Peso de Puerto Rico de 1895 auténtico y falso

Peso de Puerto Rico de 1895 auténtico y falso

En la anterior entrada propuse para el concurso dos pesos de Puerto Rico, uno falso y el otro auténtico. El concurso consistía en averiguar y razonar cuál era el falso. A quienes no lo hayáis hecho todavía os sugiero que leáis las respuestas antes de seguir con esta entrada. En cualquier caso, para refrescar la memoria (y hacer el post auto-contenido, como debe ser) os dejo las fotos de las dos monedas:

EJEMPLAR 1

1 peso Puerto Rico 1895
1 peso Puerto Rico 1895

EJEMPLAR 2

1 peso Puerto Rico 1895
1 peso Puerto Rico 1895

El ejemplar 1 es el falso.

Simplemente viendo esas fotos o viendo el anverso y el reverso de las monedas en la mano es muy complicado saber cuál es la falsa y cuál no lo es. Algunos dirán que ellos estaban seguros, segurísimos, de que la falsa era la primera por no-sé-qué detalle; al igual que algunos dijeron que seguro, segurísimo, la falsa era la segunda por no-sé-qué otro detalle. Nada: los únicos que me convencen son los que han mirado registros de monedas falsas y han comprobado que las mismas marcas que aparecen en el primer ejemplar también aparecen en otras monedas falsas. Dos puntos por ello para Jefferso Davis (por decirlo) y otros dos para César (por ser el primero en poner foto externas).

Otra cuestión es que no puse las fotos del canto a propósito, y algunos las habéis echado en falta (¡¡muy bien!! un punto a Tarraco por ser el primero). El canto es importantísimo para distinguir una moneda falsa porque suele ser la parte menos trabajada de las falsificaciones y donde más probable es que haya imperfecciones. No soy el único que opina así y no tenéis más que ver a cualquier profesional cómo se fija bien en el canto antes de comprar una pieza. Ahora os dejo una foto de ambos cantos:

Peso Puerto Rico 1895

En esta última imagen se ve muy bien cómo el canto de la primera moneda no tiene estrellas de lis, sino cruces, mientras que el canto de la moneda auténtica tiene las estrellas de lis que debe tener. Eso no significa que cualquier peso de Puerto Rico con estrellas de lis vaya a ser auténtico, simplemente muestra que esta tirada estuvo mal hecha y que cometieron un error grave en el canto (error que a múltiples novicios le pasaría desapercibido, estoy seguro).

Por otra parte, al hacer los análisis metalográficos hechos por Nummétrica es clarísimo que el duro auténtico tiene la composición que debería, mientras que el duro falso presenta una composición de plata industrial actual. Plata industrial china, para ser exactos. Las trazas concretas no os las cuento, que eso les vendría muy bien a los falsarios.

Como conclusión práctica, no recomendaría a nadie que se comprase una pieza tan falsificada  como el peso de Puerto Rico en la calle si no sabe por sí mismo diferenciar las auténticas de las falsas. Tenemos que ser conscientes de nuestras propias limitaciones como coleccionistas (no pasa nada, ya iremos aprendiendo) y saber comprar en lugares que ofrezcan garantía y factura; obviamente pagando de forma acorde.

23 Comentarios

  1. Xavi 6 años hace

    Buenas!

    Muy buen post Adolfo, no quise participar en el concurso por que ya las vi el día de la convención. De todas formas los aportes de los compañeros geniales, ahora sabemos más sobre este tipo de falsificaciones y sobre la moneda auténtica!

    El canto es decisivo, aunque la marquita en forma de V en el pelo también es interesante y bastante determinante.

    Saludos!!!

  2. Ignacio. Nachan64 en el foro 6 años hace

    Buen post!
    ¿Con la China qué hacemos? ¿La fundimos? Jajaja
    Ahora fuera bromas, a mi me gustó el comentario de Torrado (de los últimos), en el que dice que el análisis metalogràfico no tiene validez absoluta puesto que podrían hacer estas monedas falsas con plata de monedas autènticas fundidas.
    Yo creo que sí las hacen tan bien y tan fàcilmente, tiene que haber muchas màs de lo que imaginamos,…

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Pues a mí ese comentario no me gustó nada pero no quise entrar al debate en la entrada. Ahora bien, ya que lo sacas a colación, respondo:

      Efectivamente, el análisis metalográfico no garantiza per sé la autenticidad de la moneda. Es una prueba más. Igual que cuando nos hacemos un análisis de sangre: es una prueba más que da información al médico sobre nuestro estado de salud. Luego es el médico quien interpreta los resultados y quien los correla con otras pruebas que tiene (lo que le decimos, nuestro aspecto, nuestras reacciones a según qué oscultaciones, placas, rayos X…) y da su veredicto.
      Si el duro de Puerto Rico resulta que presenta las características que tienen las monedas conocidas como auténticas, si resulta que tiene la misma composición de plata, si resulta que no se encuentran otras monedas falsas con las mismas marcas… pues yo creo que se le puede considerar auténtico. Que ontológicamente sea auténtico es algo imposible de demostrar, ya ha salido en el blog varias veces, pero que ante toda cuestión práctica ese duro es auténtico, eso te lo puedo asegurar.

      Además, el hecho de fundir una moneda original, hacer un nuevo cospel y reacuñarlo deja ciertas trazas en la composición y las lecturas de la máquina son diferentes. No voy a indicar exactamente la diferencia porque es “secreto industrial”. Pero creedme que se nota.

      Pero después de decir todo esto habrá quien todavía crea que es posible que:
      A.- Alguien haya fundido un duro de Puerto Rico para hacer otro (desde luego no es el más listo).
      B.- Lo haya hecho con una técnica tal que consiga que las lecturas metalográficas sean exactamente las mismas.
      C.- Haya utilizado unos cuños muy bien hechos, iguales a los originales.
      D.- Haya roto los cuños para no hacer ninguna pieza más y que no se dé cuenta el pardillo al que le está colando la falsa.
      E.- Esto salga económicamente rentable al estafador.

      Parece de chiste creerse que alguien vaya a hacer todo esto, pero seguro, segurísimo, que hay quien lo defiende. Exactamente igual que los hipocondriacos que van al médico perfectamente sanos y no se creen que no les pasa nada por más argumentos que se les dé.

      Ojo, que no digo que Ignacio o que Torrado vayan a ser así. Lo que quiero decir es que quien quiere poner pegas las pone aunque se les dé argumentos más que sólidos.

      saludos,
      Adolfo

  3. Daniel Soto 6 años hace

    Un gran aporte, no solo por el ejemplar concreto, si no para recordarnos lo fácil que es engaña al coleccionista medio. El nivel de los falsificadores y los cauces de distribución. Esta afición es un puro acto de fe en los comerciantes que nos atienden.

  4. Ignacio. Nachan64 en el foro 6 años hace

    Bueno, cuando digo que me gustó el comentario, lo digo sobre todo porque es algo que a mi no se me había ocurrido. Vamos, ni lo hubiera imaginado. Es una idea perversa y me hizo pensar. Por eso me gustó.
    En medicina todas las pruebas tienen una sensibilidad (capacidad de detectar una determinada patología) y una especificidad (que detectada la patologìa, sea esa y no otra). En este caso la similitud sería con la especificidad. El problema es que en medicina muchas veces podemos comprobar esta especificidad ( si la prueba diagnóstica tenía razón o no), por ejemplo cuando recibimos el informe del patólogo. En numismàtica no podemos comprobarlo y parece que el concepto de verdad absoluta no existe, pero yo estoy totalmente de acuerdo que sí un experto la valora como autèntica y encima se apoya en pruebas objetivas como el anàlisis metalogràfico, para mi entonces también es buena.
    A mi este tema me inquieta. La verdad es que no me gustaría que me tocara la China…

  5. Javier Sánchez 6 años hace

    ¿ Por qué en el auténtico aparecen las iniciales B.R. debajo del busto, cuando se supone debería porner B.M.? ¿Es una variante? Pregunto porque no soy un experto en estas monedas. Ya supuse que si no se ponían fotografías de los cantos, es que era determinante para identificar la falsa.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Quizá en la foto se vea mal y parezca “B.R.”, pero es “B.M.”. Seguro.

  6. tarraco 6 años hace

    “Como conclusión práctica, no recomendaría a nadie que se comprase una pieza tan falsificada como el duro de Puerto Rico en la calle si no sabe por sí mismo diferenciar las auténticas de las falsas. Tenemos que ser conscientes de nuestras propias limitaciones como coleccionistas (no pasa nada, ya iremos aprendiendo) y saber comprar en lugares que ofrezcan garantía y factura; obviamente pagando de forma acorde.”

    Totalmente de acuerdo Adolfo. Monedas de este tipo se tienen que ver en mano, tener los minimos conocimientos para saber diferenciar las copias, y siempre hacerlo en sitios de confianza. Tengo un conocido que compro una de estas piezas por casi 100€, “vaya chollo he comprado” decia. Cuando le demostre que era una copia, casi le da un soponcio. Cometio los cuatro errores mas frecuentes: no conocia en profundidad la moneda (colecciona extranjeras y billetes), se dejo llevar por “el chollo”, se fio de las fotografias y no la compro en un sitio de confianza. Conclusion: leccion duramente aprendida.

    A mi me pasa con las del periodo romano. Es una epoca que me atrae mucho, pero no me puedo a aventurar a comprar cualquier cosa a cualquier vendedor, principalmente porque no tengo los conocimientos necesarios y me colarian cualquier “engendro” facilmente.

    Un saludo y gracias por el “puntillo”.

  7. Maria Antonia 6 años hace

    Que buena aportación, esta y la anterior. La he seguido y los comentarios muy interesantes. Referente a las falsificaciones estan haciendo mucho daño a los que empezamos en este mundo, se tiene mucho miedo a la hora de adquirir una moneda. De todas formas tengo en cuenta los errores que comenta Tarraco, pero así y todo, la duda puede existir.
    Una cosa que no entiendo, para nada, es como en las subastas anuncian lotes que son falsas o reproducciones , creo que esto es tirarse piedras sobre el propio tejado. No Creéis que algunas de esas piezas luego circulan como buenas? En fin, este mundo es complicadillo, pero tan apasionante que merece la pena.
    Un saludo

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Las reproducciones que venden las casas de subastas no se hacen pasar por auténticas. Suelen ser reproducciones de piezas muy caras en las que se indica claramente que es una reproducción. Ellos las venden por su peso de metal.

      Por ejemplo, en la próxima subasta de Aureo aparecen unas cuantas. Una de ellas es esta reproducción de una moneda de 100 pesetas de 1870: http://media.aureo.com/Subasta0251-3/imgLotes/34/3435g.jpg
      El que la compre pagará el precio de su metal a peso, en vez de los 250.000 euretes (aprox.) que costaría uno de los seis ejemplares auténticos que están en manos privadas. Si te das cuenta en el anverso deja clarísimo que es una reproducción.

      saludos,
      Adolfo

  8. Ignacio 6 años hace

    Excelente lección que nos dejas a todos :-)

  9. Topo 6 años hace

    Disculpe me que medie em la polemica dom adolfo. Mas acusando de hipocondriaco aos hacen uso dela duda metodica esta usted actuando de comerciante mas que como cienfico universitario. Y hay eleciones nesta vida que son irreversibles. Em mi opinion actualmente es perfetamente viable y rentable falsificar moedas dese nivel de precio por encima da pericia de comerciantes y peritos. Y metodos tam basicos de analisis como ese que menciona non creo suficientes antque sim necesarios. Por que dice usted de no ser buen negocio hacer todo eso para um duro de puertorico. Y non lo es pero para um millar si lo es. Claro que si yo fuera comerciante esto lo negaria en cualquier lugar. Le invito usted a que me lo niege tambem diciendo nos sin recurrir al canto por que es falsa la primeira y autentica la segunda. MAs non me diga que tal o cual coisa. Diga me tambem por que ocurre tal cosa o por que non. Que deotra forma no alimenta en nada.
    Gracias.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      La duda metódica está muy bien, lo aplico constantemente tanto en mi trabajo como en mi vida diaria. A Descartes me lo tengo bien sabido :)

      Por la cuestión numismática, justamente lo que quería dejar claro es lo que tú planteas. Vuelvo a repetirlo:

      No tiene sentido falsificar un duro de Puerto Rico. Pero sí tiene sentido falsificar mil (la economía de escala de toda la vida). Por tanto:

      * Si encontramos una moneda que presenta las mismas marcas que otras monedas conocidas como falsas (es el caso de la primera), entonces la consideramos falsa.
      * Si encontramos una moneda que no presenta las mismas marcas que otras conocidas como falsas, entonces es mucho más probable que sea auténtica.

      Este que te digo es un argumento muy fuerte a favor de la autenticidad del segundo ejemplar y en contra del primero, y se podría ver a partir del anverso y el reverso. Inspeccionando el canto quedaría más claro todavía. Y haciendo las pruebas metrológicas, pues todavía más claro.

      En conclusión: cuando nos presenten una moneda así, de entrada dudamos de ella (de forma metódica), y vamos haciendo que pase tests. Si los tests los va pasando y todo va apuntando a que la moneda es auténtica, pues la consideramos como tal. Y si no nos consideramos capaces de hacerla pasar esos test (es normal, nadie nace sabiendo), pues la compramos con factura a un profesional de confianza y asumimos un sobrecoste en la compra.

      Supongo que quede más claro todavía. Topo, a ver si un día de estos te animas y nos dices también que algo te ha gustado :D

      saludos,
      Adolfo

  10. Ignacio. Nachan64 en el foro 6 años hace

    Muy buenos post Adolfo. De verdad. Y muy buenas también muchas de las aportaciones y críticas (constructivas y menos constructivas) que ayudan a exprimir y a analizar la situación a fondo.
    Igual que una vez te animé a publicar màs series de “distinguir lo bueno de lo mejor”, también te animo a publicar màs post sobre “cual es la autèntica” o sobre falsificaciones en general. Y si son del centenario mejor!

  11. ivan 5 años hace

    Buenas tardes,leyendo el post me he decidido a publicar a ver si me aclarais ciertas dudas, tengo en casa un peso de estos, me acabo de dar cuenta de el valor que tiene,yo siempre lo he cosiderado una monedita mas de la familia que ha ido pasando de generación tras generación,he ido a una filateria en teoria para que unos expertos me dijeran más de su validez y he sido fatal atendido,la moneda llevala flor de liss lo que el peso no llega a los 25g sino que se queda en 23,8g. Me gustaria venderla ya que en casa hace falta el dinero,pero quiero asegurarme de que es original,no quiero estafar a nadie,necesito asesoramiento de expertos urgente

    • Autor
      Adolfo 5 años hace

      pesando menos de 24 gramos yo pondría muy en duda su autenticidad…

  12. Oscar 1 año hace

    Hola,

    Llego 5 años tarde pero… que opinais?
    Falsa o verdadera??

    https://i.ebayimg.com/images/g/8y4AAOSwqbxajUBo/s-l1600.jpg
    https://i.ebayimg.com/images/g/b0MAAOSwHrVajUBd/s-l1600.jpg

    Es que me ha costado 20 libras, en una puja en UK donde el vendedor me da que no sabia lo que tenia. Moneda de plata de puerto rico. En sud america. con solo 12 horas de subasta. 0 pujas. Bueno 1, la mia.
    “Old silver coin in nice condition. Selling uncleaned.”

    A parte de esta moneda vendia joyas, anillos y demas.

    Pues me he arriesgado.

    A ver cuandfo la tenga en mano.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*