Crónica de Numismata Munich 2015

Crónica de Numismata Munich 2015

El pasado fin de semana he estado en Munich en la convención Numismata. Se trata de una de las grandes ferias numismática a nivel de Europa y yo me lo he pasado muy bien a la vez que he aprendido un montón.

Mi convención particular comenzó el viernes por la noche, cuando quedé para cenar con Aeternitas Numismatics. Estuvimos hablando más de cuatro horas sobre el panorama numismático actual y sobre cómo veíamos la situación. Fue un intercambio de impresiones más que fructífero del que aprendí mucho. Siempre se agradece obtener la opinión sincera de un profesional y más cuando me encargo de un blog como éste. Tengo la suerte de haber recogido muchas opiniones diversas, pues son mi principal fuente de información.

La convención propiamente dicha comenzó el sábado. Yo llegué por la mañana nada más abrir, que es cuando hay que llegar a las convenciones. El lugar de la convención era muy grande, dos hangares enteros llenos de mesas. La inmensa mayoría de los presentes eran europeos aunque se podía ver alguna casa americana o incluso asiática. Como es normal, casi todos las mesas eran de comerciantes que vendían monedas. Esto es una diferencia importante con la convención de Berlín, donde están presentes muchas casas de monedas y otras empresas de material numismático (una y dos, más la precuela). Digamos que en Munich todo el mundo estaba centrado en vender al coleccionista o a otros comerciantes mientras que en Berlín había muchas empresas que se centraban en la promoción de sus productos. Eso no evita que en Munich también hubiera algunos presentes que no vendiesen monedas, como MA-ShopsPCGS, Coins Weekly, Leuchtturm o una curiosa empresa italiana que vendía unos monetarios preciosos. Os dejo una foto porque realmente merece la pena verlos.

Yo diría que la mitad de las monedas que se veían en la convención eran piezas de la Edad Moderna europea (siglos XVI al XIX). Como es normal, cada comerciante traía monedas de su propio país y alguna otra con buena salida internacional. Había mucha presencia de moneda centroeuropea. También había bastante presencia de moneda italiana y alguna pieza inglesa. La moneda española no la tenían más que los comerciantes de nuestro país, salvo patagones y ducatones, que se podían encontrar fácilmente entre los comerciantes alemanes. Eso sí, no vi ninguno que me llamase especialmente la atención.

La moneda antigua (Grecia y Roma fundamentalmente) también tenía una amplia presencia en la convención. Muchos de los comerciantes traían moneda antigua por tener una fácil salida internacional. Tampoco faltaban algunos comerciantes que llevaban exclusivamente monedas antiguas, sobre todo comerciantes de Bulgaria o de otros países de Europa del Este. Se ve que por Tracia sigue habiendo más oferta que demanda de moneda clásica.

La moneda medieval era prácticamente inexistente. Muchos comerciantes españoles llevaban algunas doblas de la banda sevillanas (ya hablaremos de ello en otra entrada) y también había algún comerciante francés con esas piezas de oro medieval que tanto nos gustan a todos. No parece que suscitasen mucho interés.

Euros no había muchos si tenemos en cuenta que la convención era en Alemania, un país donde se coleccionan muchísimo. Supongo que sea debido a que las mesas de la convención eran bastante caras y no creo que compense dedicarse a vender exclusivamente euros porque el beneficio por venta no es muy grande y no había muchos coleccionistas finales en esa convención. Pero sí que había algunos comerciantes que llevaban monedas antiguas y también algunos euros. Como no podía ser de otra manera, los que más interés suscitaban eran los euros de Andorra. Las carteras se vendían a unos 125 euros y se acabaron a primera hora de la mañana. Las series desde 5 céntimos a 2 euros se vendían por 20 euros (las monedas de 1 y 2 céntimos solo se han emitido para carteras oficiales) y las monedas de 2 euros sueltas se vendían por 10 euros. Me siguen pareciendo muy caras pero la verdad es que se vendían como churros.


Hablando de euros, la Casa de la Moneda de Lituania sacó una cartera especial de euros exclusivamente para la convención (fotos de arriba). La tirada fue limitada a 400 carteras y yo me hice con una de ellas (solo se podía comprar una por visitante). Yo no tengo ningún interés en los euros lituanos pero la compré para hacer una gracia a algún lector del blog. Quien la quiera no tiene más que dejar un comentario en este mismo hilo y yo me pondré en contacto con él para mandarle la cartera después de que me transfiera 22 euros a una cuenta corriente (los 16 euros que me costó más 6 euros de portes desde Estonia). Supongo que sea una buena oportunidad para los coleccionistas de euros, puesto que se harán con una rareza por mucho menos de lo que les costaría un viaje a Munich. Se la lleva el primero que ponga un comentario queriendo la moneda, teniendo preferencia los comentaristas habituales. Si en un par de días ninguno de quienes soléis comentar la quiere se la lleva el primero que lo haya dicho aunque sea la primera vez que se pasa por el blog.

También me tuve que encontrar con horrores como el siguiente, que no pueden ser debidos más que a alguien con un sentido de la estética un tanto desviado:

Varios comerciantes se centraban en los billetes internacionales, incluyendo varios numismáticos españoles. Parece que cada día hay más coleccionistas de estos billetes alrededor de toda Europa. Eso es muy bueno para ICG y era patente en la convención ya que, a pesar de que el personal de ICG no estaba presente, había varios puestos que tenían billetes graduados por ellos. Entre ellos Alex Mejía, un comerciante francés de origen colombiano con quien estuve hablando un rato. Os dejo una foto de su puesto, lleno de billetes graduados por ICG.

Había unos cuantos puestos de comerciantes españoles. A todos ellos les propuse hacerles una foto y que apareciesen en el blog. Publicidad gratuita, ya veis lo majo que soy. Ante esa pregunta el salto generacional era evidente: mientras que los más jóvenes estaban encantados de aparecer en la foto, los más experimentados consideran que su clientela no está en la Web y prefieren quedar en el anonimato. Los que quisieron aparecer fueron los siguientes.

Jesús Ruiz, un comerciante valenciano que últimamente se centra bastante en moneda griega. Seguro que quienes soléis ir a convenciones ya le conocéis.

Numismática Alcover, otros comerciantes de Valencia. Me dijo que últimamente está trabajando bastante el billete internacional. También tenía una curiosas monedas de plástico de Trasniester, de las que yo había oído hablar en el divertido blog de José Ramón Vicente. No es que tengan demasiado interés histórico, pues son monedas actuales emitidos por un Estado que no está reconocido como tal por la mayoría de los países, pero cuestan tres eurillos de nada y no dejan de ser una curiosidad. Os dejo una foto de ellas también.

Pietro Anoè, de Barcelona, puso una mesa con Miró. En este caso a Miró le representaba su hijo (es decir, el tercer miembro de la saga de numismáticos de Alcoy). Siempre es un placer hablar con Pietro y también me encanta conocer a los jóvenes que tienen la suerte de contar con buenos maestros en su casa para continuar con el negocio familiar. Creo que a estos chavales les va a tocar un papel difícil puesto que deben ser capaces de combinar la experiencia de sus padres y abuelos con las nuevas estrategias de márquetin. Mi impresión es que muchos no lo conseguirán porque se están limitando a imitar a sus antepasados (¡qué aburrido para un joven! ¿no?) pero a algunos se les ve con ganas de probar nuevas cosas.

Por parte de las ventas, pasa como en todas las convenciones: unos te dicen que muy bien y otros te dicen que muy mal. Creo que la impresión general es que las ventas se les dieron bien y todos estaban más o menos contentos tanto el sábado como el domingo (me encontré a varios en el aeropuerto). Todos coincidían que había menos gente que años anteriores, en los que muchas veces no se podía ni andar, según me dijeron. También me dijeron que en el segundo día de la convención hubo mucha más gente que en el primero y que se vendió muy bien. Esto es algo sorprendente porque, en general, las convenciones solo suelen tener visitantes el primer día por la mañana. Sinceramente celebro que les haya ido bien y que el comercio numismático siga en plena forma.

Mis compras fueron muy humildes. Además de la cartera adquirí un par de libros sobre moneda europea medieval y renacentista. No los he leído todavía pero no parecen ser libros que yo recomendase, pero eran baratos y seguro que me sirven de inspiración para alguna entrada.

Me marché de la convención el sábado un poco antes de que cerrasen. Ya llevaba siete horas allí y estaba cansado. El domingo no fui porque tampoco es que fuese a ver nada que no hubiese visto ya. Preferí visitar las dos pinacotecas principales de la ciudad: la “vieja pinacoteca” y la “nueva pinacoteca“. Fue una pena que la vieja pinacoteca estuviese reformándose y que la mitad de las salas estuvieran cerradas, incluyendo las que exponen la colección del barroco español. Pero había algunas obras maestras, entre las que destacaban un par de ellas de Durero, algunas obras italianas del siglo XVI o el cuadro de Marinus van Reymerswaele “El cambista y su mujer”, que seguramente todos los aficionados a la numismática conozcáis. En él se distinguen perfectamente algunas de las monedas representadas: se tratan de escudos portugueses y de un doble excelente segoviano (la marca de ceca es evidente) de los Reyes Católicos. Está claro quién tenía el oro en el siglo XVI. La nueva pinacoteca tenía bastantes cuadros de relleno, creo yo. Pero en ella se puede ver un Turner precioso, algunos Goya excelentes, una docena de cuadros impresionistas más que sobresalientes y cuatro cuadros de Van Gogh que ya en sí mismos justificarían un viaje a Munich.

Los comerciantes me animaban a que estuviese mañana en la convención de la ANE en Barcelona, igual que fui los dos años anteriores (2013 y 2014). Desde aquí os animo a ir a la convención de la ANE donde estarán muchos de los principales comerciantes españoles y donde seguro que podréis conocer a muchos otros coleccionistas. Me hubiera encantado pero no es posible viviendo en la otra punta de Europa. Más aún cuando acabo de llegar a casa después de tres días de reuniones maratonianas en Helsinki. Por si no os lo creéis, os dejo una foto que me tomé hace un par de días andando de noche por un parque natural en Finlandia con raquetas en los pies. La cara de susto era por si aparecía un oso.

20 Comentarios

  1. ager 3 años hace

    Pues creo que voy a ser el primero en querer esa cartera. Tienes mi correo asi que si te pones en contacto conmigo para decirme el numero de cuenta donde ingresar será un placer librarte de la cartera lituana :)

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Pues ale, todo dicho. Te mando el mail y… adjudicado.

      Me alegro de que se la lleve alguien con quien tengo una relación desde hace años :)

  2. Athalbert 3 años hace

    ¿No sabrás el nombre de los fabricantes italianos de esos monetarios, verdad?

  3. Pietro 3 años hace

    @Athalbert los monetarios son de la empresa Zecchi de Firenze. Contactame si quieres, tengo de sobras o te pongo en comunicacion con el hijo de Zecchi.

    • Athalbert 3 años hace

      Pietro y César, muchas gracias; por ahora estoy viendo precios, calidades etc…
      Aunque soy consciente de que en estos momentos no me puedo permitir lo que quiero.
      :D :D :D :D :D

  4. Pietro 3 años hace

    De todas las convenciones de Numismata, la de Muenchen es la que más se puede considerar un evento social. Frankfurt es más comercial.
    Por la cercanía geografica, son los italianos que hacen la parte del león. @adolfo te enseñé la mesa del mejor comerciante europeo de solidos, te acuerdas? Es una maravilla!!! Otra cosa… Por Tracia no hay solo hallazgos, sino …. Laboratorios!!!!

    • dosmundos 3 años hace

      Fue la primera cosa que llegó a mi mente, y ni colecciono moneda antigua!

  5. Juan 3 años hace

    Muy buen artículo Adolfo. Gracias por poner imágenes a una convención de este calibre. Lo encontré muy interesante. Los monetarios preciosos. Las de transnistria están dentro de ese grupo de monedas curiosas como las “guitarras-moneda de Somalia que visten una colección y son curiosas al menos de enseñar a las visitas. Añadir que ese comerciante Valenciano del que hablas se llama José Ruiz. Si no me engaño en la pasada convención a mí XD.
    Ten cuidado con los osos que esos no entienden de Ducatones ni atienden a razones.
    Un saludo

  6. sierramadre 3 años hace

    Me ha encantado la ampliación del cuadro del cambista y su mujer, nunca habia pensado que se pudiera apreciar que tipos de monedas aparecen.

    Respecto a los monetarios es algo que me apasiona, tanto, que no me gustan los actuales de tipo industrial que se ven a la venta, yo llevo 6 meses haciendo el mio, el dia que lo acabe si monetizo el tiempo invertido valdra mas que todas las monedas que albergue. Jeje.

    Un saludo.

  7. dosmundos 3 años hace

    Lástima que no visitaste el museo numismático “Staatliche Münzsammlung”, que sí vale la pena:
    http://www.staatliche-muenzsammlung.de

  8. Autor
    Adolfo 3 años hace

    Es curioso que os llamen la atención los monetarios. Lo malo es que comprarlos desde España saldrá muy caro por los portes. Luz del Faro también vende monetarios muy chulos y de buena calidad, mandándolos desde España (ojo a la cuña de publicidad descarada que me he marcado, pero es verdad).

    @Juan, yo creo que se llamaba Jesús. Así lo dejo hasta que alguien confirma o desmienta.

    @sierramadre, cuando tengas acabado el monetario mándanos unas fotos para dar envidia al personal. Yo soy un manazas, así que ni intentaría hacer algo así.
    Los retratos de prestamistas que se pueden ver en el Prado y en la National Gallery también muestran claramente de qué monedas se tratan: https://themathematicaltourist.wordpress.com/tag/counting/page/3/

    @dosmundos, se dieron dos extrañas circunstancias por las que no visité ese museo.
    La primera de ellas es que no “hice los deberes” y no me estudié bien la ciudad antes de ir. La razón fue simplemente que andaba bastante liado los días antes de ir a Munich.
    Pero sospeché que era razonable que en una ciudad así hubiese un museo de monedas. Así que fui a una oficina de turismo que hay en el centro y que se dedica exclusivamente a dar información sobre museos y castillos de Baviera (no es la que está en Marienplatz, que ésa es más generalista). Allí pregunté que si por casualidad había algún museo de un banco o alguno relacionado con la numismática. La chica me miró muy raro y me dijo que no había nada así. Luego me enteré que sí.

    De haberlo sabido me hubiera planeado para visitar el “Staatliche Münzsammlung” pero como tenía que elegir entre cuadros y monedas, elegí los cuadros. También debe estar muy bien el museo egipcio, con una muy buena colección de arqueología clásica. Y también estaría bien visitar el edificio donde se albergaba la ceca de Munich, una de las más importantes de Europa. Pero vamos, que no me preocupo demasiado porque Munich está a tiro de piedra y es una ciudad muy activa donde seguramente tenga más oportunidades de ir.

    Saludos,
    Adolfo

  9. Jose David 3 años hace

    muchas gracias Adolfo, lo has narrado de tal forma que casi siento que estuve allí, una vez más enhorabuena. Magnífico el detalle curioso de mostrarnos el doble excelente en el cuadro del cambista y su mujer, lo desconocía totalmente

  10. Juan Carlos 3 años hace

    Hola Adolfo,sabes cual es el título de otro cambista que sale en las subastas de Vico?
    Buen reportaje.No acostumbro a poner comentarios,pero sigo todos tu temas.Saludos desde Sevilla.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      No tengo ni idea. Ese cuadro solo lo he visto en los catálogos de Vico.

  11. fjph 3 años hace

    Bonita entrada Adolfo, me ha encantado el paseo por la Numismata de Munich

  12. Vicente 3 años hace

    Que envidia Adolfo, gracias a tus crónicas, todos podemos disfrutar un poco de estos eventos . Lo dicho estupenda crónica

  13. Intercove.es 3 años hace

    Muy interesante. Me ha encantado la cartera de euros de España (Madrid) por la rareza. No la había visto nunca. Me ha recordado a los típicos blísters que se venden sólo en convenciones y ferias, como esta cartera especial de euros 2014 con medalla de plata

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Eso no es ni una cartera rara ni es nada. Eso es un engendro hecho por vete-tú-a-saber-quién que no tiene nada de oficial ni el menor sentido numismático ni estético.

  14. Autor
    Adolfo 3 años hace

    Hablando de convenciones, ayer mismo hubo una en Jerez de la Frontera organizada por Rubén Pulido (Pulifil). Todo lo que he leído al respecto es que ha sido un éxito. Aquí tenéis una crónica: http://setenilhistoriaynumismatica.blogspot.com/2015/03/convencion-numismatica-jerez-de-la.html

    Saludos,
    Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*