monedas con alegorías románticas.

Incluso se puede ir más lejos, para los más valientes, y explorar temáticas históricas que no sean tan evidentes como las que he descrito más arriba. Temáticas que por algún motivo nos atraigan y que nos obligue a estudiar uno a uno cada ejemplar que se incluya en la colección. Por ejemplo, me parecería muy interesante una colección de las monedas acuñadas por las hijas y los yernos de los Reyes Católicos; también sería preciosa una colección de los reinos surgidos tras las conquistas de Alejandro Magno (incluyendo monedones como el tetradracma de Bagadates I); y otra interesantísima que ya propuse a un colega es una colección de monedas y medallas que describa las relación entre España y el Reino Unido.

¿Se os ocurren más colecciones temáticas poco vistas y a la vez interesantes?

as de Obulco

Las monedas que ilustran la entrada son tres ases que están actualmente en venta en Catawiki. Es interesante resaltarlos porque es la primera vez que Catawiki organiza una subasta temática de moneda de la Antigua Hispania, incluyendo piezas íberas, cartaginesas y romanas. Concretamente las tres monedas que ilustran la entrada son tres ases. El primero es de Castulo (Linares), el segundo de Cesaraugusta (Zaragoza) y el tercero de Obulco (Porcuna). Estas monedas muestran bastante bien lo que se puede esperar de la subasta: unas calidades que no son extraordinarias pero sí dignas para un coleccionista medio. Creo que como comienzo no está nada mal, pues ya hemos visto que Catawiki suele probar con subastas temáticas que luego van mejorando según los cedentes van cogiendo confianza.

23 Comentarios

  1. José luis 6 meses hace

    Muy buena entrada. Empecé con los euros luego franco y Juan Carlos las fáciles y baratas SC, luego más antigua. Hasta que me cansé de tener monedas de diferentes épocas sin ningún orden y hoy sólo compro y colecciono monedas de Bolivia desde la independencia y primera moneda en 1827

    Muy interesante por que muchas monedas fueron acuñadas en Potosi

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Para mi vergüenza, tengo que admitir que no me he puesto a estudiar las acuñaciones de los países sudamericanos una vez que éstos fueron independientes. Pero hay muchos diseños realmente preciosos por allí.

  2. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

    Si me lo permitís, mi prima Julia Guzmán está compitiendo en un concurso de diseño con un dibujo. Le haréis un buen favor si votáis por su dibujo, pues va segunda en votos y tiene mucha ilusión con ganar el concurso, además de que recibiría un curso de diseño (actualmente está estudiando diseño industrial): https://doodleart.redbull.com/esp/entries/33890/

    Las votaciones son hasta el domingo. Muchas gracias :)

  3. Andrés Yepes 6 meses hace

    Hola Adolfo. Excelente información. Te cuento que yo me he dedicado a coleccionar como temática el tema de Lepra (enfermedad de Hansen) que si bien es algo desconocido para una gran parte de los numismaticos, he logrado obtener gran cantidad de información y hace algunos años dio como resultado la publicación de mi primer libro, con su primera edición agotada. Aprovecho para copiar el Link donde quien esté interesado puede descargarlo en versión PDF. https://www.mascoleccionismo.com/edicion-completa-del-libro-lepra-y-coleccionismo-en-colombia/ Espero en pocos meses estar publicando la segunda edición. Y de pronto esta información puede ser útil para quienes estén buscando otra temática muy interesante en el tema del coleccionismo. Un cordial saludo.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      ¡¡Impresionante el libro!! ¡¡Madre mía qué trabajo!! Muchas gracias por compartirlo de manera gratuita.

    • Joan 6 meses hace

      Muy interesante el libro. Muy bien documentado.
      Muchas felicidades por esta magnífica publicación y gracias por compartir.
      Saludos

  4. Corvera 6 meses hace

    Una de mis colecciones temáticas es de módulo, basado en el décimo, “dime” americano de plata (1796). Su peso es aproximadamente 2,5 g y su diámetro ±18 mm. En las monedas españolas son las características de los 2 reales de Isabel II, mas tarde 20 céntimos de escudo y 10 céntimos de peso en Filipinas. Con el Gobierno Provisional pasan a ser los 50 céntimos, que continúan con los Alfonso XII y XIII y dejan de existir en la II República.
    Tengo unas 60 piezas, predominando las americanas del norte y del sur, aunque también entran las europeas de ½ franco, ½ marco o el 6 penique británico.
    Existe un catálogo específico para estas monedas que se llama “Small Silver Coins” de Roger de Wardt Lane, en PDF, fácil de obtener en internet.

  5. Curial 6 meses hace

    De momento no me veo preparado para centrar mi colección en una temática muy concreta. Estoy seguro que le acabaría poniendo los cuernos a la menor oportunidad. Aunque la verdad es que últimamente mis -escasas- compras se centran en el XIX español, no sé si eso encajaría con una colección temática o se precisa un mayor acotamiento. Desde luego tengo ideas para colecciones específicas: las monedas de las colonias griegas, la que ya mencionas del imperio macedónico y los diádocos, la segunda guerra civil romana, la amonedación de los Países Bajos españoles, duros de Fernando VII o las monedas de las primeras repúblicas americanas; desde luego nada que destaque por su originalidad. Pero sobre todo mi sueño sería una colección de monedas obsidionales, me fascina completamente su historia. Lástima que con muy escasas excepciones se cotizan a unos precios que escapan a mis posibilidades.

  6. Lanzarote 6 meses hace

    yo todavía no he conseguido centrarme :(

    si lo consiguiera me dedicaría a coleccionar duros del imperio de la monarquía hispánica, desde Felipe II hasta Fernando VII:
    reales de a 8, filipos, escudos, patagones, ducatones…. Potosí, Lima, Sevilla, México, Cartagena de Indias, Cagliari, Messina, Milán, Toledo, Amberes, Brujas, Nápoles, Madrid…. mierda, otra vez me he desentrao… :S

    gracias Andrés por compartir!!!

  7. JESUS 6 meses hace

    Saludos a todos, en mi opinion centrarse en una determinada época o tema , hace que con el tiempo terminemos teniendo una vision muy limitada ( y si se estudia, muy experta) de esa temática, pero solo de esa, por lo que nos empobrecemos un poco.
    Yo , por mi parte he de reconocer que colecciono de todo, se que esto puede parecer un despropósito, pues no te conviertes en experto en nada, pero sin embargo obtienes una vision global de la numismática bastante interesante, si he de reconocer , que al final tiendes a preferir un determinado periodo, en mi caso estoy especialmente interesado en las monedas de imitación de las piezas sasánidas, pero eso no quita que sigua comprando piezas de otras épocas y aprendiendo sobre ellas, al final tienes una colección bastante ecléctica, pero en su conjunto tienes una vision de las acuñaciones globales, una pequeña historia de la numismática.
    De cualquier forma sea el tema que sea, la época o el motivo para el coleccionista esto es un entretenimiento y por lo tanto esta para disfrutar (el comerciante tiene una vision lógicamente distinta)

  8. Jose 6 meses hace

    Aqui en Córdoba por regla general se es muy dado al coleccionismo de la moneda califal, ya no hablo en si de moneda hispanomusulmana sino de califal en sentido estricto, motivado por la gran cantidad de variantes de adornos existentes. Pero me llama especialmente la atención el caso de una persona que conocí hace unos años y que fue uno de tantos niños exiliados a Rusia por la Guerra Civil. Al final esta persona vivió muchos años en Rusia y se fue haciendo de monedas no solo de la URSS si de periodos anteriores. Cuando volvió a España, ya en democracia, siguió adquiriendo piezas en subastas y convenciones, aunque segú me contó le resultaba cada vez más complicado adquirir tal o cual variante. Cuando me enseñó su colección por primera vez yo era muy joven pero me quedé muy impresionado de ver esas enormes piezas de cobre de Catatina o Pedro y esos piezones en plata y bastantes oros. Por supuesto esta colección es única en Córdoba, y me atrevería a decir, que de España debe ser si no la más potente de esta temática una de las que más. A día de hoy esta persona tiene demencia senil, lo tipico, recuerda el pasado al pie de la letra, pero se pierde en el presente. El yerno, que casualidades de la vida también conozco desde hace muchos años, me pidió que cuando falte el dueño de la colección, les aconseje, ayude a catalogar las piezas y a vender as piezas, por lo que no descarto en un próximo futuro hacerme un “pequeño experto” en moneda rusa.

  9. Azarquiel Toledo 6 meses hace

    Hola a todos. Coincido en la posibilidad de coleccionar ceca de Toledo. De hecho yo comencé mi colección toledana hace ya más de 12 años. Puedes abarcar desde ases hasta pequeños cobres de Carlos II. Siglos de acuñación que hacen poder tener una visión general de la numismática española y mucha variedad. Lo malo, necesitas mucho tiempo y buena cartera para poder hacerte con una colección de calidad en los distintos metales, por lo que es un trabajo a largo plazo.

  10. Juan 6 meses hace

    Lanzarote te pasa como a mi, ando liado con los módulos tipo real de a 8 imperio español siglos XVI-XIX Europa , península y América.

    • Lanzarote 6 meses hace

      buen gusto :)

  11. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

    ¡¡Cuántos comentarios!! ¡¡Y qué buenos!! Se ve que todos tenemos experiencia en estos asuntos, de una u otra manera.

    @Corvera, no sabía tu afición por las platas pequeñas.
    No hay mucha gente que coleccione monedas de módulo semejante de diferentes países del mundo. Los que lo hacen generalmente se centran en los duros del mundo. Pero mira tú por dónde nos sale Corvera coleccionando platas pequeñas. Me sorprendió tanto como cuando Martí Hervera comentó que él colecciona “durillos del mundo”: http://blognumismatico.com/2015/01/10/entrevista-a-marti-hervera/

    @Curial, veo que te gustan temáticas muy diversas. Eso es muy bueno porque te permitirá aprender sobre momentos históricos muy diferentes.
    La opción de las monedas obsidionales me parece muy buena y bastante original. Es cierto que hay muchas monedas obsidionales rarísimas pero suelen ser bastante desconocidas pues su manufactura es tosca y de entrada su estética no atrae. ¡Pero están cargadas de historia! Una colección de monedas obsidionales te daría para profundizar toda la vida, tiene un amplio rango de precios y sería una temática común a una colección que abarcaría prácticamente la historia de la humanidad.
    Por cierto, el martes estuve escribiendo sobre una moneda obsidional que publicaré en HCM sin tardar mucho: los 5 céntimos de 1814 de Anvers.

    @Lanzarote, yo ya he perdido toda esperanza de que te centres. A lo mucho quizá te convenza centrarte en moneda sevillana.

    @Jesús, no hay que olvidarse que una cosa es lo que colecciones y otra lo que lees. Yo últimamente estoy centrado en moneda medieval pero leo y aprendo sobre un montón de épocas que nada tienen que ver con la Edad Media. Claro está que es el blog quien me empuja a ese aprendizaje y también entiendo que no todos los aficionados tienen tanto tiempo para poder dedicar a la numismática.
    Ahora bien, estoy contigo en que la visión debe ser global. Quien se centre en un periodo histórico concreto y simplemente profundice en él sin mirar el resto se está perdiendo la inmensa mayoría de la numismática. Es un error en el que yo caí hace años.
    Ya nos contarás sobre las monedas de imitación sasánida. Suena de lo más interesante… y de lo más específico :)

    @Jose, muy interesante lo de la moneda rusa. Hacerte con una colección así o asesorar sobre su venta es la mejor manera de aprender.
    También es curioso lo que comentas de Córdoba. Es un buen ejemplo de cómo el “amor a la tierra” nos hace coleccionar una cosa u otra.

    @Azarquiel, ¡magnífico! ¡no conocía ningún coleccionista de la ceca de Toledo! Debo decir que tienes un gusto exquisito.
    Yo no me centro en Toledo pero la mayoría de mis mejores piezas son de esa ceca.

  12. José Francisco Martínez Roca 6 meses hace

    Me parece fenomenal este artículo sobre colecciones temáticas porque es prácticamente lo que he hecho desde hace mas de 40 años : Centrarme en un tema concreto de mi interés y desarrollarlo al maximo posible.
    Ahora mismo y desde el verano pasado estoy interesado en conseguir y estudiar a fondo una parte muy importante en la historia de España y de la Numismática de finales del siglo XIX y principios del XX como es LOS DUROS SEVILLANOS y que incrompensiblemente parece que no suscita excesivo interés en general a pesar de lo que supuso y marcó la economia española.
    Un saludo

  13. Bruno 6 meses hace

    Bueno, en lo personal, veo mas desventajas que ventajas en hacer una temática. Enumerare algunas que se me vienen a la cabeza ahora:
    1) Se pierde campo de información, uno va a terminar cerrando su conocimiento a la tematica (ceca, periodo cronologico, etc)
    2) la colección se vuelve monotona (una ceca mantiene mucha similitud, lo mismo un periodo de reyes, o lo que sea)
    3) tb existe monotonia al compartirla con un hijo, familiar, o amigo que no conozca demasiado en el tema. Supongo que una colección de 500 piezas variadas llamara mas la atención que 500 piezas de Potosi, por mas historia que tengan cada una de ellas.
    4) el precio de reventa caerá. Imaginemos el famoso plan de jubilación del que tanto hablas Adolfo, deshacerte de cientos de piezas “iguales”, saturara el mercado, y entonces el comerciante nos dará menos dinero, o bien, nos llevara muchísimo tiempo venderlas (a comerciantes o subastas). En cambio, una colección amplia…como hay de todo tipo de coleecionistas interesados, el comerciante sabe que se venderán mas rápidamente, y si la quiere vender uno de manera particular tb sera menos trabajoso y mayor el beneficio económico.

    Me he cansado de escuchar eso de que: los grandes numismaticos se especializan en algo porque sino no sabes nada de nada. Yo colecciono por placer, prefiero un poco de todo, y leer mas de aquello que me interese mas.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Estoy de acuerdo con las desventajas que apuntas menos con muchos matices:

      1) En buena parte sí, pero como dices al final, se gana en especialidad.

      2) Dependiendo de qué temática puede no ser monótona para nada. Una colección de la ceca de Toledo no será para nada monótona, ni tampoco una de moneda obsidional.

      3) En términos general es cierto, pero seguro que a un toledano le hace mucha gracia una colección de Toledo :)

      4) Aquí no estoy de acuerdo. Hemos visto lo bien que se venden las colecciones temáticas.

      Saludos,
      Adolfo

      • Bruno 6 meses hace

        Bueno…es que el punto 4 lo estas viendo como coleccionista europeo que eres, donde hay variedad de casas de subastas que publicitan y venden al mundo. Cuantas casas de subastas sudamericanas conoces?…sencillamente no tengo conocimiento de ninguna. Entonces un coleccionista de: moneda griega, romana (república, imperio), bizantina, medieval, oriental, etc…va a tener que vender a sus entrados años…unas 500 piezas de promedio 200 dolares cada una, dando 100.000 USD de colección. Aquí lo que sucede es que no hay un coleccionista al que le puedas vender esa colección a un precio razonable, y caerás en un comerciante o vendiendo por partes para no saturar el mercado (en convenciones donde hay subastas), porque los pocos coleccionistas que encuentres interesados en tu TEMATICA, no van a disponer de esa suma de dinero para comprarla rápido. En cambio, uno se aparece en una convención, a subastar una colección variada, y el espectro de coleccionistas es mayor, entonces los precios al igual que la velocidad de venta, serán mayores. Claro esta, que si vendes una colección de cierta TEMATICA en una casa de subastas europea con un publico mundial, sera mas fácil vender que aquí.

        • Autor
          Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

          Pero vivir en Sudamérica no te evita poder vender una colección de monedas en una subasta europea. Es muy común para coleccionistas americanos mandar sus monedas a subastas españolas para venderlas.

  14. Lanzarote 6 meses hace

    Coincido con ambos, las dos opciones tienen sus pros y sus contras.

    Una colección y un coleccionista muy específico ayuda a que los conocimientos numismáticos avancen más, y una colección específica siempre va a llamar más la atención entre el colectivo de numismáticos con más experiencia.

    Por otro lado, una colección más libre, menos específica, es por definición una colección menos encorsetada, y en la que el aficionado tiene la libertad de adquirir toda aquella moneda que le gusta, le ha llamado la atención, siempre que tenga el dinero para comprarla. Este tipo de colecciones llamará más la atención entre el público general.

    Hay que renunciar a muchas cosas para tener una colección específica… admiro a los que tienen esa capacidad, yo no puedo.

  15. AITOR 6 meses hace

    En mi caso, mi colección era variada y modesta. Pero como sentí cierta atracción por los Faros y como me di cuenta que tenía cierta cantidad de monedas con Faros, decidí tener un nexo común entre ambos mundos y tener una temática de monedas relacionadas con Faros. Y viendo la cantidad de Faros y la importancia, que tenemos en España, aún me resulta extraño que la FNMT le haya dado tan poca importancia a ese mundillo

  16. Jaume 5 meses hace

    Buenas noches. Totalmente de acuerdo. Yo personalmente solo tengo álbum con hueco en el centenario, pero relleno los huecos de las monedas sobrevaloradas con monedas isabelinas, incluso en el hueco de 20 centavos de 1880 de Filipinas, tengo una peseta peruana del mismo año y tamaño. Hueco no queda ninguno, pero creo que no me aporta nada pagar cantidades ingentes de dinero para completar una colección común. De la misma forma prefiero tener unas cuantas monedas de cooperativas con las de la república, pese a no estar en los catálogos ni ser consideradas monedas, por el valor histórico.
    Los más jóvenes ni tan solo coleccionaron álbumes de cromos, por lo que el concepto de completismo está superado. Ahora hay colecciones por tipos, mucho mas atractivas históricamente y a la vista.
    El factor dinero es verdad que es importante y mas cuando el 99% de las monedas españolas, que no son rarezas, tienen los precios en caída libre. Si no fuera por el blanqueo de dinero y la facilidad para llevar una moneda de España a Suiza iba a pasar como con los sellos, solo sirven para atiar fuego.

Leave a reply to Bruno Pincha aquí para cancelar tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*