Subastas de febrero y marzo de 2015

Subastas de febrero y marzo de 2015

Otra entrada dedicada a comentar el panorama numismático-subastil y las últimas subastas acontencidas en España. Como siempre, comienzo con las subastas que se han realizado y luego pasaré a comentar mi opinión sobre las subastas que vendrán:

La primera subasta del año la organizó Pliego el día 27 de enero. Decía que en esa subasta veía un progreso en lo que a la calidad de los lotes se refiere y, como no puede ser de otra manera, ese aumento de calidad se tradujo en que dichos lotes se vendieron a un precio muy razonable. Claro está que también había muchos lotes muy baratos sin apenas interés y como consecuencia el porcentaje de monedas vendidas fue bastante bajo.

La siguiente subasta fue organizada por Cayón el día 29 de enero e incluía una subasta de billetes y otra de monedas. La subasta de billetes creo que fue todo un éxito. Se vendieron prácticamente todos y a unos precios altos en general, subiendo algunos bastante de su precio de salida, lo cual no es raro porque en Cayón siempre se ponen precios de salida bajos. La joya de la subasta fue el billete de Fortuny que se remató en 40.500 euros. Me parece un remate altísimo aunque sea un billete tan raro, y más aún me extraña si es cierto que lo ha comprado un comerciante, como me han comentado.

En la parte de las monedas también se vendió casi todo. Se incluían muchos ejemplares muy comerciales, en calidades medias-altas, y en ese tipo de piezas es muy fácil predecir el remate. En cambio las monedas raras se les dio peor de lo esperado, creo yo. En la parte de la moneda castellana de oro estaba una dobla ecuestre de Burgos de Alfonso de Ávila que se remató en 7.500 euros y un enrique de la silla PA rematado en 13.000 euros. Esos son precios muy bajos que bien puede deberse a que ahora no está de moda esa serie. Para que nos hagamos una idea, el Enrique de la Silla PA apareció en la subasta Caballero, siendo entonces inédito y según Aureo, Mozo y Retuerce, se corresponde al periodo de insurrección de la Princesa Isabel. Se remató en 42.000 euros. Ahora Cayón no citó ni a Áureo ni a Mozo ni a Retuerce (autores de referencia en numismática castellana), publicaron lo que en mi opinión son unas hipótesis sobre esa moneda de lo más dispares, y venden la pieza por  35.260 euros menos de lo que Aureo la vendió hace 5 años y medio. No sé quién, pero alguien ha perdido bastante pasta.

Otras monedas raras tampoco hicieron grandes remates: las onzas macuquinas raras se vendieron a precios bastante normales, el duro de Zaragoza no se vendió, el cincuentín se quedó en 20.750 euros, el duro de Lima de Rincón se vendió a su precio de salida (aunque 30.000 euros me parece ya suficientemente alto)… Digamos que, en general, no está del todo mal pero tampoco está bien. Sobre todo si se comparan los remates de las monedas con los de los billetes de ese mismo día.

La siguiente subasta la organizó Áureo & Calicó el día 5 de febrero y casualmente me llama la atención justamente lo contrario: las monedas se vendieron muchísimo mejor que los billetes. La subasta especial de billetes que organizó Áureo estaba formada por billetes muy raros pero en calidades más bien bajas, habiendo estado muchos manipulados, como ya dijimos. Esto hizo que muchos coleccionistas se abstuvieran de pujar en muchos de los lotes clásicos y, aunque se vendió casi todo, los precios no subieron apenas del precio de salida. Lo que mejor se vendió fueron los billetes de la Guerra Civil, que probablemente sean los más interesantes desde el punto de vista histórico y que tienen muchos aficionados, y los billetes extranjeros, lo cual no deja de ser extraño porque que yo sepa Áureo no es una casa con mucha experiencia en billete extranjero.

De esto se pueden sacar varias conclusiones. La primera es que si comparamos los remates de Áureo y los de Cayón me parece obvio que estamos ante la enésima prueba más de que los coleccionistas prefieren calidad antes que rareza. Lo segundo es que las series que buscan un mercado local tienen poca salida en la actualidad porque la clase media española anda sin mucho dinero. El caso de los billetes españoles es un claro ejemplo, sobre todo si hablamos de billetes raros en baja calidad. Lo tercero es que si Áureo es capaz de vender altos incluso las series en las que no tiene mucha experiencia, como es el billete internacional.

En cuanto a las monedas, vuelvo a decir lo que llevo diciendo meses con las subastas de correo de Áureo: yo no sé qué pasa pero estos precios no son normales. A mí no me entra en la cabeza cómo puede haber gente que pague tanto dinero por unas monedas que no merecen especial mención en su inmensa mayoría. Tampoco entiendo por qué en Áureo los coleccionistas están dispuestos a pagar más dinero que en otras empresas por monedas que no son nada complicadas de encontrar. Quizá sea simplemente el prestigio de esta casa el que les anima a pujar de más o el creerse el más guay del barrio por comprar en Áureo. No lo sé.

La siguiente subasta acontecida en España vino de la mano de Pliego, quienes remataron una colección de unos 200 lotes el día 19 de febrero. El recorrido histórico de esta nueva colección fue más amplio que la de enero, pudiendo destacar algunos ejemplares interesantes en la moneda clásica, como un sólido de Honorio (vendido en 900 euros), o un par de trémises visigodos en calidades bajas que se quedaron sin vender. Pero por lo general la calidad de los lotes no era muy alta y en torno al 40% de los lotes se quedaron sin vender. Curiosamente las monedas y los billetes extranjeros se vendieron en su mayoría.

Cayón organizó otra subasta el día 23 de febrero. En ella aparecían 35 lotes que abarcaban desde Felipe III a Isabel II en los que solo había un par de piezas interesantes que, además, se quedaron sin vender. Luego aparecían algo más de 100 lotes de El Centenario de la Peseta en calidades bastante corrientes, aunque son piezas con bastante demanda que siempre pueden encajar a coleccionistas completistas o que busquen una colección para bolsillos como el mío. Ya sabemos todos que estas monedas son muy comerciales y que la estrategia de Cayón muchas veces es tirar los precios de salida, así que era obvio que se iban a vender su inmensa mayoría. No obstante los precios de remate me parecen bastante bajos en general. Solo por poner algunos ejemplos, las 25 pesetas de 1885 (18-85) y (18-86) se remataron en 650 y 1.300 euros respectivamente o los 10 céntimos de 1938 en 560 euros (¿será que los coleccionistas se han dado cuenta de que esos 10 céntimos pueden ser una fantasía?). Bien es cierto que algunas monedas me han sorprendido por su alto remate, como los 50 céntimos de Carlos VII (620 euros) pero en general me han parecido precios de venta bajos. También es cierto que se trataba de una subasta menor. Quizá sus remates fuesen más altos si arreglasen el famoso problema con Java en vez de mandar correos a sus clientes -que a mí ya me dan vergüenza ajena-. Especialmente cuando su principal canal de ventas se supone que es la Web.

La última subasta acontecida hasta ahora se dio el 26 de febrero y la organizó Martí Hervera junto con Soler y Llach. Se trató de una subasta que a mí me gustó mucho y se ve que no he sido el único coleccionista al que le ha gustado, puesto que los remates han sido muy buenos en general. Eso no significa que la mayoría de los lotes hayan subido mucho de precio: el estilo de esta casa de subastas es que los precios de salida no sean demasiado bajos, por lo que rara vez dejan margen a grandes subidas, si bien es cierto que pueden ocurrir en las monedas más raras.

Si vamos por partes, la moneda clásica se vendió en un altísimo porcentaje y el áureo de Augusto, que sin duda era la pieza estrella de esta sección, casi dobló el precio de salida. Los pocos trientes visigodos que tenían se vendieron bastante mal, al igual que el oro andalusí, lo cual es normal porque no hay mucho coleccionista últimamente y no eran piezas de especial relevancia. La parte medieval se vendieron mejor, sobre todo las monedas de la Corona de Aragón; Castilla fue más floja en general, aunque el raro dinerito de Fernando II de León hizo unos meritorios 2.700 euros de remate.

El plato fuerte de la subasta era la moneda española de los Austrias y, sobre todo, de los Borbones. Se vendieron la inmensa mayoría de los lotes y creo que a precios más que razonables. Hay que destacar que la colección de platas pequeñas de los Borbones se vendió prácticamente en su totalidad. Por destacar alguna pieza, el cincuentín de 1618 se remató en 21.000 euros, lo cual está muy bien para esa fecha, y la onza de Fernando VI “cara de perro” se fue hasta los 31.000 euros. También hay que destacar que se vendieron la mayoría de las monedas de los Borbones encapsuladas por PGCS a pesar de que su precio de salida era claramente alto. Esto me hace sospechar que hubo bastante público americano pescando en esta subasta porque dudo mucho que los coleccionistas españoles estén dispuestos a pagar ese extra hoy por hoy. Esta hipótesis mía también explicaría por qué casi ninguna de las monedas encapsuladas de El Centenario de la Peseta se vendieron, a pesar de que se remataron prácticamente todas las demás: es una serie dirigida a un público más local.

Por parte de la subasta por correo, ha ocurrido lo que siempre ocurre en esta casa: 3.500 lotes presentados y en torno al 80% de ellos rematados sin que haya grandes subidas porque las monedas no lo merecen. Nada nuevo bajo el sol.

Vamos ahora con las subastas que están publicadas para el mes de marzo.

La primera de ellas viene a mano de Jesús Vico el día 5 de marzo. En una web remodelada Vico presenta una doble subasta, en sala y por correo, más que interesante y que bien merece su estudio. Como es normal en esta casa, la parte de la numismática clásica viene muy bien servida con unos 200 ejemplares en unas conservaciones bastante altas en general. No es que haya ninguna moneda que sea la joya de la corona pero la mayoría de ellas encajarían a la perfección en cualquier colección. Por lo curioso quisiera destacar un lote de 20 kilos de monedas de cobre de los siglos II y III que sale a subasta por 12.000 euros. También hay un par de bronces paduanos (reproducciones renacentistas de monedas clásicas) que es algo curioso y que no se suelen ver en España.

La parte visigoda me llama mucho la atención, pues se incluyen algunas monedas muy raras, como el tremis de Sisenando de Tarragona. Bien es cierto que muchas de estas monedas no están en “plenas facultades” porque les falta alguna parte del cospel. Luego la moneda medieval se pasa bastante deprisa, al igual que los Reyes Católicos y los Austrias. De esa parte solo habría que destacar los dos escudos valencianos de Carlos II, que son inéditos y únicos. Creo que se trata de la primera aportación al corpus numismático del 2015 y seguro que lo agradecen mucho los coleccionistas de moneda valenciana o de oro de los Austrias. La pena es que no se lea la fecha. Las monedas de los borbones se centran en la plata y sobre todo en el oro; cobres solo hay algunos de Fernando VII. Son lotes muy comerciales que se venderán sin problemas pero no he visto grandes rarezas ni monedas espectaculares en cuanto a su conservación. En cuanto a El Centenario de la Peseta, hay bastantes lotes en muy buenas calidades pero de nuevo no hay nada que merezca especial mención. Por lo curioso se puede citar un estuche antiguo que contiene 4 cartuchos con 25 monedas de 25 pesetas cada uno, en su mayoría en SC. Se ve que algún heredero necesita liquidar el oro que guardaron sus antepasados. La parte de moneda extranjera tiene muchas monedas que seguramente agraden a quienes busquen hacerse con oro a peso o poco más.

La subasta por correo de Vico no trae grandes sorpresas, como es normal. Los coleccionistas más humildes haremos bien en echar un vistazo a esa parte para ver si pescamos algo pero no hay mucho que destacar. Eso sí, me ha hecho gracia un cobre falso de época de Isabel II con dos anversos. Supongo que la usase algún trilero para jugar a las chapas.

Lavín organiza la segunda subasta del mes el día 7 de marzo. Como siempre en esta casa, se trata de una subasta por correo que contiene unos 1.000 lotes, de los cuales casi la mitad son monedas extranjeras. La verdad es que esta subasta me gusta más que las que ha presentado Lavín últimamente, sobre todo en lo que a moneda antigua se refiere. No hay mucho que destacar ni ningún lote que crea que merezca especial mención. Las piezas están todas en calidades medias o medias-bajas y supongo que muchos coleccionistas puedan encontrar algo interesante. Eso sí, los precios de salida no creo que permitan subidas desmesuradas.

Me ha parecido muy simpática la explicación gráfica de cómo utilizar las teclas “Control” + “F” para hacer búsquedas en la web de Lavín. Nunca se me hubiera ocurrido explicar algo así a la clientela de una empresa, pero bueno, seguro que hay a quienes les sirve de ayuda. Aunque creo que más ayuda sería proporcionar un sistema de clasificado de monedas y de búsqueda en condiciones, que eso lo hace un informático en dos patadas y no creo yo que salga tan caro.

La última subasta publicada hasta la fecha es una triple subasta organizada por Áureo & Calicó el día 12 de marzo. Como viene siendo habitual, coincidiendo con la Semana Nacional de Numismática que organiza la ANE, Áureo presenta una Subasta Selección con muchos de los mejores ejemplares del año. Se tratan de ejemplares generalmente de alta conservación, pero en cualquier caso difíciles de conseguir, que intentan satisfacer a los coleccionistas de cualquier serie por muy exigentes que sean.

En esta Subasta Selección la parte de moneda antigua es prácticamente inexistente y se pasa de puntillas por el reino visigodo y Al Andalus. Con la moneda medieval se pone más interesante, especialmente con las monedas de la Corona de Aragón, pues entre ellas se incluye una buena selección de florines y medios florines de Mallorca, así como un croat inédito de Joan II acuñado en Tarragona. Por parte de la moneda castellana, hay un par de raros ejemplares procedentes de la Colección Caballero de las Yndias, así como un rarísimo real de Alfonso de Ávila en una conservación estupenda.

El plato fuerte de la subasta viene después y consiste en 23 oros de los Reyes Católicos en conservaciones muy altas, entre los que se encuentran tres cuádruples excelentes, siendo uno de ellos de Burgos. Luego aparecen cinco lotes de Juana y Carlos para dar paso a otros 23 lotes de Carlos I, siendo cuatro de ellos de Valencia y el resto de cecas europeas. El resto de los Austrias también me gustan mucho: aparece un rarísimo y preciosísimo ejemplar de dos escudos sevillano de presentación de 1610 y una estupenda serie de 16 maravedís de Felipe IV, que son las monedas que ilustran la entrada. Aparte de porque son monedas muy bonitas me gustan porque son muy complicadas de encontrar en estas calidades y sin embargo son monedas que un trabajador de clase media puede adquirir. Representan un estupendo ejemplo de una colección que supone un gran esfuerzo pero no un gran esfuerzo económico. También hay que decir que para su clasificación Áureo cita a Jarabo y Sanahuja.

La parte de los Borbones comienza muy fuerte, con unos oros de Felipe V realmente extraordinarios. Entre ellos se encuentran tres onzas madrileñas para quitar el hipo, una onza mexicana de presentación, que probablemente sea el remate más alto de la colección, y dos preciosas y rarísimas monedas de 2 escudos, una de ellas madrileña y otra mexicana. Semejante artillería pesada eclipsan a las onzas peluconas, que tampoco están nada mal. El resto de la subasta me ha dejado más frío. Los ejemplares que se presentan son de altísima calidad pero no hay series de monedas rarísimas (que son lo que me llama la atención en una Subasta Selección). Como monedas sueltas se pueden destacar la media onza pelucona de Fernando VI; la media onza cara de rata; los dos estupendísimos duros de Fernando VII en FDC: un cara de loco y un duro valenciano (nunca pensé que algo así existiría); los cobres de prueba de Isabel II y de El Centenario; los oros de Costa Rica provenientes de la Colección Caballero en los que se cita a la Colección Eliasberg para marcar el precio (también podrían haber citado el precio de esos ejemplares en la Caballero); y las dos únicas onzas de Popayán reselladas por Isabel II para circular por Filipinas.

Por último, he de destacar que tres de los lotes de billetes vienen certificados por ICG. La forma de proceder de Aureo no es incluir monedas o billetes certificados por terceros pero yo entiendo esto como un reconocimiento de aceptación de ICG por parte de Áureo. Más interesante es todavía que la valoración dada a los billetes por parte de ICG y de Áureo coinciden, lo cual no ocurre generalmente cuando valoran monedas graduadas por NGC o PGCS. De todo esto me alegro mucho y lo celebro añadiendo las imágenes de dichos lotes al final de esta entrada. ¡No van a ser solo las empresas extranjeras, como Spink, las que valoren las graduaciones de ICG!

Como comentario general, he oído algunas críticas a esta colección por parte de algunos coleccionistas porque les ha sabido a poco. He de decir que a mí me parece que se incluyen algunos ejemplares verdaderamente excepcionales, pero es imposible que se incluyan monedas de las que se ven una vez cada 40 años de todas las series posibles. Es obvio que Áureo es uno de los referentes principales de moneda española y por eso las mejores monedas que sacan son de esas series y no de moneda clásica. A mí personalmente me gusto más la Subasta Selección del año pasado, pero eso es simplemente porque me llama mucho la atención la ceca de Segovia. A quien le guste los Reyes Católicos o Felipe V seguramente esté encantado con esta selección.

La subasta en sala me llama bastante menos la atención, como es normal porque todas las piezas extraordinarias se han ido a la Selección. Sin embargo es curioso ver cómo esta subasta en sala sirve como extensión de algunas de las series presentadas en la Selección. Así, la parte anterior al siglo XVI no necesita especial mención, pero la moneda española comienza con 13 oros de los Reyes Católicos que de alguna manera extienden a los que están en la Selección. Obviamente son piezas en peores conservaciones pero hay grandes rarezas, como dos cuádruples excelentes segovianos que sirvieron como joya (debería haber un artículo en la Constitución que mandase pasar por la quilla a quien haya hecho o consentido semejante sacrilegio). Mejor extensión es la colección de Carlos I, en la que se incluyen ni más ni menos que 197 monedas. Me parecen especialmente interesantes estos lotes porque son monedas poco conocidas en España, tanto a nivel de coleccionistas como de comerciantes. Es muy raro ver tantos ejemplares juntos y en tan buena calidad. Esperemos que sirva para que algunos descubran la numismática de este rey y se empiecen a forjar colecciones suyas en España.

Por parte del resto de la subasta, poco más tengo que decir. Solo quisiera destacar la prueba en cobre de un real de Fernando VI, del que yo no había oído hablar, y la prueba en plata de 2,50 pesetas de Franco. La subasta por correo merece un vistazo para ver si se encaja algo en las colecciones más modestas pero la verdad es que no hay mucho que mencionar. Además es una subasta bastante breve en lo que a moneda española se refiere: en total son poco más de 1.000 lotes de los que casi 600 son moneda extranjera muy variada.

Además de todo lo dicho, el fin de semana que viene estaré en la convención Numismata de Munich. Ya os contaré cómo me va.

22 Comentarios

  1. pedro INo Gravatar 2 años hace

    Hola a todos: como cada mes, felicidades por el resumen y los comentarios. No sé si habrá alguien que realice una síntesis de todas estas subastas acontecidas en España mensualmente, dando una opinión personal independiente.

  2. AthalbertNo Gravatar 2 años hace

    En cuanto a lo que dices de pasar por la quilla a los que hayan usado monedas raras como joyas…
    ¿Alguna vez te has preguntado cual era la finalidad real de dichas piezas?
    Desde tiempos de los romanos se vienen haciendo dichas piezas (múltiplos), y lo que parece que está bastante claro es que aunque podían circular como las monedas normales, eran más bien “acuñaciones de prestigio” que el gobernante de turno regalaba (o permitía poseer) a quienes les habían servido bien.
    Esto explica los documentos que tenemos de que al comerciante fulanito o a menganito se le había permitido acuñar tantos marcos de plata fina en cincuentines.
    En esa época había acuñación libre de metales preciosos, tú podías llevar tu oro o plata a la ceca de tu conveniencia donde te la acuñaban en moneda real sin limitación alguna (lógicamente te cobraban un tanto por ciento, el llamado “derecho de señoreaje” que entre otras cosas servía para pagar los gastos de acuñación).
    Dichos permisos especiales para acuñar cincuentines nos dejan claro que la acuñación de estos no era libre, sino que estaban sujetos a la aprobación real directa.
    Por tanto poseer una de dichas monedas implicaba gozar del favor real (o conocer a alguien que gozaba de tal); los hombres somos monos al fin y al cabo, ¿de que sirve que te aprecie “el que manda” si los demás monos de la manada no se enteran?.
    Solución: mando hacer una joya con la monedita de las narices y la joya la paseo sobre mi parienta o aún mejor sobre mi querida si es que esta está de buen ver.
    ¿Qué obtengo?:
    1.- Todos ven la monedita y saben que tengo cierta intimidad con el que manda pues dicha monedita no la puede tener cualquiera.
    2.- Todos ven lo “sobrado” que voy económicamente si me puedo permitir hacer una joya con dicho pastizal.

  3. Autor
    AdolfoNo Gravatar 2 años hace

    @pedro I, que yo sepa no hay nadie que haga este tipo de síntesis crítica de manera sistemática. Justamente por eso lo hago yo :)
    Creo que es útil para seguir la evolución del mercado numismático y espero que lo sea porque cada entrada de este estilo me supone mucho trabajo.

    @Athalbert, hay momentos históricos en los que se han realizado piezas de ostentación que servían justamente para eso: para ostentar. Un día de estos hablamos de los cincuentines y lo comentamos. Pero eso no quita que sea de un mal gusto terrible ponerse a lucir una onza cara de rata colgada de una pulsera en pleno siglo XX. Además de que se maltrata un documento histórico.

    Saludos,
    Adolfo

  4. AthalbertNo Gravatar 2 años hace

    Si chafardeas un poco por la red, verás muchos múltiplos romanos que en su época fueron convertidos en joyas para ostentación, no es algo nuevo, es congénito a la raza humana.
    Por cierto, el que tiene poder DE VERDAD, no necesita ostentar…

  5. JordiNo Gravatar 2 años hace

    Adolfo, excelente entrada y te aseguro que esa síntesis que haces de próximas subastas, al menos para mí, me sirven de mucho.

    Saludos
    JT

  6. pedroNo Gravatar 2 años hace

    Te felicito nuevamente por la información, y, sobretodo por el análisis que haces de todo ello. Interesantísimo resumen informativo. Y sobre las fotos de los billetes que muestras, joerrrrrrrr, quitan el sueño. De nuevo muchas gracias. Saludos a todos.

  7. LanzaroteNo Gravatar 2 años hace

    Desde luego, los aficionados a los billetes están de enhorabuena en este principio de año.

    Yo no he rascao nada este año, y me parece que para marzo tampoco…

    De esta tanda, la moneda que más me interesaba era un 8 maravedís acuñado para Orán, por su significancia histórica, pero demasiado dinero para un cobre, así que la dejé pasar, y la otra era éste medio ducado napolitano con las armas propias de la Corona hispánica junto con las de Inglaterra-Francia, fruto del matrimonio entre Felipe II y María Tudor. Pero se me fue… (estoy escasito de presupuesto).

    http://www.sixbid.com/browse.html?auction=1775&category=36931&lot=1572800

  8. Juan AntonioNo Gravatar 2 años hace

    Respecto Áureo, creo que es su logística, lo que hace ganar más prestigio que las otras subasta y que la gente pague más. Por ejemplo, en este mes me he llevados unos lotes en la subasta soler y llach y hasta el día de hoy no sabía si eran míos ( me lo he llevado con la puja máxima), en cambio, con Áureo lo sabes ese día y la factura la tienes al día siguiente. Eso sí, esto más contento con los precios en esta subasta que con las otras de Áureo; aunque mi experiencia no es mucha y puede que mi opinión este de más

    • lanzaroteNo Gravatar 2 años hace

      Sin duda la más eficiente, además siempre te manda las monedas por MRW (al menos en la península) y te ahorras tener que ir a correos.

      Buenas fotos, conservaciones ajustadas a la realidad, o al menos a mi percepción de la realidad, colecciones interesantes…

      Son detalles, pero cuentan.

    • Autor
      AdolfoNo Gravatar 2 años hace

      Puede ser su logística el truco que tengan para agradar a su clientela. Yo si tuviese una casa de subastas desde luego que intentaría comprender la razón de esa diferencia de precios en moneda barata.

      Entiendo que la moneda cara pueda tener diferencias de precios entre casas distintas porque los remates son siempre muy imprevisibles. Pero en un denario de Faustina en MBC no se deberían notar diferencias.

      Saludos,
      Adolfo

  9. sierramadreNo Gravatar 2 años hace

    Excelente entrada, como es habitual.
    Respecto a lo de que en Aureo se van de madre los precios ultimamente es cierto y doy fe de ello, incluso en piezas vulgares como las que colecciono yo, de hecho hace un año que no pillo nada importante en esta casa, solo algunas chatarrillas.
    Tampoco es para preocuparse, hay mas casas y subastas que dinero disponible, por lo menos en mi caso.
    En lo referente a las monedas colgadas a mi me gustaria conocer la epoca y contexto social de esa moda. Cuando imagino a una señora con una onza al cueĺlo no se en que siglo imaginarmela, ni el tipo de señoras que las llevaban y si lo hacian para ir a misa o para ir a una fiesta o si la tenian todo el dia colgada como algo habitual.
    De la numismatica al fetichismo hay un paso, jeje, no hay que comprar esas piezas que de tanto uso estan feotas.

    Un saludo.

  10. GaelNo Gravatar 2 años hace

    Personalmente en Áureo hace tiempo que mi bolsillo no me permite superar pujas tan altas. Es extraño, porque mismas piezas en similar estado de conservación si que he podido adjudicármelas en otras subastas por muchísimo menos. Alguien tiene alguna teoría además de su cache como empresa de subastas?. Sera que su clientela fidelizada y habitual esta fuera de España?. No se, la verdad.

    • Juan AntonioNo Gravatar 2 años hace

      Gael,”Sera que su clientela fidelizada y habitual esta fuera de España?”. Yo creo que una prueba para saber si tiene una clientela fiel, se podrá ver en la siguiente subasta, pues coinciden en próximidad de tiempo con otras subastas,y si sus remates siguen estando por encima, respecto a otras casas, es evidente que tiene clientela fija. Ya veremos, eso sí yo ya me he cargado el presupuesto que tengo y no voy a pujar, aunque hay una moneda que mi en humilde presupuesto me gustaría. Por otra parte, creo que en la subasta de billetes que realizó Áureo se vio afectada por la de Cayón, veremos si pasa lo mismo o no en la de la monedas.

  11. JordiNo Gravatar 2 años hace

    Adolfo, pues ahora que dices lo del denario de Faustina, sí que me di cuenta de la diferencia de precio. Precisamente en la última subasta de Aureo había un Faustina en MBC+ con precio de salida 50 e. y en Soler y Llach, otros de Faustina en MBC/MBC+ entre 60 y 70 euros.
    Conclusión: Hay que estar con los cinco sentidos conectados sino quieres pagar de más.

    • LanzaroteNo Gravatar 2 años hace

      El precio de salida no indica nada, debes de fijarte en el remate.

    • GaelNo Gravatar 2 años hace

      Áureo es fiel a esa estrategia en el precio de salida. Es evidente que les da muy buenos resultados a la vista de los remates que consiguen. A un precio menor de inicio, mas pujadores interesados y consiguen mas dinamismo en la puja que puede llevar a que se remate a un precio algo superior. Pero la verdad es que he visto monedas vendidas que difícilmente se pueden entender solo con estas teorias. Es uno de los motivos por los que nunca espero con especial ilusión sus subastas. En Soler, aunque tarda un poco en enviar las adjudicaciones, me siento mas cómodo, así como con Vico, Ibercoin y las contadas pero muy cuidadas de Jose A. Herrero.

  12. JordiNo Gravatar 2 años hace

    Sí, estoy de acuerdo, aunque no han tenido mucho éxito las Faustinas en esta oscasión en Soler y Llach. He estado tentado en adjudicarme alguna por precio de salida pero es que hace 1 mes pagué por una Faustina MBC+ 20 euros menos de lo que piden en Soler y Llach, y va a ser que no.

  13. Juan LuisNo Gravatar 2 años hace

    Que puedes decir de los 16 maravedies que pusiste?.A que precio se subastaron y alguna característica de porqué esos precios o donde puedo verlo?.
    Saludos

  14. Autor
    AdolfoNo Gravatar 2 años hace

    @Juan Antonio, hay subastas cada muy poco tiempo. Cada mes hay varias. No sé por qué la próxima de Áureo va a ser especialmente relevante para saber si tiene una clientela fija. Cosa que me parece obvio que la tiene, seguro que el 90% de los clientes repiten una y otra vez.

    @Jordi, puse un denario de Faustina por poner un ejemplo de una moneda que en principio es sencilla. Podría decir lo mismo de, por ejemplo, un cobre de Jubia de Fernando VII. Claro está que hay denarios de Faustina más raros que otros por lo que la comparación hay que hacerla con cuidado.

    @Juan Luis, no sé si entiendo bien tu pregunta. Esos cobres que ilustran la entrada saldrán a la venta en la próxima subasta de Áureo.

    Saludos,
    Adolfo

    • Juan AntonioNo Gravatar 2 años hace

      Como dije, no tengo mucha experiencia en subastas y creo que ha sido precipitada muy opinión. Yo empeze pujando en Áureo, pues según los comentarios era la más profesional( y creo que tienen razón), pero la verdad, la pujas que me lleve, me di cuenta que en otras casas las podría obtener a menor precio y decidir pujar en otras casas, y en estas dos semanas era la primera vez que tenía 3 pujas seguidas ( Soler y llach, Jesús vico y áureo), pero como me ha salido bien la subasta de Soler ( no esperaba adjudicarme 3 de 4 lotes), ya no voy a poder pujar en las otras dos, y creía que también a otros le podía pasar y eso afectar a las otras, pero veo que no es así. Veo que áureo es como el Corté inglés, tiene una clientela que no le importa pagar más por sus artículos, siempre que le de un buen servicio. Cuando reciba las monedas y la observe, veré si sigo pujando en otras subastas, por ahora estoy muy contento y con ganas de recibir las monedas

  15. Juan LuisNo Gravatar 2 años hace

    Pensé que era una anterior de febrero o así. Gracias
    Saludos

  16. agerNo Gravatar 2 años hace

    Esta vez puedo opinar con conocimiento de causa por que por segunda vez en mi vida he pujado en una subasta de estas y me he llevado uno de los lotes. Es en la subasta de Cayon del 22 de Febrero. Como dice Adolfo es increíble el sistema que tienen mediante email de comunicarte que tu puja ha sido superada y de como se puede volver a pujar. Espero que lo mejoren pronto por que seguramente yo hubiera pujado mas por alguno de los lotes que no me lleve.

    Eso si, con el que me lleve estoy mas contento que un niño con zapatos nuevcs. Rapidisimos en mandar la factura y en entregar la moneda.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>