Subastas numismáticas de abril y mayo de 2013

Subastas numismáticas de abril y mayo de 2013

Como es costumbre a principios de mes, voy a comentar las subastas que ha habido en España en abril y las que habrá en mayo.

aureo Vespasiano

La única subasta que se organizó en abril (la de Pliego no cuenta porque no publican los remates) la celebró Aureo, tal y como estuvimos comentando. En general, fue más de lo mismo: prácticamente todos los lotes vendidos en la subasta en sala y pocos sin vender en la de correo. Es de destacar que la interesante selección de moneda de Juana y Carlos que presentaban se vendió prácticamente en su totalidad, subiendo mucho de precio las de cecas americanas. También quisiera decir que por simple curiosidad me conecté a la subasta on-line cuanto estaban subastando las monedas medievales y mis sospechas se confirmaron: nadie pujó en directo por ningún lote (con la única excepción de la dobla de Alfonso de Ávila, cuyo precio de salida era muy goloso). Esto es un síntoma más de que el mercado de moneda medieval española está totalmente parado. Hay ciertos coleccionistas que directamente adquieren a las casas de subastas (pujando por correo), pero no hay apenas comerciantes que tengan un número de clientes suficiente como para entrar a por ellas en directo.

aureo Carcalla

Si las subastas de abril os han sabido a poco no os preocupéis que en mayo tenéis varias donde elegir. Paso a comentarlas brevemente:

 

La primera subasta del mes la organiza Martí Hervera y Soler y Llach el día 7 de mayo.  De esta subasta no hay mucho que contar, aparte de que sigue perfectamente las pautas a las que esta casa de subastas nos tiene acostumbrados. Presenta una subasta en sala con casi 1000 lotes, 230 de los cuales se corresponden con monedas antiguas en las que aparecen unos denarios muy interesantes y algunos áureos de mucha calidad. Después se repasa la numismática española presentando monedas interesantes pero sin grandes rarezas. Eso sí, hay piezas del siglo XIX de plata muy bonitas. Después, también como de costumbre, se prepara una amplia subasta por correo con casi 5000 lotes entre los que los coleccionistas más humildes seguro que podemos encontrar algo que nos encaje.

 

Al día siguiente Herrero celebra en Madrid otra subasta que incluye sesión en sala y por correo. Como es habitual en esta subasta, una parte importante de los 800 lotes de la sesión en sala pertenecen a la moneda antigua. Entre ellas, el ejemplar que más me llama la atención es un contorniato  a nombre de Trajano; no se ven contorniatos todas las tardes subastándose en España.  Además, hay algún ejemplar rarillo, pero en general la calidad brilla por su ausencia. Por parte de la numismática española, la parte más interesante son las monedas medievales. De hecho el blog Numismática Medieval ha publicado unos comentarios de Eduardo Fuentes acerca de algunas de las piezas castellanas que salen a subasta. El resto del catálogo presenta algunas piezas interesantes pero con unos precios de salida que no dejan mucho margen a grandes subidas, creo yo. Por último, quisiera destacar los 75 lotes de monedas de euros conmemorativos de Francia que aparecen en la subasta por correo. Yo no pagaría por ellas más que su precio para fundir, pero me parece una colección simpática.

El día 9 de mayo, y por tercer día consecutivo, se celebra otra subasta numismática en España. Esta vez la organiza Cayón, quien presenta un catálogo de 1100 lotes de monedas muy interesantes en general.  Precediendo a las monedas se subastarán unos 700 lotes de billetes que son los que, en mi opinión, menos interés tienen de todo el catálogo puesto que no hay ejemplares raros. La parte de las monedas se abre con una estupenda colección de 180 sestercios. Entre ellos apenas hay ejemplares «de los que quitan el hipo» pero la calidad en general es muy alta y seguro, segurísimo, que todos los coleccionistas de moneda antigua encuentran piezas que les satisfagan. Además, los precios de salida están puestos para que se vendan. Posteriormente aparece una colección de moneda española interesante a partir del siglo XVII. En ella abundan las piezas tipo duro y, más en general, la moneda comercial. Cabe destacar en ella los dos redondos de Carlos II y la colección de columnarios de Felipe V y Fernando VI.

Quisiera destacar un pequeño detalle que me parece interesante de Cayón: no hay subasta por correo. Me da la sensación de que todos esos lotes de que comúnmente aparecen en las subastas por correo en otras casas de subastas los Cayón lo han metido en sus «subastas rápidas». No me parece mala idea, así aprovechan la pasta que les tienen que soltar a los de SixBid y a los de CoreTech para preparar subastas pequeñas y «descongestionan» las subastas tradicionales. Amén de que Cayón nunca se ha caracterizado por vender monedas de 15 euros ni por meterese en harinas medievales u otras que tengan poca demanda.

aureo Carcalla

 

Tras el atracón de subastas que nos espera la semana que viene tendremos que esperar hasta los días 28 y 29 de mayo para que se organicen otras subastas en este país, en este caso a mano de Aureo. El día 28 de mayo Aureo celebra una subasta en sala y otra por correo con unos 1000 lotes cada una. En general, dan el típico repaso a la numismática española a la que ya nos tienen acostumbrados esta casa de subastas. Por esa parte lo más destacable es la estupenda selección de onzas peninsulares de Felipe V, algunas de ellas muy raras. Pero la subasta del día 28 trae otra sorpresa interesante en forma de 63 lotes del Imperio Romano con una calidad extraordinaria; semejante a la que presentaron en su subasta «Imagines Imperatorvm». Los precios de salida de esos lotes son muy bajos en general; teniendo en cuenta el interés que suelen suscitar este tipo de aureos y denarios, las pujas están aseguradas. Por cierto, se presenta un denario de Diadumeniano, por si alguien lo quiere.

Pero si es por sorprender, la subasta que presenta Aureo el día 29 me ha sorprendido mucho más. Se trata de una subasta de 3100 lotes de moneda extranjera, algo que no se ha hecho en España en los últimos años. Me parece una subasta muy interesante para el coleccionista y el comerciante medio de moneda internacional: se centra sobre todo en monedas del siglo XIX, abundando las monedas de plata y, entre ellas, las de tipo duro. La inmensa mayoría de las piezas a subasta son muy comerciales y apuntan hacia el coleccionista de clase media (yo creo que casi todos los remates andarán en unos pocos cientos de euros). También me ha sorprendido la colección de «Maundy Sets« que sale a subasta. Son una de las curiosidades más interesantes de la numismática británica y son bastante poco conocidos en España (ya hablaremos un día de ellos); a pesar de ello Aureo subastó en julio del año pasado otra colección de «Maundy Sets» bastante más amplia y alcanzaron buenos remates. En general, creo que se trata de una subasta de mucho interés para los coleccionistas de moneda internacional y de la que podemos aprender mucho quienes, como yo, nos centramos en la numismática española. Viendo catálogos como éste se puede conocer la numismática de otros países; nunca está de más ampliar horizontes. Además, hay algunos lotes de ducatones, patagones y otras monedas del Imperio Español en Europa que pueden resultar interesantes para pujar a quienes nos centramos en la moneda española.

Y si todas estas subastas no os parecen suficentes os podéis pasar por Ars Classica, quienes van a celebrar tres subastas espectaculares. No voy a comentarlas porque ya lo ha hecho Darío. Simplemente he ilustrado la entrada con algunas de las 280 piezas de oro romanas que sacan a subasta procedentes de la Colección Huntington.
aureo Diocleciano

8 Comentarios

  1. Jose David 7 años hace

    Brillante analisis Adolfo, no cabe sino felicitarte. Creo que en el mercado de moneda medieval se esta producciendo una ruptura, la mayoria de coleccinistas (minoritarios como ya sabemos) de este período tienen copadas las piezas más básicas tipo vellones de Alfonso X, Sancho IV, etc etc. Aparte de las emisiones aureas (por su precio prácticamente inalcanzables para el modesto coleccionista) existen otras piezas de vellón que por su rareza o escasez son atractivas pero sus precios se han disparado. Yo creo que en ello puede haber colaborado el hecho de que se dispone de mayor información sobre ellas. Las casas lo saben y quieren exprimirlo al máximo para obtener los máximos dividendos

    Hace un par de años era facil encontrar piezas «raras» de Alfonso VII a 200 o 300 euros de salida. Las mismas, en calidades BC a MBC ahora parten de 500 a 700 euros. Crasso error, un vellón siempre será un vellón por muy raro que sea, mientras que una pieza de oro, será siempre de oro. Con esto quiero decir que el coleccionista siempre va a preferir gastar el dinero en oro o en buena plata, y de estas se pueden encontrar facilmente a esos precios en otros periodos. Son valores refugio en caso de necesidad de venta. Mientras que un vellón que compraste a 700 euros tendrás suerte si le recuperas la mitad de lo que te costó.

    Como sabeis la mayoria, colecciono y defiendo la moneda medieval, pero aunque me sobrara el dinero, nunca compraria a esos precios por rara que fuera la moneda, pensando que en un futuro tuviera que vender mi colección

    • Autor
      Adolfo 7 años hace

      Pues siento no estar de acuerdo contigo.

      En mi opinión la moneda medieval castellana está muy barata, tanto en oro como en plata y en vellón. Una moneda porque sea de vellón no significa que no sea interesante para el coleccionismo, todo lo contrario. Lo que pasa es que hay muy pocos coleccionistas que las aprecien como para pagar las cantidades que requiere tener una pieza rarísima (o única) en su casa. Para mí es más interesante un dinero bonito de Alfonso VII que una dobla de la banda de Sevilla (que te las encuentras en todas las subastas) y su precio es más o menos el mismo.

      Pero digo que están baratos porque apenas han subido de precio en los últimos 15 años. Pongamos por ejemplo los dineros de doña Urraca que se subastó Vico procedentes de la Huntington. Los más raros de ellos alcanzaron los 6.000-7.000 euros. Puede parecer una barbaridad, pero si tomamos como referencia las colecciones de moneda medieval que subastó Aureo a finales de los años 90 (una se llamaba Berceo, la otra no lo recuerdo), se puede ver que ya entonces se pagó 900.000 pesetas por algunos dineros de doña Urraca. Es decir, que en 15 años apenas se han revalorizado.

      Bien es cierto que como inversión es muy dudosa porque, al haber tan poca gente interesada, en el momento que se quiera vender lo normal es que haya que recurrir a las casas de subastas y la comisión no es pequeña.

      Como siempre, esto no es más que mi opinión.

      Un saludo,
      Adolfo

  2. Javier Sánchez 7 años hace

    Muy buena información sobre subastas por parte de Adolfo e interesante comentario sobre la moneda medieval, que también colecciono, por parte de José David.

  3. jorge 7 años hace

    Muy buena entrada como siempre Adolfo,de moneda medieval no entiendo nada(del resto poco mas)pero las de la entrada son preciosas,me gustan todas¡lastima de dinero!.
    Saludos.

  4. Miguel 7 años hace

    Interesada entrada Adolfo.

    Como tu, pienso que Soler y Llach está en la línea de las anteriores que he siguido, al menos en el tipo de monedas/período que sigo (que tampoco muy amplio).

    Herrero pienso también que los precios de salida no dejan mucho margen de subida, aunque quién sabe…

    Sobre Cayón me resulta curioso que si envías pujas por correo, te avisen si se ha superado alguna de tus pujas. Esto tiene desde mi punto de vista ventajas (para ambos) no se si decir inconvenientes. No sé que opinarán los demás.

    Las de Aureo, bueno… para mi los precios del tipo de monedas que sigo son un poco altos, pero calidades creo que se corresponden. Y los lotes de la moneda extranjera son muy interesantes, 3100 lotes, y precios para todo. Esta última, la de moneda extranjera es la que más me gusta de todas.

    Un saludo

  5. CarlesCQ 7 años hace

    Muy interesante, el resumen que nos hace Adolfo de las subastas. Por mi parte estoy encantado con la de extranjeras de Aureo. Colecciono mayoritariamente franco francés y hay variedad de tipos y precios. Lamentablemente voy a tener que invertir el dinero en mi amigo el mecánico, así que me quedo con la miel en los labios. De todas maneras voy a seguir muy de cerca la subasta de Aureo.

  6. tricky 7 años hace

    Hola
    Muy interesante el enlace, creo que nos ayuda a conocer mejor las casas de subastas.
    Unas preguntas a ver que opinais.
    1 – ¿Por qué se ha parado el coleccionismo de monedas medievales? ¿es debido a la moda o que es una inversión arriesgada? ¿o puede ser que las monedas medievales sean menos atractivas?

    2 – ¿Pensaís que son muchas las subastas que se celebran? o ¿Deberían realizarse más?

    Y para mi opinión, Cayón saca una subasta buenísima, con una gran colección de columnarios, y los sestercios romanos, parecen recien acuñados,

    Un saludo

  7. Autor
    Adolfo 7 años hace

    La moneda medieval es más compleja que la moderna y por ello requiere un estudio. A algunos eso nos atrae porque nos lleva a explorar mundos que no están del todo claros y muchas veces tiene que ser el propio coleccionista el que estudie la bibliografía y saque sus propias conclusiones si quiere comprender sus monedas. Eso atrae a unos pocos, pero no a la mayoría de los coleccionistas.

    Por otra parte, el que se gaste 6000 euros o más por una moneda, sabiendo de partida que es una inversión cuanto menos arriesgada, pues lo tiene que hacer por romanticismo y amor a la numismática medieval. Conjugar el amor apasionado por la numismática medieval con tener 6000 euros «de sobra» en el banco no es algo sencillo. Supongamos que en los 90 hubiera 5 coleccionistas así. Quizá de esos 5 haya uno que se ha muerto y otro que se ha arruinado. Son cosas que han pasado a dos personas, pero con ello se ha reducido en un 40% la demanda de ese tipo de piezas. Son números y causas al azar, pero por ahí van los tiros, creo yo.

    En cuanto al número de subastas, yo creo que para el coleccionista de a pie son más que menos. Con una subasta al mes los coleccionistas tendríamos suficiente porque en ella nos podríamos gastar más dinero del que tenemos. Por otra parte, aunque no se puje, hay que estar muy metido en la numismática para seguir y analizar todas las subastas. Eso sí, la competencia siempre es sana y me gusta que haya varias casas de subastas que se centren en un público diferente.

    La subasta de Cayón es muy interesante, totalmente de acuerdo.

    saludos,
    Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*