Hay que tomarse las monedas con calma

Hay que tomarse las monedas con calma

Ha habido varios comentarios en el blog que se quejan de que hoy en día hay que saber de muchísimas cosas para poder disfrutar de la numismática. Son muchos los que se interesan exclusivamente por los aspectos históricos y estilísticos de las monedas, pero resulta que en este blog y en otras publicaciones se habla de mucho más: mercadotecnia, inversiones, tecnología, web social, análisis XRF, legislación, pedagogía… un sinfín de temas, cada cual con su propio vocabulario, que parece que haya que comprender para poder disfrutar de nuestras monedas.

Nada de eso.

Hay varios motivos por los que aparecen tantos temas diferentes en el blog. El primero de ellos es porque a la numismática nos podemos aproximar desde diferentes puntos de vista (en mi opinión se pueden englobar en tres: histórico/artístico, coleccionismo e inversión), teniendo cada uno de ellos una prespectiva totalmente diferente de las monedas en sí; el segundo es que a mí me gusta personalmente tener una visión holística de las materias que estudio y siempre intento relacionar aspectos aparentemente disjuntos, por lo que disfruto mucho relacionando la numismática con otros temas; la tercera es porque hay muchos comentaristas que son expertos en aspectos concretos y que dan al blog un valor añadido esencial. En muchas ocasiones yo no hago más que citar un tema y se genera un debate alrededor de ello que sobrepasa con creces mis conocimientos al respecto. No hay mejor manera de aprender.

Pero eso no significa que haya que saber de todo lo que aparece en el blog, ni en ninguna otra publicación, para disfrutar de las monedas. Quizá una analogía me ayude a explicarme mejor:

La inmensa mayoría de los aficionados al balompié simplemente disfrutan viendo a su equipo jugar los fines de semana y siguen más o menos la evolución de la clasificación de la liga en cuestión. Ya está. Nadie puede decir que no disfruten del balompié porque lo hacen como el que más. Ahora bien, hay algunos aficionados que van más allá e intentan entender el mercado de fichajes, lo cual seguramente les haga preguntarse por los aspectos económicos que hay detrás de cada movimiento de jugadores y el marco legal que permite mover millones y millones de euros pagando a Hacienda menos que un kiosko de chucherías. Otros quizá se pregunten por las diferencias entre jugadores y quizá acaben analizando los procedimientos de preparación física que lleven a cabo en distintos equipos. Otros pueden estudiar los cambios sociales que han llevado a que hace unas décadas los futbolistas fuesen tipos peludos y sudados, mientras que ahora los que meten goles son chicos guapos que venden colonias.

Como veis, el que quiera entender el balompié -o cualquier otro tema- de manera holística se verá obligado a relacionar un montón de aspectos aparentemente disjuntos. Pero eso no significa que sea necesaria ninguna preparación especial para disfrutar de las victorias del equipo de cada cual. Estoy seguro de que si vamos a Cibeles el día que el Madrid gana un título y preguntamos a los asistentes, pocos sabrán responder sobre los aspectos más básicos de la preparación física de un futbolista. Como es normal.

Pues con la numismática lo mismo. El que quiera tener una colección de monedas interesante y disfrutar de ella no tiene más que adquirir monedas a un comerciante de confianza (para evitar falsas) y hacerse con algo de bibliografía que le permita entender los aspectos más básicos de esas piezas (el comerciante le informará al respecto). ¡Ya está! Si más adelante quiere profundizar en algún aspecto concreto, pues estupendo; si no, no pasa nada: puede seguir disfrutando como el que más.

Al que no coleccione piezas muy exclusivas y compre con un poco de sentido común va a ser muy difícil que le cuelen una falsa, así que se puede olvidar de todo el tema de las falsificaciones si le apetece. El que no gaste un dinero significativo en las piezas que adquiera y vea la numismática como una simple afición tampoco debería preocuparse por los aspectos de mercado. El que coleccione euros o monedas bimetálicas del mundo por mero entretenimiento tampoco tiene por qué preocuparse de los aspectos históricos más allá de entender los motivos que aparecen en las monedas. El 90% de los coleccionistas o más caen en estas categorías. Lo que pasa es que el 10% restante somos los más activos en la Web.

En esta entrada quisiera comentar una última cuestión referente en exclusiva a este blog puesto que está en cierta forma relacionada con lo anterior: algunos lectores que se inician en la numismática me han dicho que el blog está muy bien pero que a veces cuesta seguirlo puesto que el nivel es alto y hace falta bastante conocimiento previo para seguir las argumentaciones. Además, presenta problemas a los que muchos coleccionistas no se han tenido que enfrentar. Esto se debe a la propia naturaleza del blog: se trata de un blog que avanza sobre tierra quemada. Las publicaciones del blog muestran mi propio aprendizaje y han aumentado de nivel en la medida en la que yo he ido aprendiendo. Hay otras publicaciones que vuelven recurrentemente sobre los mismos temas, mientras que aquí dedico unas entradas a un tema para que dicho tema vaya madurando y una vez que los argumentos ya son sólidos no vuelvo sobre él, puesto que entiendo que la comunidad ha alcanzado un consenso al respecto. Por eso invito a quienes empiezan a seguir el blog desde el principio para sentirse menos perdido aunque sé que lo normal en los blogs es leerse las últimas publicaciones.

Esta desventaja del blog, que como digo es intrínseca a la naturaleza del mismo, intento paliarla en la medida de lo posible poniendo enlaces a entradas anteriores donde se describen con más detalle algunos argumentos. Otra opción sería recopilar en un libro una guía para iniciarse en la numismática, donde recoja el «conocimiento básico» que hemos aprendido en este blog. Lo que pasa es que dicha guía me llevaría aproximadamente tres meses de trabajo extra así que no es realista que la vaya a poder escribir mientras trabaje 40 horas a la semana en la universidad y 10 horas más para la numismática.

Las monedas que ilustran la entrada son dos piezas de Felipe II acuñadas en cecas no tan comunes. Se tratan de un doble sou de Perpiñán y cuatro reales de Valladolid. Las saca a subasta Áureo & Calicó.

 

16 Comentarios

  1. Autor
    Adolfo 4 años hace

    Por cierto, me encuentro haciendo una ruta en coche por la Letonia rural y profunda. Es probable que en las próximas 48 o 72 horas no tenga conexión a Internet. Pero los comentarios siguen abiertos.

  2. JUAN CARLOS MONZÓN ESPIGA 4 años hace

    Adolfo, soy un coleccionista veterano (si a 30 años coleccionando se le puede llamar así) y puedo decir, sin que me ruborice por ello, que he aprendido más en estos años de tu blog que en toda mi anterior vida de coleccionista. Y anteriormente aprendí mucho, y fui a convenciones, y asistí a subastas, y compré grandes piezas a grandes comerciantes. Sin embargo, nadie me profundizaba en los temas como lo has hecho tú y el resto de comentaristas. Parecía como si no les interesara que aprendiese. Además, el hecho de vivir en una provincia del extrarradio no me permitía contactar a diario con gente de mi afición y cuando lo hacía, todos estaban a un nivel muy inferior al mío, con lo que los avances ya eran casi mínimos. Hasta que descubrí este blog. La claridad y profundidad de las ideas aquí tratadas, casi siempre, es envidiable. Cuando algún tema me parece demasiado profundo o complejo (bien porque creo que no ve va a ayudar mucho o porque, simplemente, no me interesa) paso página y a esperar al siguiente capítulo. Así que enhorabuena por tu esfuerzo y quehacer diario. Has hecho más por la numismática que muchos miles de comerciantes y coleccionistas en años. Solo puedo decirte, gracias y sigue así. Un saludo.

  3. Adolfo: Me parece perfecto tu blog. Los coleccionistas de numismàtica no nacen, se ‘hacen’. Hay que conocer la historia. Y entonces seguir con la moneda sus avatares. El señor que compra monedas sin estudiarlas no es un coleccionista. Es un acaparador de metal acuñado. Os emplazo a que además de monedas compréis libros que os permitan disfrutar de ellas i adelantar en el conocimiento de las mismas juntamente con la historia. Gracias Adolfo.

  4. Corvera 4 años hace

    Mis oponiones coinciden con las respuestas anteriores. Con el señor Monzón en particular cuando dice «paso página», a mi me ocurre cuando tratas de billetes o de euros. No pasa nada, a esperar la siguiente ntrada. Con el señor Pellicer coincido especialmente en los libros, tengo bastantes y sigo comprando. Ahora mismo estoy esperando uno en holandes y otro en alemán. No me importa el idioma, cuando tratan de numismática, las imagenes y los datos son entendibles y ademas es cuestión de tener un diccionario a mano. Seguimos esperando tus entradas. Un saludo

  5. Juan Luis 4 años hace

    Con las monedas mientras más las miras más motivos encuentras para continuar. Los libros, evidentemente,motivan la continuación. Siempre estoy yendo y viniendo con las monedas. Los cartoncitos protectores de las monedas son minis enciclopedias, están plagados de detalles y asociados a esas monedas. Nunca se términa si existe interés. Estoy muy de acuerdo que el coleccionismo es una cosa que requiere esfuerzo implicito y lo otro donde no se interesa por la historia y asociados es un acaparamiento de objetos con otros intereses diferentes.
    Saludos

  6. Lanzarote 4 años hace

    Bueno, en este caso, y mira que mi forma de coleccionar coincide, más o menos, con la de los comentaristas de arriba, decir que coincido con Adolfo en el sentido de que para disfrutar de esta afición no hace falta tener muchos conocimientos sobre la materia, vamos, que se puede disfrutar siendo un simple acaparador de metal, por qué no?, cada uno lo disfruta a su manera.

    Yo disfruto adentrándome un poquito más en la intrahistoria de las piezas, en su contexto histórico, en su método de acuñación. Ya eso de la rareza de la pieza me importa menos. La exclusividad no es lo mío. Me gustan muchas monedas exclusivas, pero no por su exclusividad, «ajolá» se hubieran acuñado «minolles» de segovianas tipo «omnivm» de a 8 e inundaran el mercado, al precio de tres sandías… Pero no es el caso, una pena.

    Pero se puede disfrutar coleccionando con la única motivación de tener la mayor cantidad de monedas bimetálicas, o de monedas de 10 pesetas, o vete a saber. Cada uno con lo que le haga disfrutar. Que no decaiga la fiesta!!.

  7. Andrés 4 años hace

    No quiero pasar por talibán ortográfico pero se escribe «balompié». Por lo demás y como siempre, gran entrada, da gusto seguir este blog.

  8. Coincido con la opinión de Adolfo, hay muchas formas de coleccionar, se comienza por chatarrilla, acabas metiéndote con piezas históricas y pasas de acumular metal a intentar estudiar la historia de la época. Para los que somos de «ciencias» al principio resulta duro, pero después de un aprendizaje, usando los muchos medios que pone la tecnología a nuestro alcance, ya no se entiende la numismàtica fuera de este contexto histórico.

  9. Pedro I 4 años hace

    Hola a todos: suscribo los comentarios anteriores. El blog tiene un trabajo detrás enorme, que es posible por la fuerza de voluntad de Adolfo, también por su magnífica formación, su buen tino para elegir los temas…pero lo que quizás atrae más es la pasión contagiosa de Adolfo por la numismática. Y, creo que otro de los atractivos del blog son los comentaristas. Algunos de los «tertulianos» son de lujo.
    Lo que menos me gusta es cuando se derivan los artículos o los comentarios hacia visiones ideológicas y políticas.
    Reitero mi agradecimiento a Adolfo y a los comentaristas, que hacéis posible que esta afición no sea tan solitaria.

  10. Autor
    Adolfo 4 años hace

    ¡¡Qué comentarios más buenos!!

    @Juan Carlos, muchísimas gracias por los halagos. No deja de sorprenderme cómo este blog puede ser interesante para profesionales y coleccionistas expertos (sí, 30 años de experiencia son suficientes) que saben más que yo. Supongo que el truco no está tanto en lo que yo escriba sino en mantener un espacio de reflexión conjunta con cierta calidad.
    Juan Carlos y yo nos conocemos personalmente y a mí me parece obvio que es un coleccionista mucho más experto que yo. Hace 30 años a mí me sostenían en brazos.

    Por la parte del debate, lo primero que hay que decir es que los que habéis comentado la entrada no sois a quien va dirigida (lo cual no significa que vuestros comentarios no sean útiles, sino todo lo contrario). Vosotros formáis parte de esos aficionados muy interesados en la numismática y activos en las redes sociales; no sois esos aficionados esporádicos que se acuerdan de las monedas una vez cada cuatro o cinco días.
    Yo sigo pensando lo mismo que defiendo en la entrada y lo que han comentado Lanzarote y el Arcón del Coleccionista: un aficionado puede no profundizar en las monedas que colecciona (o que ve) y disfrutar mucho con ellas. Es lo que hago yo con la pintura o con el cine, por ejemplo. Los aficionados más interesados generalmente van más allá y buscan el disfrute de manera un poco más «profunda». Pero en la vida no hay tiempo para todo y el que dedique a las monedas una hora semanal también puede disfrutar mucho esa hora.

    @Andrés, corregido. Gracias.

    Saludos,
    Adolfo

  11. Juan Antonio 4 años hace

    Con tu blog hemos aprendidos muchos, no sé que dificultad tendrá un principiante en estos momentos( mucha información, …). Yo lo descubrir a finales de octubre del 2011 por un artículo(me pareció el más interesante) y ,desde entonces, soy un asiduo al blog.

  12. Rullan R. Winters. 4 años hace

    Hola Adolfo,y, hola a todos! Ante todo,quiero darte las gracias por tu Blog,del cual he aprendido mucho.Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios de los companeros,que,verdaderamente se han expresado mucho mejor que yo.Antes de despedirme,y, sin intencion de ofensa para nadie (En Espana),me gustaria que algun dia imprimieran en Espana el equivalente al CDN Graphs,Historic Greysheet Bids. Aunque se limitaran a las monedas de 8 Reales solamente. Mis disculpas a ti, y, a todos si cause ofensa alguna, que de ninguna manera fue mi intencion. Contrastando lo anterior con los catalogos que recibo de Heritage, Stacks, y algunas Casas Subastadoras de Espana,si, los catalogos son muy bonitos,y,me gustan,pero,como tu mismo comentaste en una entrada anterior,encontrar el valor estimado de una moneda de 8 Reales,en un catalogo,es una cosa,(Enfasis: Estimado),encontrar: Grade,Historic High ($ y Fecha), Historic Low ($ y Fecha),la grafica de una moneda (por ejemplo:1878 8TF Morgan$1),con 6 grados diferentes en una sola pagina Les envio un afectuoso saludo a todos! Rullan R. Winters.

  13. Autor
    Adolfo 4 años hace

    @Juan Antonio, muchas gracias. Ya son años leyendo…

    @Rullan… aich!!! las Greysheet Bids… ¡¡quién pudiera tener algo así de la moneda española!!
    Un día podríamos hablar de ellas para que los coleccionistas vean lo que hay al otro lado del charco.

    Saludos,
    Adolfo

  14. Juan Antonio 4 años hace

    Y los que me quedan, gracias al blog y a sus comentarios, he cambiado mi forma de coleccionar. Ahora disfrutó estudiando el contexto histórico, artístico, … observó muchos las fotografía que salen en la subasta, los precios. En fín, este lugar me ha abiertos más horizontes y con ellos cada vez que vez una moneda, la saboreo mucho más

  15. Juan Antonio 4 años hace

    Cada vez que veo

  16. lohengrin 4 años hace

    Hola Adolfo, sigo tu blog desde el año pasado y si no escribo nada es porque de momento poco más puedo aportar entre tanto “tertuliano de lujo”. Hoy te escribo no solo para felicitarte por esta última reflexión sobre nuestra afición, sino también por todo tu trabajo de divulgación hasta la fecha.
    Por cierto, gracias a esta entrada he descubierto las GCD Greysheet Bids…! Como culturilla general, también celebraría que tuviésemos algo similar en España. Y si no lo tenemos, puede ser por lo siguiente:
    1) Volumen de mercado. Solo hay que comparar el número de lectores potenciales en USA y en España.
    2) Perfil del coleccionista. Por lo poco que he visto, las Greysheet Bids me parecen un mix entre kitco.com y la numismática. Es decir, una publicación enfocada hacia un coleccionista más inversor. Y sospecho que tanto en este blog como en otros foros que visito, ninguno (o casi ninguno) encajamos tanto en este perfil, numismáticamente hablando.
    Por otro lado, sí que cuesta creer, como decís, que no exista nada equivalente para los 8R y en especial los columnarios. Siendo estos apreciados en casi todo el mundo.
    Saludos!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*