Subasta de Áureo & Calicó 16 de diciembre de 2015

Subasta de Áureo & Calicó 16 de diciembre de 2015

El próximo miércoles día 16 de diciembre Áureo & Calicó celebra su última subasta del año. La firma barcelonesa presenta un catálogo en el que se da el típico repaso comercial a la historia de la numismática. No tiene nada que ver con la estupenda lección de numismática balear que nos dio con la Colección Ramón Llull, de la que hablaremos dentro de unas semanas cuando repasemos los remates acontecidos. Como es habitual en esta firma, la subasta es doble: en sala, con un total de 954 lotes, y por correo, donde hay poco más de 2000. Vamos primero con la subasta en sala donde, obviamente, hay más lotes que destacar.

dracma de imitación Ampuries

La moneda antigua se despacha en algo más de 100 lotes. La moneda griega y romana republicana no tiene grandes piezas, pero el Imperio Romano empieza muy fuerte con unos ejemplares estupendos de Julio César y Augusto. Sin lugar a dudas, destaca por encima de los demás el áureo de Julio César con el busto de la Victoria alada. Esta preciosa moneda viene acompañada por dos denarios de Julios César, otro de Marco Antonio y nueve de Octavio Augusto. No son piezas de una extraordinaria calidad (en cuyo caso el precio sería estratosférico), pero sí monedas que encajan de sobra en la inmensa mayoría de las colecciones. Posteriormente hay 43 monedas ibéricas sin grandes calidades pero sí con algunas piezas muy raras, como las tres que ilustran esta entrada: un dracma de Emporitón con un escorpión (lo ponen entre interrogaciones, así que quizá sea otra cosa) bajo el pegaso; un semis de Bolscan considerado único ejemplar conocido; y un dracma de Rodeton, que siempre me ha parecido muy interesante por ser una de las primeras monedas en ser acuñadas en la Península Ibérica.

La Edad Media comienza con 41 trientes visigodos. Esta serie siempre es muy propensa a presentar rarezas y tal es el caso con tres de los ejemplares que aparecen: el triente de Recadero I de Cesaraugusta, el de Witerico de Gerunda y el de Recadero II de Emérita. Las dos primeras de estas rarezas pertenecieron a la colección Caballero de las Yndias. El resto de las monedas visigodas tampoco tienen una gran relevancia, aunque las hay bonitas. Después vienen 4 ejemplares de Al-Ándalus que, sinceramente, me saben a poco. Me da la sensación de que esta casa está representando poco la moneda andalusí últimamente, lo cual es una pena porque entre su personal hay auténticos expertos en este tipo de piezas.

La moneda de la Corona de Aragón y los territorios catalanes tiene una buena representación. Son 67 ejemplares que, si bien no traen ninguna pieza que se gane la excelencia, sí que trae muchas piezas interesantes para los coleccionistas. Hay varios dineros interesantes pero yo creo que destaca el florí de Enrique de Castilla por la rareza de este ejemplar. También se incluyen 23 pugesas, plomos y pellofas que son monedas locales muy interesantes pero generalmente relegadas a las subastas por correo. La Corona de Castilla solo se ve representada por 15 monedas, de las cuales 7 son oros. Entre ellos destaca sin duda la dobla ecuestre toledana de Alfonso de Ávila. Una moneda muy rara de la que se da la casualidad que aparece otro ejemplar en la subasta de Cayón. Se incluyen también 9 monedas navarras sin demasiada relevancia.

semis de Bolscan

La subasta sigue con un repaso a la monarquía española. De los Reyes Católicos solo aparecen monedas de oro: un raro castellano de Toledo y cuatro dobles excelentes sevillanos. Luego vienen media docena de monedas de Carlos I, más otras tres de los felipes, de cecas europeas. Siempre son rarillas de ver en las subastas españolas ese tipo de monedas. Del resto de los Austrias vuelven a sobresalir por el precio los oros, a pesar de que a mí no me llaman demasiado porque muchos están tarados: 1 escudo segoviano de 1608 con defecto de acuñación en la fecha; un 4 escudos de Felipe III recortado; un 4 escudos madrileño de Felipe IV con tres ¿”curiosas”? punzonadas; un escudo mexicano de Carlos II al que no se le acaba de ver la fecha; y lo más grave de todo, una onza sevillana de 1700 con restos de engarce. Los Borbones tampoco me llaman especialmente la atención: se presenta una colección de monedas en calidades medias y sin grandes rarezas. Hay algún ejemplar suelto interesante, como el duro de 1767 de Potosí y especialmente los 4 reales sevillanos de 1704, considerada pieza única e inédita. Hay poco más que destacar, el resto de las monedas son piezas muy comerciales en calidad media que seguramente se vendan muy bien pero donde no hay muchas sorpresas.

En el aparatado de El Centenario de la Peseta hay 94 lotes que presentan una calidad media/alta muy interesante en general. En mi opinión son monedas que no alcanzan la excelencia (es complicado alcanzarla en este periodo) pero se mantienen en una calidad muy buena en general que las hacen dignas de buenas colecciones. Me han sorprendido dos piezas que harán las delicias de los coleccionistas de variantes y errores: los 2 céntimos de 1911 con estrella *19 y las 2 pesetas de 1905 con la segunda estrella invertida. No se suelen ver estas piezas y mucho menos en la calidad que se presentan. La colección se remata con 95 monedas extranjeras, siendo la mayoría de ellas piezas de oro moderno que se venderán a peso o poco más. Después vienen un total de 80 medallas, de las cuales 65 de ellas son medallas de proclamación, que podrían juntarse con otras 54 que aparecen en la subasta por correo. No me siento capaz de juzgar el conjunto pero creo que hacen una bonita colección que seguramente tenga una buena aceptación por parte de los coleccionistas.

La subasta por correo vuelve a dar un repaso a la historia de la numismática. Este repaso es más amplio pero incluye monedas de menor calidad, como es normal. Entre ellas destacan los 130 denarios imperiales precedidos de otros 35 republicanos. También son interesantes los jetos de los Austrias que aparecen, que seguro que hacen las delicias de los coleccionistas de estas piezas, así como unos raros 5 reales en latón plateado de la Guerra de los Segadores. Los coleccionistas de El Centenario de la Peseta también harían bien en mirar la subasta porque hay un total de 369 lotes en calidad más altas de lo que es normal en una subasta por correo. Finalmente, hay 54 medallas de proclamación y otras 100 de otras efemérides, así como 80 billetes sin demasiada relevancia en general.

dracma de Roses

3 Comentarios

  1. Daido's 2 años hace

    ¿Ya se sabe si habrá algún funcionario haciendo de las suyas? http://www.boe.es/boe/dias/2015/12/10/pdfs/BOE-A-2015-13418.pdf

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 años hace

      Pues no tengo ni idea, pero ya se está poniendo pesada la Administración Pública con sus compras en subastas. En las dos últimas ha ido a pescar.

  2. Juan Antonio 2 años hace

    Espero que al menos no hagan publicidad de ello, como lo hacen las autoridades de las islas Baleares, que se nota que son muy listo o muy tonto, la verdad, no se que opinar.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*