Remates de las subastas numismáticas de mayo, junio y julio de 2016

Remates de las subastas numismáticas de mayo, junio y julio de 2016

Hace tiempo que no damos un repaso a los remates de subastas numismáticas realizadas en España. Voy a dedicar un repaso relativamente breve a las subastas más interesantes que han ocurrido desde finales de mayo.

La subasta de mayo de Áureo estaba claramente marcada por el la subasta Ysabel de Trastámara volumen V. En mi opinión la colección de este quinto volumen era menos interesante que cualquiera de los volúmenes dedicados a los Borbones pero aún así los resultados sorprendieron positivamente a la mayoría de los aficionados.

Los lotes dedicados a Juana y Carlos, así como los de Carlos I, se vendieron razonablemente bien. Como norma general no subieron mucho de su precio de salida. Decíamos que estas piezas se vendían bastante mal últimamente, así que se puede considerar un buen resultado. Como remate aislado sorprenden los 2.600 euros de los 2 maravedíes de Santo Domingo de Carlos I. Desde luego que la pieza era muy rara y la conservación era buena, pero no es fácil encontrar quién pague esa cantidad por un cobre del siglo XVI.

El grueso de la colección se dedicaba a Felipe II. Ha sido una colección que se ha vendido muy bien y han tenido como clarísimos protagonistas a las piezas de 8 reales. No es de extrañar pues las mejores monedas de la colección eran duros, pero hay algunos remates que creo que se les han ido de las manos. Bastará con decir que se han rematado en 60.000 (!!) euros los 8 reales potosinos de Alonso Rincón. ¡Ese es el precio de dos cincuentines curiosos! Para que nos hagamos una idea de lo despropocionado que me parece bastará con decir que no recuerdo ningún 8 reales que haya subido de 30.000 euros de remate. Aquí estamos hablando del doble. Una barbaridad.

El resto de duros de cecas americanas no llegaron a semejante desproporción pero también se vendieron muy bien. A más del doble de los precios de salida en la mayoría de los casos. Mejor aún fue para los duros segovianos, que subieron una barbaridad de precio. Incluso hubo tres ejemplares (1586, 1589 y 1594) cuyos remates subieron de 4.000 euros. Sin duda que es rarísimo encontrarlos en esa calidad pero esos remates vuelven a ser muy altos para duros segovianos. Por último, cabe destacar lo bien que se vendieron algunas cecas peninsulares a las que poca gente presta atención, como son Toledo y sobre todo Valladolid. Los 6.500 euros más comisión que se pagaron por un duro vallisoletano también me parecen muchísimos.

El resto de la colección decía bastante menos y, aunque se vendió bien, tampoco hay gran cosa que destacar. Probablemente las cecas italianas y centro europeas fueran las peor representadas, lo cual también se notó en los remates.

De la subasta en sala que Áureo celebró en mayo tampoco se puede decir gran cosa. Era una colección muy comercial que se vendió bien, como siempre hace esa empresa. Por lo curioso se puede decir que el morabetino que en 2014 no se vendió por 25.000 euros ahora se ha vendido por los 30.000 euros de salida. Se ve que la subasta de marzo (donde se vendió otro ejemplar semejante por 49.000 euros) ha marcado una diferencia en lo que al oro castellano se refiere.

8 escudos México 1749

La subasta de Jesús Vico del pasado junio prometía ser muy buena y también consiguieron vender piezas a muy buenos precios. La colección íbera que presentaron no era muy amplia pero tenía ejemplares selectos que se vendieron muy bien; incluso un par de piezas pasaron de 1.000 euros de remate, lo cual es mucho para ejemplares íberos. Las monedas griegas presentaban una colección más amplia, más bonita estéticamente y con más salida internacional. Se vendió casi todo pero los remates apenas subieron y los lotes estrella se quedaron sin vender. La tónica de las piezas romanas fue semejante a la de las griegas: un porcentaje de piezas rematadas bastante amplio y sin grandes subidas por lo general. Eso sí, los áureos se vendieron casi todos. Es normal este tipo de remates cuando se trata de una colección comercial que toca un poco de cada serie.

Creo que la moneda visigoda era el mejor apartado de la subasta y también han sido los remates más altos e interesantes. Se han vendido muy bien las piezas, incluyendo el triente de Saldaña, por el que se han pagado 10.000 euros más comisiones. Es curioso el momento que estamos viviendo en las visigodas: cuando salen piezas potentes y raras se venden muy bien mientras que las monedas corrientes han bajado clarísimamente de precio. Eso significa que hay unos pocos coleccionistas potentes de moneda visigoda que adquieren las muchísimas rarezas que aparecen en subastas mientras que no hay un número suficiente de coleccionistas medios que se hacen con las monedas más corrientes.

Del resto de la subasta no se pueden sacar demasiadas conclusiones, tan solo algunas cuestiones de remates aislados. Por ejemplo, de la dobla ecuestre sevillana de Alfonso de Ávila. Esta pieza estaba partida y soldada. Se remató en 1.350 euros, que viene a ser la décima parte de lo que costaría en el caso de haber estado sin soldar. El remate estrella fueron los 10 rublos de Isabel I de 1756, que alcanzaron los 42.000 euros. Este extraordinario remate es un buen síntoma de la internacionalización de la numismática: un piezón ruso sin una colección que le acompañe y sin embargo no pasa desapercibido a los potenciales pujadores, que entiendo que serán fundamentalmente extranjeros.

8 escudos México 1747

Áureo & Calicó celebró otra subasta el 6 de julio. Se trataba de una subasta que no tenía mucha sustancia: una colección comercial sin monedas que maravillen. Áureo hizo lo que hace siempre, que es vender casi todo a buenos precios. Si bien me da la sensación de que el porcentaje de remates no fue tan alto como en otras subastas de esta casa ya que la colección no daba para más, ya quisieran muchos tener los resultados que tuvo aquí Áureo. Además, los mejores lotes (los oros romanos, el castellano de Toledo o el doble ecu de Felipe II) se vendieron muy bien.

Un comentario semejante se puede realizar de la subasta del 7 de julio que organizaron Martí Hervera y Soler y Llach. Se vendió mucho y creo que a buenos precios, si bien el porcentaje de lotes rematados no fue tan alto porque los precios de salida no eran precisamente bajos. El mejor remate fue la onza segoviana de 1721, que subió hasta los 14.000 euros. También se vendió por los 1.400 euros de salida el 2 escudos de 1784/0. Sin embargo, algunos otros lotes que citaba, como el 3 reales de Carlos I de Barcelona o el duro de 1875 variante cola de león, se quedaron sin vender. Como curiosidad, en la subasta por correo apareció un real segoviano de 1587 del que solo se debe conocer otro ejemplar, algo que no se indicaba en la descripción. De los 60 euros de salida se acabó rematando en 1.600 euros. Tenemos otro caso de una moneda rara mal catalogada por una subasta y que los mil ojos que ven los catálogos la colocan en su precio.

8 escudos Guatemala 1768

Por último, la subasta de Cayón de este julio ha sido bastante rara. En líneas generales no coincido con la opinión de la casa de subastas (véase su actual portada en la que indican que los resultados han sido “magníficos”). Desde luego que han sido buenos y el volumen total de venta ha sido excelente pero eso solo se debe a que las monedas potentes han subido mucho de precio; las piezas más corrientes creo que se han vendido bastante baratas.

En efecto, ha habido remates espectaculares, muchos de los cuales se citan en la portada de su web (cuidado, indican precios finales de venta, es decir, incluyendo comisiones). Todas esas monedas caras creo que se han rematados a precios razonables salvo las onzas de los borbones (como las de las imágenes de la entrada). Es decir, si bien veo normal que por redondos bonitos se rematen en 7.000 u 8.000 euros, el que una cara de rata de México de 1768 se remate en 31.000 euros, o que la de Guatemala de 1761 se vaya a 76.000, me parece una exageración. Bien es cierto que en la calidad que se presentaban son prácticamente imposibles de encontrar, así que supongo que haya habido gringos con billetera en la sala haciéndose con onzas españolas como si el mundo fuera a acabarse. Sin embargo, la bonita colección de monedas macuquinas se ha vendido a unos precios bastante bajos, creo yo. Tengo amigos que han cazado varias piezas en esa subasta y han quedado más que contentos con las compras.

Mi conclusión al respecto de esta subasta es clara: el que tiene 100.000 euros para adquirir una onza le da igual que sea enero, julio o mediados de septiembre. Ese capital fuerte -y seguramente extranjero- va a entrar siempre que haya buenas monedas. En cambio me quedan dudas de si la mejor práctica es sacar una colección de casi 600 piezas macuquinas a principios de julio y con unos precios de salida prácticamente simbólicos.

8 escudos México 1768

14 Comentarios

  1. Lanzarote 2 años hace

    Coincidimos en el análisis.

    Concretamente la subasta de Cayón, para los que somos coleccionistas con un poder adquisitivo normal, ha sido un regalo en dos sentidos, por lo completo de la sección de macuquinas, sobre todo las peninsulares, y por los buenos remates de las mismas.

    Para mí, y para los aficionados a las monedas sevillanas de la Edad Moderna, ha sido la subasta del año (de momento), pues rara vez veremos una colección de duros acuñados a martillo de la ceca andaluza tan completa.

    Por aportar algo, añadir las referencias a las publicaciones de Ernesto Gutiérrez Guinea que aparecían en las descripciones de los lotes en la subasta de Cayón, me ha parecido curioso. Supongo que son monedas de su colección particular, y todas o casi todas se han vendido mucho más baratas que la valoración que se da en dicha web:

    http://www.administraciondigital.es/index.php?option=com_k2&view=item&id=231:las-tiradas-de-los-8-reales-peninsulares-borb%C3%B3nicos

    Yo me he llevado la que aparece como “figura 127,5”, y una macuquina sevillana. Así que contento.

  2. Yeray 2 años hace

    Pienso que en la de Cayón las piezas con mercado internacional (sobre todo estadounidense) como las de ceca americana, tanto macuquinas como a volante, se han salido de madre. Las acuñaciones peninsulares han salido baratas por lo general, y hubo muchos chollos en los Borbones.

    @Lanzarote, la que me llevé del Guinea me salió más cara que su cutre valoración anacrónica.

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 años hace

    @Lanzarote, estamos de acuerdo pero que no sirva de precedente :p

    Puntualizo que cuando tú indicas “buenos remates” lo dices desde la óptica de quien adquiere las piezas en subasta. Es decir, tus “buenos remates” son precios baratos. En cambio cuando en estas entradas me refiero a “buenos remates” siempre quiero decir precios caros.

    Buen aporte el documento de Guinea. Ya se sabe también que el ojo del amo engorda el ganado.

    @Yeray, también estoy de acuerdo contigo. Las cecas americanas se han vendido muchísimo mejor que las españolas. Otra cosa que llevo tiempo percibiendo es que la ceca de México se paga especialmente bien.

    Saludos,
    Adolfo

  4. Yeray 2 años hace

    Es que las de cecas mejicanas circularon hasta bien entrado el siglo XIX en lo que hoy es EE.UU. y muchos coleccionistas de allí les tienen mucho aprecio. Hasta en los billetes de dólares y centavos emitidos en EE.UU. ponían imágenes de duros españoles acuñados en México para que la gente tuviera clara la equivalencia.

  5. Alfredo Chàvez Macìas 2 años hace

    El 16 del presente acudì a la subasta 52 que organizò el Ingeniero Hidalgo en la ciudad de Mèxico. Fueron 800 lotes màs o menos representativos de lo que es el mercado actual en esta ciudad. Envìo los datos de la pàgina web; http://www.notafelius.com.mx
    Aparecen las ligas de las subastas que èl organiza en las que se incluyen piezas que pueden ser de interes para ustedes. Si les interesa posteriormente les enviarè los detos de la pròxima subasta que se efectuarà como parte de la convenciòn LXIII de nuestra sociedad numismàtica de Mèxico.

    • Yeray 2 años hace

      Es carero el ingeniero ese. Ya los precios de salida son caros para un remate, en España te las adjudicas más baratas.

      • Alfredo Chàvez Macìas 2 años hace

        Tus letras son oro para mì! En realidad, como que la economìa y la numismàtica son antagònicas. Y las monedas son unas y su valor es otro. Que el mundo del dinero està lleno de chanchullos que estàn diseñados para hacer a los ricos màs ricos y a los pobres hacerlos màs pobres.
        Te dirè que estos precios, solo reflejan el estado del coleccionismo en este momento en mi paìs, porque el precio de las piezas està ligado al costo del dolar en estos momentos.
        Ademàs, la influencia del coleccionismo de USA aquì es muy fuerte. Razones hay muchas. Ellos son una aspiradora impresionante de piezas hechas en Mèxico.

        • Yeray 2 años hace

          Eso imaginé, que la clientela que buscan no está en México sino al norte de Río Bravo.

        • MARCOS MARTINEZ SANTOS 2 años hace

          Para Alfredo Chavez García: Los remates de las subastas de “notafelius”los publican?

      • MARCOS MARTINEZ SANTOS 2 años hace

        El precio es en pesos mexicanos, no son dolares. El cambio aprox. 20 pesos = 1 euro

        • Yeray 2 años hace

          Ya lo sé, hice la conversión cuando miré los precios y un columnario de fecha corriente y en calidad MBC+ lo sacan ya en 6000 pesos (casi 300 €).

  6. Ignacio 2 años hace

    hola Adolfo,
    Últimamente veo que el precio de los 8 reales sube posiblemente porque está siendo más demandado, pero algunos precios son de locura. Habría que ver tendencias, pero si algo se ‘vende bien’, es que tenemos en mente un precio barato, con lo cual me atrevo a decir que son buenas compras, pero son otros precios… y cada vez más caros… ¿es la numismática mala inversión (y ahora digo inversión) como piensan algunos?

    Que curioso que has escogido sólo onzas borbónicas para adornar la entrada ;-)
    saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 años hace

      De las onzas borbónicas solo he escogido las que “se han ido de madre” en los precios. Son preciosas, raras…. y se han ido de madre. Pueden servir en el futuro para comprar resultados.

      Los duros son tremendamente comerciales. Lo más comercial, diría yo. Si en una subasta no se venden bien los duros… malo. El resto de la subasta seguramente sea un desierto. En cuanto a precios, la mayoría de los duros son piezas comunes y comerciales, de manera que tienen “un precio puesto”. Si la mayoría de los duros de una subasta alcanza ese precio (que es lo normal) yo considero que se han vendido bien.

      Por parte de la inversión, cada vez estoy más convencido de que el truco está en saber comprar.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*