Subasta Martí Hervera y Soler & Llach, 23 de febrero de 2017

Subasta Martí Hervera y Soler & Llach, 23 de febrero de 2017

Para las próximas semanas se han anunciado unas cuantas subastas numismáticas en España. Comenzamos con la descripción de la primera de ellas: la que organizan Martí Hervera junto con Soler & Llach el día 23 de febrero, es decir, el próximo jueves.

Como hacen siempre, la subasta es doble: en sala y por correo. En este caso son unas subastas algo más breves  de lo normal para estas empresas: 800 lotes en sala y 4.700 por correo. Además, al igual que otras casas, la primera subasta del año que organizan estas empresas no suele ser tan buena como otras que organizan más adelante y este caso no es una excepción. La subasta está llena de lotes en calidades medias con alguna que otra pieza que despunta, lo que la hace muy interesante para los coleccionistas medios pero quizá no tanto para los que busquen las exquisiteces.

Vamos con algo más de detalle sobre la subasta en sala recorriendo la historia de la numismática que se presenta en la colección.

estátera Lisímaco

Se comienza con una selección interesante de moneda griega que es de lo que más me llama la atención en toda la subasta. Hay varios oros relativamente corrientes pero bonitos: unas estáteras de Lisímaco (primera imagen), otra de Koson (mucho más bonita que la que subastaron en diciembre),  otras de Filipo II de Amphipolis (segunda imagen) e incluso un octodracma de Ptolomeo IV (tercera imagen), que hace tiempo que no aparecen en subastas españolas que yo recuerde. También hay platas de cecas no tan vistas en España, como las del Imperio Parto o las del Reino de Bactria.

El resto de moneda antigua no me llama tanto la atención. La moneda íbera no trae gran cosa. La romana presenta 135 lotes entre los que hay 20 áureos y 5 sólidos. Pero estos oros destacan más por la cantidad que por la calidad de los mismos, pues no pasan de calidades medias. Casi todo lo demás son denarios tremendamente comerciales pero en calidades medias. Salvo alguna excepción, como este ejemplar, todas las platas que se presentan se dirigen a un público mayoritario. Bizancio trae 20 oros bastante corrientes y 2 follis que, curiosamente, me llaman más la atención. Concretamente este follis de Irene es bastante raro de ver en esta calidad.

La moneda visigoda incluye 18 trientes relativamente corrientes para una serie llena de monedas raras. No hay mucho que destacar. Sin embargo la moneda andalusí está llena de monedas pequeñas y rarísimas que se dirigen a un público ultra especializado en estas series. La verdad es que a mí me cuesta mucho valorar estas monedas pero recomiendo a cualquiera que las eche un vistazo porque se puede aprender mucho de ellas. Hay varias piezas inéditas, como este octavo de dirham de Granada o el cuarto de dinar de Hixem II. Pero el lote que me parece más interesante es este minúsculo dinarín de Málaga que muestra cómo se pasó del oro a la plata sobredorada en el año 1425.

Mucho menos interesante son las monedas de la Corona de Castilla y de la Corona de Aragón, donde solo me gusta el real de oro mallorquín de Pere III. Es curioso que en esta colección hay más moneda del Reino de Navarra que de Castilla o de Aragón. Las monedas navarras suelen ser mucho más raras y aquí se presentan una docena de vellones que son más complicados de encontrar de lo que parecen.

estátera Filipo II

La Monarquía Española comienza potente con dos oros de los Reyes Católicos que merecen ser mencionados: un medio excelente de Granada y un bonito castellano de Sevilla. Pero pasados estos monarcas la colección no se hace tan interesante aunque alguna pieza brilla por su rareza con luz propia. Los Austrias no traen gran cosa. Llegando a los Borbones hay monedas muy comerciales en calidades medias que seguro que se venden sin problemas. Destacan dos oros de Felipe V. El primero es un escudo mexicano de 1744. Es una pieza rarísima que se ve contadas veces. Además tiene una calidad extraordinaria que supera incluso al ejemplar de la colección Rudman. El segundo es una onza madrileña de 1730 JF. He descrito con detalle esta moneda en mi nuevo blog, del que os daré más información dentro de poco pero que desde ya os invito a visitar.

Llegando a El Centenario de la Peseta destacan dos pesetas por encima de todas las demás: una de 1870 (18-73) ex-Huntington y otra de 1881 (18-81), que es un ejemplar absolutamente extraordinario. También hay algunos duros interesantes, como el de 1883 o los cuatro cantonales. Me sorprende que en las 100 pesetas de 1897 (18-97) variante oreja rayada indiquen que no conocían dicha variante, cuando yo la tengo recogida desde los albores del blog (más sobre este tipo de variantes). Finalmente, en el siglo XX se deben citar dos pruebas de 10 y 50 céntimos de 1937.

En la moneda extranjera hay ciertos ejemplares indios, portugueses y estadounidenses que tienen cierta relevancia, pero rápidamente se pasa a una colección de billetes con varios clásicos interesantes. Se pueden destacar las 100 pesetas de 1884, las 50 pesetas de 1884 o las 1.000 pesetas de 1895 Cabarrús. Aunque tengan reparaciones o manchas son billetes muy raros y queridos por los coleccionistas. Se venderán sin ningún problema porque en las últimas subastas los billetes clásicos han tenido una salida extraordinaria. Parece que esta serie va cogiendo fuerza últimamente.

octodracma Ptolomeo IV

En cuanto a la subasta por correo, como siempre no se pueden esperar piezas extraordinarias ahí. Pero hay una muy buena cantidad de moneda íbera y andalusí que debe ser repasada por los coleccionistas de estas series. Los lotes de El Centenario de la Peseta también son muy abundantes, como es habitual en las subastas por correo de esta firma. La parte que menos me gusta son las reproducciones modernas de monedas españolas que sacan a subasta. Está claro que no son monedas que vayan a engañar a nadie ni se pueden hacer pasar por originales, pero creo que queda feo en una subasta de monedas vender este tipo de lotes.

5 Comentarios

  1. PepeNo Gravatar 4 meses hace

    Tienes toda la razón en cuanto a las reproducciones que subastan. Viéndolas entre las monedas verdaderas parece una pag. cualquiera de ebay. Creo que se podían ahorrar el detalle de mal gusto, aunque entiendo que la pasta es la que manda; los cincuenta reales de RRCC tiene un precio nada desdeñable. Saludos.

  2. PedevarguNo Gravatar 4 meses hace

    Hola. ¿Qué opinas de la colección de libros de Babilon (el lote 6601)? ¿Siguen de actualidad o están algo desfasados? ¿Son un “must have” (Deber tener) para todo aficionado de monedas romanas?

    Estaban sin adjudicarse y envié la oferta de 90€ de salida por los 8 volúmenes más el diccionario. Espero que no se hubiese adelantado nadie . Mirando un poco por internet creo que he podido cazar un buen chollo.

    Muchas gracias.

    • Autor
      Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 4 meses hace

      Hombre, es una obra de “arqueología bibliográfica”. Está estupenda pero ya ha sido superada. Pero puede seguir siendo consultada, se puede aprender un montón del Cohen y te ha salido a un precio buenísimo. Felicidades por la adquisición.

      • PedevarguNo Gravatar 4 meses hace

        Muchas gracias por la respuesta.

        Aún no sé si al final me la llevé yo, hasta el lunes o martes que manden las facturas estoy en blanco.

    • PedevarguNo Gravatar 4 meses hace

      Estoy atontado, no son los de Babilon si no los de Henry Coen. ¡Qué cabeza la mía!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>