Los compra-listos

Los compra-listos

Hace unos meses que Enrique se compró el duro de Amadeo que ilustra esta entrada. Se trata de un duro de 1871 (18-71), muy corriente en calidades bajas pero que hay que gastarse un dinerillo si se quiere tener bueno. Enrique lo compró a un vendedor de confianza como EBC en un precio de 250 euros, incluyendo todos los portes y comisiones correspondientes. Desde mi punto de vista es una buena compra, con una tasación y una valoración razonables. Tampoco es un chollo, pero es que Enrique no los va buscando y por eso va forjando una colección humilde pero interesante, en la que este duro es una de las mejores piezas.

Al cabo de unas semanas de la compra vino un conocido, también coleccionista, a su casa para ver su colección. Resulta que ese conocido suyo era un compra-listo, que es la variante de los cholleros que van de listos para comprar cholletes a los novicios. En cuanto vio las piezas se llevó las manos a la cabeza, empezó a despotricar y no hacía más que decir a Enrique que ese vendedor le estaba engañando. Concretamente, cogió el duro de las fotos y tras un rápido vistazo con la lupa empezó a sacarle pegas: resulta que tiene rayitas, desgaste apreciable en el bigote y en el pelo del busto, en el león, aparece alguna suciedad en los bordes…

Para el compra-listo aquel duro era una bazofia y no merecía la pena, o al menos eso es lo que decía. También aprovechó para ofrecerse a que, como buen colega que era, le cambiaba ese duro por otro «mejor» que él tenía. Le recomendaba que no comprase más a ese vendedor porque le estaba engañando, que ya le proporcionaba él monedas mejores que esas más baratas. E incluso le podría regalar alguna.

Enrique no cayó. Se acordó de algo que ya he contado en el blog y muy gentilmente mandó a paseo al compra-listo. Ese tipo de cantos de sirena rara vez acaban bien y lo mejor es poner distancia con ese tipo de gente.

Quisiera hacer  alguna reflexión al respecto:

1.-  Es evidente que el duro de Enrique no está en SC, pero tampoco lo compró como un SC. Un duro de Amadeo sin circular bien puede costar 1000 euros más que lo que él pagó por el suyo. Enrique aceptó que su duro no estuviese perfecto a cambio de gastar menos dinero, en ningún momento fue engañado. Y aún así, a un duro sin circular todavía se le pueden encontrar fallos, haciendo que su precio varíe dependiendo de cuántos tenga. El mejor duro de 1871 del que tengo constancia lo remató Vico en 4.000 euros en 2009, y en su anterior subasta (7 de junio de 2012) remató otro en 3.500 euros. Ya veis que la perfección se paga.

2.-  Si os dais cuenta, la estrategia del compra-listo es echar por tierra la colección de Enrique y despreciar todas sus monedas, empezando por una de las mejores. Si Enrique sigue contento comprando al vendedor con el que tiene confianza difícilmente le comprará nada al otro tipo, al no ser que le proporcione el mismo trato y unos precio semejantes. Como no iba a poder competir con el vendedor de Enrique, lo que hace es intentar meter cizaña.

3.- Si el compra-listo hubiera convencido a Enrique de que ese duro era del montón y valía, por ejemplo, 50 euros. El siguiente paso sería ofrecerle un cambio por uno que costase 60, y además le regala un cobre de 5 euros para quedar bien. De esa forma se lleva un duro muy bueno a un precio estupendo, aunque sea a base de timar a Enrique.

4.- No se sabe más numismática por ser capaz de encontrar más fallos a una moneda. Bien es cierto que a los ojos de un novicio puede resultar difícil diferenciar lo bueno de lo mejor, pero esto no es como ser crítico de arte. A pocas monedas que se hayan visto ya sabe uno coger la lupa y ver rayitas o pequeñas zonas de desgaste. No se es un entendido por ello. Lo más difícil es la comparativa y el relacionar esas marcas con diferencias de precio.

5.- Tampoco se sabe más numismática por echar por tierra y despreciar las monedas de los demás. Hay gente que lo primero que hace al ver un duro de otro es decir lo malísimo que es. ¡Ni que el duro o el propietario tuviesen la culpa! Enrique no tiene un duro de 1871 mejor simplemente porque cualquier pequeña mejora al duro de las fotos suponen cientos de euros y prefiere emplear el dinero en otras cosas.

5 Comentarios

  1. angus564 7 años hace

    Buena entrada Adolfo!

    Me he cruzado con este tipo de gente alguna vez… Todo lo critican y lo suyo siempre es mejor que lo tuyo, yo lo compro mas barato, yo lo otro…

    Saludos ;)

  2. Pepe 7 años hace

    Enrique tiene la suerte de contar con un vendedor amigo,con quien mantiene una excelente relacion y ha mejorado con su buen asesoramiento su modesta coleccion y eso que Enrique es pesado con muchas preguntas que siempre reciben respuesta y lecciones gratuitas que pocos vendedores harian,un gran saludo y gracias por todo.

  3. angel 7 años hace

    Hola antes que nada gracias x mantener este blog que es muy útil,en mi caso no soy coleccionista pero hace poco en la herencia del abuelo me tocaron unas monedas de plata de mexico y hay algunas que me llaman un poco la atención xke ni he encontrado mucho de ellas en paginas de venta como mercado libre,de las que mas tengo son de los famosos resplandores de un peso de las que me gustaría saber su valor aparte del peso en plata y si hay alguna fecha mas especial y las de 10 pesos de hidalgo de 1953 de plata ley 900 con la leyenda independencia y libertad,y al reverso unos números 28 880 ojala me pudieran ayudar con esto

  4. Miguel 7 años hace

    Enhorabuena por la entrada. Creo que es una gran lección para todos y, sobre todo, para los que se inician en esto. gracias a las imágenes que difundes, Adolfo, los novicios no estarán tan desarmados ante esta panda de gangsters. En este blog hemos podido apreciar monedas en calidades muy diferentes. Lo primero que creo, por experiencia, es que antes de comprar una moneda cara tenemos que saber apreciarla. Es decir, no comprar simplemente porque tenemos el dinero de poder adquirir ejemplares buenos. Comprar porque tenemos la experiencia de poder distinguir y valorar la diferencia entre un Amadeo MBC+ y un Amadeo EBC. Y cuando sabemos apreciar esa diferencia es cuando no tendremos miedo de ningún chollero.

  5. jose luis 7 años hace

    Hola y gracias por las estupendas entradas que realizas y muchas diria que son dignas de formar parte de los articulos de una revita importante del tema.

    Me gustaria recalcar un parrafo que considero escencial en numimatica.

    No se sabe más numismática por ser capaz de encontrar más fallos a una moneda. Bien es cierto que a los ojos de un novicio puede resultar difícil diferenciar lo bueno de lo mejor, pero esto no es como ser crítico de arte. A pocas monedas que se hayan visto ya sabe uno coger la lupa y ver rayitas o pequeñas zonas de desgaste. No se es un entendido por ello. Lo más difícil es la comparativa y el relacionar esas marcas con diferencias de precio.

    una gran reflexion, que muchos creen saber y que muchos como yo, nos damos cuenta dia a dia de que lo poco que sabemos signifca mucho menos de lo que creiamos saber.

    un saludo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*