Carta abierta de un comerciante profesional reflexionando sobre su profesión

Carta abierta de un comerciante profesional reflexionando sobre su profesión

En la entrada anterior publiqué una crítica bastante dura que invitaba a la reflexión a los comerciantes profesionales. Así lo entendieron ellos, ya que hay bastantes comerciantes que leen este blog aunque solo algunos jóvenes son los que comentan en el blog y yo se lo agradezco mucho porque lo enriquecen con sus opiniones.

Uno de esos jóvenes que me lee pero que nunca ha escrito me dijo que hacía tiempo que había planteado una crítica similar a la mía pero esta vez hecha desde dentro puesto que él es un profesional y yo no. Hace tres años había escrito un pequeño texto dirigido a sus colegas de profesión para promover este mismo debate. Pretendió publicarlo en la revista Panorama Numismático pero no lo consideraron apropiado. Se ve que en unos medios se puede hacer crítica y otros, que cada vez lee menos gente, siguen estando controlados. Total, que al final le animé para publicar esta carta abierta en el blog aunque para evitar problemas prefiere quedar como un escritor anónimo.

Podéis ver en el texto que su posición es muy semejante a muchas de las que ya han aparecido en el blog. La semejanza de su mensaje y del mío son evidentes; entiende que el comerciante numismático monetiza su conocimiento, a diferencia de otras industrias que tienen otras características particulares; y ataca algunas de las prácticas tanto de algunos comerciantes “ya asentados” y a los intrusos de su profesión. Para esto último hay que entender que el negocio de los comerciantes jóvenes es el más complicado porque al estar empezando tienen que encontrar su hueco y les es muy complicado competir contra los grandes a la vez que la competencia desleal de los intrusos les hace daño. También creo que este tipo de cosas las debe tener en cuenta un coleccionista formado y responsable para apoyar con sus compras a los profesionales que se comportan como tal. Sin más, os dejo con la carta:

¿Cuántas veces, en una convención, hemos visto a clientes regatear hasta un límite tan desmedido como para llegar a montar un “mercaillo”? Perdonenme la retórica pero a veces es eficaz para estimular un debate. Esto es lo que quiero: comenzar un amplio debate sobre quiénes vamos a ser, qué haremos, o qué estrategia escogeremos para el futuro.

El modelo que yo sugiero se inspira a los gremios medievales: artes, saberes, conocimientos. La numismática no es una ciencia estrictamente dicha en el sentido moderno post-cartesiano, sino en el más amplio –no menos digno- de lo que se diría suma de saberes. Para ejercer la numismática hay que saber historia, artes, elementos de tecnología y algo de economía. Desestimar la formación personal del profesional junto al difundido menospreciar la cultura numismática ha provocado una situación insostenible. Lo que yo veo a menudo se asemeja más a un regateo de mercadillo que a una convención de numismática.

¿Qué hicimos, entonces, para perder el respeto del público? ¿Qué errores cometimos? No se le puede siempre culpar a Fórum Filatélico y la mala prensa que de aquel escándalo salió. Hay algo más. Y creo que nosotros también tenemos culpa.  Antes de enfrentarme al tema que quiero que se empiece a debatir, me gustaría analizar un correo enviado por un cliente: (los errores de gramática –por lo menos aquellos que siguen aquí- no son míos…)

Entonces no me dices nada de la moneda de la que te deje el link , y encima me dices que no regatee , cuando tu lo haces a diario.Mira yo quiero comprar barato y tu vender caro .Yo quiero saber cuanto le darias por la de 8 escudos de felipe segundo y si esta en EBC- O MBC etc
y en cuanto a tu moneda me interesa muchisimo pero no a 2150 , por ese precio me compro alguna pelucona u otras muchas. Te puedo dar 1950 que es un buen precio + el envio y tal de esta manera no la tendrias muerta en el catalogo y los dos saldriamos ganado.

Aquí se está hablando de onzas, no de manzanas y melocotones. Aunque parezca lo contrario.

Analizamos la conversación: un señor ve una moneda, le gusta, se le dice un precio con un descuento incluido. Sigue dos días regateando y al final insiste para un precio ochocientos euros más bajo que al principio. Aunque se le diga que no, él sigue intentando vender su mercancía y ahora quiere que se le tase su colección. A pesar de que se le haya dicho que ningún profesional en condiciones tasaría una foto de una pagina ebay de otra persona, él se atreve hasta a hacer números, exigir e insistir.

Según mi opinión, ésta es una derrota para nuestra profesión. Admitamos que sea un caso límite, pero la verdad es que hoy en día cualquiera se atreve a definirse profesional, exigir un trato de profesional y menospreciar nuestro trabajo. Vuelvo a insistir que aunque no se trate de la mayoría de los casos, este caso es preocupante y empiezo a ver demasiadas situaciones parecidas. Tenemos que pararlo ya. Si no hacemos nada el daño que se hará al mercado y a la dignidad de nuestra profesión será irreparable. Ser numismático no significa solo saber qué es una pelucona de Lima del 52 y distinguirla de un Santiago del 51. Es muchísimo más. Es estudiar horas, días, años; ver monedas, tocarlas, amarlas. Comprender el devenir socio- histórico y la evolución artística, intuir las consecuencias que surte la acuñación de un nominal en vez de otro. En una sola palabra: saber.

Hicimos errores, muchos de los que ahora son los peces gordos se enriquecieron en una situación de anarquía fiscal. Muchos no quieren ni siquiera hablar de cambios, ven amenazas a su propio poder detrás de cada esquina. En la numismática española triunfa la frase que FranÇois Marie Arouet de Voltaire usó para terminar el Candide: “il faut de cultiver notre jardin”. Y el jardín en cuestión es la madeja de relaciones, piteros, gentuza que rodea a muchos numismáticos o pseudo. ¡La categoría dio alas a gentuza y ahora tenemos que lidiar con las consecuencias en una época que ve el coleccionismo agonizar y el trapicheo prosperar!

Empecemos entonces una serena y profunda reflexión sobre nuestro lugar en un marco económico, comercial y jurídico muy distinto al que la mayoría de nosotros ha estado conociendo hasta hoy. Hay que defender la categoría empezando a distinguir entre quién es profesional y quién no. Quién trata con expoliadores y quién no. Quién respeta al cliente y quién lo estafa. Si no se hace serán los titulares de los periódicos los que definirán cómo acabará nuestra reputación de escándalo en escándalo y nuestras convenciones se convertirán en contubernios de roedores especialistas en regateo; mejor dicho: ratas.

Las monedas que ilustran la entrada son tres medios reales de Felipe V que subastará Áureo dentro de la Colección Isabel de Trastámara.

25 Comentarios

  1. Juan Luis 3 años hace

    Creo que la numismática acarrea diferentes problemas que vienen de viejo y esos modelos conservadores hacen que la frase “il faut cultiver nôtre jardin” literalmente, “Hay que trabajar nuestro jardín” define con claridad lo que otros definirían como los “Reinos de Taifas”.Una economía sustentada en elementos no fabricados para la venta masiva, ejemplo-una caja de boligrafos- unido a una idea emocional sobre “lo antíguo”, y que ya era de por sí muy especializada debido a todas las posibilidades que poseían..tamaños,metal,color,forma,calidad…y todas las que ustedes saben etc,etc.Además del elemento de ignorancia que sobre las mismas había, salvo raras avis,y digo esto porque la información que hay actualmente reforzada evidentemente con los trabajos de aquellos que de verdad amaban la numismática..le dan hoy otra visión sobre el tema que hablamos en el Blog.Estas prácticas convirtieron a ésta(La Numismática) en un terreno especulativo donde mucha gente compraban y vendian objetos como los que en los tiempos modernos compran un mueble con libros que nunca leyeron y que terminaron, como todos sabemos, en cualquier sitio..mal vendidos, regalados(probablemente en este caso serían los que disfrutarían de este tesoro-apreciando los contenidos).
    En definitiva,y siendo bastante nuevo en esto pero dedicándole un tiempo al estudio de las posibilidades de negocio unidas a las de la investigación es lo que me permite tener una opinión,siempre personal,sobre lo que creo.
    Ayer ví una serie del canal Historia sobre Oak Island y su famosa leyenda sobre tesoros templarios y me venía a la memoria todo lo que les he relatado sobre el encuentro de un posible tesoro,más de lo mismo. Sin embargo, los que se pasan la vida estudiando estos elementos evidentemente el dinero les viene bien para estos trabajos pero la pasión que demuestran por el estudio y el descubrimiento me gusta más.
    Saludos a todos

  2. Javier Sánchez 3 años hace

    Enhorabuena por la reflexión y por la valentía del profesional que ha redactado esta carta. Tema aparte, ¿por qué Áureo ha llamado “Isabel Trastámara” a las monedas de los Borbones Felipe V, Luis I y Fernando VI que subasta el próximo 27 de mayo?. ¿Qué tiene que ver Isabel Trastámara, es decir, Isabel de Castilla o Isabel la Católica con estos reyes de la dinastía de los Borbones?.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Respondo al tema aparte: No tengo ni la menor idea.

      Por la pinta la colección parece forjada por un coleccionista y en esos casos suele ser el coleccionista el que indica el nombre de la colección, que par eso es suya. Si a él le gusta Isabel de Trastámara, pues él sabrá por qué.
      Ahora bien, date cuenta de que en la colección pone “volumen 1” así que a lo mejor éste es un aperitivo y el grueso de la colección es de los Reyes Católicos.

      Ojo que aquí estoy especulando mucho y lo normal es que me confunda. Yo de esta colección sé lo mismo que vosotros.

      Saludos,
      Adolfo

    • miguelf 3 años hace

      El motivo, es que quieren sacar un super catálogo desde Isabel y Fernando. Desde ellos hasta Fdo VII, para así dar cobertura a ese espacio histórico, que tan bien les ha salido con las subastas previas Anastasia de Quiroga e Hispania.

      Pues es eso, quieren sacar una colección que quede en el recuerdo de la numismática hispana, y como quien funda el actual estado español son Isabel y Fdo, (pero siendo rigurosos Isabel mas que Fdo), pues por eso deciden bautizar ese especial con el nombre de ella.

      • Javier Sánchez 3 años hace

        Sabía que mi comentario sobre el tema aparte del nombre de la subasta “Isabel Trastámara” iba a suscitar algún comentario más sobre historia. El matrimonio de Isabel y Fernando supuso la unión dinástica de Castilla y Aragón, pero fue más bien Fernando de Aragón o Fernando el Católico el “hacedor” de ese matrimonio, pues la Corona de Aragón estaba vitalmente interesada en unirse a Castilla para no sucumbir ante Francia, hasta el extremo de que Fernando hizo un viaje de incógnito hasta Valladolid para ir por la vía de los hechos consumados. No se olvide que en Castilla se dirimió una guerra civil entre los partidarios de Juana “La Beltraneja” y de Isabel, es decir, entre los partidarios de vincularse con Portugal o con Aragón. Ganó el bando de Isabel, con lo que la política exterior de Castilla cambió radicalmente: de ser aliados históricos de Francia, Castilla y los castellanos pasamos a seguir los intereses de la Corona de Aragón y convertirnos en enemigos de Francia. Mientras tanto, murieron sus hijos Juan e Isabel y su nieto Miguel ( hijo de la infanta Isabel y de Manuel I de Portugal), que llegó a a ser proclamado por Portugal, Castilla y Aragón su heredero, pero falleció en el año 1500 a los 2 años de edad. De esta manera se hubiera conseguido la unidad de la Península Ibérica, que se retrasó hasta 1580 con Felipe II. Fallecida Isabel de Castilla, Fernando se casó con Germana de Foix con la esperanza de tener un hijo que heredara la Corona de Aragón. Es decir, Castilla y Aragón iban por caminos diferentes. Al no tener hijos, llegó entonces Carlos de Gante, hijo de Juana la Loca. En fin, la “fundación” del Estado español me parece más bien cosa de los Borbones. La colección que subasta Áureo, con más lógica histórica, se debía llamar “Fernando de Aragón”, otra cosa es el deseo del coleccionista que vende sus monedas.

        • tricky 3 años hace

          Hola.
          Interesante apunte.
          Solo decir que posteriormente, aunque no es muy conocido, Carlos V, tras la muerte de Fernando el CAtólico, se hizo cargo de Germana de Foix, que la cuido tan bien, que la hizo una niña.
          un saludo.

          • Javier Sánchez 3 años hace

            Fernando el Católico y Germana de Foix sí llegaron a tener un hijo en el año 1509, pero murió prácticamente nada más nacer. Esto hubiera supuesto la separación definitiva de las Coronas de Castilla y Aragón, no lo digo yo, lo dicen los historiadores profesionales.

  3. miguelf 3 años hace

    Adolfo puedes aclarar esto:

    “Analizamos la conversación: un señor ve una moneda, le gusta, se le dice un precio con un descuento incluido. Sigue dos días regateando y al final insiste para un precio ochocientos euros más bajo que al principio. (1) Aunque se le diga que no, él sigue intentando vender su mercancía (2)y ahora quiere que se le tase su colección. A pesar de que se le haya dicho que ningún profesional en condiciones tasaría una foto de una pagina ebay de otra persona, él se atreve hasta a hacer números, exigir e insistir. (3)”

    (1) no son 200 euros? de 2150 a 1950?
    (2) pero no es el q quiere comprar esa onza?
    (3) la ultima frase desde A pesar… tampoco le pillo el significado.

    Debo de tener el dia tonto jejeje, adolfo please explicalo, xfa! Gracias!!!

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      La verdad es que yo tuve que leerlo dos veces para entenderlo, pero he querido respetar la redacción original.

      Yo entiendo que este mail es uno que le envió el cliente dentro de una conversación vía mail. Quizá falte un poco de contexto para comprenderlo bien pero por lo que dice el autor se puede adivinar fácilmente:

      (1) Entiendo que el comerciante pediría inicialmente 2750 euros por la moneda y tras un largo y duro regateo le dijo al cliente que como mínimo quería 2150 euros y de ahí no bajaba un duro ni regateaba más. Luego el cliente quería que se la dejase en 1950.

      (2) Una cosa es la onza que quiere comprar (y que el vendedor le quiere vender por 2150 euros) y otra es una onza de Felipe II que alguien está vendiendo por eBay y el cliente le pide, con toda la jeta del mundo, que le diga el estado de conservación, cuánto pagar por ella y, obviamente, si es auténtica o no.

      (3) Entiendo que en un mail anterior el vendedor ya le explicó por qué no le iba a decir nada sobre una moneda que vendiese otra persona y mucho menos en eBay.

      El vendedor pone un ejemplo un tanto extremo: semejante regateo en una onza y encima echarle un morro terrible y pedir que un profesional te diga cuánto pujar por una moneda de eBay. Pero a estas alturas casos como éste ya no nos extrañan a nadie.

      Saludos,
      Adolfo

      • miguelf 3 años hace

        Gracias!!!! Ahora todo entendido!!!

  4. Angel 3 años hace

    Un poco difícil el artículo,siempre estamos en lo mismo,digo pero me callo,no por ello voy a renegar de una verdad,estoy contento de saber que algunos tienen esa ética profesional y personal que tanto ansío para todo.Vamos a creer y yo personalmente creo que no está todo perdido,hay profesionales como la copa de un pino ,en un lado y en otro,el problema es con tanta avalancha tanto de unos como de otros estamos desorientados no sabemos que de verdad hay en un sitio y en otro y el camino más fácil es ser un crítico de todo.
    En cuanto al saber,estudio de lo que este señor ha dicho me parece lo mejor,pero puedo asegurar que el 70% de unos y de otros no quieren.

  5. pedro 3 años hace

    Hola a todos: siguiendo el comentario de Miguelf, lo que me parece que dice este comerciante joven es lo siguiente: 1. Que el cliente regatea. 2. Que el clien pide asesoramiento gratis (¿que le tasen su colección o unas monedas que se venden en ebay? 3. Que el cliente es “brusco” en su lenguaje. 4. Que es necesaria la formación de los numismáticos profesionales. 5. Que hay intrusismo: gente que no sabe, que intenta engañar a los clientes o que incumple la ley (fiscal, expoliación…). 6. Que los numismáticos consolidados controlan el mercado y resulta difícil abrirse camino.
    Pues, desgraciadamente, veo lo mismo en casi todos los sectores de la economía: inmobiliario (cualquiera se dedicó a ello durante la burbuja y todo el mundo quería saber cuánto le daban por su casa…), en la banca (productos que están en los tribunales, que no entendían ni los empleados…), en el seguro (se regatean las primas de automóviles cada año…), en las telecomunicaciones (móviles, tv por cable…), en el sector de la energía…y no pongo más ejemplos…

  6. tricky 3 años hace

    Hola.
    La verdad que el “cliente” le echa un morro impreionante.

    Y creo que es de alabar, la crítica tan profunda que hace este comerciante de la situación del mercado numismático español.
    Muchas opiniones vertidas sobre comerciantes, muchas mías, tienden a criticar aptitudes de los comerciantes, pero la verdad es que muchos, la mayoría son muy buenos profesionales, el problema es el de las nueces en este caso, que unas poquitas hacen mucho ruido.

    Y por último creo que debemos distinguir de una vez por todas la Numismática, con el mercado numismático, creo que el mercado de monedas esta muy complicado por las miles de razones ya dadas, pero que hay que destacar, que ahora mismo es fácil, muy fácil, encontrarse con muy buenos estudios de monedas españolas, que tanto desde instituciones, como por parte de particulares, hay muy buenos estudios numismaticos españoles. Que la numismática española esta viva, y una muestra es este foro, donde gran parte de las entradas van dedicadas a estudios de monedas.

    Por cierto, deben visitar el museo arqueológica nacional, ha quedado muy bien, desgraciadamente, no pude terminar de visitar todas su salas, pero me gustó mucho lo poco que ví, y la importancia que adquiere la moneda en muchas de la vitrinas.

    Un saludo y hasta pronto.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Estoy de acuerdo en lo que dices, tricky. Pero esto no es un foro, sin un blog. Y precisamente es un blog donde se habla más del comercio numismático que de la numismática como tal (entendiendo la numismática como la disciplina auxiliar de la historia). Casi todos los demás blogs de numismática en castellano hablan fundamentalmente de la Numismática y no del comercio.

      …en algo me tendré que distinguir para resultar interesante… ;)

      • tricky 3 años hace

        jajajaja
        es cierto, es un blogs, perdón por el error, pero es que como la gente comenta tanto las entradas, todas las opiniones son tan interesantes e incluso se generan debates tan acalorados, estas a medio camino entre el blog y el foro jejeje.

        Si es cierto que se habla mucho del comercio, pero también creo que muchos hemos llegado y nos hemos quedado, precisamente por lo mucho que se aprende sobre moneda.

        Un saludo y pasatelo bien por aquellas tierras lejanas.

  7. Ignacio 3 años hace

    Aparte de la clara picaresca que tenemos en este pais, y determinados casos poco honestos, el problema es nuestro por aceptar una clasificacion tan poco clasificada…
    Por qué no utilizamos una clasificacion tipo Sheldon? Estado + Numero.
    Personalmente me gusta mas la escala francesa, pues la Sheldon enseguida distingue varios estados de sin circular, pero bueno, al final son equivalentes.
    Si somos capaces de clasificar la moneda correctamente, el precio irá de cajón.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Al final con la escala de Sheldon estaríamos igual porque: ¿quién define el grado de una moneda?

      • Ignacio 3 años hace

        Las propias escalas y en particular de cada monedas deberian tener muchos puntos en comun.
        Lo que no me vale es que me digas que es un MBC, o un MBC+, porque estamos hablando en la escala sheldom desde 20 hasta 45. 25 posibles grados entremedio!
        Yo entiendo que una moneda tiene un aspecto general de desgaste, de tanto, X.
        A partir de X se le van sacando defectos y lo que en una moneda descuenta un golpe, en otra descuenta una raya apreciable.
        No voy a dar con una fórmula matemática, pero si ir cercando, acorralando a la moneda a un rango, una clasificacion.
        Siempre habrá el que no valore las monedas de los demas pero si las suyas. El resto de gente con un poco de objetividad si lo hará.
        Y una vez situada la moneda, tienes el precio de catalogo + otros factores (como la rareza por conseguirla), pero no hablaremos de “descuentos” de 600 euros en una moneda de 3000

        • Autor
          Adolfo 3 años hace

          Esto ya lo hemos comentado varias veces: la escala Sheldom puede ser útil para billetes o para monedas del siglo XIX para adelante (que justamente son las que tú coleccionas). La razón es que son piezas acuñadas en un proceso de acuñación industrial y por tanto lo normal es que la acuñación haya salido “bien”.

          Pero en las monedas de los Austrias, las medievales, las antiguas… hay tantísimos aspectos propios de la acuñación y la conservación que afectan a la conservación y al precio de la moneda que no se podría utilizar una escala. Y ahí cada coleccionista tiene su propio gusto.

          Saludos,
          Adolfo

          • WF 3 años hace

            Incluyo (si me permites) una parte del prefacio a “Le franc 10” escrito por Marc D Emory de la “Heritage” que da un poco más de luz al por qué de la Escala Sheldon:

            “… Very few American coins are of absolute rarity. The vast American collector market focuses therefore, on quality. (…) The American collector wants to know: not just how nice, but _exactly_ how nice (…)”

            En resumen, se hizo con vistas únicamente al mercado USA (“americano”) que empezó a acuñar moneda a partir de 1792, a molino (si no me equivoco), con lo que sólo tienen 200 años de moneda (de calidad, bien acuñadita). Extenderla a la Edad Media, donde las acuñaciones eran a martillo, con formas irregulares y existía el cercen no tiene mucha lógica.

        • Ignacio 3 años hace

          Gracias por esos comentarios Adolfo y WF, realmente no habia caido en este otro tipo de monedas…

  8. pedro 3 años hace

    Hola a todos: además de los problemas que menciona este comerciante, que a mí me parecen similares a los de otros sectores, el comercio numismático tiene características especiales. Por ejemplo, ayer, estuve viendo los catálogos de Áureo (me refiero a las subastas de este mes, que en esta misma entrada se menciona una espectacular). ¡Son miles de monedas! En un mercado donde los proveedores son pocos -me parece que en su mayoría- coleccionistas particulares que venden sus colecciones (o sus herederos), ¿cómo puede un comerciante nuevo encontrar mercancía que vender? ¿Qué monedas les quedan a los pequeños numismáticos para vender? Es decir, problemas para abastecerse de mercancía. Y, por otro lado, la dificultad de llegar a los coleccionistas, que somos pocos en proporción a otros consumidores y dispersos geográficamente.

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Justamente eso es lo más difícil en el negocio numismático: dónde encontrar las monedas para vender a un precio que permitan ganar cierto margen.

      Ese problema lo tienen tanto grandes como pequeños: no creáis que Martí Hervera se levanta a las 12.00 de la cama y a las 12.15 tiene seis mails de gente que le quiere enviar las 7000 monedas que saca en cada subasta. Eso hay que trabajárselo y es lo que hace que un comerciante pueda ganar dinero.
      Otro asunto importante es que los comerciantes pequeños manejan unas ventas relativamente pequeñas y la compra de un cliente les puede afectar al balance mensual (hablo de compras importantes, claro). Si hablamos con Telefónica y les decimos que queremos que nos bajen 5 euros el ADSL y en otro caso no lo contrataremos, Telefónica nos mandará a paseo porque nuestro consumo no afecta significativamente a sus balances. Ahora bien, si un comerciante nos vende una moneda por 1500 euros él quizá coma esa semana gracias a esa venta, así que el cliente más capacidad de hacer presión.

      Como siempre, el cliente inteligente sabe hasta dónde tiene que llegar porque si nos pasamos presionando lo normal es que el vendedor nos mande a paseo.

      Saludos,
      Adolfo

  9. Athalbert 3 años hace

    En muchos pequeños comercios, el dinero del “día a día” se gana con la parafernalia que acompaña al coleccionismo (catálogos, álbunes, bandejas, lupas, monedas de poco valor, etc…).
    La venta de según qué monedas acaba siendo un extra

    • WF 3 años hace

      Sí, a más de un comerciante he oído decir que ganaba muy poco margen con monedas de oro, y que era únicamente “la calderilla” del S. XX-XXI lo que permitía sacar mayor margen. Supongo que dependerá también del tipo de clientes que se tenga.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*