Coleccionar monedas de 8 escudos de los Borbones

Coleccionar monedas de 8 escudos de los Borbones

Pietro escribió en su blog un interesante artículo que reflexionaba sobre el comercio de onzas de los Borbones, dando algunas pautas para su tasación y su facilidad de comercio. Creo que ahí Pietro proporciona una información muy interesante y es un ejemplo estupendo de cómo un comerciante puede ganarse a la clientela proporcionando la información y la transparencia que los coleccionistas buscan. Pero creo que, con respecto a las onzas, también sería interesante una reflexión desde el punto de vista del coleccionista.

Lo primero que quisiera es desmitificar al coleccionista de onzas. Yo cuando empezaba en esto de la numismática creía que los que compraban onzas eran millonarios que se pasaban la tarde reclinados en su diván, fumando un puro, bebiendo coñac y mirando catálogos de subastas para entretenerse. Ahora conozco unos cuantos coleccionistas de onzas y me he dado cuenta de que la realidad es bien distinta. Su perfil es el de un trabajor cualificado o el de un pequeño empresario. Puede ser que estén más acomodados que la media de la sociedad pero son gente que madruga todos los días para ir al trabajo. Tienen como afición la numismática y ven su colección como una mezcla entre entretenimiento e inversión. No se compran una onza todas las tardes, ni mucho menos.

Esto no significa que yo recomendase a cualquiera ponerse a coleccionar onzas. Ni mucho menos. Yo creo que, como primer filtro, el que no esté dispuesto a dedicar 3.000 para comprar una moneda no debería plantearse entrar en los 8 escudos. Y aún así, ya diré más tarde que quien quiera tener una colección de onzas que sorprenda tendrá que gastarse bastante más dinero en algún ejemplar.

En lo que respecta a los 8 escudos, básicamente hay cinco reyes que las emitieron: Felipe V, Fernando VI, Carlos III, Carlos IV y Fernando VII. Luis I y José Bonaparte también emitieron monedas de 8 escudos, pero son muy raras y valoradas. En cuanto a las cecas, en la Península hay fundamentalmente dos, que perduraron durante todo el periodo: Madrid y Sevilla; mientras que en las colonias están Lima, México, Santa Fe (raras en Fernando VI y rarísimas en Felipe V), Popayán (a partir de Fernando VI), Santiago (a partir de Fernando VI), Potosí (a partir de Carlos III). También hay otras cecas raras y valoradas: Barcelona, Segovia, Cataluña, Cuzco, Cuenca, Guatemala, Cádiz y GUadalajara. También se podría hablar de la gran variedad de diseños que presenta cada rey, lo que hace que una colección de onzas no resulte repetitiva.

Debido al coste de cada ejemplar lo normal es que los coleccionistas de onzas no intenten completar la colección, entendiendo esto como tener todas las que aparecen en el catálogo. Al menos yo no he oído hablar de nadie que se lo haya planteado. En cambio, he visto tres estrategias diferentes:

– Tener un poquito de aquí y allá, comprando unas cuantas onzas representativas que permitan mostrar la variedad de diseños que aparecen en los 8 escudos. Esto es lo que hacen la mayoría de los que conozco.

– Coleccionar combinaciones de monedas en las que se abstraiga el año. Es decir, coleccionar una moneda de cada rey y diseño, o una de cada rey, diseño y ceca, o una de cada rey, diseño, ceca y ensayadores (estilo Caballero). Esta estrategia está bien como forma de acotar la colección sin que ésta pierda interés, a la vez que se puede sistematizar la compra.

Coleccionar una serie dentro de los 8 escudos de los Borbones. Por ejemplo, alguien puede coleccionar exclusivamente la ceca de México. O quizá pueda coleccionar caras de rata. O solo piezas peninsulares. De nuevo es una forma de acotar la colección, si bien pueden acabar siendo un tanto repetitivos los diseños.

Como consecuencia de que los coleccionistas sigan estas formas de coleccionar, las fechas raras no se disparan tanto como en otras series. Por ejemplo, en los duros de El Centenario, unas 5 pesetas de 1869 en EBC+ se pagan 40 veces más caras que unas 5 pesetas de 1870 en EBC+. Esta diferencia de precios no se dan en los 8 escudos debido a que poca gente colecciona años, aunque obviamente sí que se valoran más las fechas raras. Lo que se valora muy poco son las variantes. Hay múltiples variantes de cuño en las que quizá falta un punto alrededor de la fecha o alguna letra de la leyenda está mal colocada o hay una sobrefecha; mas por raras que sean esas variantes no se suele reflejar significativamente en el precio de las mismas.

En cuanto a la colección en sí, yo creo que es una serie mucho más sencilla que otras series de moneda española: el oro no se corroe, por lo que no hay peligro a la hora de guardar las piezas o posibles oxidaciones en las que haya que fijarse cuando se compra una moneda; los grados de conservación son bastante fáciles de definir; la calidad de acuñación suele ser buena en general; no hay muchas monedas falsas y cuando pasan por manos de un comerciante las miran más de una y de dos veces porque son piezas muy caras como para que les cuelen una falsa; y además los márgenes de beneficio de los comerciantes con los 8 escudos son muy pequeños en general. Por lo tanto, desde el punto de vista del coleccionista considero que las onzas son unas monedas sencillas si bien no recomendaría a ningún novicio que comprase monedas de este calibre si no está bien asesorado.

El que los márgenes de beneficio de los comerciantes sean pequeños se debe a que son monedas con una demanda internacional altísima. Esto hace que sean un excelente vehículo de inversión puesto que el coleccionista en el futuro no tendrá ningún problema en venderlas a un precio de mercado de forma muy rápida. Cualquier comerciante estaría dispuesto a comprar un lote de onzas y, en cualquier caso, no es nada difícil encontrar a coleccionistas de onzas dispuestos a hacerse con un ejemplar interesante. Además, como tienen mucha salida internacional, el precio de estas piezas no está tan sujeto a los vaivenes de la economía española.

Un aspecto muy importante para todos aquellos que quieran meterse a coleccionar onzas es que se prima muchísimo más la conservación de las piezas que la rareza de las mismas. Esto es consecuencia de la salida internacional de los 8 escudos y del hecho de que generalmente nadie intenta completar las series, por lo que la mayoría de los coleccionistas no andan buscando los años raros. Así pues, mi recomendación a todo aquel que quiera coleccionar onzas es que intente hacerse con calidades muy altas, lo que en la mayoría de los casos se traduce en EBC+ (bajando a EBC o incluso MBC+ en las piezas rarísimas). Si alguien no puede aspirar a hacerse con piezas de tanto precio mi recomendación es que coleccione otras series, que por lo que cuesta una onza corriente en MBC+ uno se puede comprar un piezón de casi cualquier época. Tampoco hará falta decir que bajo ningún concepto debería entrar en una colección de onzas un ejemplar agujereado, limpiado, engarzado o que tenga algún fallo de acuñación muy grande, como hojas pronunciadas. La razón es que, salvo rarísimas excepciones, no será complicado encontrar un ejemplar del mismo tipo sin dicha tara, por lo que a la hora de vender la moneda no se pagará más que a su peso en oro.

Un último apunte es que en todas las colecciones gusta tener algunos ejemplares que destaquen y que sorprendan. En onzas eso se traduce en piezas de cecas raras y en calidades relativas altas. Piezas que fácilmente pueden rondar los 20.000 euros. Quien descarte de por vida adquirir monedas de semejante calibre quizá debería pensar si le conviene coleccionar onzas. Yo, como coleccionista, prefiero tener una colección de cobres, de duros o de denarios que sorprenda a tener una colección de onzas corrientes. Como inversor no sé qué sería preferible.

Las imágenes que ilustran la entrada son onzas que salen en la próxima subasta de Martí Hervera y Soler y LLach.

35 Comentarios

  1. pedro 3 años hace

    Sólo tengo que decir una cosa: trabajador cualificado? pequeño empresario?, 3000 euros para comprar una moneda?, ejemplares de 20000?. Mucha cualificacionlaoral o muy grande la pequeña empresa para todo esto n?. No tengo nada en contra de ningún coleccionista, cada uno es libre de hacer lo que le de la gana, pero por favor seamos equilibrados en nuestras reflexiones y comentarios.
    Saludos a todos

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Pero más abajo, en ese mismo párrafo, digo que no se compran una moneda todas las tardes.

      Siendo más específico, y para que te hagas una idea de lo que quiero decir, yo conozco un coleccionista de onzas que es médico y otro que es abogado. A ellos los considero trabajadores cualificados. Conozco otro par de coleccionistas que tienen una pequeña empresa; en una de ellas trabaja fundamentalmente la familia y el otro quizá tengan 8-10 empleados. Eso lo considero pequeños empresarios.

      Los casos que yo conozco son de gente con un sueldo claramente por encima de la media española, pero no son millonarios ni mucho menos. Quizá compren un par de ejemplares al año, entiendiéndolo como una mezcla entre ahorro y coleccionismo.

      En cuanto a los ejemplares de 20.000 euros, es algo que quizá hagan un par de veces en su vida. Quizá en vez de comprarse un Audi prefieran tener un Ford Fiesta y con la pasta que se ahorran se compran dos onzas segovianas (sin contar diferencias de seguros, mantenimiento y gasolina, que entonces daría para otra onza más).

      Saludos,
      Adolfo

  2. Joaquin 3 años hace

    Me encanta que hayas completado el interesantísima post de Hekte (por cierto se sabe algo mas de sus subastas?). Mi problema en cuanto este tema es que yo colecciono moneda napoleónica, así que ya puedo ir ahorrando.

  3. Lanzarote 3 años hace

    Yo no colecciono monedas de 8 escudos, ni puedo ni es lo que más me gusta, eso sí, me gustaría tener una en mi colección. Aunque de momento es imposible, a largo plazo…
    Cuál elegiría, pues como esta entrada va de Borbones, elegiría una a rodillo, sistema romántico donde los haya, es decir, una de Felipe V sevillana de escudo. Los bustos de los oros no me gustan nada, salvo los de Carlos III y Fernando VII (el laureado).
    Lo que veo en muchas de estas piezas es una acuñación deficiente, sobre todo se nota en el reverso, con vanos que afean muchísimo el escudo (mi pasión), que sí, que las tienes en EBC+, que apenas han circulado, con su leyenda intacta, pero con esos vanos en el escudo…..
    Prefiero una en MBC+ bonita, sin esos defectos “de fábrica” y encima más barata, que las EBC/EBC+ con vanos en los escudos.

  4. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @Joaquin, si coleccionas monedas de Napoleón y te quieres meter en onzas, entonces sí: ve ahorrando. Más sobre el asunto: http://blognumismatico.com/2010/06/23/las-piezas-grandes-de-jose-i/

    @Lanzarote, digamos que los coleccionistas de onzas no son tan románticos como tú :)

    Si yo me pongo en una posición romántica me quedaría con una onza segoviana. No por el precio sino porque de todas me parecen las más bonitas. Pero claramente si es por gusto yo coleccionaría otras épocas antes: prefiero un morabetino que una onza, sea la que sea.
    Como dices, hay ciertas onzas donde es muy frecuente encontrárselas con vanos en el escudo. Quizá el ejemplo que todos conocemos sean las onzas de Fernando VI de Santiago. Una onza de Santiago de 1751 aparece en todas las subastas en calidad EBC+ o SC- y con un vano en el escudo. Lo complicado es encontrársela sin ese vano (¡Aureo remató un ejemplar en 8000 euros!, creo recordar que en noviembre de 2012). Yo conozco a dos coleccionistas que la tienen así y os puedo asegurar que la aprecian mucho. Más sobre el asunto: http://blognumismatico.com/2011/10/14/8-escudos-de-1751-ceca-de-santiago-i/ y http://blognumismatico.com/2011/10/19/8-escudos-de-1751-ceca-de-santiago-ii/

    Pero el que quiera coleccionar onzas creo que debería olvidarse de esos romanticismos que tú indicas de “es que a mí me gustan en MBC+ pero con esta característica y además es más barata”. De eso nada, el que coleccione onzas que se deje de onzas corrientes y que vaya a por las realmente buenas. Es preferible gastarse 5000 euros en un ejemplar que siempre vaya a ser apreciado por los coleccionistas que gastarse 2000 euros en otro que luego vaya a costar venderlo. No es que diga que una onza de 2000 euros sea una basura (¡ya me gustaría a mí!) pero para tener una colección de “onzas mediocres” es mucho mejor tener una colección espectacular de cualquier otra serie.

    Saludos,
    Adolfo

  5. sierramadre 3 años hace

    Yo he sido más de piezas pequeñas, 2e, 100 y 80 reales y cosillas así, pero hace unos días en la convención de Valencia un comerciante conocido por todos me ofreció una 8 escudos de Carlos IV en mbc a buen precio y no me pude resistir, desde entonces he visto la luz, jeje, se que mi moneda es regular, común y con fallos pero estoy con ella como un niño con zapatos nuevos, me ha tocado echar dos viajes a mi banco para visitarla y eso que tengo que pagar por cada visita, con eso lo digo todo.

    Por culpa de esta moneda me esta tocando replantearme la colección, como bien dijiste una vez….las onzas llenan la mano y yo añado que te dan ganas de disfrazarte de pirata y abordar un ferry…

    De todas formas me parece mucho dinero, quizás me decida por una de cada busto, exceptuando los raros, con años de ahorro y paciencia, tampoco son tantos, el mayor problema es F VII que tiene bastantes diferentes. Aún tengo que tirar de catálogo y contar cuantos bustos comunes existen.

    Un saludo.

  6. Autor
    Adolfo 3 años hace

    Yo creo que cuando uno siente esa pasión al adquirir una pieza, eso significa que ésa es la serie que quiere coleccionar. Todos nos vemos atraídos por un montón de series porque todas tienen su encanto y al que le gustan las monedas sabe encontrar dicho encanto fácilmente; pero cuando hay una serie especial, una que nos llama la atención por encima de todas las demás, en ese momento no hay que pensárselo mucho: hay que dejar el resto para centrarnos en ella.

    Pues vamos a ver. Hablando de memoria yo me acuerdo de las siguientes:

    De Felipe V está el busto pelucón. Si quieres algo sin busto, una onza de Sevilla o una macuquina de Lima también se pueden incluir.
    De Fernando VI tienes otros tres bustos pelucones.
    De Carlos III hay varios, pero asequibles solo el busto “normal” y algún cara de rata corriente aunque ya es más rarillo.
    De Carlos IV nada más está el busto normal.
    De Fernando VII es el que más hay: laureado, imaginario, almirante, cara de mico (o busto indígena) y el realista del trienio liberal, aunque éste es más raro.
    También te quedaría bonita en una colección así unas 100 pesetas de 1897.

    En alta calidad te haces con una de cada por 60.000 eurillos de nada a ojo buen cubero. Puede parecer mucho pero… ¡¡tienes toda la vida!!

    • sierramadre 3 años hace

      Unas 14 me salieron a mi el otro día en una búsqueda rápida, veo, tras leerte que no me fui mucho, En el dinero si que diferimos un poco, jeje, me conformo con calidades modestas, unos 40000€ fueron mi calculos. Tengo también abierto el frente de los pistols, la uml en oro y los duros del mundo. Ya se que los entendidos recomendais menos y mejor pero me gustan todas y el presupuesto no da para ebc+.
      Me ha hecho gracia tu comentario del coche porque hace un año estuve a punto y al final opte por coche más normal y monedas a pesar de mi mujer. Jeje.

      Un saludo y gracias por tu completo comentario.

      • Autor
        Adolfo 3 años hace

        Si vas a abrir un frente que te puede costar 40.000 euros ¿no es mejor gastarse 60.000 y tener muchas más probabilidades de que el día que quieras liquidarlo recuperes al menos lo puesto? Yo me lo plantearía. Mi consejo es que o cierras otros frentes o no abras éste porque no es un frente barato precisamente.

        Ahora bien, ya eres un coleccionista con bastante experiencia, así que yo no soy quién para darte lecciones. Tan solo es mi opinión.

        Saludos,
        Adolfo

        P.D.: me he dado cuenta de que faltaba una información, así que he añadido el párrafo que empieza por:

        “Como consecuencia de que los coleccionistas sigan estas formas de coleccionar”…

        • sierramadre 3 años hace

          Se agradece toda opinión, Adolfo, yo cuanto más se más dudo y intento obtener el máximo de opiniones posibles. De todos modos según mis seguimientos de precios de las últimas décadas mis percepciones de lo que es más o menos rentable difieren un poco de las tuyas. Quizás como ya comenté en otro post haya fallos en los datos que tengo. También es cierto que dependiendo de quien seas y de los contactos que tengas una moneda pueda ser más o menos rentable que otra si llega el momento de la venta. Mayores calidades suponen mayor diferencial numismatico y por lo tanto mayor gasto en intermediarios que si nos ceñimos a precios más cercanos al metal con calidades más modestas.

          Quizás dentro de 30 años tenga 100 contactos en vez de 10 y me arrepienta de haber comprado así en éstos, mis primeros años.

          Además creo que a más calidad más posibilidades de meter la pata para los que no somos expertos.

          Un saludo y gracias de nuevo.

  7. Ignacio 3 años hace

    Adolfo, lo que dices tiene sentido, pero en parte…
    1.- Coleccionar, obviamente, en calidad optima es lo que hace las grandes colecciones, pero la calidad ebc+ de varias de nuestras subastas, ya son discrepantes entre si.
    2.- Es facil decir “gastate 6000 euros en dos monedas”, pero a cualquier coleccionista modesto, le es imposible, materialmente…
    3.- Altas calidades, margenes mayores para el intermediario, y menores para el coleccionista. Y el dia que haya que vender con prisa, palmando más pasta.
    4.- Pocas veces veo “rigurosamente” en convenciones unas calidades asi. Las veo muy bonitas, eso si.
    5.- La diferencia entre ebc y ebc+ es complicada, y más cuando juegan factores como una pequeña rotura de cuño, un pequeño golpecito, una minuscula (insignificantes, dicen en las subastas) hojita… como se hacen los numeros ahi?
    6.- Esas ligas nos quedan ‘grandes’ a muchos de los que te seguimos…

    Ciertamente, con onzas en ebc+, tienes un líquido terrorifico e instantaneo.

    Sin embargo, una coleccion de onzas en un mbc/mbc+ dista un poquito más del oro y haces una apuesta ‘de oro’. Tu inversion subira con el oro, y si, cuanto mas bonita, mas valor numismatico te aguantará.

    Y estoy muy de acuerdo con lo que decia Pietro, las onzas que no estan decentes tienen de valor su peso (o masa).

    • sierramadre 3 años hace

      Mientras usted publicaba yo escribía más o menos lo mismo, jeje, juro por Cayon que no ha habido intento de plagio.

      Por cierto, si no me equivoco y es usted quien creo que es en otros sitios decirle que parece que vamos de la mano en esto de coleccionar.

      Un saludo.

  8. Perepepe 3 años hace

    Adolfo ,muy buena entrada.

    Por cierto,Como catalogarías la onza de Felipe V de Madrid que subastará Soler i Llach el próximo dia 26 que tiene una pequeña grieta?.Una mala inversión por que no esta perfecta y según tu hay que coger la mejor calidad sin taras o a pesar de la grieta una inversión buena por su rareza?.

  9. Miguel 3 años hace

    Muy buena entrada. Sobre todo para quien pueda permitirse el “lujo” de coleccionar onzas…que no es mi caso.

    Como ha dicho Joaquin, esta entrada complementa la de Hekte salvo por un pequeño (bueno, no tan pequeño) detalle: el precio. Mientras en un sitio dicen que no pagarían más de 1450 euros por una onza en EBC, aquí se habla de doblar esas cantidades.

    Siempre había pensado que el valor de estas onzas variaba bastante en función del precio del oro, por lo que ya hay un factor más donde te la juegas. Lo mejor de todo es su liquidez.
    Puesto que tienen mucha liquidez y en una compra venta no queda tanto margen ¿Aconsejarías a un novato comprar y vender hasta hacerse una idea de cómo va el mercado y pasar el filtro ese del que hablas? Porque según lo planteas lo entiendo como el todo o nada, abrir el frente o no.

    Un saludo.

  10. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @sierramadre, yo creo que tú e Ignacio vais de la mano en lo que a coleccionismo se refiere. Respondiéndole a él te respondo a ti también, creo yo.

    @Ignacio, vaya por delante que me encantan tus comentarios porque siempre me haces replantearme mis afirmaciones, matizar lo que digo, cómo lo digo o subrayar algunas cuestiones. Eso es sanísimo y por ello te lo agradezco.

    Al lío:

    Lo más importante de todo es que yo no he dicho que coleccionar onzas sea para todo el mundo. La mayoría de los españoles no llegan a un sueldo limpio de 1000 euros al mes y es bastante obvio que con ese sueldo nadie se puede plantear adquirir una buena onza. Más que nada porque supondría el ahorro de muchos meses o incluso años. Además, como bien dices, cuando somos novicios nos confundimos mucho. Luego nos seguimos confundiendo, pero menos a menudo. Por eso no recomendaría a nadie meterse en monedas caras -sean onzas o sean lo que sea- hasta que no se sepa bien lo que se hace o hasta que no se esté adecuadamente asesorado. Lo digo en la entrada :)

    Teniendo esto en cuenta:

    1.- Efectivamente, por eso mismo el coleccionista debe tener un criterio propio. No solo las subastas discrepan en cuanto a la calidad reportada, los comerciantes autónomos también. Es lo malo de no tener un estándar.
    Por cierto, lo de EBC+ es simplemente una indicación y es algo que se puede exigir a las onzas corrientes. Que nadie vaya pidiendo un EBC+ a una onza de Guatemala de Felipe V (rarísimas en cualquier conservación) porque eso es pedir peras a un olmo. En otros casos, como la onza de Santiago de 1751, tener la moneda en SC- no tiene ni el más mínimo mérito. Tenerla en SC- con acuñación fuerte es lo complicado.

    2.- Por eso digo que coleccionar onzas no es para todo el mundo. Esto es como si un día hablan de coleccionar Picassos y alguien describe las diferentes etapas del autor y lo cotizada que es su etapa azul y patatín patatán. Eso no significa que sus lectores vaya a poder adquirir un Picasso en su vida. ¡Ni el autor tampoco!

    3.- En lo de que mayor calidad implica mayor margen para el comerciante estoy de acuerdo. En lo de que si hay que vender con prisa se palma pasta, no del todo.
    De entrada, ninguna invesión se debería vender con prisa. Ni una moneda ni unas acciones ni nada. El que vende por necesidad pierde por obligación.
    Pero si una onza es realmente buena se puede negociar muy bien las condiciones de venta. Pongamos por ejemplo que vamos a cualquier casa de subastas con una onza de Segovia en EBC (moneda que ronda los 20.000 euros de remate). Lo primero es que es obvio que se podrían negociar las comisiones de la casa de subastas y el precio de salida; lo segundo es que seguro que se puede negociar que paguen un adelanto de 15.000 euros porque necesitas ese dinero rápidamente. La casa de subastas sabe que venderá la moneda más cara.
    Pero igualmente, el coleccionista que tenga contactos ya conocerá a otros coleccionistas con dinero que no tendrán el más mínimo problema de comprarle la onza segoviana en el momento que él quiera venderla a un precio bajo dentro de lo razonable. Y sabe que llamando a ciertos teléfonos esa pieza la tiene vendida seguro por 18.000 euros (por ejemplo). Eso es algo que no se puede decir de otras series, como cobres de Fernando VII.

    4.- Pero es que ahí me estás dando la razón. ¿Qué mérito tiene hacerse con algo que es fácil de conseguir? Yo entiendo que el coleccionista que se mete de lleno (y quien coleccione onzas debe meterse de lleno, que para algo “juega en primera”) tiene que incluir en su colección ejemplares que sean complicados de adquirir. No caros, sino complicados. A mí una colección de 8 escudos corrientes en EBC me va a dejar frío como un témpano. Más sobre ello: http://blognumismatico.com/2014/12/17/admirando-el-esfuerzo-del-coleccionista/

    5.- Vuelvo de nuevo a lo de la experiencia del coleccionista. Desde luego esto es para gente que sabe diferenciar bien las calidades y que tiene un gusto propio. Pero me parece más sencillo diferenciar una onza en EBC de una en MBC+ que apreciar esa diferencia en un oro medieval. Más que nada porque la acuñación es mucho mejor en las onzas. Hablando en general, claro está.

    6.- Sí. Y a mí también me quedan grandes. Soy plenamente consciente de que quizá no haya más de media docena de lectores de este blog que coleccionen onzas. Pero eso no significa que la entrada solo vaya dirigida a ellos o que solo sea útil para ellos. Nada de eso.
    Según nos vamos cogiendo experiencia como coleccionistas lo normal es que nos atrevamos a hacer compras más caras y es normal que llegue el día en el que adquiramos monedas que pasen de los 1000 euros. Yo he visto muchos casos así y a mí mismo me ha pasado ( http://blognumismatico.com/2013/06/21/las-primeras-veces-en-la-numismatica/ ). Si tal día llega es mejor haber aprendido alguna cosilla antes. Y si no llega nunca, el saber no ocupa lugar (digo lo mismo que lo de los cuadros de Picasso).
    Te puedo asegurar que si todos los lectores del blog aprenden simplemente que una onza colgada, taladrada o manipulada de alguna manera extraña no vale más que al peso, ya solo con eso evito más de un palo. Y con evitar uno ya habrá valido la pena escribir la entrada. Casi ningún lector del blog se ha planteado nunca comprar un duro de 1869, pero te puedo asegurar que si esta entrada la hubiera escrito un año antes hubiera evitado un lío numismático a nivel nacional: http://blognumismatico.com/2014/10/16/por-que-no-recomiendo-comprar-duros-de-1869/

    7.- Comprar onzas corrientes es como comprar alfonsinas: se está comprando oro. Si el oro sube se gana dinero, si el oro baja, se pierde dinero. No hay más.
    El año pasado en marzo un colega mío llevó a la convención de la ANE unas 8 onzas corrientes para venderlas. Yo le dije que intentase venderlas a 800 euros/pieza, que es a lo que lo pagaría un particular que lo comprase a otro particular (el oro estaba a 30 euros/gramo aprox.). Al final no las pudo vender más que a 750 euros/pieza y se las compró un comerciante que seguramente intentase venderlas a 850 euros/pieza. Cuando el oro estaba a 40 euros/gramo los comerciantes las compraban a 1000 euros y las vendían a 1100 euros (y todos los clientes se pegaban por ellas porque el oro no iba a dejar de subir nunca jamás). Cuando el oro estaba a 20 euros/gramo los comerciantes las compraban a 500 euros/gramo y las vendían a 600 euros gramo (y los clientes no las querían porque el oro era una malísima inversión).

    Así que ese tipo de onzas son lentejas y en ellas no hay mucho que discutir. Comprarlas es comprar oro y el rendimiento del oro históricamente es bastante malo si se compara con otras inversiones.

    @Perepepe, tu pregunta es a pillar, más aún cuando Martí Hervera y Soler y LLach patrocinan este blog.
    Pero la respondo:
    Ya hemos dicho muchas veces que invertir en monedas realmente es especular. No hay manera de saber qué monedas van a querer los coleccionistas de dentro de 30 años. Digo esto como “disclaimer” para que luego nadie me diga que me equivoqué.
    Como digo más arriba a cada moneda se le puede pedir una cosa. Esa moneda que sacan a subasta es un piezón de los que cuesta mucho encontrar, además de que ese busto solo lo tienen los 8 escudos madrileños de 1728 y 1729, que son ambas rarísimas. Los mejores ejemplares que conozco estuvieron en la Colección Caballero y se remataron por 26.000 y 24.000 euros, ambos en EBC+.
    Así pues, existen mejores ejemplares del que sacan ahora a subasta pero dudo mucho que haya varios en semejante conservación. Si alguien dice “yo quiero tener la onza madrileña de 1729” o “quiero tener un ejemplar con este busto” entonces le diría que aquí tiene una oportunidad de hacerse con un ejemplar que está muy bien. No he visto salir a subasta más de un par de ejemplares mejores que éste, aunque habría que inspeccionar el canto, cosa que ni siquiera he visto en foto y me parece crítico a la hora de poder valorar la moneda.
    Ahora bien, si alguien me dice “tengo 18.000 euros para una onza ¿qué me compro?” pues mi consejo sería que se fuese a por otra menos rara pero en altísima calidad. Con esa pasta cualquiera se puede comprar practicamente cualquier onza, como un cara de rata de los de quitar el hipo.
    ¡Pero ojo! Estamos hablando de una onza muy muy rara. No vale el mismo argumento con una onza madrileña de Carlos IV. En ese caso yo no perdonaría ni grietas ni historias: o la compro buena buena o no la compro. Que por el precio que me sale una de esas corriente me hago con media docena de durillos preciosos.

    @Miguel, Pietro habla de onzas corrientes en EBC, yo digo que mi consejo para una coleccionista de onzas es que se vaya a por las buenas. Es decir, que las corrientes las busque en EBC+ o mejores. Y eso cuesta el doble de pasta.
    Vuelvo a decir que a un novicio no le aconsejo meterse en onzas. Si intenta comprar onzas para comprar y vender uno que acaba de empezar lo más normal es que le tengamos en el siguiente capítulo de “pasarse de listos”. Date cuenta de que por líquidas que sean, que un novicio haga bien una compra-venta supondrá que pierde poco dinero en ello. Si lo hace mal es cuando palma bastante pasta.
    Lo de la relación con el peso en oro y lo de por qué creo que la entrada puede ser interesante aunque no se coleccionen onzas lo explico más arriba.

    Saludos,
    Adolfo

  11. Ignacio 3 años hace

    Estupenda respuesta :-) A mi tambien me gustan tus razonamientos.
    Al turrón.

    Cierto, coleccionar onzas, como coleccionar duros, no es para todo el mundo. Una onza es cara.
    Cuanto? Bueno pues iriamos desde el BC/MBC- a peso hasta el EBC, a un precio de 1500 (que yo incluso veo bajo). Por cualquier onza bastante decente ya te piden 1500 e incluso con fallos, luego si, el conocimiento es fundamental. Y el equivocarse tambien, puede suponer una pieza ‘que no te guste tanto’ dentro de tu coleccion..
    Bueno, tener un sc+ de santiago del 51 significa un merito ahorrativo, aunque sea con vanos :-)
    Un escenario que no he comentado anteriormente implicaria el descubrimiento de nuevas onzas de un tipo raro en el que te has gastado 6000 euros o más. Ahi palmarias pasta automaticamente. Sin embargo con conservaciones mbc/mbc+ ‘mas o menos’ cercanas al oro no perderias tanto dinero en un caso asi. Ademas una pelucona vale por lo menos 2000 euros, este el oro a 20 o a 50. Si estimas, es una apuesta, que el oro subirá, tener monedas cercanas al oro confirmara su revalorizacion. Su mejor conservacion no solo te permitira disfrutarlas mas, sino que ademas ira subiendo en las subidas y manteniendo en las bajadas (aproximadamente).

    Bueno lo del coleccionismo por hacer algo que no tiene nadie es algo que no habia pensado, y lo veo como muy exclusivo para mi humilde presupuesto.

    Lo que si veo fundamental es comprar las monedas que te gusten, pero sobretodo, no comprar ninguna moneda que te disguste. Hace un tiempo tuve a tiro una pelucona de lima del 51, corriente, y estaba decente, pero tenia una muesca en el canto, y cada vez qeu veia la moneda, veia la muesca… resultado, no la compré…

    Si por coleccionar entendemos un objetivo de ir acotando entonces diria que tengo alguna onza pero no las colecciono, puesto que eso implicaria el conseguir unas onzas de las que no me veo capaz, por eso comentaba que me va grande la coleccion, pero me puedo permitir algun capricho modesto de vez en cuando.
    Revalorizaciones pasadas no garantizan futuras, ni el oro ha sido buena inversion ni dejara de serlo. Considero el oro mas un refugio, algo que siempre valdra, que una inversion. Para tratarlo como inversion deberia estar muy puesto en el tejemaneje manipulado que se traen los amos del dinero. Pero que llegara un dia que no podamos comprar oro, eso si que lo veo venir algun dia.

    No se, las onzas tienen un encanto especial. Fueron la moneda aceptada mundialmente del imperio español. Al igual que los 8 reales. Y son monedas que siempre van a tener un mercado abierto.

    • Athalbert 3 años hace

      “Pero que llegara un día que no podamos comprar oro, eso si que lo veo venir algún día”
      Yo no creo eso, puede pasar que se instaure un “gobierno bolivariano de lo que quede de España”, puede pasar que ante las políticas económicas “imaginativas” de dicho gobierno nos inviten a dejar el Euro mediante la sofisticada técnica diplomática conocida con el nombre de “patada en el culo”.
      Puede pasar que dicho gobierno comience a emitir una nueva moneda (el “pichiqueiro bolivariano), con una paridad inicial con el euro y una rápida devaluación.
      Por algún extraño motivo dicha moneda probablemente no será muy bien acogida en el extranjero por lo que tras el agotamiento de las reservas de divisas y pulirnos el oro del banco de España…
      ¿Qué nos queda?
      efectivamente, desvalijar a la población de sus divisas y metales preciosos.
      Esto se puede hacer de dos modos:
      1.- confiscando sin más (aunque todo el mundo correrá a enterrar sus bienes fuera del alcance de papá estado).
      2.- ponerse a emitir papelitos a mansalva y ofrecer precios superiores a los de mercado por esos metales preciosos (aunque generaremos una mega inflación como la alemana de 1919)

  12. miguelf 3 años hace

    Yo sinceramente, para tener una serie de monedas, que jamas podre tener en casa, prefiero no tenerlas y tener otras mas corrientes de las que pueda disfrutar cuando, como y donde quiera.

    Yo con mi coleccion virtual de fotos de onzas, disfruto seguramente lo mismo que otros que las tienen en bancos.

    Que vivan los cobres y las platas!!!

  13. sierramadre 3 años hace

    Aqui, la cuestion es que algunos somos pequeños ahorradores, que tenemos la suerte de tener un pequeño excedente de dinero al mes, gracias en parte porque no nos lo gastamos y nos los quitamos nosotros y nuestras familias de otras cosas porque pensamos que hay que guardar siempre que se pueda por si algun dia pasa algo grave, en mi caso soy un humilde currito con un trabajo delicado en el que me juego la vida y por eso me pagan un poco mas que a la media.

    Como bien dice Adolfo algunos no somos millonarios.

    Un dia decidi guardar parte de los ahorros en metales y de rebote descubrimos que por el mismo precio los podiamos comprar redondos y con caras,escudos e historias apasionantes, aunque fueran llenos de manchas, golpes y rayas, llegados a ese punto nos enamoramos de esas cosas redondas y las queriamos con menos manchas y golpes aunque costaran mas y ha llegado un punto en que nos apartamos del plan inicial y ya no sabemos si somos coleccionistas, metaleros o mediopensionistas, nos duele pagar grandes sobreprecios sobre el metal pero al mismo tiempo cada vez nos gustan mas las piezas bonitas.

    En mi caso, no es especulacion, ya que espero no tener que vender jamas, es un seguro de los de usar en caso de emergencia, pero comprar piezas por las que luego me den solo su valor al peso independientemente de si son mbc- como si son ebc- (50 € arriba o abajo) cuando a la compra el diferencial es mucho mayor la verdad es que me tira para atras.

    Adolfo, en la historia que cuentas de las onzas de tu amigo faltaria el dato de si eran mbc- o ebc para confirmar mis argumentos.

    Esto de las monedas me recuerda a mi juventud con los coches, siempre pasaba lo mismo, queria un Leon, por algo mas hago un esfuerzo y me lo compro deportivo en version FR, pero es que entonces me planto en X precio y por algo mas me pillo un bmw sencillo, pero es que entonces ya por algo mas me compro un bmw molon.
    Resumiendo, que de 15000€ te plantabas en 35000€ de la mano del por algo mas.

    Como no te controles con las monedas pasa igual, subiendo por la escalera del algo mas de 850€ te plantas en los 3000€ en un pis pas.jeje.

    Esto es un vicio.

    Saludos.

  14. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @Ignacio, estamos esencialmente de acuerdo.

    Lo de qué significa ser un coleccionista de una serie determinada es algo que daría para otra entrada muy interesante. Un coleccionista de arte se entiende que puede tener 10-12 cuadros de un periodo o con unas características determinadas y fin de la historia; quizá complete la colección con un par de esculturas o unos jarrones. Pero parece que un coleccionista de monedas se tiene que hacer con toda la serie e intentar completarla. Yo no estoy de acuerdo con esa visión.

    El oro tiene una revalorización histórica mucho menor que otras inversiones, como pueden ser acciones (tomamos como referencia los índices bursátiles).

    Totalmente de acuerdo en que las onzas, al igual que los reales de a 8, tienen un encanto especial. En España y en el resto del mundo.

    @Athalbert, no seas tan catastrofista, hombre.

    @miguelf, no es que sea cuestión de oro, plata o cobre. Sino que cuando alguien tiene un patrimonio importante en moneda lo normal es que busque seguridad, tanto para la colección en sí como para su propia familia que habita la casa. Cuando uno se mete en el terreno de las onzas no colecciona por entretenimiento, o no solo por entretenimiento. Suponen bastante dinero y el que adquiere este tipo de monedas generalmente busca tener una reserva de valor. Eso no quita que le apasionen las monedas. Mira el comentario de @sierramadre, donde dice que ya no sabe si es coleccionista, metalero o mediopensionista. Digamos que ése es el punto normal de un coleccionista de onzas.

    @sierramadre, las onzas que vendía mi colega en la convención rondarían el MBC. Son ese tipo de onzas que se venden en todas las subastas por 800 euros aprox.
    Date cuenta que comprar unas monedas no es como comprar un coche. Primero porque las monedas se entiende que serán unas compras periódicas mientras que un coche no: es algo que se compra una vez y se espera que dure 10-15 años. Lo segundo porque un coche es un gasto y unas monedas se supone que son una reserva de valor. Un caso equivalente sería si te dijeran: ¿prefieres tener tres seat Leon o un buen BMW? Pues aquí lo mismo: yo prefiero una onza en SC que tres en MBC. Igual que prefiero un duro en SC que 25 en MBC. Pero en el caso de los duros entiendo que se puedan coleccionar por entretenimiento; en el caso de las onzas hablamos de mucho dinero para verlo como un simple capricho.

    Saludos,
    Adolfo

    • sierramadre 3 años hace

      Y por curiosidad, y si esas onzas de tu amigo hubieran sido ebc-, de esas que rondan los 1100 mas comisiones en subasta ¿a cuanto podrian haberselas pagado a tu amigo?.

      Mi gran asignatura pendiente y se que deberia probarla es como bien expones en una entrada es intentar vender para y de primera mano ver como esta la cosa, pero no se si por pereza o por miedo al resultado (resultado que me hiciera dejar de coleccionar) la verdad es que no me animo.

      Un saludo.

      • Autor
        Adolfo 3 años hace

        Eso ya entra dentro de la pericia de cada cual. No es lo mismo que esas monedas las quiera vender uno que acaba de empezar a que las venda yo o a que las venda un profesional. No es lo mismo si necesitas venderlas todas de golpe a si quieres ir vendiéndolas de aquí a cinco años.

        Pero como regla general, si esas monedas se rematan en 1100 euros, entonces es razonable que 950-1000 euros los sacases en una subasta. Así que ya tienes un precio mínimo. Vendiendo pocas yo intentaría que un profesional me pagase lo mismo (en torno a 1000 euros por pieza). Claro que él te va a empezar a poner pegas y a decirte que estas monedas tienen no-sé-qué y no-sé-cuál y que no se pagan a más de 900 euros, por lo que él te da 800. Por eso es necesario saber de lo que se está hablando y conocer a los comerciantes de antemano.
        Y si las quieres vender poco a poco, pues sería razonable ir encontrando coleccionistas que las pagasen a 1200 euros. Ya ves que la diferencia no es muy grande 1000 euros vs. 1200 euros. Si por ejemplo hablásemos de monedas de plata que rondasen esas cifras la diferencia sería mucho mayor.

        ¡Que tu colección la vendan tus herederos y decidan ellos si ha sido una buena inversión o no! Y si no tienes herederos, ponme a mí en el testamento :)

        Saludos,
        Adolfo

        • sierramadre 3 años hace

          Espero que asi sea y que nunca tenga que vender, eso seria mala señal, pero al igual que cuando pagas un seguro quieres saber cuales serian las coberturas si hubiera que usarlo, lo mismo pasa con las monedas.

          Herederos tengo de sobra, por culpa de ellos no puedo aspirar a piezas buenas, jeje.

          Eso si, si te conformas, tienes un almuerzo pagado si te pasas alguna vez por aqui a alguna convencion.

          Un saludo Y gracias de nuevo.

      • Luis 3 años hace

        Vender una moneda no es ningún arcano misterioso o algo que sólo puedan realizar los iniciados en una filosofía esotérica. Es una simple cuestión de precio de compra y precio de venta. Si compras en subasta, por ejemplo, e intentas luego vender esa moneda a un comerciante palmarás pasta casi seguro. Ahora bien, si te lo curras y buscas alguien que pueda estar interesado en esa moneda ahí sí que podrás sacar un beneficio o lo puesto al menos.

        No hay más. Y esto vale tanto para comerciantes como para coleccionistas. Cuando un comerciante le vende a otro comerciante sabe que va a tener que renunciar a la mayor parte del margen comercial de la moneda sino es que a todo. Pero claro: es que venderle a otro comerciante es ir a lo fácil, lo complicado es dar con un coleccionista que esté buscando esa moneda y desee pagàrtela a un precio de mercado. Eso es lo que explica que los profesionales se pasen mañanas enteras en mercadillos haga frío o calor, se recorran España y Europa de convención en convención (con todo el gasto a su costa), se embarquen en páginas on line, etc.

        Muchos de los que se han desanimado con la numismática ha sido porque a la hora de vender sus monedas las han llevado a un profesional y han pretendido que les dieran el 80% de lo que ellos pagaron por ellas a otros profesionales (subastas u autonomos). Esto en el mejor de los casos, ya que muchos –pero muchos, muchos– pretenden venderlas por lo mismo que les costó a ellos y aún algunos sacarles algo de beneficio. Con esos mimbres está claro que el fracaso como “vendedor de monedas” está más que cantado.

        • Autor
          Adolfo 3 años hace

          Solo un par de palabras para matizar o completar lo que ha indicado Luis:

          – Vender a un coleccionista no garantiza venderlo más caro que a un profesional. Digamos que la relación es que vender barato es muy fácil (ya sea a un coleccionista o a un profesional), para vender caro hay que trabajárselo.
          – Un coleccionista sí que puede aspirar a obtener el 80% del dinero que ha gastado en su colección si es capaz de comprar a buen precio (a otros coleccionistas, a subastas o a autónomos). Yo me veo capaz de vender las piezas de mi colección por un 80% de lo que me costaron como término medio. En unas estaré contento si a día de hoy me pagan la mitad y en otras seguramente ganase dinero. El truco está en la compra la mayoría de las veces.

          Saludos,
          Adolfo

  15. Miguel 3 años hace

    A eso me refería con “comprar y vender hasta hacerse una idea de cómo va el mercado” Desde luego que no me parece ningún arcano misterioso, ni el secreto de la piedra filosofal. En el mercadillo de cualquier ciudad grande la mayoria de los puestos tienen un cartel con “Se compran monedas”. Bueno, pues que mejor forma de saber si se ha hecho una buena compra que intentar venderlo? No digo que uno vaya con la intención de doblar el precio por lo que lo compró, ni hacer ganancia inmediata, simplemente sondear el mercado. Desde luego pienso que hay varios factores, y no lo vas a vender igual a un comerciante que cada día le llegan 20 personas ofreciéndole 20 lotes, que un coleccionista que está buscando esa moneda, o que si compras a precio de oro/plata y sube, puedas sacarle algo o aminorar pérdidas si has comprado mal.
    Al final, como dice Adolfo pienso que la ganancia está en el precio de compra desde el que se parte.

    Pero ya digo, no es por sacarle ganancia inmediata, simplemente sondear el mercado, por saber qué tal son las compras que uno hace, y porque algún día es muy posible que uno tenga que venderlas.

    Un saludo.

  16. Athalbert 3 años hace

    Adolfo, en mi profesión tengo fama de optimista…
    Catastrofista no me lo habían llamado nunca…

  17. Juan Luis 3 años hace

    Coleccionistas entendidos o coleccionistas acumuladores?. Quién valorará mejor el esfuerzo del especialista que es capáz de ofrecer un abanico de posibilidades sobre los rincones que esconden las monedas, billetes o lo que sea?.Evidentemente, siempre sale a relucir los valores futuros y lo entiendo porque cada uno hace con su dinero lo que quiera y espera lo que crea. Pero creo que hay gran diferencia entre coleccionismo y ambición especulativa aunque sea de futuro y repito que cada uno tiene derecho a hacer con lo suyo lo que quiera.Entiendo que quien aspire a mantener a un comprador coleccionista deberá esforzarse más en la información que rodea a la moneda o en el volumen de monedas que aún no siendo de buena calidad aportan información escondida, que sólo se descubre cuando tienes los catálogos, libros o artículos de investigación que ayudan mucho más de lo que imaginamos a ampliar el mundo del interés por la moneda pobre(cobre y vellón,plata-comparando con monedas de oro).Me remito a leer la información que aportan las tiendas o los particulares(internet-imagino que los habrá que den más detalles)sobre la moneda.Marcas de ensayadores o no que figuran en las leyendas así como tipología de letras que no se ponen en la información de venta.Exactamente que es lo que se vende? creo que la falta de interés por la información deja al descubierto en muchos casos ese lado especulativo del que no hablamos.
    Interesante el tema como siempre y bonitas monedas.Mis vellones y yo las saludamos.
    Saludos a todos

  18. Juan Luis 3 años hace

    De todas maneras un negocio es un negocio y cada uno lo entiende como quiere y lo informa como le conviene y el trabajo informativo para alguien que venda muchas monedas diferentes no creo que le sea fácil.
    Saludos

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Mucho me temo que coleccionar vellones no tiene nada que ver con coleccionar onzas.

      Uno puede coleccionar vellones por muchísimos motivos, pero quien colecciona onzas se está dejando como poco poquísimo 800 euros en cada ejemplar. Ahí el dinero importa y mucho.

      Quien quiera tener monedas para estudiarlas y adentrarse en la historia yo no le recomendaría para nada comprar onzas, sino que le diría que se acerque a los cobres. Primero porque la misma trascendencia histórica se puede encontrar en una moneda de 5000 euros que en una de 2 euros, así que si es por estudiar no tiene sentido gastarse tanto en una pieza. Segundo porque hay muchísimos más interrogantes abiertos en los vellones que en los oros.

      Saludos,
      Adolfo

  19. Ruben 3 años hace

    Estimado Adolfo:
    Mirando un poco por internet me he encontrado este interesante artículo sobre los 8 escudos, y me ha venido a la cabeza una moneda de este tipo que me llegó a las mano hace algún tiempo, de 1796, con ceca NR, y ensayador JF. En su día miré un poco que coincidiera la ceca con el ensayador, pero no encontré nada al respecto.
    Quería preguntarle si este tipo de moneda es una falsificación de la época, o realmente existió este tipo con esa ceca y ese ensayador.
    Muchas gracias.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Yo que sepa todas las onzas de Santa Fe de Nuevo Reino de 1796 tienen como ensayadores JJ. Pero te lo digo sin mirar los catálogos.

      Si no es que esté en la bibliografía lo más probable es que sea una moneda falsa.

      Saludos,
      Adolfo

      • Rubén 3 años hace

        Muchas gracias por la respuesta y enhorabuena por el blog, y por los artículos. Seguiré mirando algo más al respecto de esta moneda y las no coincidencias de ensayador y ceca.
        Un saludo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*