Subasta de Áureo & Calicó 26 de mayo de 2016

Subasta de Áureo & Calicó 26 de mayo de 2016

El día 26 de mayo Áureo & Calicó celebrará una triple subasta: en sala, por correo y la especial con el volumen V de la Colección Isabel de Trastámara. Los cuatro primeros volúmenes de la Isabel de Trastámara (uno, dos, tres y cuatro) se centraron en los Borbones. Este quinto volumen comienza con los Austrias, dando un repaso que abarca la práctica totalidad del siglo XVI: las monedas desde doña Juana hasta Felipe II.

Felipe el Hermoso es el gran olvidado de la subasta: solo se presenta una moneda suya con Juana y ninguna en solitario. Las monedas de Felipe I son todas raras, pero viendo el carácter de la colección yo esperaba que hubiera alguna. Menos mal que hay una muy buena representación de monedas de Juana y Carlos. Son dignas de mención las platas de la ceca de México, tanto por la amplia representación como por la calidad de las mismas. Como otros volúmenes de la colección, la Isabel de Trastámara no destaca por los oros, pero aún así aparece un 2 ducados zaragozanos raro y bonito (primera imagen).

2 ducados Zaragoza Juana y Carlos

De Carlos I, más su hermano y su sobrino, aparecen 100 lotes. Se trata de una buena representación para unos monarcas cuyas acuñaciones son bastante raras pero que no tienen muchos coleccionistas interesados a juzgar por los remates de las subastas recientes. De este reinado las monedas más destacadas son los 4 reales de Barcelona acuñados para Túnez y los 6 reales de Valencia. Ambas piezas son rarísimas y tienen una conservación más que buena. Lo que pasa es que probablemente no sean piezas que se deseen en un mercado internacional, por lo que subirán o no de precio dependiendo de lo fuertes que estén los coleccionistas locales. Por lo demás, tenemos una sana representación de cecas Italianas y del Sacro Imperio. Yo confío en que al aparecer en una colección suban de precio significativamente más que si apareciesen desperdigadas en subastas ordinarias.

El plato fuerte de la subasta son los 730 (!!) lotes correspondientes a Felipe II. La subasta se sigue centrando en cobres y platas, con una calidad alta en casi todos los lotes -aunque muchas veces no extraordinaria- y con muchas rarezas. Dentro de las cecas peninsulares es curiosa la de Burgos por la cantidad de cobres raros que incluye, algunos no descritos en el libro de Jarabo y Sanahuja, como el cuartillo de la segunda imagen; el real y los dos reales únicos de esa misma ceca también son dignos de mención. Pero sin duda a la mayoría de los aficionados les gustará más la ceca de Granada, donde aparecen los 8 reales de 1590 y 1598 (del último solo se conocen dos ejemplares), así como una amplia representación de los 4 reales. Por último, se incluyen tres oros que son de los más interesantes de este volumen de la Trastárama: un escudo de 1598 ex-Caballero, 2 escudos sin datar y otros 2 escudos de 1598. Madrid solo se ve representada por un rarísimo real del que solo se conocen tres ejemplares.

La ceca de Segovia tiene especial protagonismo, como no podía ser de otra manera al hablar de Felipe II. Los cobres y las platas pequeñas no me llaman especialmente. Luego aparecen varios ejemplares rarísimos de la Casa Vieja de Segovia, hasta el punto de que cuatro monedas de 4 reales se consideran variantes únicas. Unas golosinas para los amantes de las monedas acuñadas a martillo. Pero son los 23 duros del Real Ingenio los que hablan con voz propia. Una colección muy buena en la que hay varios ejemplares en una calidad extraordinaria, tanto de acuñación como de conservación.

cuartillo Burgos Felipe II

Las cecas de Sevilla y Toledo tienen una representación más o menos amplia de la plata y del oro. Aparecen bastantes rarezas de platas pero siguiendo el patrón común de que apenas se conjuga esa rareza con una alta calidad, pues tal cosa es muy complicada en la serie de los Austrias. Al igual que ocurre con Granada, hay varias variantes de medios duros que se consideran únicas; se ve que la pequeña tirada de estas monedas las hace muy propensas a las rarezas. La ceca de Valladolid, más rara que las anteriores, presenta varios medios duros y duros muy raros e incluso únicos. Creo que es una ceca especialmente cuidada por el coleccionista pues aquí sí que se conjuga rareza con calidad. De hecho, los 4 escudos que aparecen creo que es la moneda de oro más extraordinaria de todo el volumen pues además de ser rarísima tiene una acuñación y una conservación que la hacen preciosa. Los 4 reales valencianos de 1598 es la última pieza a destacar; muy rara e interesante también.

América está representada por 24 lotes de Lima, 50 de Potosí y 2 de Santo Domingo. Hay ejemplares verdaderamente selectos en todos los módulos de plata. No obstante, creo que los duros destacan por encima de los demás módulos, especialmente los de Potosí. Hay algunos ejemplares muy raros y bellos. Especialmente interesante es el duro potosino del mítico ensayador Alonso Rincón que se ve en la tercera imagen (los 12.000 euros de salida se van a quedar pequeños, creo yo). Otros 6 ejemplares de Rincón aparecen entre Lima y Potosí.

Hay una bonita representación de las cecas italianas centrada en la plata (apenas hay cobres ni oros). Pero me deja más frío, creo que el coleccionista no ha buscado tanto el hacerse con monedas raras o con ejemplares de extraordinaria calidad. Digamos que es una colección más simplona, si bien cualquier colección de cecas italianas ya es de por sí meritoria en España. Un comentario semejante hago de las cecas europeas. Sinceramente, no me siento capacitado para hacer un análisis más profundo de dichas monedas, tan solo recomiendo que las echéis un buen vistazo porque yo he aprendido mucho viendo el catálogo y creo que su conservación es bastante alta en general. Eso sí, de nuevo creo que el coleccionista tampoco ha profundizado demasiado en las rarezas de estas cecas.

8 reales Potosí Alonso Rincón

La subasta en sala es una subasta muy comercial al estilo de Áureo & Calicó. Hay monedas para todos los gustos y, como siempre ocurre en esta casa, mi sensación es que se venderán la práctica totalidad de ellas. La Edad Antigua se despacha en 100 lotes en los que no hay mucho que destacar. Se ofrece un breve repaso a la Grecia Clásica seguido de 25 denarios republicanos bastante bonitos. El repaso al Imperio Romano se da en 50 monedas muy variadas. Destacan, como no podía ser de otra forma, los áureos y los sestercios, si bien tampoco son monedas para tirar cohetes si se comparan con otras subastas de esta casa. Por último se incluyen 16 lotes de la Hipania Antigua que son los que más me llaman la atención dentro de la Edad Antigua. Hay monedas púnicas bonitas, algunas piezas interesantes de Emporitón y un precioso as de Sástago.

La Edad Media me deja bastante frío por lo general. Las 22 monedas visigodas no merecen especial mención. Las monedas andalusíes, todas ellas de oro, solo merecen destacarse por la rareza de tres ejemplares: dos dínares sevillanos que Pietro considera únicos y un rarísimo dinar de la Taifa de Granada y Málaga. A los reinos cristianos se entra por la Corona de Aragón, donde solo destaca un doble coronat de Perpignac a nombre de Joan I; destaca por su rareza porque está machacado el pobre. En cambio en el Reino de León hay dos ejemplares estupendísimos y que bien pueden ser los más interesantes de toda la subasta: un precioso dinero de Alfonso VII en calidad MBC+ y el morabetino de Alfonso IX que apareció en la Subasta Selección de 2014. En aquella subasta el morabetino no se vendió en 25.000 euros y ahora sale con un precio de 30.000. Cualquiera diría que el dueño ha visto los 49.000 euros que ha hecho una pieza semejante en marzo y le han entrado prisas de vender. Yo sigo pensando que no es buena idea que salgan dos piezas de este calibre seguidas.

Del resto de la subasta no destaca nada en particular. La Monarquía Española, El Centenario de la Peseta y la moneda extranjera presentan colecciones variadas de monedas muy comerciales en calidades medias. Paso páginas del catálogo y no veo nada que no haya visto ya 100 veces. Pero claro está que esas son las piezas que buscan la mayoría de los coleccionistas. Por destacar algo se puede decir que hay una buena cantidad de oros corrientes de Carlos IV, de Fernando VII y de Isabel II. También es curioso cómo la onza sevillana de 1700 se sigue sobrevalorando. Si de toda esta parte del catálogo tuviera que apuntar a un ejemplar concreto, éste sería la rara variante del duro de la Revolución Cantonal, pues además de raro tiene una buena conservación y una pátina bonita. Es todo lo bello que puede ser un diseño tan feo.

4 escudos Valladolid Felipe II

La subasta por correo tiene 2400 lotes, bastantes más de los que suelen ser habituales en esta casa. Entre ellos se incluyen bastantes denarios, tanto republicanos como imperiales. También hay una amplia representación de monedas de El Centenario de la Peseta en calidades bajas y medias. La moneda extranjera también tiene un hueco importante en ese catálogo, con 630 lotes. Por último 140 medallas y el doble de billetes españoles cierran la subasta. Obviamente en una subasta por correo no hay ejemplares que brillen por luz propia, pero también suelen ser los mejores lugares para que los coleccionistas más humildes podamos pescar alguna pieza interesante que incorporar a nuestras colecciones.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*