Medio escudo de 1788 falso

Medio escudo de 1788 falso

Hace un tiempo un coleccionista preguntaban en un grupo de Facebook dedicado a las monedas falsas españolas por el siguiente supuesto medio escudo de 1788 (aquí hablo de medios escudos y aquí los listo).

medio escudo falso

Todos coincidimos en que la moneda es falsa. Como lo considero un buen ejemplo de una falsificación fundida le pedí al dueño de las fotos que me permitiera escribir una entrada al respecto. Veamos cómo se nota que la moneda es falsa. Para ello os dejo dos medios escudos de 1788 auténticos subastados por Áureo & Calicó. El primero de ellos está en MBC+ y el segundo en EBC+ según la casa de subastas:

medio escudo 1788

medio escudo Madrid

Quien no tenga el ojo entrenado podría decir que la moneda que considero falsa no es muy diferente a la auténtica en MBC+, aunque es obvio que la que está en EBC+ presenta mejores detalles. No obstante, un coleccionista más experto verá que la moneda falsa tiene las características de una pieza fundida: campo listo, bordes “rechonchos” y falta de detalles en los relieves.

Si comparáis el campo de la moneda falsa con el de la auténtica en MBC+ os daréis cuenta de que la falsa lo tiene mucho más liso. Es como si la conservación del campo no se correspondiera con el supuesto desgaste de los detalles. Por otra parte, si se comparan los detalles de la moneda falsa con los de la moneda en MBC+ nos podemos dar cuenta de que son diferentes. Los de la moneda falsa tienen los bordes mucho más redondeados. Un caso claro son las leyendas. Por ejemplo, podemos comparar el 1788 y quedará claro:

leyenda moneda falsa y auténtica

También se hace muy evidente la diferencia en los detalles del reverso. Por ejemplo nos podríamos fijar en el carnero de la Orden del Toisón de Oro:

moneda falsa y auténtica

O en el escudo, donde creo que la diferencia también es evidente:

escudo moneda falsa y auténtica

Un coleccionista debe aprender a diferenciar entre el desgaste propio de una moneda auténtica y las características de una moneda fundida. Podemos usar bases de datos con monedas falsas para ello. Hay que intentar llegar a un punto donde al ver una moneda falsa (al menos una tan evidente como ésta) digamos: “es falsa”. Así, al primer golpe de vista; sin siquiera fijarnos conscientemente en los detalles, pues nuestro cerebro ya lo hará sin que nosotros nos demos cuenta. Hasta que alcancemos ese punto mi consejo es comprar siempre a vendedores serios y de confianza. Es preferible pagar un poquito más y dormir tranquilos que pasarse de listos.

14 Comentarios

  1. lanzarote 3 años hace

    Tu último comentario me lleva a la una reflexión recurrente que siempre tengo en cuenta, que nuestro subconsciente es capaz de analizar cientos de elementos en un segundo, mientra nuestro consciente tarda muchísimo más, y a veces no es capaz de llegar a la misma conclusión a través de un análisis pormenorizado de la moneda.

    Los coleccionistas tenemos ese sexto sentido que hace que nos salten las alarmas cuando vemos una moneda extraña (posiblemente falsa) aun cuando coleccionemos plata hispánica y la moneda en cuestión sea una estátera de Filipo, padre de Alejandro Magno.

  2. LuisX 3 años hace

    El collar del Toison también es un poco chapucero … Parecen piecitas sueltas.

    • Domitilo Tristán Jover 3 años hace

      No es que lo parezcan es que lo son. Eso mismo estaba a punto de comentar. La differencia más fácil de detectar, ademas de la primera impresión que deja la pieza falsa con respeto a las dos auténticas, es precisamente la falta de la cadena uniendo los eslabones.

      Salu2

  3. JUAN ANTONIO 3 años hace

    En tu juego, podías poner un apartado en acertar si una moneda falsa y de que manera la hicieron

  4. Julian 3 años hace

    De acuerdo, con Lanzarote, cuando has visto muchas monedas, las falsas, al menos una gran parte, disparan una alarma, un no me cuadra, o al menos un no me gusta nada. Es algo que se va afinando con el tiempo.

  5. Red Hot 3 años hace

    Otra de las grandes diferencias entre estas monedas y la falsa se ve en la cadena del Toisón de Oro. Mientras en las originales todos los elementos van unidos por un fino hilo en la falsa los elementos de la cadena aparecen separados sin ningún tipo de unión. Claramente muestra signos de ser fundida.
    Saludos.

  6. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 años hace

    Muy cierto lo de la cadena del toisón, probablemente sea más sencillo que el resto de características.

    El “sexto sentido” del que habla Lanzarote no es otro que la capacidad de pensar por patrones. Es una de las características de los expertos con respecto a quienes no lo son: los expertos tienen las reglas tan interiorizadas que no les hace falta un pensamiento consciente para llegar a ciertas conclusiones o descartar ciertas opciones. Simplemente conocen patrones y los aplican. Es algo que está muy estudiado en jugadores de ajedrez, por ejemplo, pero que se aplica a muchas otras personas en otras situaciones.

    Saludos,
    Adolfo

  7. Gerardo 3 años hace

    Muy Buenas. He descubierto tu blog y me parece una iniciativa fabulosa para aquellos que amamos la numismática y para aquellos que, sin tener ni idea, quieren iniciarse.
    Respecto del tema de las falsificaciones y de lo que se apunta del sexto sentido, creo que no deberíamos dejar nunca de lado el “sentido común”. En 2008 paseaba por un mercadillo en Bulgaria y, para mi asombro, veo un denario, entre MBC+ o EBC-, de Otón por sólo 50 euros y hablando con el vendedor, este “amablemente” daba pie a un regateo.
    Evidentemente dejé la pieza en su sitio y me fui para otro lado. No nos engañemos, eso de “encontrar” el chollo de tu vida en un mercadillo son cuentos del abuelito. Los comerciantes saben de sobra lo que valen las piezas incluso mejor que tú, y evidentemente, esta pieza no era falsa, sino lo siguiente.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 años hace

      Totalmente de acuerdo, lo hemos dicho muchas veces: el sentido común es el mejor aliado de los coleccionistas.

      Yo una vez escribí lo siguiente:

      “Yo, personalmente, viendo cosas como ésta me sorprendo de la condición humana. Hay personas la mar de inteligentes que luego son incapaces de hacer una mínima reflexión de sentido común. ¿Quién compraría un Rolex “auténtico” por 90 euros al primero que se encuentre por la calle y sin proporcionarle ninguna referencia? Obviamente nadie porque todo el mundo es consciente de que los Rolex cuestan mucho más y son muy falsificados, así que con toda seguridad sería un reloj falso (fijaos que esta reflexión la podemos hacer incluso sin ver el reloj). Entonces, ¿por qué con las monedas no hacemos esa misma reflexión si es igual de obvia? ”

      http://blognumismatico.com/2013/02/27/pasarse-de-listos-vii/

      Me alegro mucho de que te haya gustado el blog. Espero que nos veamos mucho por aquí.

      Saludos,
      Adolfo

  8. Gerardo 3 años hace

    Me he leído el artículo al que remites (el del que adquirió el denario de Diadumediano por 90 euros) y su forma de actuar, como bien apuntas es la base sobre la que actúan los timadores. ¿Quién es más timador? ¿el que hace el timo de la estampita o el que lo “sufre”?. En este caso la codicia anula el discernimiento.
    Saludos
    Gerardo

  9. arkaitz 3 años hace

    Buenas tardes Adolfo.
    Un articulo muy intersante. Yo de echo tengo una moneda de estas heredadas y ahora me as dejado en duda si sera autentica o no.

  10. Iñigo 2 años hace

    Hola a todos, acabo de descubrir que yo también tengo medio escudo falso similar al de la foto.
    Aparte de las diferencias ya mencionadas también aprecio una gran diferencia debajo del lazo que tiene en el hombro.
    Compré, en un mercadillo al sur de Francia, una cajita llena de monedas. Las que conocía me parecieron todas autenticas y, dando por hecho que esta y otras dos de 20 pesetas de 1889 fueran falsas, no me pareció mal el dinero invertido. Al preguntar al vendedor porqué vendía esas monedas de oro a tan bajo precio me indicó que creía que eran falsas. Ni yo me siento engañado ni he intentado engañar a nadie. De hecho me parecen muy bonitas.
    El verano pasado también compré dos duros falsos de 1869 y 20 reales de 1856 porque me parecieron muy bonitos y así puedo ir completando mi colección ya que algunas monedas siempre serán inaccesibles para mí.

  11. Óscar 2 años hace

    Hola, revisando antiguas entradas, me encontré con ésta.
    el aspecto más significativo de esta moneda en cuanto a dilucidar si es falsa o no, son los detalles en forma de orla que rodean el escudo del reverso y llegan hasta el toison. Si os fijáis incluso de pasada, la moneda falsa tiene todo este tipo de motivos separados, sin embargo, las 2 originales expuestas, poseen los adornos unidos y enlazado.

  12. Óscar 2 años hace

    No leí los comentarios, disculpad…ciertamente ya lo dijeron varios compañeros…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*