Entrevista a Francisco Macías Serrano

Entrevista a Francisco Macías Serrano

Hoy entrevisto a Francisco Macías Serrano, co-autor del libro “Botones de uniforme. España 1791 – 2011”. A primera vista puede parecer que está fuera de la temática del blog, puesto que aquí hablamos de monedas y no de botones. No obstante, según avance la entrevista se irá descubriendo la estrecha relación entre ambas disciplinas. Esta relación no solo afecta al coleccionismo y a la metodología de investigación, sino también a la necesidad de hacer estudios cruzados entre ambas ciencias. Para mí ha sido todo un descubrimiento, espero que para vosotros también lo sea.

Adolfo (A): ¿Qué es la botonística?

Francisco (F): Conocemos como botonística el arte de coleccionar o estudiar los botones antiguos, que forman parte de nuestra historia.

A: ¿Cuál es la relación entre la botonística y la numismática?

F: Bueno realmente son pequeños objetos metálicos y circulares, normalmente, que llevan grabado un diseño que va relacionado con la época que representa; es un trocito de historia que hay que saber leer. Tanto en la monedas como en el botón se reflejan los cambios `políticos y sociales por los que van transcurriendo sus vidas. Así, por ejemplo, podemos ver en época de Amadeo de Saboya que tanto en la moneda como en el botón se realiza el cambio del escusón central de las flores de lis por la Cruz de los Saboyas, y que curiosamente en ambos campos, los dos elementos de este periodo son escasos. La similitud, yo diría más bien, exactitud de algunos grabados, especialmente escudos o retratos, hacen prever que eran copiados de las cecas, o bien cedidos por los maestros de cecas para su uso en la botonística. Aunque son mundos diferentes, han caminado a la par durante muchos años, reflejando en ambos los cambios de la época.

A: ¿Qué aporta la botonística a las investigaciones históricas? ¿Es solo interesante para un análisis del atuendo militar?

F: Así puede entenderse, pero aporta más datos; solo hay que saberlos descifrar, y en ello estamos. La botonística no solo trata del botón militar o de uniforme, sino también del botón civil quedando reflejado en ellos, como hemos apuntado, no solo los cambios políticos, sino también los sociales, así como costumbres de la época. De ello podemos poner como ejemplos a los botones de mascaradas del retiro o los de la Virgen del Pilar, los cuales los trataremos en futuros trabajos. Y si entramos en un estudio más profundo, también la forma de construirlos, los tipos de enganches y sobre todo las siglas del reverso nos aportan datos que por otras formas podríamos no conocer. Pero el botón de uniforme, militar o no, es el que hemos incluido en este libro de botones. Éste es sin duda el que más ha llamado la atención a los coleccionistas, tal vez por el tamaño, por sus diseños o por la historia que llevan a sus espaldas.

También se puede investigar a qué cuerpo pertenece, ya que en España hay pocos trabajos sobre este apasionante mundo del botón y en el cual el botón civil siempre ha estado en un segundo plano. Gracias a D. Ramón Guirao y Miguel A. Camino, pioneros en editar un libro español sobre el botón de uniforme, el coleccionista pudo entender un poco mejor la clasificación e identificación de una parte de los botones.

A: Este hecho de los botones militares ¿se da solo en España o también en otros países?

F: Los botones en general tomaron un gran auge en los Siglos XVI y XVII, especialmente en Francia e Inglaterra, constituyendo un verdadero mercado. Pronto se tomó no solo como un elemento funcional sino que se atribuyó un carácter representativo y propagandístico, pasando al terreno militar para representar cada ejército y los distintos regimientos que los forman. Esta medida es extendida a todos los países, los ejércitos exhibían con orgullo en sus prendas los botones que lo representaban. El coleccionismo del botón, en este caso de uniforme, se extiende también al resto de países; en algunos de ellos existen autenticas colecciones en los museos, cosa que en España estamos empezando a darle importancia.

A: ¿Qué épocas abarca? ¿La FNMT a producido botones?

F: En referente al libro de botones de uniforme tratamos el botón de uniforme desde sus comienzos hasta nuestros días. Es decir, de 1791 a 2011.

La FNMT no ha emitido botón, pero se presume que algunos maestros de ceca sí han podido contribuir con sus diseños para la elaboración de los mismos, ya que el arte es prácticamente idéntico en algunos casos.

A: ¿Y quiénes son los principales ensayadores?

F: Por desgracia estos son los datos que no se conocen con precisión. El mundo del botón no ha sido estudiado tanto como las monedas u otros elementos.

En la antigüedad eran los joyeros encargados de su elaboración pero, como hemos apuntado anteriormente, se baraja la hipótesis de la colaboración de maestros de cecas. La elaboración de botones se lleva a cabo por fábricas, algunas de ellas dejaron reflejado en el reversos las siglas que los representa; pero en el botón militar, al ser de mayor tamaño, figuraban algunas leyendas completas como: “ROLLAN SEVILLA”, “VICENTE RODRIGUEZ MÉNDEZ”, “Diez y Cía” o “Celada” (de Madrid los tres últimos); otras como “BACHIE”, “Hijos de B.CASTELL”, “NIETOS DE JUAN MEDINA,” y “FEU”, todas ellas de Barcelona; y la de “EMILIO MUÑOZ GARCIA” de Béjar (Salamanca); “S.F. FERROL” en Galicia, entre otros muchos. Desde la época franquista en la mayoría pone “FABRICACIÓN NACIONAL”, lo que ha creado error en algunos que pensaron eran emitidos por la FNMT.

Esto nos hace pensar que debemos tener más presente los reversos de los botones a la hora de clasificarlos y estudiarlos.

A: Centrándonos más en el coleccionismo, me gustaría saber si tú coleccionas botones personalmente.

F: Sorprende cuando digo “yo no colecciono, guardo botones en una caja”, pero en realidad es así. Fui guardando algunos en cajitas y poco entendía de ellos. Mi intromisión en este mundo fue casual, de mano de Ramón Guirao. Realicé un pequeño trabajo a través del foro numismático OMNI sobre algunos temas de botones, de los cuales casualmente había conseguido varios ejemplares y las fotos de algunos otros. Quise realizar o representar el trabajo mencionado de Guirao y Camino sobre estos temas a través de fotos y no de dibujo, e ir ampliando a otros campos según consiguiera las fotos.

Este trabajo fue consultado por Ramón Guirao, quien se puso en contacto conmigo para exponerme la idea de hacer un nuevo libro pero esta vez con fotografías ya que le gustó el trabajo que había realizado. Entonces empezó mi entusiasmo por este mundo; así empezamos la obra, a la que acto seguido se nos unió Miguel A. Milián, creando un perfecto equipo.

Más que el coleccionismo en sí, me gusta investigar, y este era un campo aún por explorar.

A: ¿Cuál es el favorito de tu colección? ¿Y el que más te gustaría conseguir?

F: Mi favorito hoy en día lo tiene quien debe tenerlo y a quien se lo cambié por una moneda, que es mi verdadero coleccionismo. Obtuve en su día un botón que podemos considerar de los raros y creo que hoy en día está donde debe estar: en manos de un autentico coleccionista de botones, uno de los autores del libro.

A: ¿Qué características tiene el coleccionismo de botones, sobre todo en comparación con el coleccionismo de monedas?

F: La dificultad de guardarlos jajaja
Bueno son mundos diferentes y elementos distintos. En este caso es cierto que por volumen y por culpa del enganche el coleccionismo de botones, algunos se echan para atrás por la dificultad de guardarlos, ya que ocupan mucho espacio. Su coleccionismo puede estar enfocado a las distintas guerras o cuerpos. Hay quien solo colecciona botones de las Guerras Carlistas, otros de las de la Independencia, de trenes, y especialmente los de números, que ahora ya podrán identificar claramente.

A: ¿Hay muchos aficionados a este coleccionismo en España?

F: Sí. Realmente hay más de los que creemos, pero al ser un mundo diferente y no muy estudiado en España, parecen pasar desapercibidos. Esperemos que a partir de este trabajo y otros futuros se ayude a que los botones se miren de otro modo y puedan ser clasificados a la vez que cojan más interés entre la gente que, hasta ahora como yo, “los guardaba en cajitas”. Creo que se merecen su propio apartado en los museos, en los que en España brillan por su ausencia.

A: Por parte de tu libro ¿hace una aportación histórica o es más bien información para el coleccionista?

F: La base fundamental, y la que hemos querido exponer, es la información al coleccionista y tener una guía a través de la cual los botones puedan ser clasificados correctamente. Pero sin duda alguna cuantos lo han tenido en sus manos se han sorprendido pues aporta mucha información histórica.

A: ¿Cuántos botones están descritos en el libro? ¿Habéis cubierto todo el corpus de los botones militares españoles o todavía hay más?

F: 3.050 botones exactamente, que se dicen pronto.

No decididamente no, ya que es imposible obtener todos los botones localizados, pero creemos que la obra es muy completa, que abarca todos los campos pero no todos los botones. Seguramente en un futuro irán saliendo algunos otros, esperemos que pocos, que no estén reflejados en el libro. En la medida de lo posible nuestra intención es recopilarlos y hacer algún apéndice para que no queden en el olvido. Aún así creo es una obra muy completa.

A: ¿Cuánto esfuerzo supuso su escritura? ¿cómo recuerdas la experiencia?

F: El libro cambió de formato repetidamente, intentando hacerlo lo mejor posible. Gracias a la información y conocimientos de Ramón Guirao la temática fue algo más sencillo. También hemos contado con la colaboración de varios maestros de este mundo que ayudaron con sus conocimientos en ciertos apartados. Pero el trabajo por hacer era mucho. Muchos cambios y muchas horas de trabajo.

La experiencia fue muy buena. Agotadora, pero buena. Formamos un trío, Guirao-Milian y un servidor, que pudieron con todos los contratiempos. Los tres tenemos nuestros trabajos y nuestras familias, y aún así le dedicamos muchas horas, marcando un ritmo fuerte que en ocasiones nos hacían tener intenciones de abandonar. Pero cuado el libro empezó a tomar cuerpo, las ganas de verlo editado hizo que lucháramos con más fuerza.

A: Aquí se puede ver un extracto del libro ¿por qué animaría a la gente a comprarlo?

F: Evidentemente es un libro enfocado a un perfil concreto, selecto diría yo. No es un libro para leer si no coleccionas o te gusta el mundo de los botones. Al coleccionista, al vendedor de botones e incluso a aquéllos a los que les guste el mundo de uniformes como prenda no hay que darles motivos para su compra. Ellos entienden la información que hay, ese creo que es suficiente motivo para que le interese adquirir un ejemplar.

A mi personalmente me han preguntado por la procedencia de botones militares que han sido encontrado en yacimientos y posibles tumbas de la Guerra civil. Me sorprendió cómo arqueólogos y ayudantes se pusieron en contacto conmigo para que se los clasificara. Esto evidencia que incluso a expertos como los arqueólogos les puede resultar interesante. Y si algún día los empezamos a ver en los museos, esta obra será necesaria para su clasificación.

Por otra parte hay que recalcar el esfuerzo realizado por la editorial OMNI, que ha presentado un libro de calidad, con buenas tapas y hojas. Un libro que consta de 370 páginas a todo color, donde hemos estudiado hasta el último detalle para hacer de él un libro de fácil lectura y clasificación. En definitiva un libro muy completo para el coleccionista y estudioso de la botonística.

A: Puedes añadir cualquier otra cosa si quieres.

F: De nuevo quiero dar mi agradecimiento a cuantos con su aportación y colaboración, de una u otra forma, han hecho posible la elaboración de este libro. A quienes han ayudado directamente, como a todos los foreros de OMNI por su apoyo con las fotos que fuimos recopilando día a día. Este libro me ha ayudado a conocer gente formidable, entre ellos Guirao y Milián, además de muchos otros.

Las fotos que ilustran la entrada son cinco botones descritos en el libro. Os dejo las descripciones por Francisco Macías Serrano:

1.- Abro esta serie de fotos con un botón al cual te tengo mucho aprecio, pues fue el culpable de conocer a dos grandes amigos (Ramón y Milián) y de que emprendierámos este magnifico trabajo. Se trata de un botón del Cuerpo de la Guardia Civil de época de Amadeo I, comprendido entre 1871-73. Hay pocos ejemplares conocidos.
2.- Este botón da inicio a este libro de botones de uniforme: Oficiales generales, 1750-1840. Entre mediados del Siglo XVIII y primero del XIX, los oficiales generales llevan botón liso o con dibujos geometricos, de hilo de oro. Posteriormente empezaron a usar un diseño más descriptivo del cuerpo al que pertenece.
3.-Ejercito del Duque de Angulema. Perteneciente a la Guerra Realista (1821-23). Ejército que se eleva a un total de 95.062 soldados, divididos en cuatro Cuerpos y uno de reserva.
4.-Botón civil del servicio de correo correspondiente a la época de Juan Carlos I, periodo en el cual cambia de color rojizo a dorado y posteriormente a este modelo más moderno.
5.-Primer botón que presentamos del tema Sanidad. Ya en el Bienio Progresista, la Ley de Saidad de 1855 extiende el sistema Napoleónico imperante en la administración pública española al ámbito sanitario y hace recaer la Dirección General de Sanidad en el Ministerio de la Gobernación y en 1886 un R.D. crea el cuerpo de la Sanidad Maritima. En 1899 se reforma la administración sanitaria civil en dos secciones: Sanidad Exterior e Interior.

7 Comentarios

  1. Ceca Segovia 6 años hace

    Muy interesante.

  2. JUAN LUIS 6 años hace

    En mi casa siempre tuvimos costureras desde mi abuela,tias,mi madre..la verdad que como esto de las monedas lo de los botones muy parecido, miraré en los costureros. Habrá algún botón por ahí?.

  3. Jesus 6 años hace

    Algunos son muy bonitos, aunque seguro que son mucho mas dificiles de conseguir que las monedas.

    En mi colección puedo tener 7 u 8 de la guerra civil (por mi zona hubo muchas batallas), y aunque no es que me gusten sobremanera, pero si los tengo guardados por formar parte de la histoiria. Aunque son muy normales, no tienen grabados como los de la entrada.

  4. He de decir que los botones me encantan y de hecho tengo una buena colección , en total tendre unos 1000-1500 botones distintos tanto militares como civiles, el libro que describe en la entrada es buenísimo y por supuesto lo tengo en mi biblioteca y lo recomiendo ya que es una obra única, conozco a uno de sus colaboradores a traves del foro OMNI, de hecho estoy colaborando en lo posible en un proyecto activo ahora mismo que trata de botones, pero civiles, obra que sin duda sera un éxito y creo que pronto saldrá al mercado. Los botones que yo tengo son aproximadamente del s.XV hasta mediados del XX, y he de decir que una vez empiezas a coleccionarlos es difícil dejarlos,otra cosa que tienen es que menos mal que son económicos que si no, en fin preciosos botones los que vemos en la entrada y buenísimo libro el citado, un saludo.

  5. Fc0.Macías 6 años hace

    me alegra de corazón que os guste.
    Rafael ya me dirás quien eres, que con este nombre no te conozco.
    saludos.

  6. Interesante y práctico libro sobre botones antiguos del ejército español. Sus autores nos acercan a nuestra historia a través de los diversos cuerpos con botones militares que recorrieron nuestra geografía formando parte de hechos tan significativos como lo fue la Guerra de la Independencia, Guerras Carlistas, de Cuba o Filipinas.

  7. Francisco Macias 5 años hace

    Ya teneis desde hace tiempo el LIBRO DE BOTONES CIVILES ESPAÑOLES. S.XVII.XIX…una obra interesantísima que os acercará al mundo del botón civil, datando en la mayor medida posible todos los diseños.
    podeis encontrarlo a través del foro numismatico OMNI

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*