Lo que se puede esperar de una convención

Lo que se puede esperar de una convención

Como os anuncié el otro día, hoy he estado en la convención que se ha organizado en Burgos. Mi caza en la convención ha sido un libro (¡cómo no!) y el duro madrileño que se observa en esta entrada; una preciosidad que tenía ganas de pillar. También aproveché para saludar a tres lectores del blog, dos de ellos profesionales y un aficionado al que no conocía pero que me paró en la convención. Mientras volvía se me ocurrió que podría escribir una entrada para animaros a ir a las convenciones y ver qué se puede esperar de ellas, como se hizo hace tiempo con las subastas.

Las convenciones son fundamentalmente reuniones en las que van varios comerciantes, cada uno con un puesto, y ofrecen su género. Así dicho no parece muy diferente a un mercadillo; de hecho, no lo es. La mayor diferencia es que se hace en un recinto cerrado, que generalmente es un hotel, en el que hay seguridad y en el que los comerciantes tienen que pagar un dinero para poder poner un puesto. Esa seguridad proporciona un control de acceso que disminuye el número de maleantes que andar por la convenciones en comparación con los que hay por los mercadillos, aunque siempre hay algún amigo de lo ajeno, como no podía ser de otra manera. Otra diferencia clara entre convenciones y mercadillos es que en las convenciones suele haber mejor género. Eso no significa que no se puedan encontrar monedas de unos pocos euros, que las hay y muchas; pero también se pueden encontrar monedas de alta calidad (digamos de más de 1000 euros el ejemplar), que no abundan en los mercadillos.

En cuanto a los comerciantes que nos encontramos, muchos de los que van a las convenciones también están en los mercadillos (si bien a las convenciones suelen llevar más y mejores piezas). Otros, que generalmente no son profesionales y no tienen grandes piezas, están en los mercadillos pero no en las convenciones. Pero para poner un puesto en una convención no hace falta ser profesional. De hecho, yo puse un puesto el año pasado en la convención de Valladolid y mi única profesión entonces era hacer una tesis.

Vamos a ver ahora los intereses con los que se puede ir a una convención. Por parte de los profesionales, ellos en una convención están trabajando y eso significa que su principal objetivo es ganar dinero comprando y vendiendo monedas, así como hacer contactos que les puedan servir en el futuro para comprar o vender monedas. Ellos pagan un dinero para estar en esa convención y en muchos casos se han tenido que desplazar desde su ciudad a la convención por lo que más les vale sacar algo de ella. Remarco esto porque hay a algunos aficionados que en una convención les pasa lo mismo que en un bar: como ellos se lo están pasando bien se creen que el que está detrás del mostrador también y debido a eso les entretienen más de la cuenta.

En cuanto a los aficionados, pueden ir con múltiples objetivos:

Comprar monedas: parece bastante obvio que la mayoría de los aficionados van a una convención con la sana intención de comprar alguna pieza, o al menos dar una vuelta por ahí mirando las mesas a ver si hay algo que les satisface. Las convenciones son buenos sitios para comprar: yo en todas las que he estado he adquirido algún ejemplar para aumentar mi colección y eso que a veces me prometí a mí mismo que no iba a comprar nada porque andaba escaso de dinero. Pero no todos los puestos son iguales: es normal encontrar grandes diferencias en la clasificación de las monedas y en los precios de los ejemplares que se venden. Saber comprar es esencial, y si se sabe es muy normal poder adquirir alguna pieza más barata de lo que se hubiera comprado en una subasta, por ejemplo.

Vender monedas: hay aficionados que van a las convenciones con la idea de vender monedas. Se les reconoce rápido porque llevan una bandolera o una mochila en la que tienen las monedas. Van de puesto en puesto ofreciendo las monedas que traen a los comerciantes y solo a los comerciantes, ya que son quienes pagan por estar en las convenciones. La compra-venta entre particulares en una convención no está permitida. Pero siempre que alguien va ofreciendo a los comerciantes (yo siempre llevo alguna) se encuentra con algún jeta que le aborda mientras está vendiendo a un comerciante para que le enseñe a él lo que trae. Eso no se puede hacer; lo que hay que hacer es decirle sutilmente al aficinado que te pueden interesar sus piezas y se sale fuera del recinto de la convención para verlas. Saber vender es más esencial y más difícil que saber comprar; conocer bien las monedas que se venden, conocer de antemano a los comerciantes y tener una relación de confianza con ellos es necesario para sacar dinero por lo que se lleve.

Darse a conocer: ya hemos dicho varias veces en el blog que tener contactos es esencial para hacer una buena colección, y no hay mejor lugar para hacer contactos numismáticos que en una convención. Tan importante como comprar o vender es saber quiénes son los comerciantes de la zona, qué tipo de género trae cada uno, qué confianza te ofrecen, qué les interesa comprar… yo conocía de antemano al 80% de los comerciantes que estaban hoy en Burgos y podría decir qué tipo de monedas tenían en sus mesas sin haberlas visto antes. También sabía a priori quiénes son unos buena gente y en qué mesas no merece la pena parar. Eso hace que si quiero comprar o vender alguna moneda concreta pueda llamar a ciertos teléfonos donde es muy probable que encuentre lo que busco.

Aprender: para mí esto es lo más importante. En una convención se pueden ver muchas monedas que un coleccionista medio rara vez verá delante. Además, van muchos comerciantes a quienes se puede preguntar por el género que traen o por las monedas en general. Por ejemplo: «¿por qué estamoneda está en MBC+ y esta otra en EBC si yo no soy capaz de diferenciarlas?» o «¿por qué esta moneda vale 100 euros y esta otra 500?». Digamos que cada comerciante es un maestro en potencia de quienes se puede aprender mucho. Eso sí, no hay que olvidarse de agradecer la lección con una compra. También hay que estar preparado para que un comerciante nos mande, literalmente, al carajo ante la primera pregunta. No pasa nada: a ese no le compramos.

Disfrutar: sin disfrutar todo lo anterior no sirve de nada.

Con todo, yo animo a todos los aficionados a que se acerquen al menos a las convenciones que se organicen cerca de su casa. La web de Panorama Numismático tiene actualizado el calendario de ellas.

35 Comentarios

  1. Carlitos 6 años hace

    Hola Adolfo, estupenda entrada y que me viene que ni pintada, dado el chasco que me llevé el viernes.

    Sólo una pregunta: ¿las convenciones que se hacen en Madrid son siempre en el Hotel Convención y son siempre un viernes por la mañana? Porque me he fijado que las últimas han sido así.

  2. Carlitos 6 años hace

    Por cierto, el duro es precioso.

  3. Ignacio 6 años hace

    Gracias por el recordatorio. El problema es que a pesar de todo, si voy buscando algun soberado tambien me pueden timar con uno falso (le paso a un amigo el otro dia)…

    Precioso duro. EBC- 300?

  4. Hayek 6 años hace

    Yo soy de los que me asusto en las convenciones, ir voy, pero pasarlo bien no me lo paso…

    No se valorar in situ las monedas, generalmente no ponen claramente en que conservacion esta (aunque la pusieran tan solo seria una orientacion), solo moneda y precio, y no me siento ni comodo estando de pie con gente con conversacion con poco tiempo de analizar y sacar una conclusion sobre la moneda como para hacer una oferta.

    Supongo que a base de hacer callo eso se pasa.

  5. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @Carlitos, no sé si todas pero al menos las que yo he conocido en Madrid se han hecho en el Hotel Convención los viernes por la mañana.

    @Ignacio, Me alegro e que os guste el duro. Yo lo catalogaría como EBC y siendo riguroso. Por supuesto no os voy a decir el precio, pero… muy barato compras tú ;)

    @Hayek, eso te pasará en convenciones y te pasará en cualquier compra presencial. Lo de siempre: ver, ver y ver; dejarse asesorar; aprender; y con el tiempo uno se va sintiendo más seguro.

    Saludos,
    Adolfo

    • Ignacio 6 años hace

      Era un intento :-)
      Le doy un EBC- sobrado, pero el pelo (la falta de) del primer Leon, me hace catalogarlo un poco mas bajo. Eso si, a pesar de todo está increible, muuy bonito.
      El precio, pensaba porque te habia salido muy bien de precio… siendo realistas es un duro dificil en esas calidades, y por supuesto caro

      Respecto lo que dice Hayek, es verdad… que al final te acabes fiando de que no te cuelen un falso, o con un detalle que le hace perder precio… o un soberano falso, pues siempre da un poco de yuyu. Ahora bien, como te responde/trata el comerciante es básico para comprarle o no

      • Ignacio 5 años hace

        Finalmente si que lo doy el EBC, y puede que un pelín más. Me gusta catalogar las piezas severamente, pero no hay que ser injustos.
        Y posiblemente te haya costado alrededor del doble de lo que dije…
        Vamos aprendiendo poco a poco :)

  6. carlos(bcn) 6 años hace

    Hola Adolfo,
    Hacía tiempo que no te escribía, aunque te leo siempre que puedo, como siempre un placer.
    Me ha gustado la entrada en general, muy didáctica y creo útil para muchos coleccionistas que no se acercan (quizá por desconocimiento) a las convenciones españolas.

    Te hago un part de apuntes muy generales:

    No acabo de comprender esta frase: «Eso sí, no hay que olvidarse de agradecer la lección con una compra» más aún cuando dices «Saber comprar es esencial». Déjame que te lo argumente:

    – Para mí un coleccionista es aquel que va a una parada y pregunta por lo que busca. “Busco ésta pieza, o éste tipo de piezas…” Sábe lo que busca y va directo. El comerciante puede contestar que lo tiene o que no lo tiene, y sí lo tiene, en qué calidades y que precios. Es simple. Si no tiene el producto, pues al siguiente, si lo tiene, es obligación del comprador valorar sí es interesante o no (si la descripción de la pieza es correcta, si el precio es el de mercado, si la graduación és acorde, etc…), lo que diga el comerciante le debe importar poco y no tiene que influir en la compra o no de la pieza, porque “a comprar se va leído”. Éste tipo de comprador tiene un objetvo (de tipo intelectual – por que no decirlo!-) detrás de su compra.

    – Por el contrario, el que va a un puesto y dice que va “a mirar a ver que hay” para mí se delata a leguas como un “acaparacionista”, no un coleccionista. No sabe lo que busca, comprará lo que le entre por los ojos, según el contexto, según cómo se haya levantado. Éste tipo de comprador en general es el que compra por capricho, por egolatría, por prestígio social o por pasar el rato; le da igual lo que acabe comprando mientras compre. Y como comprar se convierte en algo que lo reafirma es cuando ve en el vendedor un sujeto aliado de sus necesidades, al que le da las grácias comprándole. Tiene en el fondo un punto de “obra de caridad”, reminiscencia burguesa.

    No sé si me he explicado, óbviamente son lineas generales de tipos de compradores, seguro podemos matizarlo. Pero en cualquier caso yo nunca pienso en comprar por obligación, o por corresponder al vendedor. Es mi obligación no entrar en ése juego tan adictivo de la compra compulsiva,

    Un saludo,
    Espero conocerte algún día en persona

    • Miguel 6 años hace

      Hombre…no es por llevar la contraria pero yo me identifico más con el segundo tipo que has descrito. A mi me resulta curioso ver a coleccionistas que van con la lista de monedas que les faltan. Dirás que lo que diga el comerciante debe importarles poco, pero le estás dando pistas de lo que te interesa, de lo que vas a buscar, y eso es algo que el comerciante aprovechará en su favor máxime cuando los precios no están marcados.
      Yo tengo una especie de lista en mente que puede variar más o menos, voy «a mirar qué hay» y en puestos donde por ejemplo solo venden euros paso de largo porque no es lo que busco o colecciono (no me entran por los ojos, porque en este momento veo monedas más interesantes). ¿Acaparacionista? Bueno, para mi acaparacionista es quien compra la misma moneda, año y ceca, pero quien no repite o si lo hace es con intención de mejorar su colección pues no me parece acaparacionista.
      Compro lo que en ese momento me entra por los ojos en función del precio y la calidad, por capricho, porque para mí coleccionar es un capricho entre otras cosas. No me considero ególatra, no hago exibición de mi colección y no creo que coleccionar monedas me dé más prestigio social (quizá al revés), y si, en parte es por pasar el rato, comprando, leyendo sobre monedas, valorándolas, catalogándolas, etc sin ningún tipo de reminiscencia burguesa (creo yo) porque a veces soy yo quien envidio al vendedor por las monedas que el tiene y yo no.
      De vez en cuando (aunque no siempre) me pasa que después de revolverle los albumes, sacar las monedas, etc… pues me siento un poco en la obligación de comprarle algo. Tampoco obtengo del vendedor generalmente ninguna lección o intercambio de conocimientos.

      Claro que también hay que tener en cuenta que me considero coleccionista novato, y mi colección no está suficientemente enfocada.Quizá más adelante vaya buscando la pieza que me falta para completar la colección, con una lista etc como el primer tipo que describes.

      Respecto al duro de la entrada, está precioso. Si tuviera que darle una calidad diría que EBC, y más que el pelo del primer león, creo que hay un pequeñisimo toque (no se si engaña la foto) en la nariz de Fernando VII. Una pena no haber podido ir a la convención y de paso saludar a Adolfo.

      • Ignacio 6 años hace

        El toque no se lo tengo en cuenta. Si bien es cierto que los ‘toques’ afean, los prefiero al desgaste (con matices…), que para mi es fundamental en la conservacion.
        En cuanto a la coleccion, las piezas que me gustan. No por rellenar… «mayormente»

  7. Carlitos 6 años hace

    En mi personalísimo baremo, diría que es un EBC-. Y, aunque no tengo base suficiente para cotizarla, sospecho que es bastante más cara que 300 €. De hecho, sólo por el hecho de que apenas se ve en subastas o foros, me da que es bastante poco usual y menos en esa conservación.

    Lo dicho, preciosa moneda. Por cierto, me encanta el canto.

    • Carlitos 6 años hace

      Madre mía, qué mal he escrito. No me lo tengáis en cuenta :)

  8. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @Carlos(bcn), quizá no me haya explicado bien.
    Cada coleccionista entiende la numismática de una manera y no creo que haya que despreciar ninguna de ellas. Yo siempre aconsejo tener en mente qué se quiere y qué precios se están dispuestos a pagar. Eso no significa centrarse en media docena de monedas, sino en ciertas series o periodos que se tengan más o menos controlados. También aconsejo aprender a valorar las monedas por uno mismo. Pero ese conocimiento es difícil de adquirir y muchísimos coleccionistas no lo tienen en sus primeros pasos (algunos no lo adquieren nunca). ¿Quién mejor que un profesional que es experto en unas monedas para enseñarte cómo valorarlas? De una conversación de 15 minutos con un profesional se puede aprender muchísimo, pero claro, esos 15 minutos hay que pagárselos. Como no se suele «dar dinero por las clases» lo normal es que el pago se realice mediante una compra.

    Por parte de la moneda, yo no le doy demasiadas vueltas: tenía ganas de un duro del trienio liberal; este es un ejemplar muy bonito y estaba a un precio razonable. Tenía el dinero necesario así que… al saco!! En una convención se compra a profesionales y por ello no se puede esperar encontrar chollos.

    Saludos,
    Adolfo

  9. Javier Sánchez 6 años hace

    ¡Vaya duro!. Esto es para darnos envidia, Adolfo, para hacernos sufrir a los demás…Bromas aparte, se agradece que compartas con los demás tus adquisiciones. Respecto de las convenciones, por mi parte sólo recuerdo haber asistido a una en Santander y no me pareció nada del otro mundo, enseguida desmantelaron los puestos por la tarde, con lo que a los que trabajamos por la mañana ( que somos la inmensa mayoría) no tenemos oportunidades de compra. En este sentido, coincido con el comentario de Carlitos. Deduzco Adolfo que tuviste que pagar por poner tu puesto en la convención de Valladolid. Saludos a todos.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Sí, claro que tuve que pagar. Puse el puesto con otro amigo coleccionista y lo hicimos más por divertirnos que por otra cosa. Yo llevé unas cuantas piezas repetidas sin demasiado interés y de lo que saqué pagué el puesto y la comida. Eso hubiese sido un desastre de convención para un profesional, pero yo pasé un buen día, conocí gente, saludé a otros… era lo que buscaba y lo encontré.

      Saludos,
      Adolfo

    • Javier Sánchez 6 años hace

      Se me olvidaba, también he estado en alguna ocasión a la convención numismática que organiza Lavín en Bilbao al término de sus subastas. Creo que las convenciones numismáticas deberían estar un poco más enfocadas hacia los coleccionistas de monedas.

      • Luis 6 años hace

        En realidad las convenciones numismáticas sí que están enfocadas hacia los coleccionistas de monedas ¿para quién si no?
        A lo mejor es que no he entendido bien lo que quería decir…

        • Autor
          Adolfo 6 años hace

          Hombre, es innegable que en muchas convenciones los mejores tratos los hacéis entre los propios profesionales.

          Sin ir más lejos, la inmensa mayoría de las convenciones que se hacen en Madrid se organizan los viernes por la mañana. No creo que haya mucho aficionado por allí: la gente está trabajando.

          Saludos,
          Adolfo

          • Luis 6 años hace

            El que las convenciones de Madrid se hacen los viernes por la mañana para que no puedan asistir los coleccionistas y que los tratos se hagan entre comerciantes es una «leyenda numismática» –paralelizando con leyenda urbana–, muy extendida pero de todo punto falaz.
            Creedme todos que el objetivo de cualquier numismático es venderle a coleccionistas no a profesionales. A veces se hacen buenas operaciones con otros comerciantes vendiéndoles grupos de monedas pero siempre con peores márgenes que si esas mismas monedas se hubieran vendido a los coleccionistas, una a una. Digamos que se gana menos dinero pero todo de una vez.
            Las convenciones de Madrid primero duraban dos días: viernes y sábado. Luego pasaron al viernes completo, más tarde al viernes por la mañana a secas. ¿El motivo?, la falta de asistencia de público primero para llenar dos días y luego siquiera para llenar uno entero. Ésa es la razón y no hay otra: no le deis más vueltas. De hecho algunas convenciones de Madrid se hacen a día completo y la mayoría de las veces por la tarde no viene nadie. De hecho en casi cualquier convención, sea de sábado o de viernes, lo normal es que por la tarde venga mucha menos gente que por la mañana.

            Ni os imagináis la de gente que va a las convenciones a mirar sin intención de comprar. Más de uno te dice: venga sólo ver por que me he gastado todo el dinero en la subasta X. Tened bien claro que las convenciones tienen el horario más dilatado posible dentro de la rentabilidad: no existen motivos conspiranoicos para que sean por la mañana o en viernes.

          • Autor
            Adolfo 6 años hace

            Muchas gracias por la aclaración.

            La verdad es que si se pretende buscar asistencia yo creo que sería más lógico hacer la convención el sábado por la mañana en vez del viernes. En cualquier caso, es totalmente cierto que las mañanas es cuando suele ir la gente y por la tarde no va casi nadie.

            Lo de que es preferible vender a un coleccionista que a un comerciante es evidente. Lo bueno que tiene vender a un comerciante es que generalmente están dispuestos a soltar más dinero del tirón. Si el lote es goloso a ningún comerciante le arruga soltar 30.000 euros (o no debería arrugarle), en cambio pocos coleccionistas se atreven a esas cantidades por claro que lo vean.

            Saludos,
            Adolfo

          • Xavi 6 años hace

            Buenas!

            Yo estuve este año en al convención de la ANE en Barcelona y era viernes por la mañana, por suerte trabajo para mi mismo y pude escaparme, quería estar todo el día pero por problemillas con mi hijo que se dio un porrazo tuve que salir al mediodia.

            Yo lo que vi, es que era un ambiente muy distendido y con bastante gente, es decir, en algunas paradas había poca gente y en otras tenías que esperar en una tercera fila para ver algo de la mesa. Yo consideré que para un viernes por la mañana había bastante gente.

            Ahora, coincido con Adolfo y demás comentarios, si realmente es apto para todos los públicos debería ser en fin de semana, ya sea sábado o incluso domingo, sólo por hacerlo esos días la lógica dice que tendría que haber más afluencia de público.

            También coincido que en fin de semana, todos queremos descansar…. pero creo que si se hiciera en finde, llegaría un dia que casi sería «una celebración» para los coleccionistas ir a una convención, se esperaría el día con ganas y sería un dia especial, sería como «el dia del libro», el día del comic, etc.. evidentemente y seguro que no con esa afluencia de gente pero se maximizaria a tope la afluencia de público = más ventas..

            Es mi opinión! :)

            Un saludo!

            Un saludo!

        • Javier Sánchez 6 años hace

          Sin acritud alguna, creo que las convenciones numismáticas deberían celebrarse los viernes por la tarde o los sábados por la mañana. Es sólo la opinión de un humilde coleccionista de monedas que tiene la suerte de todavía trabajar, y que a pesar de la dichosa crisis también piensa en la numismática y en las monedas.

          • Luis 6 años hace

            Y

          • Luis 6 años hace

            Yo también considero que el día natural para celebrar una convención numismática es el sábado. De hecho muchas convenciones son en sábado y hacia ahí está yendo la tendencia. Las que siguen haciéndose en viernes es por pura inercia casi calificable de dejadez por parte de los organizadores (Madrid) o porque funcionan lo suficientemente bien en viernes (Barcelona)

            El domingo queda descartado pues muchos profesionales venden también en mercadillos dominicales y no es cuestión de tener que elegir entre poner mesa en uno o en la otra.

  10. Ruben Pulido 6 años hace

    Por allí estuve en nuestra mesa Adolfo… una pena no haberte podido saludar… sin embargo como siempre, gran entrada!!, un saludo, y espero en la próxima poder tener la ocasión de saludarte!

  11. Carmelo 6 años hace

    Saludos Adolfo.
    Yo soy el aficionado que te saludó en Burgos.
    Me parece muy adecuado el tema que tratas, y lo digo porque cuando te aventuras en estas aficiones y empiezas a oir hablar de las convenciones te suena como algo para muy iniciados, casi un círculo cerrado en el que no te atreves a entrar para que no se note mucho tu ignoracia.
    La realidad se ajusta mucho a lo que has descrito.
    Llevo ya bastantes convenciones recorridas y, como señalas, lo básico es ir con idea de disfrutar de lo que se ve y de conocer a buenos profesionales con los que vas creando un lazo comercial de mutuo respeto.
    Animo a todos a que acudan, pues independientemente de que se compre o no siempre está asegurado el pasar un rato entretenido y ver buenas piezas de cerca (estas no suelen estar en los mercadillos).

  12. sema 6 años hace

    Hola Adolfo

    Escribo por primera vez en este blog pero lo sigo desde hace mucho.

    Soy un novicio que gracias a las entradas que haces en este blog aprendo muchísimo.

    Con respecto a lo de las convenciones, este fin de semana he estado por primera vez en una y era flojilla, pero la verdad es que se aprende mucho de los profesionales, y una cosa básica es divertirse y pasar un buen rato, y eso esta garantizado, pero hay que respetar a los comerciantes que están ahí para ganar dinero no para perder su tiempo y no entretenerlos sin darle nada a cambio. Aprendes y ademas te llevas una pieza, que mas se puede pedir.

    Por cierto el duro es espectacular, quien pudiese acceder a uno.

  13. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @Rubén,una pena que no nos hayamos visto.

    @Carmelo, encantado de volverte a saludar y de que te haya gustado la entrada :)

    @Sema, me alegro de que te animes a escribir en el blog y más aún de que te haya servido de ayuda en tus comienzos como coleccionista.

  14. Gustavo 6 años hace

    Lo primero darte una vez más mi enhorabuena por tu blog. Es una alegría que haya savia nueva en el coleccionismo. Allá por los 80’s iba a las convenciones con mi padre. Eso sí que era ambiente. ¿Alguno de los lectores va a Zaragoza este sábado? ¿Qué tal ambiente hay? ¿Merece la pena? Si me puedo escapar de casa, sin que se enfade más de la cuenta mi señora, haré por ir. Saludos.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Como dice la canción, cualquier tiempo pasado siempre fue mejor.

      Para mí esta es una situación mucho mejor que en los años 80 porque ahora hay muchísimo más acceso a la información y cualquier aficionado puede compartir su afición por la numismática española con otros cientos de aficionados aunque viva en Pekín. Eso sí, las convenciones y sobre todo los mercadillos van para abajo. Es lo que hay.

      Yo a Zaragoza no he ido nunca, ni a una convención ni ver la Virgen del Pilar.

      Me alegro mucho de que te guste el blog!!

      • Ignacio 6 años hace

        «Yo a Zaragoza no he ido nunca, ni a una convención ni ver la Virgen del Pilar.»

        Pues eso hay que arreglarlo ;-)

  15. Miguel Ángel 6 años hace

    Un duro precioso… ¡Debes de tener una colección fantástica!

    Saludos.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Tampoco te creas que me compro un duro así todas las tardes…

      Mi colección es normalita y bastante dispersa dentro de lo que es la moneda española. Muchos lectores del blog tienen colecciones mejores que la mía.

      Saludos,
      Adolfo

      • Miguel Ángel 6 años hace

        Pues la mayoría de las monedas de tu colección que he visto en varias fotos me han gustado mucho…

        Por cierto, no sé si conoces la convención de Oviedo; a mi me parece que está bastante bien, pero me gustaría conocer otras opiniones.

        Un saludo.

  16. Ignacio 6 años hace

    Por cierto, de la convencion que estuve el fin de semana pasado… CASI nadie se molesta en valorarlas ni siguiera en darte una valoracion, lo cual me lleva a pensar que CASI nadie quiere mojarse, o minusvalorar su mercancia…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*