Subastas de diciembre de 2014 y enero y febrero de 2015

Subastas de diciembre de 2014 y enero y febrero de 2015

Realizo hoy el primero repaso de 2015 a las subastas habidas y por haber. Como siempre, vamos primero con las subastas realizadas.

El día 3 de diciembre Ibercoin organizó una subasta doble, en sala y por correo, con unas monedas bastante discretas en general. Los remates no fueron malos atendiendo a la calidad general de los lotes. Se han vendido la mayoría de las piezas de la subasta en sala aunque yo diría que en la subasta por correo el porcentaje de lotes vendidos no llega al 50%. Es normal que una subasta de estas características no atraigan a demasiados pujadores, lo cual representa una oportunidad para los que somos coleccionistas más discretos. Por parte de los lotes más caros, el duro de Santa Fe que comentamos aquí se quedó sin vender remató en 31.500 euros, un poquito más caro de lo que lo había vendido Aureo un par de años antes. También había un lote formado por una colección de carteras de euros cuya descripción contenía un pdf con más de 100 páginas que lo describía perfectamente (que tomen nota las casas de subastas que dicen ser más grandes y tienen más medios pero no hacen este tipo de cosas y simplemente indican “a examinar”); se remató en 8.000 euros, lo cual genera una buena estimación del valor que tiene una colección muy completa de carteras de euros. Un valor muy diferente de lo que algunos se creen que tienen.

Áureo & Calicó organizó la siguiente subasta el día 11 de diciembre. Como decía era una subasta que no me atraía para nada pero al parecer sí que ha atraído a otros coleccionistas porque la inmensa mayoría de los lotes se han vendido y además bastante caros. Todas las piezas que comentábamos aquí se remataron y se vendieron muy bien, incluyendo la completista colección de durillos. También hay que subrayar que a las extranjeras -que siempre me olvido de comentar- también las dieron salida. Incluso esta vez el remate más alto fueron unos 5 rublos de Nicolás I que se vendieron por 18.000 euros, su precio de salida. Lo que no hubo fueron grandes subidas de precios. Es normal: los lotes no daban para ello.

Ese mismo día Herrero organizó otra subasta en la que se vendieron el 70% de los lotes, aproximadamente. No hubo grandes subidas de precios pero los lotes más golosos se vendieron bien, incluyendo todos los áureos que sacaban en venta. El escudo atribuído a Luis I que comentábamos aquí se remató en 2.450 euros, mientras que el as de Augusto se quedó sin vender. De hecho, la colección de monedas de Emérita Augusta se vendió muy mal en general. Creo que los remates han sido muy razonables atendiendo a las calidades reportadas, ya que las fotos no me permiten tener una opinión propia sobre dichas calidades.

Por parte de Martí Hervera y Soler y LLach, los lotes que presentaban se han vendido bastante bien en general. La inmensa mayoría de ellos tenían unos precios muy evidentes así que no había mucho que discutir sobre ellos. Creo que les ha salido bien la subasta. Por comentar algunos lotes concretos, me parece muy curioso que el dínar abáside de imitación se haya rematado en 3.000 euros, que era su precio de salida, cuando hace unos meses se había rematado ese mismo ejemplar en 14.000 libras. Algo raro pasa con esa moneda y no sé qué es. Curioso es también que en esta subasta no se han vendido ninguna de las pruebas de El Centenario que salían a subasta. Es algo que me parece muy raro porque son monedas que suelen tener aceptación debido a la enorme cantidad de coleccionistas de este periodo y su precio de salida era justo. No eran lotes para que subiesen mucho de precio pero sí para que se vendiesen sin problemas. Quizá el aspecto psicológico haya influenciado en la subasta, porque muchas veces basta que la primera moneda la quieran dos coleccionistas para que otros veinte se peguen por las siguientes.

La última subasta apuró el año y fue Cayón quien la organizó el día 30 de diciembre. Se trata de una subasta curiosísima porque, tal y como explicaron en su catálogo, supone subastar un hallazgo de monedas, billetes, sellos moneda y sellos del bando republicado de la Segunda Guerra Mundial. Las decenas de miles de objetos que contenía el hallazgo fueron subastados en lotes más o menos grandes y se han vendido bastante bien. Todas las monedas y billetes que había eran ya corrientes antes de esta subasta, así que ahora lo serán mucho más. No creo que fuese una subasta interesante para la inmensa mayoría de los coleccionistas pero sí que me ha gustado mucho la explicación aportada por Cayón y he disfrutado leyéndola. Los que quizá tuviesen más interés en los lotes fuesen los coleccionistas de errores (ya vimos que en la moneda de la Segunda República hay muchas variantes) y los comerciantes de mercadillo que se quisieran hacer con piezas para vender con calma durante los próximos años. En cualquier caso, lo cierto es que el hallazgo se vendió muy bien; si yo fuese el dueño estaría más que contento con el resultado.

Vamos ahora con la primera tanda de subastas de 2015, que supongo que sean todas las que acontezcan en los dos primeros meses.

El año subastero lo abre Pliego el día 27 de enero una pequeña subasta que contiene moneda medieval castellana, tres cobres de los Austrias, varias piezas de los Borbones y de El Centenario y algunas monedas extranjeras. Esta subasta abarca menos periodos de los que suele abarcar esta casa pero hay más lotes que me parecen atractivos de los que me tienen acostumbrado. Concretamente me llaman la atención algunos de los durillos de Carlos III o los reales de a 8 que presentan. También creo que pueden interesar los errores del siglo XX y XXI que subastan así como las monedas extranjeras de oro. Obviamente no es que sea la crème de la crème, pero son piezas que no están mal. A ver si esta casa sigue progresando en lo que a la calidad de los lotes se refiere.

La siguiente subasta es muchísimo más interesante y viene de la mano de Cayón (me informo por Sixbid porque a su página web la hacen tan poco caso que ni la han publicado ahí). Cayón organiza el día 29 de enero una doble subasta temática: por la mañana subastan billetes y por la tarde subastarán monedas. Ambas subastas son muy buenas, pero quizá lo sea más la de billetes porque hace mucho que no salía en nuestro país una subasta temática de estas características. Bastará con decir que en la subasta aparecen más de 100 lotes de billetes clásicos y la conservación general es muy buena; son ellos los que hacen especial a esta subasta, en mi opinión. Después hay 400 lotes más de billetes del siglo XX, incluyendo un Fortuny, que es una de las cúpsides de la notafilia española. La parte de Franco y Juan Carlos me llama menos la atención por ser mucho más normal de ver aunque hay que reconocer que la colección del Estado Español es muy amplia y de una calidad exquisita. Supongo que esto sea fruto de la venta de una colección particular realizada a base de años y dedicación; o al menos es la pinta que tiene.

La subasta de monedas se realiza por la tarde y es muy interesante también. Abarca desde la antigüedad hasta el siglo XX, un periodo mucho más amplio del que nos tiene acostumbrados Cayón. Se presentan lotes muy interesantes en general, con una conservación bastante buena y en general con muy buena salida comercial. No tengo ninguna duda de que se van a vender la práctica totalidad de las monedas debido a que los precios de salida son muy bajos. Pero cuidado, algunos no y eso puede causar equivocaciones. En particular hay varias monedas que me llaman la atención. Por la parte medieval hay dos piezas rarísimas: la dobla ecuestre burgalesa de Alfonso de Ávila y el Enrique de la silla PA. Por los austrias hay un rarísimo 8 reales acuñado en Zaragoza en 1611, que se ve eclipsado por un cincuentín de 1626; en ambos su calidad es más que buena para la rareza de las piezas. De los borbones presentan más piezas, pero son monedas que se suelen ver más a menudo. Aún así las onzas cara de rata merecen especial mención. Por último, aparece una divertida colección de medallas inglesas que tienen que ver con batallas y otros hechos relacionados con España. No pueden faltar algunos ejemplares relacionados con Blas de Lezo. También tiene pinta de venir de una colección particular.

También me gustaría hacer algunos comentarios “extra-subastiles” relacionados con Cayón:

El primero y más positivo es que si hace poco nos quejábamos del poco nivel que tenían últimamente las subastas de Cayón, parece que ahora se están resarciendo. Esto me parece más que positivo para la numismática española y para el comercio numismático porque la competencia siempre es sana.

El segundo es que han anunciado, en un medio afín a la empresa, que tienen más de 100 duros segovianos y 13 cincuentines. Eso es una colección impresionante que estoy deseando ver y si tal colección proviene de un particular me quito el sombrero por el trabajo realizado. ¡Eso es tener buen gusto y lo demás tonterías! Una cuestión curiosa al respecto es que Cayón a anunciado de antemano que tiene 13 cincuentines y que los pretende vender a pesar de que está sacando un cincuentín a subasta. Esto es prueba evidente de que los cincuentines tienen una demanda altísima que hace que su precio no se vea afectado aunque salgan muchos al mercado del tirón. Si resulta que tuvieran 13 doblas ecuestres de Enrique II (imposible porque no creo que existan tantas) se lo callarían y las irían sacando a base de años y años para que su precio no se derrumbase. El que se hayan llevado las monedas a la convención de Nueva York para que las vean los americanos hace evidente la salida internacional que tienen estos piezones.

Lo tercero es que me ha parecido muy bien que Cayón nos mande un mail a los clientes haciéndonos un breve comentario a su subasta. Es obvio que lo que nos han mandado no es más que un panfletillo propagandístico, pero creo que es de agradecer un mail donde se subrayen algunos de los lotes. Eso no le lleva al director de la casa de subastas ni una hora de trabajo y es una manera de quedar bien con los coleccionistas. Mejor aún sería utilizar un sistema de recomendación para que a cada coleccionista se le personificara el mensaje que reciba, de forma que se le dirija a los lotes que más le interesen dependiendo de las piezas adquiridas anteriormente; pero el coste de un sistema así sería demasiado elevado.

Lo cuarto es que siguen con el mismo problema de que se necesita Java 7 para poder pujar en directo. Si eso me parecía mal hace unos meses, que no se haya solucionado todavía me parece de escándalo. Algunos me habéis preguntado que cómo se hace pero yo paso de dar soporte gratuito a un problema que ha generado una empresa en la que yo no trabajo. Así que para las dudas técnicas que cada uno pregunte a Cayón, que se las resuelva por su cuenta o que no puje en directo.

 

La siguiente subasta organizada en territorio ibérico viene de mano de Áureo & Calicó y será el día 5 de febrero. De nuevo se tiene una subasta doble en la que en sala se realiza una subasta especial de billetes llamada “Marqués de la Ensenada” y por correo una subasta ordinaria. Es curioso que llevemos años sin subastas de billetes clásicos en España y ahora salgan dos en el plazo de una semana (aunque Aureo publicó la subasta y luego Cayón publicó la suya poniéndola días antes).

La subasta de Aureo sobre billetes es extraordinaria. Salen muchísimas rarezas clásicas y algunas de ellas una calidad excelentísima, como el billete del Marqués de la Ensenada que da nombre a la colección (primera imagen de la entrada), el pedazo de Floridablanca que presentan (segunda imagen), los de Goya (tercera y cuarta imagen) o los Mendizábal (quinta y sexta imagen). Todos estos billetes son cumbres de la notafilia española y aquí aparecen con calidades muy altas para su rareza. También se incluyen muchos falsos de época y pruebas. Además aparece una colección de billetes locales de la Guerra Civil que seguro que satisface a más de uno, sobre todo por el precio de dichos billetes. También hay que destacar los 137 lotes de billetes extranjeros, un terreno poco explorado tanto por Aureo como por el resto de subastas españolas, entre los que se encuentran algunas rarezas cubanas. La parte amarga de la colección es que se han tenido que retirar un par de lotes de los raros porque fueron publicados como auténticos siendo falsos de época. Ya veis que hasta los mejores se equivocan, pero que lo bueno de las subastas es que estamos muchos ojos mirando los lotes y podemos avisar a tiempo.

Las comparaciones son odiosas pero en este caso son inevitables: mi opinión es que Aureo presenta billetes más raros de los que presenta Cayón, y ya vimos que en lo que a billete clásico se refiere la rareza se estima mucho. Por otro lado, Cayón presenta unos lotes de mayor calidad en general. Además, Aureo incluye una buena colección de billetes de la Guerra Civil y extranjeros mientras que Cayón se mete de lleno en el Estado Español.

Por parte de la subasta por correo de Áureo, mucho me temo que no va a pasar a la historia. Supongo que sea la típica subasta que organizaban siempre en enero pero que este año la han hecho coincidir con esta colección especial de billetes. En dicha subasta se hace un repaso a la historia de la numismática, como es costumbre. Aparecen muchos lotes de monedas antiguas, incluyendo casi 100 denarios republicanos, 225 monedas imperiales y 205 monedas de la Hispania antigua. Luego viene el típico recorrido a la historia de España y 556 monedas extranjeras. La verdad es que ninguno de los ejemplares me ha llamado la atención como para destacarlo, pero os animo a que echéis un buen vistazo a la subasta porque hay lotes muy comerciales y que seguramente encajen en las colecciones de a pie (como la mía). También supongo que tendrán un aluvión de pujas y los precios serán altos porque es lo que le pasa a Aureo últimamente con cada subasta que saca, por corrientes que sean las monedas.

 

La siguiente subasta publicada la organizará Martí Hervera junto con Soler y LLach el día 26 de febrero. Como viene siendo habitual en esta casa, preparan una doble subasta en sala y por correo. La subasta en sala incluye 1260 lotes y me ha sorprendido muy gratamente. Comienza con unas monedas antiguas en las que no hay mucho que destacar. Por la parte medieval hay alguna pieza rara y en muy buena conservación, como el dinero de Fernando II de León o el gross de Carlos el Malo. Pero las primeras sorpresas no vienen hasta los Austrias. Concretamente con Felipe III y más concretamente con el precioso cincuentín que aparece en subasta. Se trata de un ejemplar del año 1618 (el más corriente, dentro de la rareza de todos los cincuentines) y está en calidad EBC. Un piezón impresionante para quien pueda permitírselo. También hay que destacar los dos raros dos escudos madrileños de Felipe IV.

Las monedas ya citadas darían la suficiente salsa para una subasta, pero la mejor parte viene con los Borbones. Aparece una excelente colección de moneda en plata y en oro desde Felipe V hasta Isabel II. Aparecen más de 500 lotes de este periodo, donde abundan los 2 reales, 8 reales, 2 escudos y 8 escudos. También incluyen varios ejemplares de 4 escudos raros, que son siempre mucho más difíciles de ver. En general son lotes muy comerciales y con una calidad alta. Además, se subastan muchas rarezas y piezas interesantes que no son nada fáciles de ver. Entre ellas destacaría la onza madrileña de 1729, la onza y la media onza cara de perro de Fernando VI, los 4 escudos de Guatemala de 1789 y tres impresionantes monedas de la Ocupación Napoleónica de Cataluña: 2 1/2 pesetas de 1810 en SC, 5 pesetas de 1813 en SC y 5 pesetas de 1814 en EBC+. Luego viene El Centenario de la Peseta, donde se incluyen bastantes monedas y en general con una calidad exquisita. Entre ellas las que más me llaman la atención son las del Gobierno Provisional, donde se incluye una peseta de 1869 (18-69) en calidad PROOF.

La subasta por correo es muchísimo más amplia, como siempre ocurre en esta casa. Contiene más de 4500 lotes pero entre ellos no hay gran cosa que destacar aunque invito a todo el mundo a que los eche un vistazo porque seguro que encontráis piezas que encajen bien en cualquier colección.

Es curioso que Martí Hervera ha publicado varios lotes en los que las monedas están encapsuladas por NGC o PGCS. En todos los casos se tratan de monedas de muy alta calidad y aparecen con un precio de salida que ya dejará poco margen de beneficio a quien se adjudique la moneda. Supongo que esas monedas les hayan llegado así y que se incremente el coste por el dinero cobrado por las empresas de tasación.

Ya veis que el año subastil comienza muy fuerte. Mucho más interesante que otros años por estas fechas. Además, tenemos dos noticias importantes con respecto a las subastas: Rubén Pulido y Pietro Anoè pretenden comenzar a organizar subastas numismáticas. Todo lo que sean soplos de aire fresco me parecen excelentes noticias.

12 Comentarios

  1. ultzama1x2 3 años hace

    No pienso ponerme Java7 ni similar para poder pujar en Cayón, ¡ lo que faltaba !
    En la última subasta quise entrar a por un par de lotes y tampoco me dejó por la falta de dicho programa.
    Y en la que se aproxima me gustaba un cara de rata ( ya me llegará Adolfo, jeje ), pero como no ha cambiado el sistema tampoco me voy a interesar lo más mínimo.
    El problema no lo tengo yo.

    Comentar que me parece ” una judíada ” por parte de Cayón el poner la fecha de la subasta de billetes unos días antes que la subasta también notafílica de Áureo, a los pocos días de anunciar estos últimos la fecha de su subasta.

    pd: no tengo en nada en contra de Cayón, le he comprado alguna moneda de un valor económico importante; y cuando cambie el sistema de pujas on line lo seguiré haciendo.

  2. BambaJC 3 años hace

    Buenos días. Fijaros que raro que Cayón ha retirado tres lotes de la subasta de monedas: dos doblas de la banda de Juan II de Burgos (con y sin las cabezas de león) y un 4 reales de sevilla de 1718 muy bello. ¿Serían falsos?. Me sorprende sobre todo por las doblas de Burgos, ya que tenía interés en adquirir una de ellas.

  3. BambaJC 3 años hace

    Por cierto, comentas que en la subasta de Ibercoin los 8 reales columnarios de Santa Fe de Nuevo Reino no se vendío, sin embargo, en la lista de lotes adjudicados aparece vendido por 31.500. ¿Es un despiste tuyo o esconde algo detrás?

  4. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @ultzama, otra opción es pujar en diferido a través de Sixbid.
    Lo de que Cayón haya puesto la subasta unos días antes que la de Aureo no significa que la fecha de Aureo haya influido en la de Cayón. Lo que está claro es que la subasta ya la tenían montada desde hace meses (eso no se hace en una semana) y como Cayón no indica de antemano las fechas de sus subastas, está claro que si pueden ponerla antes de otra subasta que les hace clara competencia, lo van a hacer. Especialmente cuando se tratan de unas colecciones de billetes clásicos, que tienen un mercado más local, con menos coleccionistas y con menos salida internacional que una colección de duros coloniales, por poner un ejemplo.

    @BambaJC, no tengo ni idea de los motivos por los que han retirado esas monedas de la subasta. Pero que retiren un lote de subasta no significa que sea falso, pueden ser otros motivos. Por cierto, un día podría hablar con los patrocinadores del blog para que me expliquen qué motivos puede haber detrás de que se retire un lote de subasta, así dedicaría una entrada al asunto y seguro que todos aprendemos de ello.
    Lo del duro de Santa Fe de Ibercoin ha sido un error mío. Gracias por subsanarlo tan rápido. Estas entradas me llevan mucho tiempo en el que no hago más que mirar datos, es normal que se me pase algo y escriba cosas erróneas. Quizá lo que tenga que hacer sea la forma en la que las escribo…

    Saludos,
    Adolfo

  5. Jordi 3 años hace

    Entrada estupenda, como nos tiene acostumbrado Adolfo. Sólo reseñar un par de apuntes, lo de Cayón y el problema del Java es de juzgado de guardia, a mi tampoco me funciona mi versión y por lo que a mi respecta no pienso modificar mi versión. Deben estar preocupados porque hace poco recibí un mail de secretaría de Cayón diciendome que si tengo problemas con mi versión que me pusiera en contacto con ellos.
    Por otro lado, hablas de la subasta de Pliego, a los que alguna vez les he adquirido un lote, pero me lo parece a mí o a la hora de graduar las monedas que subastan son un poco generosos en sus evaluaciones…. El 1/2 escudo de 1768 como MBC+ lo veo un pelín excesivo.

    Saludos a todos!
    Jordi

  6. medievalismo 3 años hace

    Buenas tardes. Es la primera vez que escribo en el blog, pero llevo bastante tiempo leyéndoos. Principalmente colecciono moneda medieval. Lo primero felicitar a Adolfo por el blog, está muy bien y cada entrada que haces mejor.

    Lo de las doblas de Cayón es raro, a mi me parecían buenas. Será por otro motivo. Un apunte BambaJC, lo del escudo no son leones, son dragantes. Aún habiendo retirado esos dos lotes, parece la subasta más interesante de moneda medieval con la dobla de Alfonso de Ávila y el enrique de Enrique IV.

    Las demás subastas sin rarezas y flojas de calidad, menos la de Aureo que son más comunes pero con mejor calidad. Soler y Llach tiene bastantes medievales portuguesas pero también con una conservación no muy buena.

    A ver si Adolfo hablas de alguna moneda medieval que llevas mucho sin hablar de ellas! ;)

    Saludos!

  7. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @Jordi, el problema con Java en realidad no lo tiene Cayón sino CoreTech. Lo que es impresionante es que una empresa que se dedica a dar licencia de un software haga semejante chapuza. Por parte de Cayón, yo creo que en el contrato que tengan con CoreTech debería haber una cláusula de que si no funciona adecuadamente el software durante un periodo de tiempo determinado, es suficiente motivo como para ser indemnizados y romper el contrato. Así que si fuese Cayón es lo que haría.

    Y si fuese Aureo (que tienen un software propio para las subastas) ya estaría buscando las formas y maneras de licenciar dicho software a otras empresas de la competencia para sacar una tajada a costa de CoreTech. Mejor dicho: si la numismática fuese un mercado normal es lo que haría, pero como no lo es y aquí hay que andar con pies de plomo, pues quizá pecaría de cauto y me dedicaría a vender monedas (que Aureo lo sabe hacer muy bien) y no a vender software (que Aureo no lo sabe hacer tan bien, creo yo). Pero el caso es que yo dejo caer la idea.

    Por lo de las calidades reportadas, es lo de siempre: la calidad de la moneda depende de quien lo diga porque no hay ningún criterio estandarizado para indicar qué monedas están en MBC+ y qué monedas están en MBC-. Yo no quiero meterme en líos así que no me meto en esos asuntos. Pero como dicen algunos profesores (léase con voz grave): “sería un excelente ejercicio para ustedes tomar fotografías de diferentes casas de subastas y hacer una comparativa de los estados de conservación reportados. Atiendan sobre todo a dos métricas: la coherencia interna de cada casa de subastas a la hora de reportar los estados y la comparación de monedas que estén reportadas con el mismo estado de conservación en diferentes casas de subastas”. También podéis hacer lo mismo con profesionales autónomos, por supuesto.

    @medievalismo, me alegro mucho que te animes a escribir en el blog. Bienvenido como comentarista.

    Estoy plenamente de acuerdo contigo en que las doblas retiradas no parecían falsas y en que esas dos piezas de Cayón son, de lejos, las más interesantes de cuantas monedas medievales salen a subasta.

    Me he traído a Tallín varios libros de moneda medieval, así que tengo bastante material para escribir al respecto. Lo que pasa es que siempre hablo de la moneda medieval castellana porque es la que personalmente me llama más la atención. A ver si un día me atrevo con alguna pieza de la Corona de Aragón, aunque preveo que vaya a ser una entrada polémica por lo politizada que está la historia de Cataluña.

    Saludos,
    Adolfo

  8. Tomás 3 años hace

    La verdad que en lo que a billetes se refiere, 2015 empieza con fuerza… Veremos si en el mercado hay demanda para tanto billete. Será una buena prueba de fuego. Calidades altísimas en la subasta de Cayón en billete clásico y del estado español y calidades no tan altas (y restaurados en muchos casos), pero mayores rarezas en la de Aureo

  9. Jordi 3 años hace

    Pues mira que Pliego me gusta por la cercania que ofrece en los lotes que subasta, cercanos a los bolsillos de los mortales pero no veo bien que jueguen con la picaresca y vayan contra la convención de grados que aplica la mayor parte de profesionales numismaticos que se dedican a subastas publicas. Por cierto, muy sabio ese profesor tuyo!

  10. Carlos(bcn) 3 años hace

    Adolfo,
    Este comentario en relación a las piezas republicanas no vendidas en la subasta de Martí Hervera no lo he acabado de entender:

    “Quizá el aspecto psicológico haya influenciado en la subasta, porque muchas veces basta que la primera moneda la quieran dos coleccionistas para que otros veinte se peguen por las siguientes.”

    Entiendo el razonamiento, pero no como él tu crees ha influido en dejar los lotes en blanco.
    saludos,

  11. Autor
    Adolfo 3 años hace

    @Tomás, muy de acuerdo con tus apuntes sobre los billetes. Este empieza siendo un muy buen año para vosotros, los aficionados a la notafilia.

    @Jordi, el asunto es que no van contra la convención de grados porque no existe tal convención. Para mí lo más importante es que haya cierta coherencia interna, es decir, que si hoy reportan un MBC+ a una moneda, al cabo de tres años sigan reportando un MBC+ a esa moneda. El aspecto subjetivo influye mucho a la hora de definir un grado de conservación, pero está claro que eso no puede ser excusa para hacer lo que se quiera. No digo que Pliego lo haga, ni mucho menos.

    @Carlos, yo no digo que haya influido ese aspecto en dejar los lotes desiertos, sino que quizá haya influido. Son monedas raras, con bastante demanda y que no salían a precios caros. Desde luego que no eran monedas que fuesen a rematarse por el doble del precio de salida, pero sí que tenían un precio para poder ser vendidas fácilmente.
    Las subastas son así: basta que el primer lote no lo quiera nadie para que cunda el desánimo en la sala y nadie puje por los siguientes; igualmente, basta que uno quiera un lote para que otros se piquen por él y al final se les vayan de las manos todos los remates.

    Saludos,
    Adolfo

  12. Autor
    Adolfo 3 años hace

    No he comentado en la entrada que en el año 2007 Cayón subastó una colección de 50 reales formada por 8 ejemplares. En el ejemplar de 1626 (que es la fecha que va a subastar ahora) indicaba lo siguiente:

    La documentación del Archivo General de Simancas también es clara con respecto de la serie de 1620. El 13 de marzo de 1620 el Conde de Chinchón solicitó labrar 50 ejemplares lo cual “en ello recibirá mucha merced”. El papel se contesta con una nota que dice “hase de escrivir que estos 50 reales de a cincuenta sean ciento, la mitad han de ser para el señor don Pedro Messía”; se debe esta moneda a uno de estos dos encargos. Además de este trabajo, se contrató otro a finales de año (20 de octubre) con los mercaderes sevillanos Lope de Ulloque y Francisco de Contreras cuya plata se labraría a partir del 20 de febrero del año siguiente.
    Conocer el nombre de estos dos peticionarios es interesante y nos permite acercarnos a la personalidad de los clientes del Ingenio. El IV Conde de Chinchón, Fernández de Cabrera Bobadilla nace en Madrid en 1589. Es persona de importancia en la Corte, alcanzando quizá su momento de máximo esplendor en 1629 cuando es nombrado Virrey del Perú, puesto que ocupa hasta 1639. Después pasó a ser Consejero de Estado acompañando al Rey en diversos viajes por la Península. Falleció en la ciudad que le vio nacer el 28 de octubre de 1647. El otro de los clientes es Pedro Mejía de Tovar, regidor, procurador y miembro del Consejo del Rey.
    De esta fecha conocemos dos tipos de monedas que claramente se distinguen por el rodillo de reverso. El tipo más normal hace coincidir la letra N de HISPANIARVM en una de las claves; este segundo tipo, el de la moneda que presentamos, hace coincidir la N entre N y A. Raro es que existan dos tipos de rodillos en una misma fecha pero quizá ello se debe a que en este caso tenemos dos peticiones de acuñación; la del Conde de Chinchón y la de Pedro Mejía Tovar y quizá a cada uno se abrió un rodillo distinto. Este segundo rodillo de reverso fue el utilizado en los laminados de fecha 1622.
    El 8 de noviembre de 1620 se frenó la rebelión en Bohemia en la batalla de la Montaña Blanca que aseguró el trono de Fernando II.
    En 1620 se publica la “Segunda Parte de la vida de Lazarillo de Tormes” de Juan de Luna y nace el malogrado Juan de Zurbarán, hijo de de Francisco; el 11 de abril el Rey firma la orden fundacional de la ceca de Santa Fe del Nuevo Reino de Granada; y el 15 de mayo se inaugura, con la beatificación de San Isidro, la Plaza Mayor de Madrid (obra del arquitecto Juan Gómez de Mora) con un aspecto muy similar al que hoy conocemos.
    1626. A superada de cruz (Esteban de Pedrera). Cy6584. Golpecitos en la grafila del anverso. Mbc+. Escasa, no conocemos más de 16 ejemplares.

    Mientras que en ejemplar de 1618 (como el que subastan Martí Hervera y Soler y LLach) se indicaba lo siguiente:

    Tenemos el enorme placer de presentar un importantísimo conjunto de 50 reales, más conocidos hoy por Cincuentines y en su tiempo por “monedas excelentes”.
    En cada uno de ellos tratamos de dar todos los datos posibles para explicar sus laminados. Para ello recurrimos, entre otros, a los clásicos trabajos de Casto María del Rivero, Dasí o Herrera, a la publicación sobre el Ingenio de la Fundación Juanelo Turriano y a los hallazgos de Glenn Murray. Alguno de estas averiguaciones en el Archivo General de Simancas (en adelante AGS) son de acceso público (en segoviamint.org por ejemplo), mientras que otras no publicadas nos han sido amablemente cedidas por el investigador (“Los Cincuentines y Centenes del Real Ingenio de la Moneda de Segovia”, s.f.).
    Hemos procurado dar una pincelada -nunca mejor dicho- de lo que era la España en la que las monedas salieron del maravilloso Ingenio. En el mismo momento en que los empleados segovianos pasaban por los rodillos la plata para estampar estas magníficas monedas, Velázquez, en Palacio, retrataba a Felipe IV, José de Ribera pintaba sus tenebristas telas en Nápoles o el asombroso Zurbarán remataba sus mejores series. Tres de los grandes genios de la pintura española de todos los tiempos están en plenitud en los años en que vieron la luz estas monedas.
    Dotamos, por último, al texto de alguna nota histórica que no tiene como intención ser más que eso; una escuetísima referencia a acontecimientos sucedidos en cada uno de los años.
    1618 sobre 7. A superada de cruz (Esteban de Pedrera). Cy4960. Alguna marca. Golpes sin importancia en el canto.
    Mbc, tono. Escasa, no conocemos más de 19 ejemplares.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*