Errores correlativos

Errores correlativos

Uno de los errores más comunes en la fabricación de monedas es que se rompa el cuño y que esto provoque la acuñación defectuosa de las monedas. Estas roturas de cuño generalmente se plasman en las monedas en forma de excesos de metal. La razón es que el cuño se resquebraja generando ciertas grietas que son plasmadas en la moneda en negativo, por lo que aparecen esas líneas o puntos de exceso de metal.

Hoy en día las monedas tienen unos controles de calidad tales que es muy complicado que haya cuños con roturas importantes porque en cuanto se detectan se reemplazan. Por eso los coleccionistas de errores en euros deben hilar muy fino. Pero no siempre fue así. En los cobres de acuñación automatizada y en las monedas de Franco es fácil ver excesos de metal que se producen por una rotura del cuño.

Lo normal es que un cuño no se rompa de un momento a otro. Un cuño se va resquebrajando y va rompiéndose según va acuñando más monedas hasta que ya se considera que está lo suficientemente defectuoso como para tener que cambiarse. Por eso hay monedas que tienen pequeños excesos de metal mientras que otras tienen unos excesos de metal muy evidentes. Lo divertido entonces es encontrar los “errores correlativos”, que son monedas que salen de un mismo cuño según éste se va rompiendo de manera que se aprecia el proceso de rotura del troquel.

Mi amigo José María Marín ha tenido la gentileza de proporcionarme un buen ejemplo de estos errores correlativos. En este caso se trata de una moneda de Juan Carlos I: las 25 pesetas de 1998, dedicadas a Ceuta. Os podéis fijar cómo el exceso de metal que aparece debajo del santo se va haciendo cada vez más pronunciado. Esto es debido a que esas monedas salieron del mismo cuño y éste estaba cada vez más roto:
25 pesetas 1998 Ceuta

25 pesetas 1998 Ceuta

25 pesetas 1998 Ceuta

25 pesetas 1998 Ceuta

Otro ejemplo lo pudimos ver en la última subasta de Ibercoin. En este caso aparecieron tres lotes consecutivos con tres monedas de 4 maravedíes de Jubia de 1847 en una calidad bastante alta. Os podéis dar cuenta cómo el reverso de las monedas permite ver cómo se va rompiendo el cuño:

4 maravedís 1847 Jubia

4 maravedís 1847 Jubia

4 maravedís 1847 Jubia

Ni qué decir tiene que este tipo de monedas son muy queridas por los coleccionistas de errores. Lo que pasa es que es bastante complicado encontrarlas, sobre todo en altas conservaciones. Tampoco son monedas muy comerciales y ahí reside la dificultad de hacerse con ellas para la colección: seguramente sea uno mismo quien tenga que encontrarlas haciendo la gallina. No supondrán mucho esfuerzo económico pero sí una enorme dedicación.

7 Comentarios

  1. coinhead 2 años hace

    Los gringos lo llaman progresiones. Y sube mucho el valor de un juego de progresivas.
    Al resquebrajarse el cuño (rajarse) (Die crack) la raja pasa a positivo en la moneda.
    Al faltar un trozo de la cara del troquel (romperse), se producen pegotes, los pequeños se llaman die chips, y los grandes se llaman cuño descantillado (CUD). Esta rotura se reflejan como un pegote, cuanto más grande mejor.

    http://www.bencoins.com/errores/errores.htm

  2. Athalbert 2 años hace

    No es un santo…
    Es la virgen de África

  3. M.A. 2 años hace

    Un caso muy conocido en moneda antigua es el as bilingüe de Saetabi. La rotura de cuño que se produjo en algún momento de su producción, hizo que a la figura del anverso se le fuera creando un exceso de metal que por la situación en la que estaba, se asemejaba a una barba.

  4. Lanzarote 2 años hace

    Aúna dos elementos interesantes de esta afición, el primero es nos hace preguntarnos por el proceso de acuñación, la génesis de la moneda, y lo segundo es que permite a los aficionados hacernos con colecciones interesantes sin tener que gastar mucho dinero, y de ahí el mérito.

    El dinero no lo es todo para conseguir una colección interesante (aunque ayuda mucho…)

  5. Pedro I 2 años hace

    La Virgen de África, patrona de Ceuta.

  6. Abraham 2 años hace

    El real de a 8 de Carlos IV potosino que se comenta en el tema de la última subasta de Ibercoin en imperio numismático es un claro ejemplo, ese exceso de metal ya lo he visto más veces, aunque los tintes que toma dicha conversación no son los adecuados…

  7. Jaume 2 años hace

    Buenas noches, supongo que estas piezas vendidas sin la correlación valen mucho menos que una sin desgaste de cuño, pero curioso si que es poder ver este tipo de monedas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*