Los errores provocados en la FNMT a principios de los 80

Los errores provocados en la FNMT a principios de los 80

Hace casi cinco años que comentaba en este blog la existencia de una serie de errores fraudulentos que no tienen ni el más mínimo interés desde el punto de vista numismático y que no creo que deban ser coleccionados. Se tratan de unos “errores” provocados a propósito por operarios de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) a finales de los 70 y principios de los 80. Son “errores” muy sorprendentes, como monedas de 100 pesetas acuñadas en un cospel de oro, monedas de 1 peseta en un cospel de plata o incluso monedas de los años 80 acuñadas sobre monedas de Franco o de Alfonso XIII. Cualquiera que se pare a pensar 20 segundos seguidos (o incluso dos tantas de 10 segundos) se dará cuenta de que esos “errores” solo pueden haber sido intencionados. En la vida he visto yo que a alguien se le caiga un cospel de oro entre dos cuños de 100 pesetas.

Como digo, estas monedas no tienen ni el más mínimo interés para los coleccionistas numismáticos. Menos aún para quienes coleccionen errores ya que ellos deben conocer mejor que nadie el proceso de acuñación de las monedas y no caer en “errores llamativos y sin lógica, puesto que puede que no sean errores”, tal y como nos contó José María Marín. No obstante, a mí siempre me picó la curiosidad de conocer la historia detrás de estas piezas y de saber quién pudo hacerlas y cómo. Gracias a un comentario en Imperio Numismático he podido tirar del hilo y buscando en la hemeroteca de El País y la del ABC me he hecho una buena reconstrucción de los hechos. Posiblemente los lectores más veteranos la recuerden como algo que vivieron “en directo”, pero yo por aquel entonces no había nacido.

El caso es que en el año 1979 empezaron a aparecer una buena cantidad de errores españoles muy vistosos, comercializándose sobre todo en la Plaza Mayor de Madrid y en otras tiendas de la capital. Los coleccionistas españoles rápidamente se pusieron a coleccionarlos y al parecer tuvieron una aceptación muy buena. Las razones para esta buena aceptación yo las encuentro en varios aspectos. Primero, que en esa época había mucha más afición al coleccionismo de monedas. En El País se dijo que había “más de 300.000″ coleccionistas. Si bien seguramente sea una cifra exagerada, hoy en día hablar de 20.000 coleccionistas me parece optimista. Por eso era más fácil encontrar incautos. Segundo, era una época en la que no había monedas conmemorativas, por lo que la novedad de encontrarse con monedas de oro y plata debió ser enorme. Tercero, eran los mismos vendedores “de confianza” quienes vendían las monedas a los coleccionistas aunque sabían su procedencia ilegal y quienes les decían que eran una inversión buenísima (fuente).

No obstante, rápidamente hubo voces en contra desde el principio entre los coleccionistas más expertos. Ya en el número de diciembre de 1979 de la Gaceta Numismática se publicó un artículo al respecto que servía como notificación a la FNMT de que algo raro estaba ocurriendo. Según el ABC (24/10/81) Perfecto Albert Altemir, que era el director de la FNMT en ese momento, indicó que ellos tenían constancia de algunas monedas fraudulentas pero que el informe pericial de las mismas no determinó que hubieran sido fabricadas dentro de la fábrica [cosa que no me creo porque se nota cuando una moneda está hecha con la maquinaria de una casa oficial y un cuño auténtico] y tampoco conocían “ni los canales de distribución ni los métodos de fabricación de las mismas”. Como la FNMT no hizo nada fue el señor José María Valls Font quien lo denunció. Este señor era un coleccionista de errores y un gran entendido en la moneda del franquismo. Quizá su aportación más conocida sea su “Catálogo de Variantes y Errores en las Monedas del Estado Español“, aunque también tiene artículos al respecto de los errores en la revista Nvmisma y sobre otras monedas del franquismo en la Gaceta Numismática. Tras la denuncia se pilló a los responsables con las manos en la masa y fueron arrestados para pasar una temporada en la cárcel de Carabanchel a espera del juicio.

Los tres pájaros a los que pillaron son los de la foto de arriba. El de la izquierda es Adrián Vaquero Quijada, un acuñador de primera que llevaba 23 prestando sus servicios a la FNMT sin que hubiera habido ningún problema e incluso habiendo colocado a dos de sus cinco hijos en esa misma empresa. En el ABC (21/10/81) dicen que todos los vecinos coincidían en que era un honrado trabajador que vivía de manera humilde en el distrito de Ventas y que incluso hacía “chapuzas” por las tardes colocando persianas para sacar adelante a su familia, aunque a El País dijeron sus compañeros que era una persona de “temperamento irregular”. El pájaro del medio es Ramón Delgado Barbell, que era quien facilitaba a Vaquero los cospeles de oro y plata y recibía de él las monedas acuñadas. El pájaro de la derecha es José Muñóz Álvarez, un coleccionista de relojes que trabajaba en el bar de su madre y era a quien Delgado vendía las monedas para que él se encargase de su distribución.

Ahora lo complicado es entender cómo podía el señor Vaquero entrar y salir de la FNMT con un montón de monedas e incluso con cospeles de oro y plata. Eso lo explican tanto El País como el ABC (21/10/81) y (24/10/81). Los empleados de la FNMT tenían permiso para entrar y salir de la fábrica con cierta calderilla para las máquinas expendedoras y, si bien había un detector de metales, éste estaba desconectado (ABC 23/10/81). Así a Vaquero no le costó mucho entrar en la sala de acuñación con cospeles de fuera, más aún cuando tenían en él confianza más que suficiente por la cantidad de años de servicio sin ningún tipo de percance. Una vez dentro podía reemplazar un cospel auténtico por uno de otro metal o de otro módulo (hay “errores” de 100 pesetas acuñadas sobre cospeles de 1 pesetas, como la imagen de abajo, o donde el cospel está formado por uno de 100 pesetas y otro de 1 peseta, como la moneda de más abajo), y una vez que éste estuviera acuñado reemplazaba la pieza resultante por una moneda de curso legal que llevaba en el bolsillo. De esa manera la máquina registradora no se percataba de que hubiera un error en la producción. Más tarde él solo tenía que salir de la FNMT con las piezas fraudulentas en el bolsillo y dárselas a Delgado.

Todo esto sacó los colores a la dirección de la FNMT, cuyo director tuvo que declarar ante la Audiencia Nacional, que fue quien juzgó el caso. Se hizo evidente la falta de seguridad en la FNMT y los trabajadores echaban la culpa a la dirección y a la falta de personal de seguridad, mientras que la dirección lo achacaba a la falta de personal de la Guardia Civil (El País y ABC 23/10/81). En cambio el señor Valls opinaba que buena parte de la culpa se debe a que no había expertos numismáticos en la FNMT, ni entre sus trabajadores ni en la dirección [yo en esto no estoy de acuerdo: los trabajadores y los directores de la FNMT deben saber de producción de monedas, no de numismática]. Sea como fuere, parece claro que a partir de entonces se mejoró el tema de la seguridad.

En cuanto a la cantidad de piezas generadas, no hay una manera clara de saberlo porque obviamente ya se habían introducido muchas en el mercado para cuando la policía intervino. En la prense hablaban de números muy dispares: en el ABC (21/10/81) dijeron que unas 2.000 piezas “aunque el número podría ser muy superior”, mientras que en El País habla de 3.000 piezas incautadas en casa de Muñoz con un valor calculado de 400 millones de pesetas [lo cual es una barbaridad de estimación porque estaríamos hablando de más de 130.000 pesetas por cada moneda]. También en El País añaden que “en el domicilio de Delgado, detenido el 8 de este mes, se encontraron, entre otras, 462 monedas -ocho de oro, 113 de plata y 341 de distintos metales-, 1.020 monedas y medallas con memorativas -675 de oro y 445 de plata- y siete bolsas de granalla de plata que pesaban unos veinticinco kilos. El material intevenido tiene un valor de veinte millones de pesetas”.

Las consecuencias de todo esto fueron varias. La primera fue un gran toque de atención a la FNMT, que debió incrementar su seguridad interna. Por otro lado, se hizo un flaco favor al coleccionismo de errores. Sin ir más lejos El País dice que el Error del Mundial, que es un error de verdad, pasó de pagarse a 5.000 pesetas por pieza a tan solo 1.000 pesetas por pieza. En ese mismo artículo hacen una estimación que yo no conocía y supongo que sea la oficial: de 800.000 errores del mundial que se hicieron llegaron a salir al mercado entre 35.000 y 40.000 ejemplares. Así que ya sabemos los que hay. Otra consecuencia es que, como no podría ser de otra manera, a los tres responsables se les condenó a pena de prisión incondicional y a pagar 10 millones de pesetas de manera conjunta y solidaria en concepto de responsabilidad civil.

El triste final de esta historia es que aún hoy hay comerciantes que compran y venden estas monedas estando más que clara su procedencia ilegal. Afortunadamente ya no las colecciona casi nadie, pero todavía hay veces que aparecen en subastas y en esto se puede tirar de las orejas a la práctica totalidad de las casas españolas y algunas extranjeras. ¡Qué falta de seriedad! ¡lo mínimo sería publicar junto con la moneda los detalles de su procedencia!. Las de las imágenes son algunas de las que han salido a subasta últimamente.

29 Comentarios

  1. Alejandro LascanoNo Gravatar 3 años hace

    Mis felicitaciones por tan buena labor de investigación, hace que el artículo sea muy interesante y arroja algo de luz a un tema plagado de rumores y mitos. Un saludo

    • Autor
      AdolfoNo Gravatar 3 años hace

      Pues viniendo las felicitaciones de quien vienen se agradecen mucho más!!

  2. ConquenseNo Gravatar 3 años hace

    Excelente artículo. Da gusto leerlo. Has hecho un gran trabajo de investigación. Gracias

  3. javierNo Gravatar 3 años hace

    muy interesante nunca habia leeido nada sobre esto,la verdad que estoy aprendiendo un monton.un saludo

  4. JuliánNo Gravatar 3 años hace

    Muy interesante, gracias Adolfo.

  5. Glenn MurrayNo Gravatar 3 años hace

    Me sonaba la historia pero no conocía los datos. Por fin! Gracias!

  6. EmilianoNo Gravatar 3 años hace

    Aclaracion simple y rapida de estas monedas que salen al mercado de vez en cuando ,
    y que los coleccionistas murmuraban ,sera autentica o no ? simplemente por falta de informacion.
    te queria preguntar tambien ,se ha sabido algo de estos tres pajaros ? que penas le an dado ?
    y si sighen trabajando en la FNMT ? seria el colmo .ja,ja,ji,,
    enhorabuena Adolfo por tu blog , y gracias de tenernos continuamente informados !!
    un saludo

  7. PacoNo Gravatar 3 años hace

    Muy interesante Adolfo. Destacar que en las casas de subastas aparecen a veces duros hechos en plata, y la gente los sigue comprando. Es muy raro que bajen de los 100 euros. Para muchos la rareza es más importante que el origen de la pieza. En mi caso, a pesar de tener una colección bastante completa de JCI, no me atraen los más mínimo. No me gusta que me timen. Un saludo

  8. Autor
    AdolfoNo Gravatar 3 años hace

    Me alegro mucho de que os guste el artículo. Yo me he aclarado con respecto a este tema y parece que a los demás también os ha servido. Me alegro mucho.

    Por parte de qué pasó con estos tres, he estado intentando indagar un poco y no he conseguido encontrar casi nada. A Vaquero le despieron de manera procedente por “abuso de confianza y deslealtad”. En el Diario de Huelva (10/8/82) y en el ABC (10/8/82) así se recoge, indicando que el despido fue ratificado por la magistratura de Trabajo número 10 de Madrid y que Vaquero lo recurrió al Tribunal Central de Trabajo.

    También he podido ver en el ABC (27/7/82) que fiscalía no consideró que lo que hicieron estos señores fuese falsificar moneda, ya que no son piezas con poder resolutorio en las transacciones. Literalmente el fiscal indicó que “en el caso que contemplamos, las alteraciones se cometen en monedas de plata y oro que carecen de curso legal y con fines de aumentar su valor numismático, las cuales, por sus propias imperfecciones, son retiradas de la circulación por el propio Banco de España. No cabe admitir que dischas monedas tengan valor solutorio ni ofrecen ningún peligro para el tráfico monetario”. Obviamente los tres abogados estaban de acuerdo con el fiscal en este punto, lo que hizo que la Audiencia Nacional se declarase incompetente para juzgarlo y pasase a ser competencia de la Audiencia Provincial de Madrid. Siendo un delito de estafa no creo que les cayera demasiado…. de hecho, me parece hasta mucho la prisión y los 10 millones que les pusieron.
    No sé… me da la sensación que se tratan de tres personas humildes que se quisieron pasar de listos y se cayeron con todo el equipo. No creo que sean los típicos falsificadores o que pertenezcan a una red más grande.

    Por cierto, que si el señor Muñoz Álvarez cometió una estafa por vender estas piezas como errores raros ¿no hacen lo mismo los que todavía comercian con ellas impunemente sin advertir de la procedencia ilegal de las mismas?

    @Paco, haces muy bien en no coleccionarlas. No tienen ni el más mínimo interés desde el punto de vista de la numismática.

    Saludos,
    Adolfo

  9. Ruben PulidoNo Gravatar 3 años hace

    Ante tal entrada solo me queda quitarme el sombrero, hoy me has hecho aprender y no poco, gran labor de investigación y gran labor de redacción, muchas gracias Adolfo por divulgar de esta forma tan “saludable”.

    Un abrazo!

  10. sierramadreNo Gravatar 3 años hace

    Esta semana fui de compras y hablando con un numismatico citado alguna vez en este foro acerca de tu articulo sobre la moneda aquella de 25 años de paz me comento literalme que en aquella epoca la fnmt era un poco un cachondeo y que los que eran de la casa o medio alguien del regimen entraban hacian y salian con muy poco control.

    Un saludo.

  11. HayekNo Gravatar 3 años hace

    No tendrán valor numismatico, pero yo desde luego tendria las 100 pts del mundial en los tres metales, me parece que el diseño ya es bueno de por si pero que en oro, plata, o bronce seran un monedon, se considere moneda conmemorativa o lo que sea.

  12. IgnacioNo Gravatar 3 años hace

    Nos olvidamos algo importante. No son monedas.
    Si alguien quiere coleccionar chapas… aunque sean de oro, pues alla el.
    Pero no son monedas. Numismaticamente, -1

  13. equusNo Gravatar 3 años hace

    Mis felicitaciones de nuevo y por enésima vez a nuestro querido moderador, Adolfo. Muy instructivo y ameno, como mínimo, este nuevo artículo que nos presenta el Sr. Ruiz tras sus vacaciones.
    En mi opinión, estos objetos monetiformes, al igual que las arandelas de los tornillos, carecen de interés y valor numismático, sobre todo porque no fueron creados para circular y servír para su propio cometido, o sea: servir para medio de pago, independientemente de si el origen fuese legal o ilegal (monedas oficiales o falsificaciones). Por ello y porque la intención de su creación fue con el ánimo de engañar a los coleccionistas de errores numismáticos, no tienen el mas mínimo valor numismático. Salvo mejor criterio. Equus.

  14. Juan LuisNo Gravatar 3 años hace

    Un artículo que me vuelve a recordar junto a otros que estos dias he leido sobre la falsificación constante, en todos los tiempos por diferentes motivos, aunque evidentemente la avaricia y el poder siempre están detrás.
    Un artículo muy refrescante.
    Saludos

  15. Autor
    AdolfoNo Gravatar 3 años hace

    Me alegro de que os siga gustando a todos :)

    @Hayek, yo estoy con @equus y con @Ignacio: estas “cosas” no deberían tener ningún interés para un aficionado a la numismática porque no son otra cosa que el producto de una estafa. Si hay más diseños que te gusten dímelo y seguro que el tal Remoneda te hace copias en cobre, en plata, en oro, en estaño y en lo que le pidas. Tendrá el mismo valor que estos bodrios, te saldrá bastante más barato y encima no habrá supuesto una estafa.

    @Rubén, gracias por los halagos.
    De todas formas, hay que dejar claro que esto no es investigación. Yo simplemente me he limitado a echar un vistazo a las hemerotecas y a sintetizar algo coherente a partir de lo que he leído en unas cuantas fuentes. Una investigación debería ir más allá, consultar fuentes primarias (si son accesibles) hacer una crítica global, intentar abarcar el estado de la cuestión, tener una base bibliográfica sólida… y todo eso con una metodología clara y estipulada. Nada que se pueda hacer en el tiempo que yo he dedicado, ni aún dedicando 50 veces más de tiempo.
    Lo digo porque hay muchos que se apuntan las medallas de “hacer una investigación” y lo único que hacen es recopilar unas pocas fuentes dispersas. Que no es que esté mal, pero eso no es investigar.

    @sierramadre, ¿¡qué duda cabe de que España hace 35 años era muy diferente!? Se trataba de una democracia muy joven y todavía había mucho lastre del franquismo. No sé cómo sería la situación de empresas públicas como la FNMT, pero a finales de los 70 hubo varias huelgas en la fábrica así que el ambiente debía estar caldeado.

    Saludos,
    Adolfo

  16. Autor
    AdolfoNo Gravatar 3 años hace

    Por cierto, os dejo una conversación que he tenido con Benjamín Muñiz en Facebook al respecto de esta entrada.

    Benjamín (B): Las fotos de los inventores de errores de acuñacion. ¿Sera obra suya el error del duro del mundial?

    Adolfo (A): no, el error del mundial es un error de verdad. Ya lo decía la prensa de la época y aparece en todos los catálogos como tal

    B: Enrique Rubio de NUmisma.org decia que el duro del mundial era un invento de la misma banda. Me lo dijo por telefono que me llamo un par de veces. Era una buena persona. Decia que coleccionaba Portugal por fechas siglo XX y que habia un par de ellas que valian unos cientos y tenia miedo a comprarlas por el tema de las fasificaciones.

    A: Yo por Enrique Rubio tengo un tremendo respeto, pero según El País, se hicieron 800.000 errores del mundial, de los cuales la FNMT pudo recoger más del 95%. El “modus operandis” de ese error del mundial no tiene nada que ver con el de estos tipos. Además, está claro que el error del mundial circuló… vamos, que a mí me hacen falta unas pruebas muy sólidas para creerme que ese error no fue un error.

  17. pedroNo Gravatar 3 años hace

    Hola a todos,

    Hace aproximadamente un año un comerciante importante de los de Barcelona, del cual no daré el nombre, me enseño una de estos errores digamos que “fraudulentamente cojonudos”. Yo ya conocía esta histora de oídas, pues ya llevo unos cuantos años coleccionando, aunque no la había investigado como Adolfo (por cierto muchas felicidades). Sólo tenia conocimiento de ello a través de lo que la gente que te va explicando. Me enseñ 25 pesetas de Franco en plata así como las 100 pesetas del mundial en oro. No cabe duda de que aquella mañana fue amena, pues estuvimos más de dos horas hablando del tema. Llegamos a la conclusión que este hecho no había hecho más que perjudicar al coleccionismo en general (comerciantes y digamos que a los incautos compradores), aunque ciertamente hubo claramente dos culpables: los pájaros de la FNMT y, sobretodo los pájaros de los comerciantes que tuvieron los santos c… de comercialzar este timo. Si ellos hubiesen tenido seriedad y si no se hubiesen dejado llevar por el afán de lucro los´susodichos pájaros de la FNMT se hubiesen tenido que comer sus moneditas con papas fritas. Pero bueno, la cosa fue así. Para que sepais que, además de salir todavía en subastas, hay comerciantes que todavía las tienen . Sin duda por todo esto pienso que se hicieron más ejemplares de los que en su momento indicó la prensa nacional. Simplemente quería contar esta anécdota que viene a corroborar lo que sabiamente nos ha explicado nuestro amigo Adolfo. Muchas gracias por todo y felicidades por el bloc. Saludos

  18. CarloscastNo Gravatar 3 años hace

    Muy buena entrada Adolfo. Sólo quería comentar que mucha calderilla debía llevar encima el sr. Vaquero o muchos días fabricando unas pocas monedas para sacar más de 3.000 monedas de FNMT. En EEUU ya hubieran realizado la correspondiente película. :)
    Saludos.

  19. Autor
    AdolfoNo Gravatar 3 años hace

    @pedro, está claro que los comerciantes que hicieron llegar estos bodrios a los coleccionistas fueron actores sine qua non esta estafa no se hubiera perpetrado. Ellos sabía perfectamente la procedencia ilegal de las monedas y persuadieron a sus clientes de comprarlas. Lo mismo digo de quien hoy en día sigue vendiéndolas como errores.
    Y yo creo que la AENP debería ser quien medie en la profesión y quien regule un poco las prácticas. Ya sé que la AENP no está para denunciar a nadie, pero creo que debería estar para denunciar casos como éstos.

    @Carloscast, date cuenta que esas 3000 monedas las hizo a lo largo de 3 años. Perfectamente podría hacer media docena de bodrios al día.

    Saludos,
    Adolfo

  20. equusNo Gravatar 3 años hace

    Hola de nuevo. A propósito de monedas raras (perdón por lo de monedas), Seguramente no será el momento ni el lugar apropiado para pediros que me ayudeis a identificar unos “discos metálicos” a modo de monedas que hace ya mucho tiempo los conservo y hoy rebuscando han salido a la luz de nuevo. Por supuesto, todo ello con el permiso previo de nuestro moderador y creador del presente blog. Estaría dispuesto a enviar unas fotos para dicha identificación, por lo menos para su intento. No obstante y pidiendo disculpas por mi “osadia” a Adolfo, espero su opinión al respecto. Solo es una propuesta. Un saludo. Equus.

    • Autor
      AdolfoNo Gravatar 3 años hace

      Bueno, si quieres sube las fotos y pon aquí los enlaces. O si no mándame las fotos por mail y las subo yo.

      Saludos,
      Adolfo

      • equusNo Gravatar 3 años hace

        Muchas gracias Adolfo, te enviaré esas fotos en cuanto tenga un rato libre y me ponga con ellas. Un abrazo. Equus.

  21. DuiliusNo Gravatar 3 años hace

    ¡Enhorabuena!

    La entrada es, simplemente, espectacular. Nadie diría que andas en Tallín…

    Un saludo.

  22. DanielNo Gravatar 3 años hace

    Excelente artículo y recomiendo la visita de la exposición en Madrid del 50 aniversario de la FNMT, más que nada para limpiar un poco el mal sabor de boca que nos ha dejado esta institución y sus desmanes para con los coleccionistas.

  23. Autor
    AdolfoNo Gravatar 3 años hace

    @Duilius, la prensa se puede leer igual en Tallín que en Albacete… me alegro mucho de que te haya gustado!!

    @Daniel, yo no he visto la exposición porque no ando por España, pero ya hablé de ella aquí: http://blognumismatico.com/2014/06/07/novedades-de-mayo-y-junio-de-2014/ Estupendo que nos corrobores que merece la pena verla.
    ¿qué mal sabor de boca te ha dejado la institución? Yo tampoco creo que tenga tantos desmanes con los coleccionistas.

  24. Juan LuisNo Gravatar 1 año hace

    Estimado Adolfo:
    Tengo una peseta de 1980 acuñada en cospel de aluminio cuando la moneda tipo es de cobre. ¿Sería un fraude como los que aquí se comentan o entra en el proceso normal de errores de acuñación por cospel equivocado? Creo que por esa época todavía se acuñaban 50 céntimos de aluminio.
    Gracias

    • Autor
      Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 1 año hace

      Tiene pinta de que será uno de estos errores que no fueron errores.

  25. Juan LuisNo Gravatar 1 año hace

    Gracias.

  26. javierNo Gravatar 9 meses hace

    Pues a mi me parece que no se por que no han de ser coleccionables ,sea como sea, forman parte la historia de la moneda ,
    Pese a quien le pese

    • Autor
      Adolfo Ruiz CallejaNo Gravatar 9 meses hace

      Para empezar porque la procedencia de esas monedas es ilegal. Ya con ese argumento yo estoy convencido para no coleccionarlas.

  27. javierNo Gravatar 9 meses hace

    Pues ese argumento a mi no me convence tanto como a ti

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>