Pasarse de listos XII: poniendo precios a las monedas de otros

Pasarse de listos XII: poniendo precios a las monedas de otros

Tras la publicación de mi entrada de la semana pasada he recibido el siguiente mail de un tipo que no conocía de nada:

Hola

Veo que querías vender una onza de Carlos IV. No es muy bonita pero me interesa.

Te daban por ella 975 euros en Catawiki. Si se hubiesen vendido a ese precio, tu hubieses cobrado 850. Creo que es una buena venta.

Si me das tu cuenta te hago la transferencia. Mi dirección es

xxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxx
xxxxxxxx (Albacete)

Espero tus noticias,
Enrique

Mi reacción al mail fue una expresión en chiquitistaní: ¿¡Comor!?

¿¡Pero quién se ha creído que es este tío!? Digo yo que si la moneda es mía el precio lo tendré que poner yo y seré yo quien echa las cuentas. Es lo lógico.

comor

Esto es como si entramos en un bar y le decimos al camarero que teniendo en cuenta que el café sale a no-sé-cuánto, que el coste de la luz es no-sé-qué y la seguridad social otro tanto… pues que el café tiene que costar 80 céntimos más IVA. Lo normal es que el camarero mande al carajo al cliente en cuestión y le diga que el café cuesta 1,20 euros. Que si quiere lo pague y si no que se vaya al bar de al lado. Lo que se gane o deje de ganar con la venta es cosa del dueño del bar, no del cliente.

Pues con las monedas lo mismo. Un vendedor se va a sentir molesto cuando viene el típico listo que quiere que el vendedor le ponga precio a sus monedas; pero se va a sentir mucho más molesto cuando otro listo quiera poner precio a las suyas. Otra cosa es que el vendedor dé un precio inicial y el comprador quiera regatear un poco u ofrezca un precio máximo de compra razonablemente semejante al que el vendedor quiere por la moneda. Pero entrar a saco poniendo los precios a las monedas de otro es la mejor manera de llevarse una mala contestación.

Esto es así porque los precios de las monedas dependen de muchos factores y será el vendedor quien deba valorar esos factores para definir el precio. Ejemplos de factores son la liquidez de la moneda; lo fácil o difícil que sea de vender esa moneda; la política de precios del vendedor (hay quienes prefieren ganar más margen pero vender menos y otros al revés); el que el vendedor necesite dinero desesperadamente o no; la relación previa que hayamos tenido con dicho vendedor… pero vamos, que igual que cualquier otro producto. En mi barrio hay muchas cafeterías y cada cual tiene un precio diferente. Será el dueño quien defina ese precio y seré yo quien diga si lo acepto o no.

16 Comentarios

  1. PatxiNo Gravatar 5 meses hace

    Deberías dar las gracias a pájaros como este, Adolfo. Te dan muy buen material para el blog. Es más, creo que si estabas dispuesto a perder 50€ por disponer de información para crear la entrada de Catawiki… ¿por qué no venderle a este personaje la moneda a «su precio» con el mismo fin? ;)

    Mi experiencia personal con Catawiki (en este caso como comprador), nefasta, con ningún tipo de mediación por su parte en un conflicto de envío no recibido y un tufillo exclusivamente mercantilista que no me invita a volver a tratar con ellos. Personalmente, si tienen que tratarte como a un número, prefiero que no lo hagan personas que se supone que están ahí para ofrecer una cierta garantía, sino una máquina. Si hemos de ser impersonales, pues impersonales con paypal, que me ofrece la mayor garantía y al menos no me hará sentir defraudado.

    Como siempre, felicidades.

  2. Autor
    Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 5 meses hace

    Ni qué decir tiene que este tipo de actitudes no hacen más que alimentar mi inspiración. Gracias a ellas he podido escribir infinidad de entradas y ya no me afectan anímicamente porque entiendo como una rutina que una amplia variedad de jetas se ponga en contacto conmigo. Claro que una cosa es aceptar cierta pérdida de dinero para escribir sobre mi experiencia con un patrocinador del blog y otra es regalar dinero al primero que llegue echándole morro.

    Lamento mucho que tu experiencia con Catawiki como comprador no haya sido buena. Tampoco sé si es aquí el mejor lugar para hablar del tema y más teniendo en cuenta que tuvimos un debate al respecto hace solo unos días. Yo todo lo que pude argumentar lo dije aquí: http://blognumismatico.com/2017/02/02/mi-experiencia-vendiendo-en-catawiki/ Pero bien está que salgan más opiniones, claro. ¡Gracias por ello!

    Saludos,
    Adolfo

  3. LuisNo Gravatar 5 meses hace

    Ay, Adolfo! pues no te va a pasar eso veces. Hoy mismamente he tenido a un japonés diciendo lo que él creía que valía una moneda que tengo a la venta y que no me daba más que eso. Le he invitado cortesmente –no hay que ser grosero nunca– a que busque en donde quiera esa moneda (una parecida, se entiende) al precio que él quiere pagar a ver si tiene suerte.
    Esto pasa con bastante frecuencia y tampoco es motivo de indignación si la oferta es razonable. Por ejemplo:
    Vendedor: –Te pido 200 euros por esta moneda.
    Comprador: –Es mucho, Luis, yo creo que eso más de 180 no vale. Te doy 180.
    Vendedor: Ok.
    Ahora bien el problema es cuando el que viene enseñando despide un tufillo a chollero muy desagradable.
    Vendedor: Te pido 200 euros
    Comprador: Esas monedas no valen más de 120 y yo no pago más que eso por ellas.
    Vendedor: No creo que hagamos trato. Siguiente cliente!

    Mi caso más espectacular en lo que a esto se refiere fue un alemán que me exigió –literalmente– le vendiera una moneda al precio que él consideraba oportuno, el cual era como la mitad de lo que yo pedía. Era un precio casi ridículo para esa pieza. Le dijo que no, naturalmente, y vendí la moneda un mes después al precio que pedí al alemán.

    Otra variante que estoy presenciando últimamente son los que buscan en las subastas las monedas que ofertamos los vendedores autónomo a fin de saber lo que hemos pagado por ellas. Esto, naturalmente, no tiene nada de malo. El problema surge cuando el comprador te dice algo como: tú has pagado 100 por la moneda luego yo creo que 120 euros es un buen precio y no te doy más. Esto independientemente del valor real de la moneda claro está. Sucede habitualmente cuando ha habido suerte y se ha pillado algo barato en una subasta. Siempre hay alguno que quiere aprovecharse de tu suerte. Pero cuando las compras un poco caras y te tienes que conformar con un 5% de margen ahí no viene nadie a sacarte de encima el mochuelo, te toca venderla con mínima ganancia o incluso perder.

  4. Autor
    Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 5 meses hace

    El primer caso que comentas no es exactamente esto mismo. Ese es un caso de un regateo muy agresivo: querer comprar una moneda a un 60% de lo que el comerciante pide. En esos casos no tiene sentido entrar en el regateo ni por parte del cliente ni por parte del comerciante, pues sus puntos de vista son tan dispares que será prácticamente imposible ponerse de acuerdo.

    El tema de que el cliente sepa el precio que tú pagaste por la moneda es muy peliagudo. La cuestión desde el punto de vista del comprador está clara: “¿si este tío ha comprado la moneda a 100 euros por qué voy a pagarla yo a 180 euros?”. Pero claro, también es cierto que con las compras no siempre se acierta y las buenas compras deberían compensar las malas. Personalmente nunca he comprado una moneda para mí sabiendo a ciencia cierta lo que el vendedor había pagado por ella. Es un tema complicado… quizá merezca una entrada aparte.

    Saludos,
    Adolfo

  5. JESUSNo Gravatar 5 meses hace

    Saludos a todos.
    A ver creo que estais sacando las cosas de quicio, Adolfo, la primera parte de la oferta, creo personalmente que es correcta, el comprador hace una oferta en principio no muy alejada del precio original ( a mi entender), otra cosa , es que de a entender que tu automáticamente aceptas la oferta y la transferencia, hay quizás te puedes sentir un poco herido al pensar que el comprador te paga lo que quiere por la pieza, ahora bien , entra a valorar su posición de ofrecerse a pagarte rápidamente y mediante transferencia ( lo cual denota que confía en ti , pues queda totalmente desprotegido), en resumen cada uno se toma la vida como quiere y no lo veo tan tremendo, otra cosa es que hubiera hecho una oferta insultante, entonces es para mandarlo a paseo.

  6. ÓscarNo Gravatar 5 meses hace

    Buenas

    El problema, claramente visible de este sujeto, es la forma que tiene de empezar la compra. No hay educación plausible en este proceso.
    Hay que ser tonto para querer comprar una moneda y decirle al vendedor que “no es bonita pero me interesa”. Sabiendo como somos los numismáticos, puedes darte con un canto en los dientes, si recibes una contestación simplemente fría.
    El hecho de exponer esta argumentación tan mal acertada y carente de respeto, al vendedor le puede resultar del todo ofensiva. Primeramente, porque si no te gusta la moneda, ¿por qué la compras? ¿ es una estrategia el restar importancia a las características de la moneda al artículo (“no es bonita”), de una manera tan poco afortunada y subjetiva, para conseguir el precio que el comprador quiere?… La respuesta es no, del todo deleznable.
    las argumentaciones en la compraventa de monedas, como en cualquier otro sector, deben partir primeramente del respeto y luego del conocimiento de la pieza a adquirir, en este caso.
    Un comportamiento más adecuado, sin tener muchos conocimientos sobre la pieza, podría haber sido el siguiente:
    “Hola Adolfo. Veo que has intentado vender tu moneda en Catawiki. Aunque la has retirado de la página, me gustaría hacerte una oferta muy cercana a lo último que te ofrecieron en subasta, si es que todavía no la has vendido y piensas todavía en hacerlo. Yo colecciono monedas en altas calidades. Aunque no se ajusta del todo a mis exigencias, pues veo que tiene algunas rayitas en el campo y la acuñación es algo más floja de lo que yo querría…no obstante, la encuentro muy interesante y llevo tiempo detrás de este año y ceca… Si te parece bien mi oferta, me lo comentas…puedes evidentemente hacerme una contraoferta y ver si podemos llegar a algún acuerdo. Un saludo y gracias”.

    Ésta, aunque no fuera la mejor de las maneras, sería sin duda, una forma más educada de entablar un proceso de compraventa, que puede marcar la diferencia en la predisposición del vendedor a que exista un acercamiento o no con el comprador.

  7. Autor
    Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 5 meses hace

    El tipo suda prepotencia por los cuatro costados; eso puede ofender a muchos y no es la mejor manera de comenzar una relación con nadie. Pero dejemos ese detalle aparte.

    Su oferta no es que sea demasiado desconsiderada. Un profesional no compraría la moneda por más de 900 y creo que me tocaría pelearla bastante para llegar a ese precio. Si bien venderla por 850 sería muy sencillo en cualquier convención.

    El problema está en que el tipo echa las cuentas de MI moneda. Y las echa a su favor. Por las mismas yo podría decir:

    Un tipo pujó por la moneda por 975 euros.
    Hay un 15,1% de comisión de Catawiki.
    Ergo, ese hombre estaría dispuesto a pagar 1.122 euros por ella.
    Yo estaría feliz y contento en venderla por 1.122 euros.

    Es decir, si tomamos esta subasta como referencia de precios de esa moneda hay unas comisiones para comprador y para vendedor. Resulta que esta persona ha echado las cuentas (sobre mi moneda, insisto) de tal manera que él se quedaría con las comisiones de comprador y vendedor.

    Es mucho mejor decir simplemente:
    “Hola.
    Si te sigue interesando vender esa moneda te la compro yo porque quiero hacerme con unas onzas. Ya me dirás lo que pides por ella.”

    Un mail así no va a molestar a nadie.

    Saludos,
    Adolfo

  8. GerardoNo Gravatar 5 meses hace

    Hombre esto pasa a todos los niveles no solo con monedas.
    ejemplo, tienes un piso a la venta en, a lo mejor, 2oo.ooo.
    llega el tipico que empiez a poner defectos, que si tiene poca luz, que si necesita reforma, que si es pequeño y, de repente, como haciendote un favor te ofrece la mitad de lo que pides.
    A mi que me ofrezcan poco no me ofende, tan sencillo como sonreir y decir no, gracias. Pero lo que toca las narices es que pongan a parir previamentr lo que vendes.

  9. AljimenezNo Gravatar 5 meses hace

    Buenas,

    Yo creo que la tipología de la oferta es correcta (algo atrevida) pero las formas no son correctas (creo que lo ha expuesto muy bien otro interviniente). Las cuentas que se echa, no me parecen mal, de hecho este tipo de ofertas son muy comunes en Ebay o en todocolección. Puja Máxima 975€ y precio de reserva de 1000€. Si Catawiki cobra un 15% al comprador, eso te deja con un neto de 850€. Es decir, que si estabas dispuesto a venderla por 1000€, quiere decir, que estabas dispuesto a recibir 850€. También añades que ibas a perder algo, por lo que quizás con una contraoferta a 950-900 podíais llegar a un acuerdo si en realidad querías desprenderte de ella. En mi caso te hubiese ofrecido 950€, de ese modo, tu obtienes 100€ más de neto, y a mi me hubiese costado 140€ menos (1000*1.09 comisión=1090€). Los dos ganamos y los dos contentos. Evidentemente quien pierde es Catawiki en este caso.

    Yo en Ebay hago este tipo de trato con vendedores habituales y nunca hay problema. Por ejemplo, una moneda en precio fijo a 100€ + envío con posibilidad de pago por paypal, les ofrezco 90-95€+envio+pago por transferencia. Al final, el neto del vendedor es más alto y el precio pagado por el comprador es inferior. Los dos ganamos. Esto es fundamental.

    Evidentemente, saltas al intermediario, que es quien eleva realmente el precio. En el caso de Catawiki (aunque sea patrocinador de este blog y se lo agradezcamos infinitamente) cobra entre pitos y flautas 240€ en una moneda pujada por 1000€. Para el servicio que ofrece, personalmente me parece elevado, pero como bien dices, es tema de la otra entrada y no diré más.

    Como dice Gerardo, esto ocurre en la sociedad española en demasiados sitios. Yo como arquitecto tengo que aguantar que venga gente a decirme lo que debo cobrarles por mi trabajo. Ahora bien, siempre hay que guardar las formas e invitarles a irse a otro. Redundando en el ejemplo de Gerardo, tengo puesto un piso a la venta, y un día me llamó una señora y sin mediar palabra y sin haber visto el piso, me soltó un “Hola, llamaba por el piso. Queeeee digo yo…. ¿qué cuando lo vas a bajar? que ya han pasado un par de meses y debes bajarlo. Que eso de pedir 260 mil es una burrada, que si quieres venderlo debes bajarlo a 220 mil. Bueno ¿Qué? ¿Lo Bajas?” Educádamente la mandé a la mierda.

    De todo hay en la viña del señor. Como dice un amigo mío, señor dame paciencia, porque como me la quites me cargo a alguno…

    Saludos

  10. AthalbertNo Gravatar 5 meses hace

    Lo más importante es saber guardar las formas en la contestación; una forma adecuada de respuesta podría ser:
    “Muy señor mío:
    He recibido su amable y más que generosa oferta de 850 euros por mi lamentable ejemplar de onza de oro y pese a su más que evidente indulgencia me temo que me veo obligado a contestarle que lamentablemente dicha moneda vendérsela, no se la vendo; no obstante, he de reseñarle que goza usted de todo mi apoyo y simpatías si decidiera o decidiese mantener relaciones sexuales contra natura por donde más pecado hubiera bien fuera con persona, animal o cosa”

    • IÑIGONo Gravatar 4 meses hace

      No estoy de acuerdo con Athalbert porque a este tipo de personas prepotentes hay que dejarles las cosas claras y nunca perdiendo el respeto ya que puede que no entiendan tu “sutil” lenguaje irónico.
      De todas formas… gracias porque me has hecho reír un rato.

  11. j. mirNo Gravatar 5 meses hace

    Tema peliagudo.

    Evidentemente las maneras son fundamentales, con independencia del negocio de que se trate. Yo veo más falta de educación que otra cosa en la experiencia que cuentas.

    Para mí esa no es una opción especialmente interesante, pero ocasionalmente la he usado:

    1.- Que por despiste se me haya pasado una fecha, la pieza quedara desierta y no la hayan vuelto a poner en venta. Entonces me he puesto en contacto con el vendedor por si tiene interés en vendérmela al precio de salida. Por cierto en una ocasión pretendieron subirme el precio por encima del que había quedado desierto, naturalmente dije que no aunque no era mucho, digamos que por las mismas narices que Adolfo desde el otro lado; el huevo era lo de menos porque puede que en una subasta lo hubiera doblado.

    2.- La moneda me interesaba pero el precio no, digamos que tengo suficientemente claro el precio de mercado de lo que busco y algunos vendedores en esas series se tiran a precios altos “pa no cagarla”. Si ha quedado desierta o tarda mucho a precio fijo, como suele pasar, he indicado una oferta a un precio ajustado al mercado, siempre procuro dar datos contrastables sobre precios de ventas en subastas que procuro tener al día y no pretendo chollos con eso. A veces funciona y a veces no, pero no creo que nadie se me haya enfadado. Lo que está claro es que nada de eso funciona si el precio de salida es competitivo, ahí hay que ir a la compra o a la puja y a cara de perro si hace falta.

    En una ocasión compre una pieza rarita a su precio tirando a bajo, pero estaba mal descrita y cuando llego resultó un múltiplo más común y del que además yo ya poseía un ejemplar mejor, así se lo indique al vendedor que aceptó la devolución sin problemas. Con el buen rollito también le dije que el precio era bastante caro para el tipo correctamente clasificado, aproximadamente el doble, y le indique que un 40% de rebaja ya me parecía más razonable, seguía tirando a carillo pero con posibilidades de ser vendido, el vendedor me hizo poco caso y lo bajó solo un 10%, y por ahí anda la pieza dando vueltas por internet. Nada que alegar, es suya y la vende como quiere pero me temo que viaje eternamente por el ciberespacio, aunque siempre puede que alguien se encapriche, claro. Que quede claro que a mí la pieza no me interesaba al precio que sugerí (ni a la mitad), solo fue un asesoramiento gratis.

  12. Autor
    Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 5 meses hace

    @Gerardo, no es exactamente lo mismo que en el ejemplo que pones.
    En el caso del piso lo que están haciendo es intentar poner pegas para rebajar el precio. Eso es un regateo y, efectivamente, hay que hacerlo con cuidado para que la otra parte no se sienta ofendida. Eso mismo lo vimos aquí: http://blognumismatico.com/2013/09/26/despreciando-a-quienes-desprecian/

    Es más parecido a lo que dice @Aljimenez: que venga alguien a decirte cómo tienes que vender tu casa o cuánto tienes que cobrar por tu trabajo. Que te venga la típica señora a decirte que cobrar 20 euros la hora ya está bien y que si un trabajo te lleva una semana no debería ser más de 800 euros. Pero claro, como siempre las cuentas las hace a su favor: no cuenta que has pasado años estudiando para poder hacer ese trabajo en una semana, ni cuenta que no todas las horas de trabajo son facturadas, ni cuenta que hay que pagar local, seguridad social, luz… o simplemente que tiene un gato y siente la obligación de mantenerlo gordo y feliz. Cada cual tendrá sus gastos y cada cual hará sus cuentas. Si resulta que el precio que pide está fuera de mercado ya se encargará el mercado de echarle.

    Lo mismo con los pisos. Una cosa es que alguien quiera vender un piso en 180.000 euros y se intente bajar a 160.000 en un regateo, y otra que le echen las cuentas. Imagínate que en 2006 alguien dijese: “mira, tú este piso lo compraste en 1999 por 60.000 euros. Un 6% de interés anual es una rentabilidad razonable, así que me lo tienes que vender por 90.000 euros”. ¡Pues no! En ese momento el precio de mercado de ese piso podrían ser perfectamente 200.000 euros. ¡Y al mercado le da exactamente lo mismo mis costes!
    Además de que hay compras buenas y malas. Porque la persona que tuvo ese razonamiento en 2006 seguro que no viene ahora diciendo: “mira, en 2006 compraste un piso por 200.000 euros. Un 6% de interés anual es una rentabilidad razonable, así que te lo compro por 380.000 euros”. No. Ahora lo que dirían es que ese piso cuesta 100.000 euros y ya está.

    @Aljimenez, si tienes confianza con los vendedores lo que haces es razonable.

    @Athalbert, como siempre muy fino :)

    @mir, de nuevo tú te refieres al precio de mercado y no haces las cuentas costes de nadie. También pones un buen ejemplo de alguien que intenta vender una moneda a un precio fuera de mercado y, obviamente, no puede venderla. Ya dará el brazo a torcer o no, es cosa suya.

  13. LuisNo Gravatar 5 meses hace

    Como normal general hay dos maneras de ofender/molestar a los vendedores. Fuera de eso no creo que se moleste demasiada gente por ninguna práctica de regateo.

    — Falta de educación/modales toscos/exceso de arrogancia/insolencia. Ésta es la peor con diferencia. Si pagas bien te venderán pero por dentro pensarán mal de ti y en cuanto empieces a flojear como comprador pasarán de ti ipso-facto hasta para darte los buenos días. Como encima vayas de chollero puedes tener hasta bronca con el vendedor.
    — Hacer ofertas muy por debajo de mercado. Del tipo la mitad del precio de mercado y cosas así. El hecho de que se diga lo que tiene de malo la moneda es lo de menos, lo que molesta es que se emplee para sacarte un chollazo. Si se dice lo que tiene de malo la moneda como herramienta de regateo pero manteniéndose siempre en rangos de mercado no se molesta nadie (o casi nadie).

    Cuidado con la insolencia pues es, de las cuatro faltas expuestas arriba, la menos identificable como práctica tóxica por parte del coleccionista. Preguntar al vendedor de donde saca las monedas no es buena idea si quieres crear un buen ambiente con él, tampoco requerir información sobre sus clientes ó intentar averiguar sus márgenes (ya sea preguntandoselos directamente, ya sea queriendo averiguar sus precios de compra). Entre la gente joven (hasta los 45 años, que no hablo exclusivamente de mocitos) es muy habitual que pregunten cosas de este tipo, muchas veces casi exigiendo la información. Con los mayores no pasa casi nunca. Y que conste que yo soy “joven” también pero lo que es, es.

  14. AthalbertNo Gravatar 5 meses hace

    A mi, cuando me preguntan que de donde saco las monedas, siempre digo que del Lidl…

  15. fernandoNo Gravatar 3 meses hace

    Athalbert ,me mondo ,lo del Lidl está guapo , sobre cierto tipo de numismaticos profesionales que practican lo que estais comentando sobre lo de los pisos ,pues tengo que decir que la experienciaque tuve con unos cuantos no es muy buena ,les llevé unas piezas para vender y todos usaban la misma tecnica, que si estaba algo gastada ,que de esas habia muchas ,que no tenia mucha salida ,en fin ,que la querian regalada ,pero tengo que decir que dicha pieza fue clasificada por Aureo&Calico como muy rara y excelente conservación, por lo tanto mi opinión sobre ellos la dejo ahí saludos

Dejar una respuesta a Pincha aquí para cancelar tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>