La Colección Lluís Companys

La Colección Lluís Companys

En Áureo & Calicó no pierden comba. Como hicieron el año pasado, comienzan el año numismático a principios de febrero con una subasta monográfica de billetes y una subasta ordinaria por correo. Ya va la tercera subasta especial de las últimas cuatro que ha organizado esta empresa, y mucho me temo que la de marzo será la Subasta Selección. No paran.

En este caso la subasta Lluís Companys se dedica a billetes y monedas locales emitidos en Cataluña durante la Guerra Civil. Los billetes locales de la Guerra Civil son una colección muy amplia que gusta mucho a los coleccionistas porque supone una gran lección de historia. Además, son de esas series que son económicamente asumibles por la clase media española a la vez que su coleccionismo supone un reto importante a quienes se adentran en ello por la cantidad de rarezas existentes. Sin embargo esas rarezas no se suelen ir mucho de precio.

La subasta parece ser el trabajo de un coleccionista durante mucho tiempo. Se presentan un total de 708 lotes de billetes y monedas locales catalanes, que se completan con otros 52 lotes de otros municipios y países que, supongo yo, fuesen del mismo coleccionista y los calzasen en el mismo tomo. Creo que se trata de una “colección humana” en el sentido de que mucha gente podría permitírsela y muestra clarísimamente cómo un ciudadano de clase media a base de años puede montar una colección interesante tanto desde el punto de vista histórico como económico.

billete guerra civil

El catálogo está repleto de lotes raros que no por ello son demasiado caros. Creo que es una estupenda oportunidad para los coleccionistas de monedas y, sobre todo, billetes locales. Además, este catálogo seguramente representará una muy buena obra de consulta a partir de ahora. También hay que destacar que hay monedas y billetes en una muy buena calidad dentro de los que se puede exigir a esta serie. Pero con los billetes de la Guerra Civil muchas veces lo que cuenta es la rareza.

No es cuestión de entrar a describir lotes concretos puesto que ya digo que la cantidad de billetes raros es muy grande. Quisiera comentar que me ha dejado desconcertado la prueba en oro de los 50 céntimos del Consejo de Santander, Palencia y Burgos (imagen). ¿¡Tan bien andaban en el Consejo como para acuñar una prueba en oro!? Otra cuestión es que no me ha gustado que haya lotes de conjuntos de billetes raros pertenecientes a un mismo municipio en los que no se adjunten las fotos de todos los billetes. Entiendo que ponerlos en el catálogo significaría aumentar el coste del mismo, pero no sería tan difícil incluirlos en la página web y que así los coleccionistas no residentes en Barcelona sepan qué pujan.

billete guerra civil

En cuanto a la subasta por correo, nadie podrá esperar que siendo por correo sea una subasta que vaya a hacer historia pero creo que es más que interesante y trae muchas monedas curiosas. Desde luego que tiene más calidad que la inmensa mayoría de las subastas que se realizan exclusivamente por correo.

La moneda antigua se centra fundamentalmente en Roma, especialmente en denarios, tanto republicanos como imperiales. Hay denarios con una calidad apta para entrar en casi cualquier colección, así que los coleccionistas harían bien en echar un vistazo. La representación de moneda hispánica también es muy buena, con 115 lotes muy variados. De nuevo, no hay grandes rarezas pero sí monedas muy dignas para cualquiera.

La moneda medieval comienza con 24 trientes visigodos, todos ellos muy comunes, y 63 ejemplares andalusíes de los que casi todos pertenecen al Califato Omeya de Damasco. Entre ellos destaca el primero: un raro dirham acuñado en Merw y con la ceca en dos alfabetos distintos. Entre los reinos cristianos tienen buena representación de rarezas los Condados Catalanes. La Corona de Aragón, la de Castilla y Navarra también tienen algunas piezas escasas, teniendo mejor representación el primero de los tres reinos.

Entrando en la Monarquía Española, aparecen muchos lotes comerciales pero no hay un periodo o serie que se enfatice especialmente. Es curioso que aparecen varios oros raros, como un cuádruple excelente de los Reyes Católicos (¡que sirvió como joya!), un escudo segoviano de Felipe III, un trentí barcelonés de ese mismo rey, unas 20 pesetas de la Ocupación Napoleónica… hay cosas bien interesantes en oro. Hay algunas rarezas más en plata o cobre, entre ellas una moneda que puede ser única: unos 4 cuartos de 1811 acuñados sobre una moneda de Luis XVI.

Luego se pasa a El Centenario de la Peseta, donde hay una representación amplia pero bastante sosa, lleno de calidades bajas y monedas que no dicen gran cosa. Lo único que me ha sorprendido es un estuche de 1970 con las monedas que estaban en circulación en la época. Yo no pagaría mucho por ello pero seguro que hay aficionados a la numismática franquista a los que les interesa, ya que es una serie que se agota pronto y los aficionados son proclives a comprar fetiches.

Posteriormente aparecen 350 lotes de moneda extranjera, con bastante representación de duros alemanes y moneda panameña sin demasiada importancia. Vienen después 75 lotes de medallas y “cosas raras”, entre las que se encuentra un juego de cuños de testones del Ducado de Milán. Para cerrar la subasta tenemos 58 lotes de billetes que tienen una calidad extraordinaria para estar en una subasta por correo. Por poner un ejemplo aparece una pareja correlativa de 5 pesetas de 1936.

moneda guerra civil

1 Comentario

  1. Jaume 2 años hace

    Hola, una colección de un punto de vista histórico muy interesante. Esperemos que al vendedor o a sus herederos les salga a cuenta la venta, ya que después de tanto esfuerzo recopilando billetes, no se yo si se va a acabar pagando en relación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*