Duros falsos de hierro y de alpaca

Duros falsos de hierro y de alpaca

El catálogo de Barrera, obra básica para los coleccionistas de moneda falsa española, nos cuenta cómo la España de finales del XIX estaba infectada de talleres de falsarios. Las falsificaciones eran en muchos casos de duros y se hacían con diversos materiales: latón, plata de menor pureza o alpaca estaban entre los más usados. Como muchos de estas piezas no se recogieron la gente solía guardarlas y muchas han llegado hasta nuestros días. Hoy por hoy se encuentran en cualquier mercadillo por unos pocos euros.

Os dejo de ejemplo dos piezas falsas de época en alpaca: un duro y una de 2 pesetas.

 

2 pesetas falsa alpaca
2 pesetas falsa alpaca

5 pesetas falsa alpaca
5 pesetas falsa alpaca

 

Estas piezas no pueden considerarse como tal «monedas» ya que no fueron acuñadas por una institución oficial. No obstante, hay coleccionistas de moneda falsa que tienen interés en este tipo de ejemplares, los que no dejan de ser elementos con interés histórico, tal y como indicó Eloisa Wattenberg. ¿He dicho que «hay» coleccionistas de monedas falsas? Más bien sería que «hubo» porque últimamente hay muy pocos coleccionistas que tengan interés por estos ejemplares.

Duros falsos de hierro

Otras piezas falsas que son muy fáciles de encontrar están acuñadas en hierro. Estas no son falsas de época sino que se hicieron hace pocas décadas. Yo he oído que las acuñaron en Alemania en los años 70, pero son simples rumores que no he visto documentados en ninguna parte. Obviamente, estas monedas no tienen el más mínimo interés histórico, ni numismático ni nada. Yo no pagaría ni un euro por ellas.

Ambos tipos de monedas falsas son muy sencillas de detectar, al menos si se ven de una en una (otra cosa es si se compra un lote de 200 duros y nos cuelan alguna).  Cualquiera que haya «tocado» algunos duros de plata se da cuenta de que son piezas falsas solo con verlas o sostenerlas en la mano. Las imágenes siguientes muestran que estas monedas pesan significativamente menos que los duros de plata (que pesan 25 gramos), la primera imagen pesa un duro de hierro y las dos siguientes se refieren a las piezas de alpaca.

 

8 Comentarios

  1. Salva 6 años hace

    Buenas Adolfo,
    Interesantísimo tema, con tu entrada intuyo que se puede identificar las monedas falsas de 5 pesetas de hierro porque pesan entorno a 21g y si son de alpaca pesan entorno a los 18g? Ambos pesos por debajo de los 25g
    que deberían pesar, pero fácilmente identificables porque la variación de peso dependiendo de la moneda falsa cambia bastante.
    El tema de los duros sevillanos entrarían en la categoría de moneda o no??
    Un saludo!!

  2. Autor
    Adolfo 6 años hace

    Efectivamente, la diferencia de peso entre los duros de plata y los duros falsos en alpaca o hierro es notable y a poca experiencia que se tenga se ve la diferencia solo con tocarlos.

    El tema de los duros sevillanos era claro que iba a salir, pero me ha sorprendido que saliese ya en el primer comentario. Es un tema delicado porque hay mucha leyenda urbana alrededor de los duros sevillanos y mucha gente que jura y perjura ciertas cosas al respecto porque «se las ha dicho su abuelo» o porque «alguien se lo contó en un mercadillo». Por otra parte, también hay bastante documentación al respecto, pero yo no la tengo localizada (más allá del catálogo de Barrera, que habla de ellos un poco) ni la tengo estudiada. Por eso, aunque algunos me habéis pedido que escriba una entrada sobre los duros sevillanos, antes de poder escribirla hace falta documentarse bien para separar lo cierto (o al menos lo documentado) de las leyendas urbanas.

    Dicho esto respondo a tu pregunta: no, los duros sevillanos técnicamente tampoco serían monedas porque no dejan de ser piezas hechas por falsarios.

    Por cierto, este fin de semana no estaré on-line, así que quizá tarde en contestar a algo o en aprobar comentarios.

    saludos,
    Adolfo

    • jose luis 6 años hace

      ya te pasare un libro que tengo localizado en la biblioteca, que habla sobre duros sevillanos, segun cuenta, era tanta la proliferacion de dichas monedas, que el banco de España hacia el cambio, por buenos, ya que estos duros sevillanos eran hecho de plata incluso de mayor peso a los autenticos realizados por la casa de la moneda.

  3. Antonio 6 años hace

    Buenas tardes;
    Las monedas y billetes falsos (antiguos claro) tienen sus seguidores e incluso se cotizan en subastas. Hay una ciencia (nueva para mi hasta hace muy poco) que las engloba la Exonumia.Pensad que son parte de la historia. En el siglo XIX se falsificaban monedas de plata utilizando «platino» que era un metal noble que se cotizaba (en esa epoca) por debajo de ella. Como vereis – si tienen su interes – lo que pasa que el simple dicho de «es falsa» parece que nos provoca un rechazo general.
    Un saludo de Antonio

  4. Marcos 6 años hace

    Yo creo que el interés de la moneda falsa depende de la calidad de la falsificación, por ejemplo, ese lote de 5 monedas de duro de la foto son malas copias que no tienen interés ninguno (ni valor), son copias relativamente recientes, otra cosa es la moneda falsa de epoca que es dificil de diferenciar y que ha circulado como autentica, llegado un tiempo tiene su interés, diría que mucho menor que la coleccion de autenticas.
    Los duros sevillanos son parte de la historia de la moneda española, sin duda la mas grande de la moneda falsa. Esperaremos tu entrada sobre ellos, quizá por catipulos, jeje.

  5. Francisco 4 años hace

    Según tengo entendido, aunque no comprobado, los «verdaderos» duros sevillanos llevaban una aleación de plata y platino (metal no valorado entonces). Los duros que yo tengo tienen un peso de entre 23 y 24 gr., lo que no tengo claro es si son falsos o no, ya que hay demasiado enteradillo interesado en el mercado. Lo último que tengo oído es que los rusos los estaban comprando (y muy bien) debido a la aleación que llevan.

    • Autor
      Adolfo 4 años hace

      Otra leyenda mäas alrededor de los duros sevillanos que no conocía.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*