Una colección como plan de pensiones I: pura especulación

Una colección como plan de pensiones I: pura especulación

Comienzo con esta entrada una serie que pretende reflexionar sobre cómo forjarse una colección de monedas como quien se forja un plan de pensiones. Es decir, entender la colección no solo como un divertimento, sino también como una inversión a largo plazo. Lo que contaré en ésta y en las sucesivas entradas al respecto son unas reflexiones mías que me gustaría compartir con vosotros y así aprovechar a que en los comentarios las critiquéis y todos aprendamos del debate; en otras palabras, lo que acotumbramos a hacer en el blog. Concretamente esta entrada se voy a intentar argumentar que realmente no es posible invertir en numismática, sino que lo que se hace es especular con monedas.

Para que todos tengamos en mente lo mismo, entiendo que quien se forje una colección de monedas como un plan de pensiones tiene la idea de comprar monedas a lo largo de su vida laboral, o lo que le reste, e irlas vendiendo, o al menos poder hacerlo, una vez jubilado. Entiendo también que esa persona tiene el objetivo de obtener un dinero significativo, con respecto al invertido, a la hora de vender las monedas; y a poder ser ganar algo de dinero una vez descontado el IPC. Esto no quita a que esta persona le puedan apasionar las monedas, pero su objetivo principal no será el disfrute romántico de las mismas o aprender mucha numismática, sino ganar dinero con ellas o al menos no perderlo. Si alguien considera que eso no es ser un coleccionista «de verdad» le invito a leer esta entrada.

A partir de lo dicho en el párrafo anterior ya podemos ver que aquí se trata de ganar dinero coleccionando monedas, y eso es altamente difícil. De hecho, es algo que solo los coleccionistas más expertos consiguen, y suele requerir dedicar bastante dinero. Así pues, mi primera recomendación es que no se ponga a nadie a pensar en un plan de pensiones numismático hasta que no se considere un coleccionista experto; y eso requiere al menos 10 años de experiencia, creo yo. Durante los primeros años es mucho mejor dedicar esfuerzos a aprender, a hacer contactos y a disfrutar de la afición. Luego ya llegará, si es que llega, el momento de hacer un plan serio a años vista.

Patagón Amberes

Otra de las cuestiones que se puede extraer de ese mismo párrafo es que la idea es comprar unas monedas, mantenerlas unas décadas y venderlas. La inversión saldría bien si dentro de unas décadas esas monedas costasen más que ahora, y saldría mal si esas monedas costase menos que ahora (cuando digo «costasen más» o «costasen menos» quiero decir si el incremento de precio supera o no la subida de IPC. A partir de ahora haré esa simplificación). Dicho esto, aquí va la cuestión más importante a la hora de invertir en monedas: es absolutamente imposible poder predecir qué monedas van a subir de precio en el largo plazo. Es más, me atrevería a decir que cualquiera que os diga que está seguro que una moneda se va a revalorizar os está engañando (si quiere venderos esa moneda) o está el mismo engañado (en caso contrario).

Este tema lo trata el magnífico numismático Philip Grierson en su igual de magnífico libro «Numismatics«, al que ya he citado muchas veces porque le considero el mejor libro escrito para el coleccionista numismático. Allí reflexiona desde el punto de vista de la oferta y la demanda. Indica que las monedas tienen, en principio, una oferta constante (es decir, siempre hay un número igual de monedas en el mercado porque no se pueden fabricar), mientras que es la demanda la que varía y la que hace que el precio suba o baje. Por lo tanto, una buena inversión sería aquella moneda por la que los coleccionistas de dentro de unas décadas estuvieran más interesados que los coleccionistas actuales, mientras que una mala inversión sería aquella moneda que tiene más interés por los coleccionistas actuales que por los coleccionistas del futuro. Como es absolutamente imposible predecir los gustos que tendrán los coleccionistas de dentro de unas décadas, es igualmente imposible predecir qué moneda es una buena o una mala inversión.

El otro libro donde he visto tratar este tema no tiene nada que ver con la numismática. Lo escribió William J. Bernstein y se titula «The four pillars of investing«. En él se intenta diferenciar entre inversión y especulación, algo que es cada vez más difícil pero que al menos desde el punto de vista pedagógico es saludable diferenciar. Bernstein cita a la numismática y al arte como ejemplos de mercados claramente especulativos. Si lo pensamos es totalmente cierto que invertir en numismática es en el fondo especular, ya que las únicas monedas que tienen un valor intrínseco son las monedas de curso legal, cuyo valor intrínseco es el facial respaldado por la capacidad productiva de un Estado. El resto tienen valor como rareza numismática y como metal precioso, pero ambos tipos de valores no son más que una pura especulación de que alguien en el futuro estará dispuesto a pagar un dinero por ellos, ya que una moneda ni produce nada ni «vale para nada». Doy por hecho de que a nadie se le ocurrirá decir a estas alturas, como tantos decían hace poco, que la plata y el oro nunca bajan de precio ni que las aplicaciones industriales de los metales preciosos son importantísimas.

Una visión semejante a la de Bernstein es la que pretendía dar en esta entrada, aunque claramente no tan bien fundamentada porque yo no tengo ni idea de economía. Pongamos un ejemplo: si alguien me dice que tiene 10.000 euros para comprar monedas y venderlas dentro de 40 años con un beneficio yo no sabría qué monedas recomendarle. En otras entradas de esta serie veremos cómo escoger monedas, pero no dejan de ser «buenas prácticas especulativas» que pueden haber funcionado en las últimas décadas, pero que nada nos asegura que funcionarán en las próximas. Ahora bien, si alguien me dice que tiene 10.000 euros para comprar acciones y venderlas dentro de 40 años con un beneficio, aún sin tener ni idea de inversiones le diría que comprase Coca-Cola, General Electrics o Nestlè, puesto que generan productos que se consumirán durante las próximas décadas aunque caigan chuzos de punta. Ahí está la diferencia.

Tengo que añadir también que, a pesar de lo que se dice constantemente en los periódicos para desviar la responsabilidad de personas concretas a entes abstractos, los especuladores tienen todos mis respetos. Siempre y cuando especulen con su dinero y afronten las pérdidas con la misma valentía que los beneficios.

Patagón Bruselas

Las imágenes que ilustran la entrada se corresponden con dos patagones que subastará Soler y Llach el próximo 29 de octubre. El primero es de Amberes y el segundo de Bruselas. En mi opinión, los duros de las cecas europeas son los grandes desconocidos de la numismática española. Porque grandes…. son grandes!!

34 Comentarios

  1. Juan Luis 6 años hace

    Un plan de pensiones(para mí), es un ahorro a lo largo del tiempo que se revaloriza según unos «valores dados a la baja» con lo cual le das dinero a otro durante toda tu vida o hasta que te canses por unos tantos por cientos que te rendiría mejor en elementos que aún perdiendo en el tiempo seas tú el que lo poseas.O lo que es lo mismo..si tu plan de pensiones no tiene un seguro médico que lo acompañe y te garantice que si caes enfermo tendrás protegida tu inversión siempre es un dinero que más tarde que pronto lo rescatarás porque hay que tenerlo muy claro o muchas «PERRAS» para no necesitarlo en cualquier momento..Lo cual el plan de pensiones es un dinero muerto al que habría que sumar otro dinero llamado seguro médico privado..Así que sumemos y pensemos..Si guardo el dinero yo, o lo invierto en oro o plata(metales preciosos, monedas económicas..joyas no),y pienso que voy a recuperar la inversión aunque sea a la baja en el peor de los casos, siempre seré yo el que tenga disponibilidad inmediata. Porqué pienso así? y ahora me referiré a la numismática:
    En y de este «BLOG», y gracias a toda la información de la que he dispuesto sobre el mercado de la moneda creo que se puede ahorrar y obtener plusvalías si se es consciente de que hablamos de ahorro,inclusive yo pienso que todo lo que tengo(monedas y sellos)lo calculo a la baja y mi plusvalia consiste en el conocimiento que puedo adquirir del estudio que realizo sobre mi inversión lo cual es el costo que siempre se debe perder cuando se aprende algo..Acaso alguien te devuelve el dinero de los cinco años o más de carrera universitaria..y quién te garantiza que tendrás trabajo?.Efectivamente las cosas llevan su tiempo.
    Saludos

    • Juan Luis 6 años hace

      Ahorrar también es negocio y hay que tenerlo en cuenta cuando se entrega alegremente el dinero con un papel firmado que te garantiza que……..Dame mi moneda económica que yo la guardo.

  2. Rodrigo 6 años hace

    A mi parecer es una de las mejores ideas que existe, yo soy estudiante y hago dinero con la numismatica porque no me alcanza el tiempo para trabajar. Pero a largo plazo el unico problema que puede haber es la conservacion y en caso de robo. Que hacer? por lo demas es una exclente idea

  3. Miguel 6 años hace

    Buenas,

    yo entiendo que una gran mayoría de los coleccionistas cuando compran una moneda, además de por el disfrute de tenerla (punto de vista un poco romántico) ven un retorno económico a la hora de venderla (si es que tienen intención de hacerlo) que les reporte al menos lo que en su momento pagaron por ella, más el IPC,etc sin que quede muy claro si es afición,inversión o especulación.

    Totalmente de acuerdo con que «es absolutamente imposible poder predecir qué monedas van a subir de precio en el largo plazo» y quien lo diga miente o se miente a si mismo. Pero pienso que por regla general, en cuanto a precios y gustos, lo que va ha pasar en un futuro cercano no tiene que ser muy diferente a lo que hasucedido en un pasado inmediato. Por lo tanto, en 5 ó 10 años no pueden cambiar mucho los gustos y precios (a no ser por una crisis, una devaluación, o un cisne negro).
    Cuanto más tiempo de diferencia haya, más pueden cambiar los gustos, precios, etc. por lo tanto aquí lo que importa es el plazo de «inversión».

    Creo que el mercado filatélico por ejemplo, ha pegado un bajón y mientras antes había mucha afición ahora se está perdiendo. Menos demanda, luego bajón de precio.No se si eso podrá pasar también con el mercado numismático. Pienso que no solo es imposible predecir qué gustos o qué monedas, sino que además es imposible predecir si habrá gusto por coleccionar monedas. Quizá cuando dejemos de verlas circular ( si sucede ), cuando todos los pagos sean por medios electrónicos, tarjetas, etc la afición desaparezca.

    En lo que no te doy razón es en que las únicas monedas que tienen valor intrinseco son las de curso legal.Las que tienen valor como metal precioso, aun estando muy ligado a la especulación no deja ni dejará de ser valor. Hay quien se acerca a la numismática a través del bullion o monedas de inversión, y se pueden conseguir monedas históricas a precio muy cercano al de su valor como metal precioso. No tendrán mucho valor numismático, pero se puede hacer una colección con el valor del metal precioso como referencia (juegas a dos bandas). Eso si, en general si lo haces como inversión te la estás jugando, y entonces seguramente tendrás más éxito invirtiendo en Coca-Cola o Nestlè.

  4. Si yo pudiera permitirme un plan de pensiones numismático, lo haría con monedas de oro y plata, ya que son metales más fáciles de conservar y requieren poco mantenimiento, y me centraría en una sola época, saludos.

  5. Duilius 6 años hace

    No está de más recordar (como norma general) aquello que dijo Caballero hijo en este mismo blog; es preferible el metal más valioso al de menor valor y la moneda de mejor calidad a la de menor calidad, aunque esta última sea más rara. Y creo que no hay mejor ejemplo que la Colección Caballero para hablar de revalorización en numismática española. Si quisiera invertir en moneda (y no lo haré a corto ni medio plazo) serían los dos consejos que me marcaría como claves.

    Un saludo.

  6. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @Miguel, date cuenta de que el oro y la plata no tienen un valor intrínseco «de por sí». Es decir, el oro y la plata no producen nada y por tanto «no valen para nada».
    Si compras un paquete de 1000 acciones de Coca-Cola y esperas 30 años, acabarás teniendo un paquete de 1000 acciones de Coca-Cola + unos dividendos que ha ido generando. En cambio si compras un lingote de oro y esperas 30 años, acabarás teniendo un lingote de oro. El oro solo vale en tanto que consideras que serás capaz de venderlo más caro.

    @Rafael, sobre los temas que apuntas de si centrarse en una sola época o no, ya hablaremos.

    @Duilius, yo también estoy de acuerdo con Caballero, pero pondría esa frase en pasado. ¿Cómo se puede saber si en el futuro la gente va a preferir coleccionar cobres más que ahora? Por ejemplo, quien compró oro bizantino hace 30 años ha visto revalorizadas sus monedas menos que quien compró cobres bizantinos hace 30 años.

    • Miguel 6 años hace

      Esa misma postura yo la defendía antes. Para mí el único valor que tenía era como elemento ornamental (joyería) o para uso industrial (hay varios ejemplos), pero que hasta no hace mucho 1971 haya existido el patrón oro me da que pensar que si tiene un valor intrínseco. Aunque no produzca nada puede actuar como reserva de valor, y en algunas ocasiones (hiperinflacción, devaluación monetaria) lo ha hecho, pero bueno, eso ya son otras películas que más o menos comentaste por aquí con acierto por tu parte -hasta el momento-.

  7. Ignacio 6 años hace

    Adolfo,
    En un comentario se te ha escapado… buscas la mejor inversion…

    «Por ejemplo, quien compró oro bizantino hace 30 años ha visto revalorizadas sus monedas menos que quien compró cobres bizantinos hace 30 años»

    No se trata de inversión, pero si de no perder dinero, pues la inflación en contra y de los ‘productosfinancierosdenuestroamigoelbanco’ o ‘losproductosdebolsa’ me fio todavia menos.
    Se que el metal, aunque no produczca es reserva de valor, y confio que si bien no me haga millonario me quede «la pensión metalica» más apañada que la que se que no voy a cobrar cuando me jubile… si no se ha roto el esquema ponzi antes…

    Estoy convencido que la moneda de valor cercano a plata, monedas demandadas de siempre (morgans, duros en España, francos en Francia -unos subiran mas otros menos), y por supuesto las monedas de oro… apuesto a que cubriran la inflacion

    Por supuesto, me puedo equivocar :-)

  8. Antonio 6 años hace

    Yo el tema del coleccionismo-inversión lo enfoco de una manera muy particular: El dinero y el patrimonio que tienes no es el que ganas, sino el que no gastas. Así, colecciono monedas antiguas (ibéricas) a poder ser en buen estado, y si dentro de 30 años me dan un 60% o mas del coste, eso será lo que tendré; porque de no haber comprado las monedas, no tendría nada. Así que invierto-colecciono monedas y disfruto un montón. También he de decir que mis ahorros-inversiones no son todos en monedas, ¡¡ que no estoy loco !!!

  9. Juan 6 años hace

    Totalmente de acuerdo la única forma de ganar dinero es ser terriblemente experto como por ejemplo lo era el señor Crusafont, descubrir una variante donde ni muchos profesionales la ven, encontrar una moneda inédita. Y para esto no hay otra; horas, horas, horas y mas horas, aprender mucho, conocer mucha gente dentro de este mundo y patearse y recorrerse convenciones, rastrillos, etc…
    Y eso lo hace el que tiene amor por esto no el que va a sacar tajá desde el primer momento.
    Y con tantas horas y tiempo empleado no considero que se saque mucha rentabilidad en el terreno económito a esta afición.
    Conclusión:
    Es una de las más bonitas aficiones y el valor añadido que te da es lo que aprendes, los amigos que haces, porque esos momentos también hay que coleccionarlos.

  10. Carlitos 6 años hace

    Pintan muy interesantes las entradas venideras.

    Suscribo, coma por coma, lo dicho por Adolfo: «invertir» en monedas no es invertir, es especular. Cierto que no es como comprar cinco pisos porque el ladrillo nunca baja (jeje), al menos las monedas las disfrutas. Es más, malo el que no disfrute de ellas y su principal objetivo sea ganarle unos euros.

    En mi caso, no estoy pensando en el futuro. Me gustan las monedas (algunas) como meros objetos y me gustan como un parámetro más a considerar para conocer un periodo histórico concreto. Con eso me basta, al menos por ahora.

  11. Julián 6 años hace

    Me encanta que la gente se vuelque en la plata y oro, dejadme los cobre a mí, a ser posible, en buenas calidades y muy baratitas, gracias.

  12. Melkar 6 años hace

    «Doy por hecho de que a nadie se le ocurrirá decir a estas alturas, como tantos decían hace poco, que la plata y el oro nunca bajan de precio ni que las aplicaciones industriales de los metales preciosos son importantísimas.» Claro que baja, y sube también, pero el hecho es que hasta el 14 de agosto de 1971 se podía cambiar una onza de Oro por 35 dolares y hoy se hace por más de 1300 dólares por onza de fisíco, «eso creo que es revalorización». Y eso a pesar de la manipulación de los metales preciosos por el papel. Y en cuanto a las aplicaciones industriales siguen estando ahí, la Plata es el segundo producto con más aplicaciones industriales, detrás sólo del petróleo.
    En cuanto al tema numismático como plan de pensiones, las onzas bullión de Plata si la compras suelta su precio a penas se ha depreciado, sigue estando por encima de los 25 euros o incluso comprando un tubo estará sobre pasando los 20 €. Nada que ver con los 15 euros que marca la pizarra. Luego coleccionar este tipo de monedas me parece muy buena idea y tiene mucha variedad, Australia, China, Canada, Rusia… y últimamente se han unido muchos países africanos. Y como bien decías Adolfo en un post anterior las monedas tienen una acuñación limitada. Hoy estas las puede comprar como Plata y mañana tendrán el valor intrínseco de esta más el valor numismático.

  13. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @Ignacio y @Antonio, estoy de acuerdo con vosotros, pero la postura que tomo en esta entrada (y en otras que vendrán al respecto) sería de alguien que dijese: «este año he ahorrado 5000 euros. De ellos voy a coger 2000 para comprar unas monedas, guardarlas en una caja fuerte y no volverlas a ver hasta que me jubile, cuando espero que al menos hayan igualado el IPC». Es decir, que en vez de guardar el dinero en el banco esperando unos intereses, se guarda el dinero en una colección esperando una revalorización.

    @Juan, si nos ponemos a contar las horas, entonces es absolutamente imposible que salga bien una inversión numismática. Esto hay que hacerlo por pasión; no hay otra vía.

    @Melkar, tienes razón, pero el oro y la plata sube y baja como cualquier valor y hace apenas un año había muchísima gente que decía que era absolutamente imposible que bajasen. Igual que tantos otros lo decían de los pisos hace unos años. El que compró o plata el pasado diciembre, bien sea físico o a través de fondos, ha perdido bastante pasta. Pero bastante. Otra cosa es que con el tiempo lo recupere, quizá dentro de otros seis meses el oro y la plata hayan recuperado el precio de diciembre, o quizá no lo hagan hasta dentro de 15 años ¿quién sabe?
    Dicho esto, a mí no me parece mala idea tener una parte del patrimonio en metales preciosos porque son valores que suben mucho de precio cuando la economía va mal. Pero en eso que cada cual haga lo que quiera.

    Saludos,
    Adolfo

  14. Centen 6 años hace

    A mi manera de entender la numismatica en su primera concepción es conocimiento y de forma generalista es coleccionismo. El plantear esta como un plan de pensiones se escapa de la definición intrínseca de la numismatica.
    Para mi en un principio es el análisis de cualquier forma de vida pasada y siempre en todos sus ámbitos.si durante décadas he recopilado historia, su valor pecuniario lo podré realizar, pero su valor representativo y de lo que de el se desprende nunca.
    Sólo tengo en mi poder historia de un tiempo, de una ceca, de una ciudad; y como la historia es única procuro tener lo mejor de esa historia. Mi revalorización estará en inculcar a quienes me precedan esa pasión.

    • Ignacio 6 años hace

      hola
      Es que no es la idea simplemente de plantearla como un plan de pensiones.

      La idea es que si te gusta y te puedes permitir unas piezas, digamos, decentes, pues estas piezas a lo largo del tiempo valdrán un dinero que siempre tendrás ahi… y al final se quedan como herencia y/o plan de pensiones
      saludos

      PD: venderlas seguro que duele…

  15. Juan Luis 6 años hace

    El objeto reconocido por todos como valor histórico-y esto no es dificil de entender-siempre mantendrá un valor X + – el precio en el que se compró y digamos siguiendo el histórico que debería tener terminariamos diciendo que a largo plazo es una buena inversión-ahorro siempre y cuando estemos dispuesto a ese +-.
    saludos

  16. tricky 6 años hace

    Hola. Si alguien ahorra 5000 euros y va a disponer de 2000 para especular para que va a invertir en un valor seguro? Eso no es especular. Especular es el que compro acciones de banki a 0.40 que no las quería nadie y las vende ahora a un euro y dobla la inversión.
    Creo que estamos hablando de cosas diferentes. Si quieres que tus ahorros estén seguros y crezcan algo,pues un plazo fijo
    . pero si lo que queremos es especular hay que arriesgar. Es apostar a que el barca pierde contra el ultimo de la liga. Que cuando ocurre eso? Cada 25 años pero cuando ocurres multiplicas por 15 los beneficios. Yo creo que si el dinero lo damos por perdido lo mejor es comprar cosa baratas, y que la gente ha dejado de querer por el momento. Por ejemplo pues no se….pero creo que la medieval esta bajando mucho de precio,estando mas baratas ahora que hace algunos años, pues quizá este aquí el chollo o quizá veamos como perdemos pasta y mas pasta….. Pero eso son los riesgos de especular. U. Saludo

  17. Melkar 6 años hace

    De acuerdo con la respuesta. Aunque si lo que se quiere es invertir a corto-medio plazo yo no aconsejo el Oro-Plata fisíco. Otro tema es un plan de pensiones (medio-largo plazo) basado en la numismática, en este caso y con conocimientos y trabajo para mi opinión no hay otro plan de pensiones mejor.
    Saludos.

  18. Melkar 6 años hace

    Una curiosidad. ¿Tienes el blog registrado en las Azores? lo pregunto por hora que indica los comentarios. Se ve que madrugas.

  19. Autor
    Adolfo 6 años hace

    @tricky, creo que cada autor tiene su propia definición de lo que significa especular. No he querido ser tajante e indicar una definición en la entrada, diciendo «yo sigo ésta» porque mis conocimientos sobre economía no dan para ser normativo. Ni remotamente.
    Más o menos entiendo por especular el comprar algo pensando en poder venderlo más caro (es decir, que se revalorice) sin más que por creencias que no se basan en el valor intrínseco del objeto. Por ejemplo, cuando dicen que las acciones de X han subido de 14,13 euros y por tanto deberían llegar hasta 14,75. Eso es especular. Pero cuando dices que las acciones de X están a 14,13 y deberían subir porque esa empresa genera unos beneficios de 2 euros por acción anuales y además tiene una posición de casi monopolio en Turquía que hace que se espere un incremento del beneficio del 25% etc. etc. pues eso es invertir.

    En el caso de las monedas se especular porque simplemente se juega con la oferta y la demanda de la moneda, que no es nada intrínseco a la moneda en sí. Las monedas en sí no valen para nada, ni producen ni generan nada; simplemente esperamos que en el futuro haya alguien que las valore y las pague. Por eso es especular.

    @Melkar, el blog está en España, lo que pasa es que he actualizado la versión de WordPress por motivos de seguridad y hay un par de cosillas que todavía están sin configurar. Ayer madrugué mucho porque vine de viaje. Me dejó el tren a las 3.30 a.m. y ya no me metíen la cama. Hoy para compensar me he levantado a las 11.30 :)

  20. Xavi 6 años hace

    Buenas a todos!

    Como siempre Adolfo saca temas que nos hacen debatir. : )

    Personalmente creo que hacer de la numismática un valor seguro para inversiones, pues no parece ser posible tal como está el mercado numismático español montado y explicaré el porqué lo creo así, tal como explica Adolfo es harto díficil saber que va a costar una moneda de aquí x tiempo, vale, estamos todos de acuerdo, pero tampoco sabemos si coca-cola invertirá en el nuevo «goldman Sachs» y se irán a pique…. en esta vida lo único seguro es que ahora estamos vivos…

    Pero dejando las filosofadas… ahora una pregunta ¿alguien ha comparado en un catálago antiguo los precios de las monedas en los años 80 y los que hay ahora? Yo cuando lo hago.. siempre pienso lo mismo… ¡¡quien pillara esos precios!!!

    Viendo un catálogo antiguo y uno moderno, para mi está claro, es una buena inversión.

    Lo malo es que al no ser «reconocido» como un valor seguro como puede ser el oro o la plata, por mucho que fluctuen estos metales arriba o abajo cualquiera lo puede comprar y no hace falta que sepas de monedas, solo comprar el metal según su valor lo puede hacer mi vecino sin tener ni pajolera de monedas, es oro o plata.

    Ahora, el problema que veo es que en la numismática «cada maestrillo tiene su librillo», es decir…lo que para uno es EBC, para otro no llega a MBC+ y ahí es donde veo el problema a la hora de tratar de vender ahora una colección de monedas compradas hace 30 años, cada uno te puede dar un precio distinto y el numismático profesional la va a comprar al precio más bajo que pueda, y si le dejan … incluso inferior a los precios de compra de hace 30 años.

    Ahí es donde veo un serio problema si lo que pretendes es invertir, mirando el catálogo antiguo es una buena inversión, cuando tratas de venderla te das cuenta que o vendes a coleccionistas de tú a tú, o tratar de recuperar la inversion partiendo de un profesional es una ruina…. o pierdes o raspas lo precios de hace 30 años… y entiendo que tienen sus gastos, sus contactos que tú no tienes y me parece lógico y justo que traten de comprar barato, pero digo barato que no es lo mismo que abusar del novato que llega con la colección de abuelo…

    Principalmente es donde veo el problema. No existe un criterio para catalogar y valorar piezas usadas y también entiendo el problema de que cada moneda es diferente, pero un SC es un SC, ya sea un Áureo o una lenteja de aluminio del rey… a partir de aquí… cada uno dice la suya… y eso creo que es el problema principal de por que no resulta buena inversión. A rio revuelto…ganancia de pescadores…

    Un saludo!!!

    • Carlitos 6 años hace

      Sólo un apunte, Xavi. Desconozco los precios de los 80 que comentas, pero la cuenta no es pillar esos precios con los euros que tenemos en el bolsillo, sino comparar el precio de las monedas en relación al coste de la vida y a los sueldos de los 80 y compararlo con los precios actuales. Ya te digo que desconozco los precios de los que hablas, pero a lo mejor tampoco eran tan chollo comparados con los sueldos de antaño.

      • Xavi 6 años hace

        Hola Carlos!

        Lo que comentas está bien visto, hay que tener en cuenta el «coste de la vida» (es lo que hace un inversor) y lo he tenido en cuenta reflexionando antes de escribir mi comentario anterior aunque así no lo haya indicado, ¿porqué no lo he indicado? te preguntarás… ¿no? : ) pues por que pienso que estamos hablando de «personas inversoras» (en un plan de jubilación o donde sea) y no de «coleccionistas normales» o «amantes de las monedas» que con mucho esfuerzo económico, debido al coste de la vida de ahora, pueden forjarse una bonita colección e intentar ganar algo después de 30 años (si sigue vivo, si no se la patean los hijos por cuatro chavos)

        Creeo que estamos hablando de inversores pudientes y casi diría que «temerarios ludópatas» y que ya sean de los 80 o del 2013 les sobra la pasta para invertir su plan de pensiones y futuro en un sector que no es un valor considerado fijo, como el oro o la plata y que por mucho que suban o bajen, siempre te lo quitas de encima, pero estamos hablando de personas que se la juegan como el que juega a la lotería o las quinielas, son inversores y dentro de los valores seguros de las inversiones, la numismática creo que queda lejos (por los motivos que expuse antes y los que comenta el mismo Adolfo).

        Mirando los catálogos (y que a muchos no les gustan) parece rentable, donde está el problema es en la venta, hay pocas personas dispuestas a comprar monedas en comparación a otros valores (oro, plata, etc) y un numismático conoce a cientos o miles de compradores y tú y yo conocemos una docena tirando largo…y esa ventaja la aprovechan muy bien los profesionales, tu tardarías otros 30 años en venderla y ellos en tres llamadas pueden haber vendido el 90%…

        Ahora, una cosa, si alguien quiere vender una moneda que vaya a un numismático profesional, le pregunte por cuanto se la compra, si se lo dice que vaya a Ebay y la ponga en subasta por el mismo precio que indicó el numismático, la gente que puja hace que realmente suba hasta donde debería, ni al precio del profesional ni al precio del catálogo, pero en un 99% seguro que más que lo que da el profesional. Está claro que es solo un ejemplo y vender tu colección así requiere tiempo, esfuerzo y una buena organización e infrastuctura, a parte de los mínimos en informática…

        Un saludo!

        • equus 6 años hace

          Hola Xavi, hola Blogeros.

          Muy buen comentario este último, me ha gustado más que el primero.

          Ya sabes que no soy muy «amante» de comerciantes numimáticos tipo «sanguijuela», por ello, solo puedo darte la razón en cuanto a ese tipo de prácticas poco nobles. No quiero caer en la tentación de «despellejar» a dicho gremio, aunque con las ganas me quedo:). Para ser honesto y justo debo decir que no todos estos profesionales son de baja calaña, lo que pasa es que cualquier tipo de intermediación interesada siempre va a tener muy mala prensa y a nadie le hace gracia darse cuenta de que lo que vende por 10 luego se revende por 20. Es cuestión de orgullo propio. Al fin y al cabo la primera ley de todo comerciante es comprar por un Dolar para vender por 2.

          En cuanto al asunto de asegurarse la vejez mediante una colección de monedas, trabajada durante toda una vida…, pues según con la filosofia que nos lo tomemos. Ha habido comentarios muy razonables y bastantes afines a mi criterio, otros demasiado románticos (ojo, yo también me considero un coleccionista romántico), y otros muchos de toda índole merecedores al menos de respeto. Claro, todo lo anterior lo digo desde mi perspectiva, mejor dicho, desde mi distorsionada perspectiva.
          Soy nacido y criado en el ámbito rural, ámbito este que te enseña mucho y muy bueno sobre «inversiones seguras» a largo plazo y de cara a un hipotético y senil futuro. Mi padres me contaban que antes de implantarse en España el sistema de previsión y seguridad social (la Seguridad Social), la gente se «buscaba la vida» de formas variadas para forjarse, en la medida de lo posible un retiro en su vejez, claro, si esta contingencia se daba, pues en aquellos años la esperanza de vida no era la de ahora. De entre aquellas fórmulas, las dos más comunes eran (sobre todo entre las clases humildes)si había algo de suerte y fertilidad, engendrar un abultada prole, donde abundaran los varones sanos y fuertes, y la estrella sin lugar a dudas se la llevava la inversión en tierras. Lo de tener muchos hijos, a ser posible algunos varones, es algo que todabia se da en el mundo subdesarrollado. Este sistema o «plan de jubilación» se basaba en la confianza que se depositaba en los hijos, garantes del bienestar de sus ancianos padres mediante el sustento alimenticio y de techo, por ello solia ser una estampa típica las familias compuestas por abuelos hijos y nietos en un mismo hogar, algo inconcebible hoy dia. Otro de los sistemas más comunes de previsión por vejez en las zonas rurales, era la adquisición de tierras de labor durante la etapa activa de la vida de las personas. La economía de los pueblos siempre se ha basado en la producción agrícola, por ello tener «fábricas agrícolas» en el património, era garantía de ingresos en el futuro. La gente se deslomaba durante toda su vida, pasando muchas fatigas y privándose de «vivir», para adquirir cuatro pedacitos de tierra (extensiones de media, una, dos o tres hectáreas), compradas a personas en el ocaso de su vida y sin descendencia, o, lo más común, a los caciques o «señoritos» del lugar, los cuales, por supuesto, vendían lo peor que tenían y a precios caros.
          Por ello, cuando en este post comentamos y discutimos sobre si una colección de monedas forjada durante toda una vida, es o no una buena inversión de futuro, pues depende lo que cada cual busque para «su propio futuro». Personalmente, cuando incorporo una nueva moneda a mi colección, no cabe duda de que algo de avarícia e interés exíste de cara a una hipotética y futura liquidación. Cuando poco a poco te vas dando cuenta de que lo que hoy dia adquirimos por 20 luego puede valer solo 18, sabes que como inversión de futuro no lo es, por lo menos como inversión con fuerte componente de plusvalía. Luego, por supuesto, pueden estar las colecciones que resulten super rentables, pero, y en esto estoy con Adolfo, la inmensa mayoria de colecciones es dificil que resulten rentables en términos exclusivamente económicos.
          Un solo apunte más: Hoy dia se puede adquirir un duro del centenario en calidad baja, entre 15-20 euros. Dudo mucho que en la época de su circulación solo se puedieran adquirir productos por valor de los actuales 15-20 euros. Hay que tener en cuenta que en 1915, el jornal de un peón agrícola eran apróximadamente 4-5 pesetas (un duro), hoy dia el jornal suele oscilar entre 45-50 euros. Por ello y en términos inflacionarios, dicha moneda ha perdido valor de adquisición, amén de su propio valor intrinseco por el propio metal precioso, pero eso ya es otra historia. Salvo mejor criterio. Equus.

          • Xavi 6 años hace

            Hola equus!

            Me parece genial tu reflexión sociológica, muy buena, una forma perfecta de entender como se ha ido individualizando la sociedad.

            Cuando comentas que «depende lo que cada cual busque para “su propio futuro”», está claro equus, estoy contigo y todos somos libres de aspirar a más o menos en nuestra jubilación… pero creo cuando hablamos de «inversión en numismática» a mi me vienen a la cabeza nombres de excelentes coleccionistas (inversores) como «Sr. Caballero», «Laureano Figueroa», «Rosalía de Castro», etc…

            Mientras el problema del «inversor común» estriba en ahorrar años para comprar el duro MSM del 1888 en una buena calidad, para los perfiles de inversores que estoy hablando su dilema es si compro este el mes el Amadeo de oro o lo compro de aquí seis… cosa que yo ni me planteo a no ser que me toque una primitiva de 20 millones de euros…

            Opino que es en el mismo círculo de la numismática profesional donde no interesa desmitificar (y un olé se merece Adolfo por sacar el tema), pero creo que no interesa desmitificar que la numismática no es una inversión para «coleccionistas normales» y que si compras ahora de aquí unos años podrás vender más caro…» y eso parece flotar en el ambiente numismático a propósito (aunque sea falso), asi ellos venden a quien sea con esa falsa esperanza de ganar dinero con los años…

            Pienso que a los profesionales les interesa muchísimo más mantener este perfil de «falso creyente e inversor común» que el de inversores pudientes a lo que se propongan… saben que mientras los primeros si harán dinero, con los demás (99%) manteniendo «el mito de la inversión» serán ellos quienes vuelvan a recomprar esas monedas a menos de lo que las vendieron y es el pez que se muerde la cola… como dije antes: A río revuelto… ganancia de pescadores.

            Ese interés profesional de no desmitificar este «mito inversor» es la razón por la que mirando un catálogo de hace 30 años es rentable para el común de los mortales invertir en numismática y eso es por que en esa mentalidad antigua (y que está quedando caduca) no se tuvo en cuenta «internet» y las posibilidades que puede tener cualquiera de ofertar su moneda al mundo en 5 minutos y que miles de personas puedan ver su oferta en dos días… hace 15 años sólo podías vender a tu mismo comerciante o cambiar o vender con algún coleccionista que conocieras y el más arriesgado lo hacia mediante correo postal…

            Mientras la numismática española no pretenda «ascender» de nivel y de verdad querer ser considerada como un valor inversor (como el que compra arte, oro o plata)es muy díficil que sea rentable, y ojo! repito que los tiempos cambian y ahora es mucho mucho más fácil recuperar tu dinero y ganar como simple coleccionista que hace 30 años… y eso tenemos que tenerlo en cuenta, internet es una revolución social en todos los aspectos, se consigue con trabajo y esfuerzo está claro, pero hace 30 años el esfuerzo era 3000 veces mayor…o imposible… ¿a quien se lo vendías? ahora un simple anuncio que te cuesta 1 euro puede hacer llegar tú moneda a miles de personas interesadas, saltarte el intermediario y vender más caro que lo que compraste.

            Un saludo!!

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Habéis sacado bastantes cosas y muchas de ellas quisiera debatirlas con más calma en las entradas futuras.

      Hay monedas que se han revalorizado desde los años 80, pero muchas otras que no han conseguido igualar el aumento del IPC. Simplemente es una cuestión que va por modas y es lo que pasa.

      Por parte de los profesionales, ha quedado claro muchas veces que la visión de Xavi y la mía son diferentes. Yo cada vez estoy más convencido de que eBay en particular, y la compra-venta entre coleccionistas no expertos en general, puede servir para monedas de poca monta. Pero cuando hablamos de monedas un poquillo serias (digamos de unos pocos cientos de euros para arriba), el conocimiento de un profesional no lo suplanta ningún eBay. Ya hemos hablado mucho sobre ello, no creo que tenga sentido volver de nuevo.

      Lo que también está claro es que quien solo sea capaz de comprar a un profesional y, pasados unos años, venderle a ese mismo profesional, lo tiene muy muy complicado para ganar dinero con su colección. Como es normal.

      Saludos,
      Adolfo

      • Xavi 6 años hace

        Hola Adolfo,

        Estoy contigo, Ebay no es para vender «monedones» pero es que precisamente estaba hablando de colecciones «normales» que pueden ser preciosas y no tener una moneda que pase el EBC, monedas de «poca monta» como dices son las que constituyen el 99% de las colecciones y que su dueño quiere ganar algo o recuperar el dinero con el tiempo y ebay o portales similares me parecen perfectos, y ya hemos hablado en otros post de los timos que hay y malparidos aprovechados, pero como en todos los lugares del mundo, incluyendo los profesionales numismáticos, internet es un reflejo de lo que hay ahí fuera…pasa eso por desgracia, donde hay dinero hay buitres…

        Pero ya no sólo Ebay, si compro una moneda en Áureo (o similar), con mi factura, que aparece en el catálogo con foto, fecha, se conoce cuando fue la subasta, el precio de salida y el remate, con el tiempo… ¿por que no se puede intentar recuperar o ganar algo de dinero en Ebay o portales similares? ¿o de coleccionista a coleccionista? El valor que aporta el profesional donde se compró (factura, foto, fecha, etc…) bastaría con que fuera una vez… y no revender ese «valor añadido» veces y veces y más veces…

        Y se que no todas las monedas de casas de subastas llevan foto, etc. pero vaya.. ahí está la mentalidad inversor o la mentalidad coleccionista y al difrute…

        En realidad lo único importante para un inversor es que te aseguren que es auténtica y tu así creertelo, los demás conocimientos te pueden servir o parece un tostón, a mi me gusta la historia que llevan y hace poco comprobé en este mismo foro que había gente que eso le importaba un pito y solo le gustaba el brillo… (y lo respeto sin problemas)

        Pero por intentarlo que no quede… siempre puedo ir a un profesional y venderla a lo que me oblige…

        Y he de reconocerte que desde mi primer post a este tus opiniones sobre el valor que aporta un profesional han cambiado en mi, he entendido muchas cosas leyéndote y respeto profundamente a estos profesionales serios (o lo que yo considero ser serio). Tu labor no es en vano Adolfo ejejjeej : )

        Un saludo!

        • Autor
          Adolfo 6 años hace

          Para monedas en el rango entre 1 y 50 euros, todo perfecto con eBay. Pero aquí estamos hablando de inversiones numismáticas. No hemos hablado del tipo de monedas que componen las colecciones que se toman como una inversión, pero parece bastante evidente que no son monedas de 5 euros. ¿Sería razonable ir a un banco y comprar 5 euros de un fondo? Pues en la numismática lo mismo.

          Por lo de vender con el cartoncillo de la casa de subastas, ya he visto varios cambiazos al respecto…

          Saludos,
          Adolfo

  21. Javier Sánchez 6 años hace

    Aunque ya sea un poco tarde para comentar, me cuesta concebir el coleccionismo de monedas como un plan de pensiones. Será más bien una pequeña herencia para mi hijo, todavía niño, al que espero transmitirle la afición a coleccionar monedas, a disfrutar de ellas y a apasionarse por la historia y la cultura que guardan.

  22. Roberto 4 años hace

    Un comentario tardío a esta entrada, sólo para agradecerte la referencia al libro «Numismatics» de Philip Grierson. Lo acabo de leer y creo que es el mejor resumen sobre esta ciencia/ afición que he leído nunca. De hecho me parece admirable la visión del autor sobre un tema tan vasto. Se nota que era un gran erudito, una persona muy inteligente y un apasionado de las monedas. Sólo por esto me ha sido provechoso descubrir este blog . Me resulta curioso que el libro no se haya reeditado, porque tiene todas las características de un clásico. Pero al fin y al cabo no debe haber gran demanda cuando mi ejemplar estaba nuevo, sin haber sido leído desde su impresión en 1975. Una pena y algo que da de pensar.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 años hace

      Me alegro mucho de que te guste el libro. Siempre digo que creo que es el mejor libro escrito sobre numismática. También espero que el blog te sea provechoso por más cosas :D

      Saludos,
      Adolfo

  23. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 11 meses hace

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*