Distinguir lo bueno de lo mejor: reales de oro mallorquines

Distinguir lo bueno de lo mejor: reales de oro mallorquines

El pasado diciembre en el foro de Imperio Numismático el forero Monetti hizo una reflexión muy interesante a raíz de dos raros reales de oros mallorquines «tipo zapato» que se han subastado a finales de 2015: uno en la Colección Ramón Llul y otro en la subasta de diciembre que organizaron entre Martí Hervera y Soler y Llach. Con el permiso de Monetti, reproduzco aquí su texto y luego complemento el mismo con mi opinión al respecto:
——————————————————————————————
En menos de dos meses se han subastado dos ejemplares de la moneda Ral d’or del Rey Pere III (Pere I de Mallorca) de la variante “zapato”. Esta variante hace referencia a la marca del maestro de ceca en el momento de la acuñación de estos ejemplares, Pere Sabater (apellido “sabater”, que en castellano equivale a “zapatero”). De allí la marca del “zapato”, tanto en anverso como en reverso. Esta variante es considerada “RRR” (es decir, rarísima) por el Dr. Crusafont en su Catàleg General. Es muy raro que aparezca en subastas.

Efectivamente, se trata de una variante difícil de ver en subastas. Pues bien… Aureo&Calicó sacó un ejemplar en su impresionante subasta “Ramon Llull” del 26 de noviembre. Se trata del ejemplar que pertenecía a “Caballero de las Yndias”. Por otra parte, Soler y Llach también puso a subasta un ejemplar en su última del pasado 17 de diciembre. Ejemplar que sale en la portada del catálogo por su evidente rareza.
Aquí están los ejemplares con sus descripciones de catálogo. En las descripciones omito la simbología de las leyendas (escudete, cruces, rosas,…) por las dificultades transcripción.

La de la colección “Ramon Llull” de Aureo&Calicó (26 de noviembre).

ral d'or

Mallorca. Ral d´or. (Cru.V.S. 433) (Cru.C.G. 2248). Anv.: Rey en el trono, zapato a
izquierda, rosa debajo. PETRUS DEI GRACIA REX. Rev.: Cruz patriarcal,
zapato encima. ARAGONUM ET MAIORICARUM. Bella. Muy rara y más así. 3,87 g.
EBC-. Est. 10.000 Ex Colección Caballero de las Yndias, nº 1490.
PRECIO SALIDA: 7.500 euros
Se adjudicó en 9.500 euros, que con la comisión sube a un total de 11.210 euros.

Y a continuación la de Soler y Llach del pasado 17 de diciembre.

ral d'or

Ral d´Or. PERE III. MALLORCA. Anv.: PETRUS DEI GRACIA REX. Rey sentado en trono a su izquierda zapato, debajo rosa (Pere Sabater 1379-1381). Rev.: ARAGONUM ET MAIORICARUM. Cruz de doble travesaño, encima zapato. 3,86 grs. AU. MUY RARA. Cru.MC-2248a; Cru.VS-433. MBC+
PRECIO SALIDA: 2.200 euros
En este caso, se remató en 3.800 euros. Es decir, 4.484 euros tuvo que pagar el comprador.

Me detengo a comentar y comparar algunas características de las dos monedas subastadas, las valoraciones de su estado de conservación y los precios de adjudicación.

El ejemplar de Aureo&Calicó es realmente bello. Destaca por ser muy redondo, aspecto éste que no siempre se presenta en esas monedas (me refiero a los Rals d’or en general) ya que es frecuente encontrarlas con alguna falta de cospel o algo recortadas. Se puede leer muy bien toda su leyenda. Buena acuñación en general permitiendo ver bastante bien la cara del rey (con sus ojos, nariz y boca) en el anverso. La marca de “rosa” a los pies del rey también se puede ver con nitidez aunque aquí podemos comentar que es muy diferente de las “rosas” que hay en el reverso, muy claras en este caso. De hecho, el Dr. Crusafont se cuestiona si efectivamente la figura que aparece a los pies del rey sea una “rosa” u otro elemento vegetal que también sea utilizado como marca característica. En el reverso, orla muy bonita con detalles que la acompañan muy visibles y poco desgaste en general. Si algo negativo se tiene que destacar de este ejemplar sería que tiene algo de suciedad y es una pena para este tipo de monedas. Desconozco que tipo de suciedad es pero se puede suponer que no sería difícil retirarla ya que seguramente no se trata de ninguna alteración química del metal.

El ejemplar de Soler y Llach también es muy bello. Destaca por su brillo aunque parece que no ha sido limpiada. En conjunto la moneda da una cierta sensación de tridimensionalidad, de volumen, realmente espectacular. Según mi parecer presenta muy poco desgaste. Es verdad que la acuñación está algo descentrada y que está faltada de cospel (o presenta cierta doblez) entre las 7 y las 8. Pero no parece recortada. De hecho, su masa (3,86g) coincide con la normalizada en este tipo de monedas. En el anverso la figura del rey presenta una cierta acuñación floja, no permitiendo ver rasgos de la cara pero sí un pelo y una corona muy nítidos. Los canes son muy claros y bellos y la “rosa” de los pies del rey (que ya hemos comentado que hay dudas de si realmente se trata de esta figura) es muy distinta de las “auténticas rosas” que aparecen en el reverso. La zona de la leyenda “REX, dos cruces, rosa y escudete” (entre las 10 y casi las 12) es una maravilla. En el reverso destaca nuevamente esta sensación de volumen entre la orla y la cruz patriarcal, hecho que confirma (a mi parecer) que se trata de una moneda extraordinariamente bien conservada. De la leyenda decir que toda es impecable excepto la zona de “UM” de “ARAGORUM” y también la que corresponde a “UM” de “MAJORICARUM”. Los detalles que decoran la orla no presentan desgaste observable y el zapato es muy nítido.

Si comparamos los dos ejemplares observamos que parece evidente que los dos anversos corresponden al mismo cuño. Hay infinidad de detalles que lo demuestran.

ral d'or

ral d'or

En el detalle del anverso, entre las 9 y las 12, podemos observar las diferencias de desgaste entre uno y otro ejemplar. Según mi parecer, el ejemplar de Soler y Llach presenta mejor conservación que el de Aureo&Calicó.

ral d'or

ral d'or

En cambio, los reversos no corresponden al mismo cuño. También, en este caso, hay infinidad de detalles que lo confirman.

ral d'or

ral d'or

Primeramente destacar la inclinación de la marca “zapato”, más marcada en el caso del ejemplar de Aureo&Calicó que en el de Soler y Llach (casi horizontal en este caso).

ral d'or

ral d'or

Otro aspecto destacable es la diferencia que encontramos en la simbología de la leyenda. Efectivamente, en el ejemplar de Soler y Llach podemos observar “dos cruces” después de “ET” (prácticamente a las 6). En cambio, esta simbología no aparece en el ejemplar de Aureo&Calicó.

ral d'or

ral d'or

Dicho todo esto creo que se puede afirmar que, aunque el ejemplar subastado por Aureo&Calicó es más completo, más redondo y se pueden observar más detalles en la imagen del rey; el ejemplar de Soler y Llach tiene menos desgaste y no se merece este MBC+. Es verdad que la acuñación es mejor en el ejemplar de Aureo&Calicó pero éste ha sufrido más desgaste aunque seguramente la graduación EBC- sería la correcta. En cambio, considero que la conservación que le correspondería al ejemplar de Soler y Llach (visto solamente en foto) sería EBC. Aunque, y debido a los aspectos comentados, su conservación definitiva podría ser (EBC). Es una opinión que me gustaría contrastar con otros foreros .

En relación al precio, de salida y de adjudicación, podríamos comentar lo siguiente.
El precio de salida del ejemplar de Aureo&Calicó (7.500 euros) coincide con el precio de adjudicación de este mismo ejemplar en la subasta de “Caballero de las Yndias”. Parece que el propietario de la colección “Ramon Llull” no quería que el ejemplar tuviera un precio de salida inferior a ese. Hecho que también sucedió en otros ejemplares procedentes de la colección de “Caballero” y que se subastaron en la “Ramon Llull”. Yo estuve pendiente del directo de una parte de la “Ramon Llull” y pude comprobar que no había ninguna orden recibida cuando empezó a subastarse este ejemplar. Estuvo a punto de quedar sin oferta pero al final hubo un corto pique entre dos pujadores que a esos precios fácilmente llegó a los exagerados 9.500 euros. Lo que supone 11.210 euros. Demasiado elevado.
En relación a la de Soler y Llach, aunque la seguí en directo, no recuerdo la evolución de las pujas pero creo recordar que ya había órdenes recibidas. Al final, remate de 3.800 euros. A pagar 4.484 euros para tenerla en casa (más algún gasto de envío).

La diferencia (11.210 – 4.484) es de 6.726 euros es del todo exagerada. Para los más viejos del foro son más de un millón cien mil pesetas de diferencia. O, dicho de otra forma, la de Aureo&Calicó ha costado casi dos millones de pesetas. Ruego me disculpéis por acudir a las pesetas pero normalmente lo hago para “valorar” el precio de las cosas. Será la edad.
Es verdad que el pedigrí de “Caballero” es un factor a tener en cuenta, pero me temo que no para tanto.

Bueno, pues… hasta aquí el “análisis” de estos dos ejemplares rarísimos y que los hemos visto en subastas en menos de 20 días de diferencia. Es posible que estemos años en ver otro. Veremos.

——————————————————————————————

Lo primero que tengo que hacer es felicitar a Monetti por la reflexión que ha hecho, pues la encuentro muy didáctica y muy interesante. El que la mayoría de los aficionados no nos podamos permitir ni una moneda ni la otra no significa que no podamos intentar entender qué está pasando y por qué. Seguro que también podemos sacar alguna conclusión aplicable a nuestra colección.

Mi opinión es bastante semejante a la de Monetti pero creo que él se olvida de un par de puntos. Lo primero es que en la moneda medieval el grado de conservación de la moneda no solo se refiere al desgaste de la misma. Esto es así en monedas del siglo XIX y XX, cuando las que las técnicas de acuñación estaban muy avanzadas y todas las monedas «salían bien». Cuando hablamos de moneda antigua o medieval la graduación de las monedas se vuelve mucho más compleja porque hay factores a tener en cuenta en el propio proceso de acuñación de la pieza. Digamos que en estos casos el grado de conservación recoge «la belleza del ejemplar en cuestión».

En el caso de los ejemplares que nos atañen, yo no me atrevería a decir cuál de los dos tiene mayor desgaste sin haberlos visto en la mano, pero sí que puedo asegurar que el ejemplar de la Ramón Llul es más bello. Sobre todo porque en los detalles más importantes, como el rostro o lo redondo de la moneda, este ejemplar gana.

La segunda cuestión es más económica. Un real mallorquín es oro local que en principio despertaría poco interés en el mercado internacional. Solo son queridos fuera del Mediterráneo los ejemplares que alcanzan el punto de excelencia. Es complicado de definir donde está ese punto, pero viendo el ejemplar subastado por Martí Hervera yo diría: «rarísimo y muy bonito», mientras que viendo el ejemplar subastado por Áureo & Calicó yo diría: «rarísimo y extraordinario». Esos pequeños matices que le hacen llegar a la excelencia es lo que hace que los extranjeros vayan a por él y que su precio suba una barbaridad. No he hablado con las casas de subastas, pero apostaría a que el de Martí lo adquirió un español y el de Áureo lo adquirió un extranjero.

Este «punto de excelencia» es muy sutil y a veces imposible de apreciar en una fotografía. Pero nos damos cuenta rápido al ver los remates de las subastas. Hay veces que aparece una moneda de 2 reales segovianos en EBC+ y se queda en 150 euros, pero aparece otra en SC- y con buena acuñación y se va a los 500 euros. Ahí es casi seguro que haya entrado el mercado internacional. Cuando vemos un duro de 1871 en SC, se remata en 500 euros; pero luego aparece ese mismo duro en PROOF y se va hasta los 5500. De nuevo ha entrado el mercado internacional.

Un amigo mío siempre cuenta una cosa que a mí me pasó también: en una subasta aparecieron varios ejemplares de una misma moneda variando nada más al año. Eran piezas caras y mi intención era adquirir una para un amigo, así que miré los ejemplares de la subasta en mano y apunté los que más me gustaban. Bueno, pues justamente esos que yo había apuntado se fueron por las nubes mientras que los otros se quedaron por su precio de salida o poco más. La razón es la misma de antes: aún teniendo todos la misma calidad reportada, había algunas piezas que alcanzaban ese punto de excelencia, lo que hacía que vinieran los gringos con la billetera y nos dieran a los españolitos con los dólares en los hocicos. Si no creáis que esto ha cambiado mucho desde la época de Berlanga.

4 Comentarios

  1. Joan 4 años hace

    Interesante
    Cuando veo este tipo de piezas de subastas y a estos precios me pregunto si los compradores antes han tenido el ejemplar en mano para estudiarlo detenidamente o con la foto ya les vale. Lo digo porque si el comprador es extranjero difícilmente podrá examinar la pieza. Como dice Adolfo el “punto de excelencia” es muy sutil y a veces imposible de apreciar en una fotografía». Si la de Áureo se la adjudicó un «maldito foráneo»… ¿la habrá adquirido a estos precios sin tenerla en la mano antes? Me resulta difícil de creer.
    A mi el oro medieval últimente me gusta mucho y empiezo a tenerle aprecio. Algún día caerá algún ejemplar. Moneda francesa o portuguesa también me iría bien. Je, je.
    ¿Pensáis que el precio pagado por el de Áureo es el adecuado? Y el pagado por el ejemplar de Soler ¿sería también el adecuado? Me imagino que en este tipo de piezas (de las que hay pocos ejemplares) especialmente es adecuada la expresión «vale lo que uno esté dispuesto a pagar por ella».
    Saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 años hace

      Cuando asistes a una subasta presencial te das cuenta de que hay unos pocos pujadores que barren con todas las piezas buenas. En muchas ocasiones son extranjeros pero no tiene por qué. Suelen ser representantes de coleccionistas potentes o comerciantes que tienen a coleccionistas muy potentes en su cartera de clientes. Esos clientes confían en el criterio del comerciante, quien les cuidará porque sabe que su negocio depende de ellos.

      También conozco coleccionistas de «relativa potencia» que lo que hacen es llamar a la casa de subastas. No dan la paliza en el plan de «mándame más fotos de 50 lotes a ver si pujo por alguno», sino que estudian los lotes por los que pretenden pujar y luego llaman a la empresa para pedir asesoramiento sobre los mejores. En esto el sentido común debe reinar, como siempre: no es razonable llamar a una casa de subastas para preguntar por un ejemplar de 2 reales de Felipe V en MBC+, pero el personal de una casa de subastas estará encantado de darte su opinión sincera sobre las caras de rata que sacan a subasta si realmente estás interesado en pujar por alguna. Pueden decirte cómo las ven y hasta qué importe sería razonable pujar.
      Digo lo mismo de un vendedor autónomo que venda a través de la Web. La única diferencia es que él probablemente también esté dispuesto a proporcionarte información personalizada sobre los 2 reales en MBC+.

      En cuanto al precio de los remates, efectivamente es muy complicado de decir porque la varianza de los remates en este tipo de monedas es muy alta. Yo diría que ambos remates son razonables, si bien el de Hervera me parece que podría haber subido algo más. Pero esto es una simple sensación a través de una foto, así que mi opinión vale menos que nada.

      Y sí, el oro gótico es precioso. No digamos ya el oro románico. Lo malo es el precio :(

  2. Alfonso X 4 años hace

    Leí con atención el análisis de Monetti y aprendí muchísimo.

    Adolfo, has completado la comparación de ambas piezas desde otra perspectiva.

    Y respecto a los oros medievales, tu avatar deja claros algunos de tus gustos. Los oros góticos (J2, E4) aún son accesibles. Los románicos (F2, A9) son inalcanzables. Vi un morabetino en una exposición en el castillo de Ponferrada hace unos años y estuve un tiempo infinito mirándolo. Cosita de nada, oiga. ¡Qué maravilla!
    Y hablando del avatar… ¿el perrillo ese de los pies de don Adolfo IV qué te dice? Porque parece que está hablando. ¿No te dirá «puja por esa dobla», «puja por esa dobla»?

    Saludos y gracias por tu blog.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 años hace

      Hola.

      ¿don Adolfo IV? ¡Madre mía cómo se nos va la pinza! El caso es que el perro representa la fidelidad en la simbología medieval. Ya puede decir el perro que puje por una dobla, pero creo que los bolsillos son los que mandan en este caso.

      El oro románico cristiano es una auténtica maravilla. Mis monedas preferidas, sin ninguna duda. Lo malo es que son inalcanzables. No descarto que en otra etapa de mi vida pueda adquirir un ejemplar, ¿quién sabe?. Pero desde luego ahora no.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*