Al heredar una colección de monedas

Al heredar una colección de monedas

A todos los coleccionistas de monedas nos encantaría que la colección que nosotros iniciamos llegase a ser una GRAN colección. De las que son recordadas durante décadas. Pero el tiempo y el dinero que podemos dedicar a nuestra colección de monedas generalmente no es suficiente como para alcanzar tal calibre. Por ello, no son pocos los que guardan esperanzas en que sean sus herederos quienes continúen con la colección y así siga aumentando generación tras generación.

Por desgracia esto ocurre en contadas ocasiones. Tan contadas que no conozco ningún ejemplo. Lo primero porque es raro que los hijos hereden de los padres la afición a la numismática y tengan un interés suficiente como para invertir una buena cantidad de recursos en su afición. Lo segundo porque, aunque la hereden y estén dispuestos, si son varios hermanos es muy probable que la única solución para repartirse la herencia sea vendiéndola. Esto hace que en la inmensa mayoría de las ocasiones las monedas no duran en manos de una familia más de una generación. En prinpio es algo malo para las colecciones, pero es muy bueno para el coleccionismo porque consigue que la mayoría de las monedas salgan a la luz pasadas unas décadas, dando una nueva oportunidad de hacerse con ellas a los coleccionistas y permitiendo que los comerciantes se ganen su pan.

Así pues, es muy normal que una colección de monedas acabe siendo repartida entre los herederos y vendida por gente que no tiene ni idea de cuánto vale ni de cómo venderla, pero que desconfiados son un rato. Casi todas las semanas me llegan varios e-mails de gente que ha heredado algunas monedas y que quiere venderlas y no sabe ni cuánto cuestan ni dónde ir. Si en el mail que me mandan demuestran un mínimo de seriedad yo les ayudo (si le echan jeta que se vayan a otro sitio).

En la mayoría de los casos la ayuda es simplemente para decirles que las monedas que tienen no valen gran cosa. Generalmente no obtendrían por ellas mucho más que su peso en plata o en oro. Esto es algo que les suele chocar porque además de heredar unas monedas han “heredado una ilusión”: la ilusión que tenía su padre o su abuelo con esas monedas y que les decía desde niños que eran muy raras y valiosas y que llegaría el día que costasen un pastón; o la ilusión de que son monedas de plata “muy grandes y muy antiguas”, acuñadas en 1870 e incluso alguna anterior; o la ilusión de que “hace 30 años le daban por esta moneda un millón de pesetas y no la quiso vender” (de las 1.000 veces que he escuchado eso nunca ha acabado siendo una moneda valiosa) . Pues no, siento decir que si una moneda no costó un dinero significativo lo más probable es que nunca llegue a valer una gran cantidad. Es decir, el señor que en los años 70 cogía los ahorros de todo un año, se compraba una moneda y la guardaba en una caja fuerte, está dejando una herencia numismática importante; ahora bien, el señor que en los años 70 en vez de tomarse café con copa y puro se tomaba solo un café y con lo que le sobraba se compraba alguna moneda para forjar una colección, está dejando una herencia de “ilusión” pero que lo normal es que no valga apenas nada desde el punto de vista económico; otra cosa muy distinta es lo que pudo disfrutar ese señor montando la colección y el cariño que la puedan tener los actuales propietarios, pero desgraciadamente ese cariño no se puede monetizar.

Este concepto, que es bastante obvio y sencillo de entender, genera una infinidad de problemas. Lo primero porque hay gente que se cree que es especial y que es la única persona en este mundo que tiene un duro de 1870, y que todo aquél que le dice que eso vale menos de 20 euros le está engañando. Lo segundo porque en algunas familias hay algunos que lo entienden pero otros que no. A mí me da mucha pena cuando se ven grandes disputas en una familia por una tontería de colección que en el mercado no vale ni 500 euros y que, una vez repartida entre los herederos, no les da ni para irse de cena.

Así pues, unos consejillos:

 

 

SI ERES UN COLECCIONISTA

1.- Ten más o menos informado a tu familia de cuánto podrían sacar por tus monedas. Pero sé realista. Para hacer una estimación realista piensa en cuánto dinero tú serías capaz de venderla, y entiende que eso sería el máximo que tu familia podría sacar, ya que ellos no tienen los contactos que tienes tú. Ten en cuenta también que, en general, una colección vale en manos de un coleccionista bastante menos de lo que ese coleccionista pagó por las monedas.

2.- Proporciona unas instrucciones claras de qué hacer con la colección en caso de fallecimiento. Esto se puede hacer aunque seas una persona joven y de buena salud: nadie tenemos la vida comprada. Yo le tengo dicho a mi hermano que si me pasa algo coja mis monedas y mis libros y se las lleve a un comerciante con quien tengo confianza. Sé que es una persona honrada y que les daría un precio justo a mi familia. Precio que sería más bajo de lo que yo pagué por las piezas, pero al menos sacarían un porcentaje sin tener que molestarse en vender las piezas.

3.- Llegando a cierta edad, o teniendo cierta enfermedad, quizá lo más inteligente sea gestionar tú mismo la venta. Casi seguro que saques más tú que tus herederos. Además, siempre es más fácil y genera menos problemas repartir dinero líquido que cualquier otro bien material. Eso no significa que se vaya a cerrar el ojo al día siguiente, sino que quitas a tu familia un problema de encima y lo haces con tiempo para sacar más por las monedas. Ya conozco a varios que empezaron a vender su colección en cuanto se jubilaron a pesar de estar sanos y tener 20 años de vida por delante.

Así de fácil puedes evitar a tu familia un sinfín de quebraderos de cabeza y de disgustos.

SI NO ERES UN COLECCIONISTA PERO HAS HEREDADO UNAS MONEDAS

1.- Sé consciente de que las monedas que hayas heredado posiblemente no valgan gran cosa. Tasar monedas no es tarea fácil y ponerse a ver precios por la web de monedas semejantes a las tuyas suele generar confusión más que otra cosa. Ir de tienda en tienda a ver qué te ofrecen por ellas tampoco es buena idea.

2.- Acuerda con el resto de herederos qué hacer con las monedas. Y no pases al siguiente paso sin haberlo hecho porque solo será una pérdida de tiempo para ti y para quien os haya ayudado: fastidia mucho cuando está todo preparado, acordado un precio e incluso se ha quedado en un lugar y a una hora, pero resulta que el pacto se derrumba porque la tarde antes un hermano o un primo dice que él no quiere vender su parte. Lo más normal es que si alguien tiene interés en la colección, ésta se tase y él pague lo proporcional al resto de herederos. Si nadie tiene interés por la colección en general es mejor venderla como un lote. La otra opción es repartirla entre los herederos, pero para eso siempre es mejor que lo vea un profesional porque un reparto aleatorio hecho por quienes no entienden de numismática puede hacer que un heredero se lleve el doble o más que otro. No todas las monedas que parecen iguales tienen un valor semejante.

3.- Intenta averiguar si merece la pena esa colección de monedas. Para ello habla con algún profesional honrado o con algún aficionado que entienda. Si no conoces a nadie me puedes mandar un mail y no me lleva más de medio minuto en decir si eso puede valer algo o si lo normal es que no valga nada (esto lo puedes hacer tanto si quieres vender la colección como si no la quieres vender pero quieres saber lo que tienes; así de majo soy).

4.- Si quieres vender la colección busca a un comerciante honrado o a alguna persona de confianza que te la compre o que te gestione la venta. Lo que menos quebraderos de cabeza te generará y como más dinero sacarás, será haciendo que una persona que entienda te compre la colección. Si tu colección es suficientemente importante es posible que puedas llegar a un pacto en el que esa persona gestiona la venta y tú te llevas una comisión. También tienes que entender que esa persona debe tener un beneficio por su trabajo. Es obvio, pero hay a quienes se les olvida. También es importante que una vez seleccionada la persona que se hará cargo de la colección, confíes en él y te dejes de historias. Historias con las que generalmente todos salen perjudicados.

Las monedas que ilustran la entrada son tres piezas de oro de Ludwing I de Hungría. Como en agosto voy a andar por allí me estoy leyendo un poco la historia del país. Y también leo sobre sus monedas, claro.

32 Comentarios

  1. Buena entrada y buenos consejos Adolfo, a mi personalmente me gustaría que alguno de mis hijos le gustara el mundillo este y, al que le gustara literalmente le dejaría la herencia numismática para no tener que dividirla, si no es así, también queda la posibilidad de donar la colección al museo local, para así al menos quedar en el recuerdo. Saludos.

    • Ignacio 4 años hace

      Rafael,
      Donar la coleccion al museo local… me recuerda a lo que va a hacer Detroit estos dias con sus tesoros locales, sólo se aprovecharan los buitres y las pirañas. Si la coleccion es lo suficientemente valiosa, crear una fundacion, sino, que la disfruten (o la pasta) tus herederos.
      Siento ser tan directo
      saludos

      • Hola Ignacio, comprendo lo que me dices a la perfección ,por desgracia en España hay cientos y cientos de locales o sótanos llenos hasta los topes de piezas no solo numismáticas sino arqueológicas también, y lo peor que no saben que hacer con ellas, sin embargo yo me refiero a donaciones locales como por ejemplo donde yo vivo, que son pueblos con 2.000 habitantes y algunos con menos, estos lugares en principio son como grandes familias y nos conocemos todo el mundo, también en el 80 por ciento de estos pueblos no tienen un triste museo para visitar y sin embargo tienen muchísimo turismo y, estos lugares sí que expondrían de forma permanente estas piezas, creo yo, e incluso podría gestionar el museo algún familiar del donante y sacar así un beneficio de todo lo acumulado a lo largo de una vida por un familiar suyo, pero claro todo esto debería ir respaldado por el Ayuntamiento, cosa que en la mitad de los casos no les interesan por que no son cosas rentables, pero siempre queda también la opción de que tengas dinero a montones y lo hagas privado.
        En definitiva si nada de esto funciona, creo que malvenderlas si algún hijo no le gusta es la mejor opción y, darse unos viajes por el Mundo.
        Saludos.

        • Autor
          Adolfo 4 años hace

          Ya he dicho muchas veces que me considero un pleno defensor de lo público en cuanto a educación y cultura se refiere. Pero la triste realidad es que ceder algo a la Administración que no sea dinero líquido es como dar diamantes a los gochos.

          Está muy bien eso de ceder una colección a un pueblo pequeño para fomentar en él la cultura e incluso el interés turístico. Puede que el pueblo lo agradezca y lo valore (o puede que no), pero no nos olvidemos que el ayuntamiento del pueblo lo lleva un alcalde y unos concejales. Esos políticos pueden ser gente muy maja, muy preocupados por la cultura y que tengan como primer objetivo que dicha colección salga a la luz y se exponga. PERO resulta que al cabo de cuatro años esos tipos se largan y vienen otros… y vete a saber quiénes vienen, qué piensan y qué hacen.

          Eso es una de las partes malas de la administración: está gobernada por políticos totalmente imprevisibles. Si yo tuviera una colección de monedas y quisiera fomentar con ella la cultura en mi pueblo lo que haría sería venderla por lo máximo que pudiera y ceder el dinero al ayuntamiento obligándoles por contrato que lo gasten en: (a) pagar una compañía de teatro al año o realizar algún tipo de acto cultural periódicamente; (b) dar una beca de transporte a los chavales del pueblo que estudien el bachillerato o la universidad en la capital. Para asegurarme que así lo harían buscaría la forma de que solo se proporcione el dinero una vez que hayan realizado el gasto.

          Quiero decir: darles dinero líquido y decirles cómo tienen que gastarlo. Porque otra cosa no sabrá la Administración, pero lo de gastar dinero se le da estupendamente. Y cuando no lo gasta se para la economía del país… y así nos va.

          Saludos,
          Adolfo

  2. César 4 años hace

    Un señor conocido en su ciudad legó al fallecer su colección de monedas al ayuntamiento. Se las catalogó por una prestigiosa catedrática de universidad e incluso en una ocasión se mostraron en una exposición, puede, y no estoy seguro, se editó un libro en el que se incluían dichas monedas, pero catorce años después deben estar guardadas en una caja fuerte del ayuntamiento.

    • Xavi 4 años hace

      César… mientras estén en una caja del ayuntamiento y no en la estantería de algún politicucho de turno…

  3. Ignacio 4 años hace

    Un par de apuntes…
    -curioso que tengamos que puntualizar siempre “un comerciante honrado” … por qué será?
    -la avaricia se ceba especialmente en este hobby. Un comerciante tiene que ganar y le tienes que dejar su margen, o no lo podrá vender y no te lo comprará.

    Resumido: cuanto menos conozcas el mercado y la mercancia más pasta palmarás, el conocimiento es dinero. Cuanta más prisa, menos dinero.

    • Autor
      Adolfo 4 años hace

      Eso al vender monedas o al vender cualquier otro objeto material. El que herede una colección de óleos se va a ver con el mismo problema, por ejemplo.

      • Ignacio 4 años hace

        Si, no te lo niego, pero cuando se tienen monedas la gente siempre piensa que las suyas son las mas raras, bonitas y valiosísimas :-)

        • Xavi 4 años hace

          Ignacio… acaso tus monedas no son así?? : )) las más raras, bonitas y valisiosisimas???? :) o no?…. ¿tal vez son las mias??? ejejejej

          Un saludo!!!

          • Ignacio 4 años hace

            Xavi, se hace lo que se puede :-)
            Pero ya te digo que me gustaria mejorar la calidad de muchas ;-)

  4. Xavi 4 años hace

    Buenas!

    Pues me siento identificado con este tema y con los buenos consejos que da Adolfo, yo heredé una gran cantidad de monedas (y algunos billetes) de mi abuelo, unas en colección del centenario y otras en forma de cartucho, cajitas y bolsitas…

    La verdad que la coleccion la heredé directamente por que mi abuelo (falleció en el 99) así lo quiso y no hubo problemas en la familia y los montones de cartuchos se los repartieron mi padre y mi tío (su hermano). Mi tio y mi padre pasan bastante de las monedas así que la gran mayoría de monedas y cartuchos de mi tío las vendí por ebay sacando un más que buen pico por ellas, así como algunas de mi padre, la colección la tengo yo sin tocar ni una moneda, al contrario he ido ampliando y tratando de terminar, la tengo bastante completa, me faltan 144 monedas (algunas harto difícil y otras no tanto)para completar todos los álbums Pardo del centenario (desde G.P a Juan Carlos I), hay monedas que tengo que están en SC, otras muy bien y otras no tanto y hay otras…. imposibles (por ahora.. ejjejeje) cuando sea rico la completo!!!

    La verdad que me dejó una buena coleccion y otros tantos cartuchos (a mi padre… pero que son mios jejejeje), Franco casi completa y rey completísima y repetida en cartuchos hasta la saciedad, hace poco listé todos los cartchos de mi tio y de mi padre y hay unos cuantos!!!… Ahora no tienen mucho valor a no ser que vayas vendiendolas una a una como hice en Ebay (excepto algunos que vendi por cartucho) pero ya llegará el dia que se podrán vender bien o en despiece si con mis conocimientos de informático decido crear una tienda online y venderlas sin prisa… todo se andará…

    Un saludo!!!

    • Autor
      Adolfo 4 años hace

      Tu caso es el de una persona que colecciona monedas, que conoce el mercado y que quiere dedicar un tiempo a vender las que ha heredado. No es lo normal y no es el perfil para el que había escrito la entrada. Me dirigía a toda esa inmensa mayoría que ha adquirido una colección por herencia y simplemente quiere venderla a un precio razonable sin sentirse engañado.

      Claro está que si se tienen los conocimientos y el tiempo necesario se puede sacar más por la colección. Eso es obvio y no hay duda.

      saludos,
      Adolfo

      • Xavi 4 años hace

        Hola Adolfo!

        Pues en parte si y en parte no, me explico :), cuando empecé tenía las mismas dudas que puede tener cualquier persona neofita, es cierto que siempre había visto las monedas y me habían llamado desde siempre la atención por que soy un “loco de la historia” y más de una vez se había hablado en familia y todos conocíamos la gran afición que tenía mi abuelo por ellas y lo que iba guardando, pero también es cierto que yo no sabía nada de precios más allá de lo que me había contado algún día mi abuelo de esta u otra moneda.

        Por otro lado estuve casi 2 años sin tocar los albunes después de que el muriera, es más, me identifico plenamente cuando dices que la gente hereda ilusión, hay monedas que he tenido la oportunidad de mejorarlas y mira… ha sido esa “ilusión” la que me ha impedido cambiarlas, pensar que esas monedas las tuvo mi abuelo me recompensa emocionalmente más que tener una en calidad superior.. llamame primo o lo que quieras… ejejej pero es así, por eso, aunque con el tiempo haya podido vender por ebay, en mano, etc… me identifico siempre mucho más con el coleccionista que con el vendedor ya que creo, y lo digo sin ánimo de ofender a nadie, ellos son puros “mercenarios” y venden al mejor postor y compran al “peor vendedor”… yo tengo esa “ilusión heredada” que me impide ser un mercenario y “pulirme” la colección por dinero, siempre estoy hablando de los albunes, las repetidas, los cartuchos y demás no tengo problemas ajajaj, el lo hacía para eso, para que después se pudiera ganar algo, pero los albunes que el montó con el tiempo…. ahí es es otro cantar y aunque no lo escribieras para personas como yo, me siento identificado en parte con tu artículo, que por cierto, recomiendo su lectura a todos, neofitos e iniciados!.

        Un saludo!!

  5. Miguel Ibáñez 4 años hace

    Muy buena entrada Adolfo. Qué triste realidad en la que no queremos pensar los aficionados. Ha sido todo un acierto por tu parte.

    ¡Un saludo!

  6. Miguelf 4 años hace

    Muy buena entrada Adolfo, a mi me pasa exactamente eso, pero con uan colección de sellos. Y menudo problemón. Menos mal que no tengo prisa, y que tenog la experiencia de las monedas, q sinó … Dios mio!

  7. lanzarote 4 años hace

    bueno, igual voy a decir algo muy impopular por aquí, pero yo dejaría un papelito que ponga, vender en ibercoin (por ejemplo) y negociar un 10% de comisiones al vendedor… rápido y limpio.

    • Autor
      Adolfo 4 años hace

      No me gusta dar nombres de comerciantes concretos porque eso puede generar mucha polémica, pero no me importa que los pongáis en los comentarios siempre y cuando no se caiga en la publicidad gratuita y facilona.

      Yo no les diría a mis herederos que vendieran mi colección con Ibercoin, ni tampoco considero mi colección lo suficientemente importante como para poder negociar la comisión. Pero eso ya depende de herencias y de herederos.

      Saludos,
      Adolfo

  8. Carmen Veiga Alonso 4 años hace

    Hola: Herede unas pocas monedas de un tio y me gustaría saber cuanto valen ya que por internet vienen precios muy dispares.Tengo una moneda de 8 reales del año 1824 de Fernando 7 de plata de la ceca de Mexico y ensayadores J M.Otra es de plata de 20 resales del año 1864 de Isabel 2,en el borde puede leerse ley,patria,rey en muy buen estado.otra es de plata de 5 pesetas del año 1870 de Isabel 2 del año 1870,en el borde tiene 5 estrellas y la inscripción soberanía nacional,otra es una moneda de plata de Alfonso 12 de 5 pesetas del año 1875 de la ceca de Madrid ensayadores D E ,otra de 5 pesetas de plata de Alfonso 13 de año 1898 con estrellas 18 98,estan todas en buen uso,tengo muchas mas pero creo que esas son las que mas valen.Te agradecería que me dijeses un precio aproximado,soy consciente que no tengo ningún tesoro.Muchisimas gracias

    • Autor
      Adolfo 4 años hace

      Es necesario ver unas fotografías para poder dar un valor aproximado.

  9. TENGO CUATRO PENE DEL 1943 BLANCO

  10. santiago 3 años hace

    Hola, soy Mexicano, mi madre me regalo 35 monedas de plata de .999 llamadas onza Libertad del año 1989 y 2 centenarios de oro uno de 1921 y otro de 1947 cuando cumplí 19 años, actualmente tengo 26 años y estoy algo quebrado económicamente y mi deseo seria venderlas pero mi duda es si aumenta su valor por los años en que fueron acuñadas o solo pagan el precio del metal (oro y plata), si alguien me puede ayudar. Gracias

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Sin ser experto en moneda mexicana, dudo mucho que te paguen esas monedas por encima de su valor en oro y plata.

      • santiago 3 años hace

        Logre contactar a una compañía llamada APMEX originaria de Estados Unidos que es un gran proveedor de oro y plata,ademas me recomendaron una compañía de España llamada andorrano y gold direct que ofrecen un buen precio por el lote que quiero vender. Gracias por darme tu opinión.

  11. xiomara erminda 2 años hace

    Buenas tarde en mis años de juventud fui numismática tengo monedas y billetes que me gustaría confrontar y ver su valor final
    me gustaría me conteste y me den una direccion para poder enviarle muestras y que si esta en sus manos puedan guiarme que hacer para venderlas
    muchas gracias
    Xiomara Escobar B

    • Autor
      Adolfo 2 años hace

      Tienes mi mail en la pestaña “Información”

  12. teresa 2 años hace

    hola , queria saber , algo sobre una herencia de sellos y monedas , Somos tres hermanos. y yo propuse que como nadie sabemos , cuanto vale, cada cosa , se hicieran tres lotes , y el que quiera vender que venga y el que quera guardar que guarde , y asi , el que quiera el recuerdo que lo tenga , y no nos sentimos mal , por haberlo vendido todo ,Porque si yo no quiero vender , y me quiero quedar con mi parte , ? Gracias Asi tabien nos evitamos que nos engañen en la tasacion, , y evitar problemas entre nosotros.gracias

  13. Xavi 1 año hace

    Adolfo,

    Leyendo este post me he acordado de como inicie mi afición por la numismática. Al fallecer una tia abuela me deja una caja, mejor decirlo así, con monedas procedentes de mi tio abuelo y de ella. Nadie en casa conocía la existencia de esta colección. Así que en unas vacaciones de Semana Santa, aún era estudiante, me puse a clasificarlas. Muchas de cobre en estado RC o MC, de las que pocas se pudieron salvar en estado MBC o superior. (Tengo pendiente hacerme un pisapapeles de cobre con las monedas en RC o MC). De plata menos monedas, la majoría en BC o MBC-. Sólo se salvan dos reales de a ocho y un moneda local de Mallorca tipo duro. Con las de plata me encuentro con falsas. De oro muchas menos, dos medio escudo, un dos escudos y 20 francos engarzados y una moneda de 5 $ de 1909 (ya se que tiene poco valor numismatico pero la encuentro bonita). Pero también había una bolsita , de las que se utilizan para guardar joyas, con dos monedas …, una moneda de 20 céntimos de 1870 en estado MBC y un denario de Sekaisa en estado MBC+. Con las pocas monedas que valían la pena me fui a una numismatica, para ver si podían verificarme mi clasificación. No se lo pedí pero me fueron indicando los precios a los que me comprarían las monedas si me las vendía, hasta llegar al denario. Se lo miran y me dicen que e falso pero que me lo valoran en 10.000 pesetas, ya que siempre hay gente interesada en piezas, aunque sean falsas. Me quedé un poco …, se lo comenté a mi padre coleccionista de sellos y me indico que fuera a una filatelia, donde había sido cliente, para que me orientaran. Fuí me orientaron con numismatico. Este me confirmo que el denario ibero era autentico. No me he vendido ninguna, pero me he enganchado a la numismatica.

    Saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 año hace

      Ni qué decir tiene que un tesoro familiar así es la mejor manera de comenzar una colección. Bienvenido al blog :)

  14. José 1 año hace

    Hola buenas. He descubierto tu blog hace poco, felicidades por él, es muy práctico y útil.
    Sólo quería decirte que me ha llamado mucho la atención esta entrada ys que yo soy uno de esos casos que ha heredado la afición de su padre. Él comenzó a coleccionar en época franquista y yo comencé a ayudarlo ya con Juan Carlos I. Actualmente seguimos coleccionando juntos los euros y aunque es una colección muy modesta comparada otras, ahí seguimos.
    Un saludo y gracias por el blog.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 año hace

      Esas colecciones que continúan durante generaciones son las más bonitas. Me alegro mucho de que sigas continuando la obra de tu padre y de que el blog te resulte interesante :)

Pingbacks

  1. Anónimo 4 años hace

    […] […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*